Archivo mensual: mayo 2016

VIKINGOS – TEMPORADA 4, PARTE 1.

Vikings
History | 2016
Productores ejecutivos: Michael Hirst, Sheila Hockin, James Flynn, Sherry Marsh…
Intérpretes: Travis Fimmel, Katheryn Winnick, Clive Standen, Jessalyn Gilsig, Gustaf Skarsgard, Alexander Ludwig, Linus Roache, Amy Bailey, Moe Dunford, Lothaire Bluteau¸ Morgane Polanski, Owen Roe, Jennie Jacques, Alyssa Sutherland, Peter Franzén, Jasper Pääkkönen, Edvin Endre.
Valoración:

Alerta de spoilers: Describo bastante de las historias principales, aunque sin ahondar en detalles concretos. El final lo comento bien señalado.–

La cuarta temporada de Vikingos se anunciaba como de veinte capítulos, el doble de lo habitual, pero llega con un largo parón en medio, al estilo The Walking Dead. Por lo demás, la narrativa mantiene el estilo y nivel de las etapas previas. Es decir, sigue siendo una serie muy irregular, donde los tramos más pausados o de transición no logran despertar mucho interés y es por sus colosales batalles por las que termina resultando un visionado llamativo. Y como el anterior, este año acusa demasiada irregularidad, teniendo capítulos bastante aburridos. Michael Hirst no termina de encontrar el tono, y a estas alturas no parece que vaya a superar el listón, así que esto es lo que hay.

En los primeros episodios tenemos los habituales conflictos políticos invernales, donde caen condes y se alzan nuevos, tanto en las tierras vikingas como inglesas, aunque ahora se añade también Frankia, o más concretamente París. Northumbria (Inglaterra) comienza con fuerza gracias a una buena batalla, pero en adelante se va diluyendo en los mismos líos de corte que hemos venido viendo: Ecbert ladino y ambicioso se hace poco a poco con más poder, el hijo (Aethelwulf) siendo un petardo que no aporta mucho, la esposa de este, Judith, aprendiendo a sobrevivir entre alimañas, la loca de Kwenthrith metiéndose en complots varios que termina explotando el inteligente Ecbert… Pero a pesar de haber bastante movimiento Hirst no imprime el tono absorbente y atractivo que ofrecía en Los Tudor, sino que aquí todo va con desgana, sin savia. La sección de París sigue el mismo camino, aunque entre la novedad y al tener a Rollo (más cercano a los vikingos) lo hace más atractivo. Pero me temo que a la larga acabamos peor, porque con Ecbert sabemos qué esperar, pero las motivaciones de Rollo para traicionar a su pueblo y masacrarlo no se explican lo más mínimo: la rivalidad con Ragnar no justifica el paso a desprenderse de su cultura y asesinar a los suyos. Igual están las decisiones del rey francés de cargarse a media corte: carece de trasfondo, de una lógica consistente. Más o menos estos eventos siguen a la Historia, pero si no hay datos suficientes para ahondar en los personajes invéntatelo, porque si no tenemos agujeros de guion muy grandes.

Con los vikingos tampoco tenemos algo deslumbrante. Parecía que por fin iba a lanzar el negligentemente postergado enfrentamiento entre Floki y Ragnar, pero termina siendo un largo amago: cual serial mediocre, pronto empieza a oler a cortina de humo para hacer un reset… Y así ocurre. A los pocos capítulos volvemos a que si están peleados y que si no, y Floki haciendo barcos como si nada hubiera pasado. La parte de Lagertha con sus riñas políticas es de nuevo monótona y confusa: sus planes no se explican, sus acciones no parecen justificadas por alguna razón concreta y además algunas no parecen verosímiles (lo de cargarse a un conde y que nadie se cuestione nada). Vaya forma de desaprovechar a un personaje con gran carisma, aunque sean en gran parte por el porte y estilo de la actriz.

En el ecuador de esta tanda nos vamos a un receso: el escritor estira o incluso aparca las tramas principales para no agotarlas, y entramos en un bucle de tres capítulos (del tercero al quinto) donde el aburrimiento hace bastante mella. Ragnar se encapricha de una esclava china y sus drogas, y aislándose en una cabaña las usa para evadirse de sus penurias. Pero es poco creíble que esta mente capaz de orquestar planes complejos y a largo plazo, que ha sufrido de todo en su lucha por el poder, se hunda de tal manera por traiciones que ya ha sobrellevado otras veces. Y desde luego el proceso es insípido y cargante. Bjorn también es puesto en la nevera, casi literalmente, porque se va a otra cabaña, una perdida en los bosques helados, a no se sabe qué. Nos lo ponen estudiando un mapa de Europa, con lo que vi con entusiasmo su partida para explorar nuevas tierra, pero luego resulta que va a buscar su yo interno, porque otra cosa no hace. El caso es que tampoco funciona, este personaje está bien maduro como para necesitar ese viaje. Y no sé si para rellenar, nos ponen una rivalidad incomprensible con algunos del pueblo de Lagertha, que están empeñados en matarlo; esta confusa y cargante trama dura casi toda la temporada, con momentos ridículos como esa visión en que Bjorn muere, una especie de burdo intento de forzar la intriga.

Mientras, a través de la reina Aslaug Hirst mete algunas pequeñas historias con los hijos de Ragnar. Por algo que ocurre en el final de temporada se entiende el intento de dotarlos de personalidad, pero es que no consigue hacerlo, de hecho cuesta distinguirlos y seguir su trayectoria; el único que destaca es Ivar, por resultar más llamativo por las piernas deformes y porque empieza a mostrar su conocida crueldad.

Pasado este suplicio por fin se van sentando las bases de la nueva incursión. Llegan nuevos líderes aliados pero sospechosos de convertirse en rivales en cualquier momento (Halfdan y Harald), Rollo ultima defensas de impresión, y todo se mueve un poco más, aunque no todas las secciones sean perfectas. La parte inglesa no parece llevar un rumbo claro y de hecho termina en el aire, siendo simplemente un previo de lo que esté por venir. En París tenemos partes buenas, como Rollo ganándose su sitio y a su esposa, y malas, como lo citado del rey matando sin venir a cuento a todo quisque. Hasta los vikingos tienen su lastre: la parte de Aslaug con el errante Harbard es un coñazo que tampoco parece apuntar a nada concreto.

Por lo demás, la incursión es de muy buen nivel. Como es habitual todo el proceso se narra con sumo detalle: los planes y esfuerzos de cada bando, los miedos y la tensión de cada personaje, las diversas estrategias, los fallos, los nuevos intentos… Las batallas son de nuevo distintas a todas las anteriores, y aunque la épica no llega al nivel del primer asedio a París sí resulta espectacular y manejan bien el factor sorpresa. El único pequeño pero es que cabría preguntarse si no resultan un poco forzados los fallos en la estrategia de Ragnar, porque oye, que hay como cinco condes más que no los han visto: no explorar la zona que pretendes asaltar (la charca del castillo, menuda cagada) y dejar sin vigilancia y tropas de reserva el campamento son cosas imperdonables, deberían ir de serie en cualquier misión.

Y esta vez el final no se ve venir, suponiendo un giro notable en la trayectoria de todos los personajes…

Alerta de spoilers: Revelo el final con detalle.–

Tras la derrota de Ragnar tenemos un salto temporal que nos lleva a la madurez de sus hijos, así que veremos cuánto de relevo generacional hay, qué le depara el futuro a Ragnar, Lagertha y demás figuras relevantes cuando los jóvenes quieran dejar huella… y la dejarán, a tenor de los hechos históricos. Ahora bien, tener a casi todos los protagonistas heridos tras la batalla y no mostrar el destino de ninguno excepto los Ragnar y Loki (y después del lapso), pues menuda cagada. El que más negro lo tiene es el propio Ragnar, primero porque el fracaso y la huída lo dejaron en muy mala posición, segundo porque la cosa empeora al descubrirse que sabía que el asentamiento de Northumbria fue masacrado, pero también que un hijo suyo nació en la corte inglesa. Esto última suena a drama y misterio barato, esperemos que dé algo de sí.

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

WAYWARD PINES – TEMPORADA 1.

Fox | 2015
Productores ejecutivos: Donald De Line, Ashwin Rajan, Chad Hodge, M. Night Shyamalan.
Intérpretes: Matt Dillon, Carla Gugino, Toby Jones, Melissa Leo, Hope Davis, Shannyn Sossamon, Reed Diamond, Tim Griffin, Charlie Tahan, Terrence Howard, Juliette Lewis.
Valoración:

Para no revelarte el argumento y los numerosos giros, por si te atreves a verla, haré un paralelismo inventado con alguna obra conocida. Imagina que estás viendo Parque Jurásico. Después de varios amagos para mantener el misterio por fin te muestran a los dinosaurios. Y un poco más tarde te explican de dónde salen. Pero si fuera como esta serie seguirían añadiendo giros, y no precisamente serios. En la siguiente escena (o capítulo en este caso), de repente, a pesar de todo lo dicho, resultaría que los dinosaurios son hologramas. Luego descubres que eso forma de un plan para desviar la atención sobre una invasión alienígena. Luego que hay facciones tratando con los aliens porque… Bueno, a estas alturas te va a dar igual la explicación, porque ya sabes que luego vendrá otra parida más grande.

Aquí tenemos un agente del Servicio Secreto que acaba perdido y atrapado en un pueblo misterioso en la onda de Twin Peaks. Todo el mundo es raro y ocurren cosas extrañas, tantas que esto roza la comedia involuntaria (empezando por esas cámaras ocultas pero con una luz roja enorme). Cada vez que empieza a desentrañar una de las incógnitas surge un nuevo secreto; cuando empieza a escarbar en él, aparece otra revelación rompedora que altera todo lo conocido y trae nuevos enigmas, todo ello en plan loco en el estilo de los ejemplos que he puesto. No sé si esta premisa, o galimatía de premisas, funciona en la trilogía de novelas de Blake Crouch en que se basan, pero la serie es excesiva, inconexa, absurda y a la postre fallida. ¿Cómo se puede conectar con un mundo cuyas reglas cambian cada 42 minutos, que no deja de lanzarte a la cara más y más argumentos delirantes sin haber asentado la lógica y verosimilitud de los anteriores?

Pero lo más alucinante es que todos los implicados se toman esto en serio. Los directores, algunos tan llamativos como M. Night Shyamalan (también productor), Nimród Antal, David Petrarca o Vincenzo Natali, consiguen un aspecto visual muy sólido: la fotografía es estupenda y el ritmo bastante intenso, con lo que aunque no te están contando nada coherente la mayoría de los capítulos lo esconden un poco con su buen tono y velocidad. En la mayoría, porque los más absurdos se hacen pesados al dar la sensación de no estar viendo nada concreto ni con objetivo a la vista, y en el último hay más acción pero no le sacan buen partido. Los actores se ven ante un drama serio y dan todo de sí, y atención al reparto que han logrado reunir: Matt Dillon, Carla Gugino, Toby Jones, Hope Davis, Melissa Leo, Terrence Howard

Y lo más importante, los guionistas, aunque se aferran a esas ideas absurdas, también dejan entrever un trasfondo de temas muy potentes: el control gubernamental, el miedo como arma, la rendición a las imposiciones sociales, la manipulación desde la escuela, las sectas y la adoración al líder… Todo ello lo exponen a través de personajes inicialmente bien dibujados y con bastante potencial. Las figuras predominantes de este tétrico gobierno de hecho resultan espeluznantes: Megan (la profesora), el Dr. Jenkins (el líder visionario pero de mano dura) y su fiel Pam. En cuanto al protagonista y su familia, todo lo que les está cayendo encima los va afectando, con lo que se conecta aceptablemente bien con ellos. También tenemos mucho secundario con un lugar claro en el entramado.

Hay que decir que es un logro destacable conseguir personajes verosímiles entre aventuras tan rebuscadas. Así que, entre los protagonistas y el sugerente trasfondo, a pesar de las mamarrachadas de las tramas principales seguí dándole varias oportunidades a la serie, porque me parecía que ese poso inteligente tendría que emerger alguna vez. Pero por el ecuador tiré la toalla, porque en vez de crecer se hundía cada vez más en esa dinámica de giros forzados, de cambiar no las reglas, sino el universo entero. Continué viéndola por inercia, por la curiosidad de ver adónde eran capaces de llegar con las sorpresas absurdas. Y lo cierto es que en el tramo final intentan por fin asentar una línea concreta, pero asombrosamente, después de tanta temática rebuscada y fantasiosa, ahora resulta que se inclinan por andar caminos muy trillados. Así que sólo quedaban los personajes… y me temo estos se van hundiendo con las tramas, acabando cada historia personal en topicazos enormes y momentos muy previsibles (algunos lamentables, como el protagonista que se sacrifica) que echan por tierra sus correctas posiciones iniciales.

Por ese amago de calidad con los personajes y esos temas de fondo con potencial, Wayward Pines se puede digerir sin atragantarte demasiado, porque si se sostuviera sólo con el argumento principal hubiera resultado insoportable. Pero claro, eso no es suficiente para salvarla, y me parece un engaño y una pérdida de tiempo.

DAREDEVIL – TEMPORADA 2.

Netflix | 2016
Productores ejecutivos: Doug Petrie, Marco Ramirez, varios.
Intérpretes: Charlie Cox, Deborah Ann Woll, Elden Henson, Jon Bernthal, Elodie Yung, Vincent D’Onofrio, Rosario Dawson, Scott Glenn, Royce Johnson.
Valoración:

La serie la puso en marcha Drew Goddard, pero no duró mucho porque prefirió centrarse en proyectos cinematográficos de superhéroes, con lo que terminó siendo desarrollada por su mano derecha, Steven S. DeKnight. Pero este ha partido también a otros trabajos en cine, dejando paso a otros colaboradores, Doug Petrie y Marco Ramirez. Tanto cambio no es buena señal, porque la posibilidad de que el producto mantenga o supere el nivel alcanzado por sus artífices originales es remota. Y en Daredevil no se ha cumplido. Los nuevos encargados, aunque estuvieran implicados a menor nivel desde el principio, no tienen la pericia de quienes nos ofrecieron un primer año tan notable. Son muchos los puntos oscuros y los deslices de esta nueva etapa que también arrastra desgana y flojera en grandes cantidades. Para mi sorpresa, la mayor parte de los espectadores no parece haber sentido mucho el cambio, pero a mí me ha costado acabarla por ser algo aburrida y fallida, cuando la primera me la vi dos veces seguidas de lo que me fascinó.

Había una buena base. El típico viaje iniciático del héroe y el villano así como las relaciones con los amigos resultaban muy atractivas por la enorme calidad de los personajes, que además eran realzados por los excelentes actores elegidos. La atmósfera ofrecía un universo más maduro y serio de lo habitual, con lo que en cierta manera, aunque se notaba la inspiración en algunos thrillers cinematográficos influyentes de los años setenta, parecía traer aire fresco al género de los superhéroes. Y para rematar, la puesta en escena fue modélica. Pero los productores ejecutivos actuales no llegan a alcanzar el listón a pesar de tener cierta experiencia en series (Petrie salió, como Goddard y DeKnight, de la sala de escritores de Buffy, la cazavampiros). La trama y las relaciones entre personajes tienen baches e incoherencias, y eso cuando no andan en círculos. Los diálogos son un poco ramplones a veces, las situaciones en que se van viendo implicado los protagonistas carecen de empaque, de novedad, de capacidad para emocionarte. Y además se le suman algunos errores de casting y el abuso de un único estilo para las peleas, con lo que el acabado visual no impresiona tanto. Así, la temporada se queda bastante corta, resulta irregular. Si se salva es porque no llega a ser una catástrofe y cumple en lo básico, pero desde luego me ha resultado bastante decepcionante.

El primer gran problema es el estancamiento, que se acusa sobre todo en los personajes. Entiendo que los escritores quieran reservar los pasos importantes de sus vidas para la parte final, pero hasta entonces no puedes estar amagando y volviendo para atrás, tienes que andar en una dirección clara y hacerlo con equilibrio y verosimilitud. El dilema de Matt de hasta dónde llegar con la violencia se atasca a pesar de la presencia del Castigador y de Elektra, es decir, a pesar de que la serie no hace más que hablar de ese tema. La relación con los amigos está en un punto bajo por los líos que los agobian y porque Matt los abandona por su álter ego, pero se expone fatal, pues cada capítulo repite prácticamente lo mismo, retrasando los avances reales mucho más de la cuenta. Peor acaba la atracción entre Matt y Karen. Creo que es la relación en tensión amorosa más torpe que he visto. Hasta en series tan largas como Expediente X eran capaces de apañárselas para no dar un paso definitivo pero ir mostrando cambios suficientes en la dinámica como para mantener el interés. Aquí los meten en citas que a todas luces señalan que están enamorados y deberían estar folleteando, pero en la siguiente escena es como si no hubiera ocurrido nada, para en el próximo capítulo repetir el patrón; y así se tiran la mitad del año.

Con Castigador y Elektra tratan de exprimir la dualidad héroe-villano, pero no logran despertar demasiado interés. Castigador sale bien parado en líneas generales: entendemos al individuo, resulta oscuro y trágico en el tono de la serie… Pero podría haber dado mucho más de sí. Es constante la sensación de que se repiten los mismos dilemas o mensajes morales en todas sus apariciones, sin mostrar evolución alguna aunque estemos en situaciones que van cambiando (combates, juicio…), y las motivaciones no sorprenden, su historia resulta demasiado predecible. Con Fisk partían también de lugares comunes y aun así resultó un rol sobrecogedor. ¿La diferencia? Pues que el guion no llega. Elektra se queda mucho más atrás, resultando es un fallo gravísimo de planteamiento y escritura. No se explica casi nada de ella, y eso a pesar de tener numerosos flashbacks (monótonos y previsibles la mayoría). ¿Qué sentido tiene la relación de Matt con ella, qué la mueve, qué espera del mundo y qué traumas la han formado hasta el punto de disfrazarse y luchar por causas extrañas? Se muestra el entrenamiento con Stick, pero no es suficiente para justificar sus acciones, y más cuando va por libre; y su personalidad desde luego queda sin definición. Qué pereza me dan sus apariciones, y qué poco entiendo por qué Daredevil se apunta a todo con ella en vez de tratar de mantener cerca a sus otros amigos. Stick tampoco me convence, aunque esto viene desde su presentación: tan forzadamente críptico que necesita ayuda y no da respuestas ni facilidades a sus supuestos aliados, con lo que la intriga con él resulta artificiosa.

Pero estos dos nuevos protagonistas acaban por los suelos por dos fallos imperdonables: el casting es horrible y las dos secciones se cierran con giros infames. La trama de la Mano ya es puro humo de por sí, pero las revelaciones finales sobre Elektra no hay por dónde cogerlas. El Castigador también tiene un cierre (o punto de inflexión más bien) demencial, con ese giro de telefilme barato que saca la sorpresa final por donde menos te lo esperas y por donde menos verosímil parece. Y no entiendo cómo en una serie que cuidó tantísimo el reparto en la primera temporada, donde hasta los extras que hacían de matones parecían actores de primera y no simples figurantes, han podido rebajar tanto el nivel como para fichar dos intérpretes principales tan mediocres. Elodie Yung carece de registro y de carisma, lo que agrava la apatía que despierta el rol. Jon Bernthal cumple por los pelos por el físico de boxeador retirado y su mirada intensa, porque como actor de drama es un manta: frase con tensión fingida, mirada para el lado, frase, mirada… Todo el rato igual, sin cambiar ni una pizca esté en la situación que esté; de hecho hace exactamente el mismo papel que en The Walking Dead, donde ya debería haber sido etiquetado como actor a evitar y aun así lo siguen fichando aquí y allá. Para colmo, han dado el visto bueno a la serie The Punisher/El Castigador.

La trama tiene las mismas carencias. Nos encontramos con más frentes abiertos pero a la larga resulta que estamos atascados en una historia cíclica. El progreso llega a trompicones, muchas veces sin explicar, otras desaprovechando el material. Hice todo un artículo hablando de cómo el plan Marvel llegó por fin a las series para romper los clichés y dar al género el paso a la maduración tan esperada, y ahora resulta que la historia de la Mano es digna de un serial antiguo: elementos y giros sensacionalistas (ese agujero gigante en el suelo, el absurdo ataque al hospital, la cápsula misteriosa, leyendas rebuscadas, etc.), personajes y dilemas atascados en bucles, y muchas peleíllas simples y repetitivas con extras saltimbanquis. Y todo para hacer un Perdidos, es decir, tras mucho misterio y trampa argumental exagerada realmente no han mostrado nada, acaban con más batallas pero sin dar respuesta a nada concreto. También hay algún receso incomprensible: para qué dedicar gran parte de un capítulo a presentar la entrada del nuevo irlandés en su banda si su relevancia en las tramas es muy escasa y no va más allá de ese episodio. Aparte, en el tercer acto recuperamos a Fisk, y por suerte aquí no patinan. El gran mafioso (Kingpin) sigue resultando imponente y su futuro me atrae muchísimo más que el de los demás personajes.

Las carencias se notan también en los detalles: los deslices o directamente agujeros de guion abundan por todas partes. Son infinidad, así que sólo menciono los más notables. Qué cutre la herida de Elektra curada metiéndole unas tenazas dentro y luego echándole bicarbonato mezclado con otras mierdas de la cocina… pero es que encima ni la vendan, y al día siguiente está en pie repartiendo hostias. Con el buen dinero que parecen haber echado en la serie podrían haberse currado una oficina mejor para el periódico, que da risa: resulta que están todos apretados en un despacho y un pasillo estrecho, y el editor le da a Karen (una investigadora aficionada ajena al diario) el despacho del periodista muerto, ¡que lo tiene ahí vacío! La peor escena del año podría ser la fiscal arrepintiéndose como una niña: una corrupta, una trepa, mentirosa y manipuladora de las que hacen época, se acobarda cuando las cosas se ponen difíciles y suelta sus secretos casi llorando, en un giro de manual para sacar a los protagonistas del apuro; no, no cuadra en alguien con tanto poder y tanto que perder. Las apariciones de la enfermera están metidas con calzador sin cuidarlas lo más mínimo: es como si nadie más trabajara en el hospital, hasta el punto de que maneja una crisis de varios pacientes graves sin ningún médico residente cerca; luego te sacan el lío de la junta, pero resulta que sólo es para tratar de tapar la inverosimilitud que genera tener decenas de ninjas-muertos-vivientes por ahí y que nadie se cuestione nada. Madame Gao dice que la competencia que lidera Blacksmith es más numerosa y fuerte que sus soldados, y que el barco donde tienen la mercancía estará muy vigilado, pero luego vemos que hay dos tíos inútiles ahí; con ese nivel de información es normal que le esté comiendo terreno; pero no, no queda bien, se supone que ella es una maestra del crimen. Los ninjas descubren que soltando las espadas Daredevil no los oye, pero en vez de seguir zurrándolo con esa nueva ventaja se largan sin más.

Y por desgracia, la desgana del guion afecta al aspecto visual. Donde antes se buscaba un acabado formal virtuoso y con picos que te dejaran anonadado, ahora van con la inercia, con el piloto automático puesto. Se curran un par de escenas espectaculares (la batalla de Daredevil por las escaleras, la del Castigador en la cárcel) para intentar mantener el estilo marcado, pero no me vale si el resto se descuida bastante. En parte es por la falta de garra y originalidad de la escritura: todos los conflictos se desarrollan de la misma forma, sean las peleas contra Castigador o contra los ninjas. En parte también porque hay nuevo director de fotografía y nuevos directores que no han estado a la altura. El resultado es que el desgaste asoma pronto la patita, perdiendo factor sorpresa y factor asombro, e incluso llegando al punto de que se empiezan a ver muchos fallos. La contienda en la azotea entre Daredevil y Castigador fue bastante mala, con una falta de pegada bien patente, algunos golpes mal rodados y ese francotirador que no acierta una. Incluso la gran escena de las escaleras es imperfecta: intentan simular un plano secuencia y los cortes cantan bastante, por no decir que se alarga hasta perder fuerza. Pero sobre todo, las constantes luchas con los ninjas van bajando el nivel hasta acabar en un desenlace que deja muy mal sabor de boca. Es como si los directores se fueran cansando, poniendo cada vez menos esfuerzo y cuidado. Los extras que esperan su turno para ser golpeados, las patadas al aire, las coreografías sin savia… y por mucho que esto sea fantasía, al final no puedes dejar de preguntarte por qué no usan armas de fuego en vez de perder tiempo y esfuerzo en darse puñetazos. Matt es que no parece aprender nada del Castigador y de Elektra, metiéndose en berenjenales gordos sin buscar ventaja alguna. Llévate un táser o dardos con sedantes por lo menos, que pareces tonto.

Resumiendo en pocas palabras, el gran mal de la temporada es el no saber exponer, desarrollar y cerrar adecuadamente las distintas historias, y ello permite que se vean las costuras del relato. Si Daredevil sigue por este camino puede acabar deshilachándose. Y el plan Marvel para series ha dejado de brillar bien pronto. Esperemos que sólo sea una mancha.

PD: Por lo visto el traje de Daredevil no gustó a muchos fans, así que van cambiándole detalles poco a poco. Yo no le veía ningún problema.

Ver también:
Temporada 1.

SILICON VALLEY – TEMPORADA 2.

HBO | 2015
Productores ejecutivos: Mike Judge, John Altschuler, Dave Krinsky, Alec Berg…
Intérpretes: Thomas Middleditch, T.J. Miller, Martin Starr, Kumail Nanjiani, Zach Woods, Matt Ross, Josh Brener, Amanda Crew, Suzanne Cryer.
Valoración:

La empresa de Richard Hendricks sigue tratando de salir adelante en el difícil mundo de las nuevas tecnologías, donde un día eres una estrella con aspiraciones millonarias y al siguiente puedes haber caído en el olvido y estar mendigando en las calles. Es impresionante la lluvia de aventuras en que los guionistas sumergen al grupo de protagonistas. Conflictos personales, morales y legales, retos inesperados y estrés, mucho estrés, se acumulan casi sin darte respiro.

Lo cierto es que puede llegar un momento en que te des cuenta de la estructura narrativa, o al menos a mí me ha ocurrido. Cada nuevo lío llega inesperadamente, no ofrece una solución clara, y cuando logran salir adelante ha sido también gracias a algo inesperado. Alguien podría decir que abusan de esas resoluciones en plan casi deus ex machina, pero en realidad están lejos de llegar al punto de traicionar la verosimilitud, no son salidas mágicas sin más, sino que los escritores juegan constantemente con lo de que vida lleva por caminos inesperados, para realzar la incertidumbre y la sorpresa, y sobre todo, los personajes siempre están esforzándose al máximo, con lo que no hay sensación de trampa. Por ejemplo, aunque el jaleo con el vecino que amenaza con denunciarlos se acaba con una contra amenaza que les pone en bandeja ver su chanchullo con animales ilegales, lo cierto es que bien podrían haberse cagado y no atreverse a dar ese paso. O tenemos un caso más claro con el desenlace de lo del nido de águila, que surge debido al buen trabajo que han hecho, es decir, no les cae encima sin más, han allanado el terreno para que cualquier nuevo factor en la ecuación tenga posibilidades de redundar a su favor.

Pero sobre todo, cada giro es tan sorprendente, original y divertido que ya pueden seguir aferrándose a ese estilo, pues será bienvenido. No voy a describir a fondo la infinidad de acontecimientos que hay en tan solo diez capítulos de media hora (se agradecen un par más que el primer año, pero siguen sabiendo a poco), porque merece la pena vivirlo por uno mismo: Silicon Valley es de nuevo una de las grandes series del año. La veracidad en el tratamiento de los temas de nuevas tecnologías y los frikis es loable, yendo mucho más allá de los cuatro tópicos que tratan en The Big Bang Theory, de hecho el microcosmos que han construido en la onda de El séquito (como me veía venir) es fascinante. Los líos empresariales, las tendencias y aficiones, las figuras representativas… Todo el mundillo queda retratado con inteligente ironía. Pero el sentido del humor va más allá: se juega hábilmente con la vergüenza ajena, se trabajan chistes de largo recorrido (la trayectoria de Cabezón), hay bromas más simples y directas…

Así, de nuevos tenemos chiste sobre chiste y enredo sobre enredo hasta que necesitas ver la temporada de nuevo para saborear bien la lluvia de información. Y cómo no, los personajes principales son encantadores y el repertorio de secundarios estrafalarios resulta maravilloso, y todos los actores mantienen el tipo. Ni un pero le puedo poner a otra temporada única en personalidad y calidad.

Entre algunos de los mejores momentos del año destacaría, sin revelar nada concreto, los siguientes. La presentación de la nueva jefa de Monica, el relato de la muerte del anterior (recordad que el actor falleció), Jared hablando alemán en sueños, el análisis de Gilfoyle y Dinesh sobre si contarle al tipo de deportes extremos que su cálculo está mal y va a matarse, las manías del multimillonario (las puertas del coche se abren hacia arriba o lateralmente), la contratación de una chica y el intento de Jared de que no se sienta acomplejada, el plan de Gavin Belson con Cabezón, y este sin enterarse de nada, la prueba del software de Gavin en un móvil y la presentación de su plataforma de streaming, el nido de águila y todo lo que desencadena…

Ver también:
Temporada 1.

BETTER CALL SAUL – TEMPORADA 2.

AMC | 2016
Productores ejecutivos: Vince Gilligan, Peter Gould, Melissa Bernstein, Mark Johnson.
Intérpretes: Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Michael McKean, Patrick Fabian, Michael Mando, Ed Begley Jr., Mark Margolis.
Valoración:

Alerta de spoilers: De haber alguno, son detalles nimios de la trama.–

Se ha visto enturbiado el entusiasmo con que empecé la serie en su notable presentación, porque esta segunda etapa se ha estancado en una dinámica que anula ligeramente algunas de sus virtudes. Por resumirlo en una frase, tras diez nuevos capítulos seguimos exactamente igual que en el final de la primera temporada. Jimmy McGill quiere trabajar desde la honradez y el esfuerzo pero el sistema le pone muchas zancadillas y su forma de ser le impide saber sortearlas si no es con triquiñuelas que bordean la ilegalidad. Tras unas cuantas aventuras poco trascendentales si no fuera por la calidad de los personajes y del acabado visual, terminamos con avances muy tibios en la posición del abogado en cuanto a espectro moral e independencia laboral. Ojo, no espero que veamos a Saul Goodman tan pronto, pero sí que la odisea de Jimmy deje un poso más claro en su evolución. Bob Odenkirk sigue captando muy bien al personaje, eso sí.

Con ese estancamiento aparece el inevitable desgaste. Entre que ya no hay factor sorpresa y el viaje de Jimmy no tiene episodios muy llamativos, a lo que hay que sumar que las apariciones de Mike Ehrmantraut son descaradamente para que no nos olvidemos de él, pues interés y relevancia no tiene, la temporada en su conjunto no impresiona lo más mínimo, no deja huella. Por suerte, la combinación de varios factores realza el producto, ofreciendo con un año que resulta durante su visionado más sólido y entretenido de lo que parece en una análisis posterior del conjunto. Y es que los guionistas, aunque hayan perdido inspiración, son hábiles e inteligentes y, sobre todo, los directores le otorgan una fuerza a la narración que se hace imprescindible para disimular la lentitud y escasez de historias dignas de mención. O dicho de otra forma, tenemos una temporada parca en contenido y con un ritmo más apagado de la cuenta (los capítulos cuarto, quinto y sexto se hacen algo largos y poco sustanciosos), pero su narrativa aguda y su acabado formal impecable no han desaparecido y consigue resultar por lo general entretenida y sugerente, y en momentos puntuales bastante ingeniosa.

Por ejemplo, uno de los líos de Jimmy en el nuevo bufete se podría haber resuelto en dos minutos, pero le dedican una sucesión de escenas con tono de humor ligero hasta lograr un tramo bastante divertido: el tema de los trajes, la gaita y demás. Y así en todos los capítulos. A veces no funciona tan bien, con lo que parecen transiciones o rellenos malogrados, como cuando para un autobús de ancianos y se tira ahí minutos y minutos hablando, o uno de los anuncios que graba (¿de verdad eran necesarias esas largas escenas ante el avión y en el colegio?), o el camión cruzando la frontera… Pero otras muchas valen para ir pasando el rato aunque no haya un destino claro.

Otro punto fuerte es que algunos los secundarios ganan en presencia e interés, con lo que no se agota tanto a Jimmy y dan más vidilla a su entorno. Sobre todo me ganó Kim Wexler, que no acababa de despuntar en la primera sesión. Aquí tiene una trayectoria personal que, por eso de ser nueva, pues la de Jimmy es repetición, resulta muy interesante. Sus esfuerzos por levantar cabeza, la indecisión sobre su futuro, y alguna escena de compañerismo estupenda con Jimmy (los dos timos en bares), aportan correctas historias del día a día con las que conectar con intensidad. Por no decir que Rhea Seehorn hace un papel bastante bueno y espero que consiga relanzar su hasta ahora nada vistosa carrera.

Chuck con su locura y la también correcta interpretación de Michael McKean resulta entrañable y lastimero a la vez, y el conflicto con su hermano va creciendo adecuadamente, formando en el tramo final por fin una trama centrada en algo concreto. Sin embargo, está a punto de patinar al tornarse muy previsible en sus giros clave, y es aquí donde más se nota como los guionistas no han encontrado una historia llamativa pero sí han sabido exprimir lo que tienen, es decir, el soso capítulo final se salva por lo bien que manejan los detalles y lo mundano para construir con sutileza situaciones y personajes. Así, el flashback a la muerte de la madre define, resume y matiza muy bien la trayectoria de los dos hermanos, resaltando con habilidad el punto álgido del conflicto actual. Vemos a ambos en la esencia de lo que son: Jimmy impaciente, incapaz de centrarse en la vida que tiene delante, Chuck celoso y con complejo de inferioridad, incapaz de ver sus propios puntos fuertes y apoyar a su hermano cuando tropieza. Así comprendemos plenamente sus acciones y casi sentimos formar parte de sus vidas, con lo que esta resolución poco densa en contenido resulta bastante potente en cuanto a emociones. Pero hay otras tanta sutilezas muy logradas, como Jimmy incapaz de sentirse a gusto en el coche de lujo por tonterías como el posavasos, que en realidad es su subconsciente diciéndole que en esa vida no encaja

Pero con otros personajes secundarios también encontramos irregularidades y fallos, pues como decía no han sabido mantener a Mike con algo más sustancioso (por mucho que jueguen a enlazar con personajes de Breaking Bad), y para colmo su sección no acaba con un cambio digno de mención en su evolución, mientras que Howard Hamlin, a pesar de aparecer bastante, no logra quitarse de encima la sensación de ser un mero objeto alrededor del que hacer girar a los verdaderos protagonistas.

El único aspecto que no ha perdido ni una pizca de fuelle es el gran nivel de la puesta en escena, que ensalza bastante este relato por dentro irregular, desaprovechado. La fotografía e iluminación son espectaculares, la composición de cada escena muy cuidada, y hay muchas partes donde se combina magistralmente con el sutil guion y resulta crucial para describir situaciones, o mejor dicho, sensaciones. Por ejemplo, la recaída de Chuck en el tramo final se hace durísima gracias a lo bien que nos sumergen en su estado de ánimo.

Pero claro, esas virtudes que quedan no son suficientes para mantener el nivel, y menos para hablar del esperable y exigible crecimiento de la serie. Los desvíos innecesarios y los tramos faltos de garra, sumados a la sensación de caminar hacia ninguna parte, muestran que el potencial que prometía con su primera temporada, donde parecía que la maduración de sus autores con lo andado en Breaking Bad iba a dar sus frutos en una obra mucho más equilibrada e inteligente, se ha visto mermado, los temores de que hubiera improvisación, experimentación y rellenos como en la serie madre han vuelto a hacerse notar bastante. Eso no significa que Better Call Saul se haya estrellado, pero sí que puede hacerlo si no vuelve a remontar, si sus autores no consiguen encarrilar y enfocar sus grandes aptitudes.

PD: Las iniciales de los capítulos forman el anagrama “Fring’s Back”, anunciando el retorno del gran villano de la saga, Gus Fring. Lo cual ha sido un gran engaño, porque ni siquiera llega a aparecer…

Ver también:
Temporada 1.