BLACK MIRROR – TEMPORADA 5


Netflix | 2019
Drama, suspense, ciencia-ficción | 3 ep. de 60 min.
Productores ejecutivos: Charlie Brooker, Annabel Jones.
Intérpretes: Anthony Mackie, Yahya Abdul-Mateen II, Nicole Beharie, Andrew Scott, Damson Idris, Topher Grace, Miley Cyrus, Angourie Rice, Madison Davenport, Susan Pourfar, Pom Klementieff, Ludi Lin, Monica Dolan.
Valoración:

Alerta de spoilers: En los comentarios de los episodios entro a fondo.–

Si bien la segunda temporada rozó el desastre después de pelotazo de la primera, desde Blanca Navidad parecía que Charlie Brooker se encontraba más a gusto desarrollando historias originales y experimentando (aunque patinara alguna vez), sobre todo cuando Netflix le dio más recursos y episodios. Sin embargo, nos trae otro año en el que hay poco que rescatar.

Con el esfuerzo que llevó realizar Bandersnatch no les daba tiempo a estrenar otra una temporada de seis episodios, así que han vuelto a los tres con que se inició la producción en Channel 4. Pero bien podría haberse tomado Brooker un descanso más largo, o al menos contratar guionistas que aporten savia nueva, porque el desgaste mostrado en ese episodio se ha acrecentado en esta etapa.

Otrora, la serie se caracterizaba por mostrar elaborados mundos ficticios, generalmente en futuros cercanos, donde se analizaba la influencia de las nuevas tecnologías en la sociedad de forma muy tétrica pero plausible. Cada micro universo contenido en cada episodio resultaba fascinantegracias al mimo que ponía Brooker en su construcción y el cariño que les cogíamos a la mayor parte de los protagonistas, pero sobre todo por la inquietante moraleja que siempre dejaba. Prácticamente cada historia que hemos visto parece estar a punto de hacerse realidad en pocos, muy pocos años.

Este año apenas mantiene el tono en el tercer episodio, los otros dos son relatos mundanos anclados en un aburrido presente y carecen de lecturas profundas sobre nuestro porvenir, giros imprevisibles y finales trágicos, ofreciendo a cambio lecciones torpes, ritmo moroso sin sorpresas, y conclusiones sin garra.

Otro aspecto llamativo es que esta vez no se han dedicado a buscar autores de renombre para las labores de dirección y banda sonora: los directores y músicos alternativos de calidad brillan por su ausencia. ¿Habrán querido recortar dinero? Lo único llamativo es la presencia de Miley Cyrus interpretando una versión de sí misma.

Tras el salto encontraréis un análisis por capítulos.

501. Stricking Vipers


Guion:
Charlie Brooker.
Dirección: Owen Harris.
Valoración:

Sinopsis:
Dos viejos amigos encaran la vida adulta añorando las juergas de la adolescencia, sobre todo las partidas de videojuegos en el piso. Una nueva tecnología recupera los viejos juegos añadiéndoles realidad virtual, así que retoman su relación… pero con un añadido inesperado.

Comentario:
Empezamos con una premisa muy convencional. Un par de amigos dejan atrás la adolescencia, con fiestas, ligues, drogas y partidas de videojuegos continuas, y entran en la edad adulta. Uno se casa y tiene hijos, pero pierde la pasión pronto, y el otro logra un trabajo de éxito pero no tarda en embargarlo la soledad. Pero aunque sea una historia con el toque justo de realismo y encanto como para resultar bonita, también es bastante predecible y monótona. Es decir, su nueva vida los aburre… y al espectador también.

La buena fotografía, el correcto dibujo de personajes y las buenas interpretaciones (destacando la de Nicole Beharie como la esposa, que es estupenda, y descontando el penoso papel de Ludi Lin como el avatar de lucha masculino) quedan bastante por encima del parco guion y la monótona dirección, y dependiendo de la paciencia del espectador quizá sean suficientes o quizá no para continuar el visionado esperando el giro hacia el estilo Black Mirror.

Cuando por fin llega… poco tiene que ofrecer. La última versión de su juego favorito viene con realidad virtual, de forma que aparte de echar la partida a tortas con tus avatares preferidos como siempre, ahora puedes interactuar con tu compañero de otras formas… como teniendo sexo. Por fin el interés se levanta, como las erecciones de dos colegas que ahora enfrentan sentimientos extraños. Pero la pasión dura poco: en vez de perseguir una historia arriesgada, con un análisis inteligente sobre el uso de las nuevas tecnologías, Brooker mantiene el tono de telefilme hasta el final. Todo se desarrolla por los caminos más facilones, y el desenlace es tan convencional y cobarde que hasta molesta: los amigos se meten en el armario de nuevo, dejando sus encuentros a algún momento pactado previamente con sus parejas. De hecho ni eso, porque parece que el soltero no vuelve a buscar pareja: ¿espera poder follar una vez al año y el resto del tiempo se deprime?

En resumen, aburrido y blando. Podría haber sido más entretenido con mejor ritmo y veinte minutos menos, pero aun así no creo que fuera capaz de dejar huella en la memoria.


502. Smithereens


Guion:
Charlie Brooker.
Dirección: James Hawes.
Valoración:

Sinopsis:
Un tipo alterado secuestra a un joven becario de la empresa líder en redes sociales. Exije hablar con su creador y principal directivo.

Comentario:
Si el primer episodio se hizo pesado y vulgar, este es para enterrar y hacer como que no ha existido, porque resulta hasta insultante.

Es capaz de sustentarse durante rato por el misterio de qué planea el protagonista y de dónde surgen sus problemas emocionales, y también por la contenida interpretación de Andrew Scott. Esto último me sorprende, pues es un actor al que tengo manía por su histrionismo habitual. Pero está claro que en manos de un director que sepa manejar bien a los actores puede conseguir un buen papel. En cuanto a lo visual, es otro que tiene muy buena fotografía, con lo que de primeras parece un episodio de calidad… pero la falta de ritmo y contenido es tal que se viene pronto abajo.

No tarda en hacerse evidente por dónde va, y Brooker parece consciente de ello… pero en vez de trabajárselo mejor prefiere mantener la farsa alargando, mareando la perdiz, engañando con clímax de tensión forzados, con amagos de darte la respuesta para volver a meter más y más metraje inane. Se hace cansino, estuve los últimos veinte minutos navegando por internet mientras esperaba que pasara algo no ya impactante, sino mínimamente interesante. Y todo para que la final sea una cutre crítica a la adicción a los móviles y las redes sociales, con Facebook en la mira. Es decir, es un anuncio de la DGT de una hora de duración. Da entre vergüenza ajena y asco lo poco que se ha esforzado Brooker.


502. Rachel, Jack y Ashley Too
Rachel, Jack and Ashley Too


Guion:
Charlie Brooker.
Dirección: Anne Sewitsky.
Valoración:

Sinopsis:
Una adolescente se compra una muñeca inteligente con la personalidad de su cantante favorita. Es su única amiga en el mundo. Mientras, la cantante sufre los abusos de su mánager y la discográfica.

Comentario:
El único episodio digno salva la temporada el olvido, el único entretenido, con capacidad de hacerte pensar y dejar huella. No es brillante, pero es lo que se espera de Black Mirror. Pero incomprensiblemente, en la IMDb se lleva con diferencia las peores notas de toda la serie, y eso que los ha habido bien malos (Oso blanco, Testeando, Smithereens).

El comienzo es poco prometedor. La típica historia de una adolescente con traumas (madre fallecida recientemente, padre ausente) que la empujan a aislarse de la sociedad. Pero la parte de la cantante pop famosa a la que admira aporta algo de oscuridad, y en el ambiente se siente que ambas secciones se unirán de alguna forma. Por suerte, el encuentro tiene el toque de Black Mirror. Giros inesperados y crueles, esta vez además aderezados con un poco de humor gamberro, dan pie a un buen relato que analiza cómo las nuevas tecnologías sacan lo peor del ser humano.

Le ha faltado otro cambio de rumbo en el tercer acto que levante un poco un desenlace bastante facilón (aunque no sea un capítulo serio, la incursión en la casa es bastante estúpida), pero tiene la solidez suficiente como para pasar el corte, y aparte, no me voy a quejar de que sea blando, porque encaja con el tono de la historia.

Cabe destacar la buena interpretación de Angourie Rice (dada a conocer en Dos tipos buenos -2016-) y sobre todo la de Miley Cyrus, que está muy bien en un viaje al infierno que sin duda conocerá de cerca.


Ver también:
Temporada 1 (2011)
Temporada 2 (2013)
Especial: Blanca Navidad (2014)
Temporada 3 (2016)
Temporada 4 (2017)
Especial: Bandersnatch (2018)
-> Temporada 5 (2019)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.