VIKINGOS – TEMPORADA 2.

Vikings
History Channel | 2014
Productores ejecutivos: Michael Hirst, varios.
Intérpretes: Travis Fimmel, Katheryn Winnick, Clive Standen, Jessalyn Gilsig, Gustaf Skarsgard, George Blagden, Alexander Ludwig, Donal Logue, Linus Roache, Ivan Kaye, Thorbjørn Harr, Nathan O’Toole, Alyssa Sutherland.
Valoración:

A pesar de que lo esperaba, dado el irregular primer año, no hay un crecimiento lo suficientemente notable como para encontrar una segunda temporada redonda, quedando otra sesión de ritmo algo irregular donde se nota mucho el cambio entre secciones (política, aventura, drama) y continúa siendo clara la impresión de que algunos personajes secundarios no se libran de un dibujo muy básico (Rollo, Bjorn, Siggy y Aslaug son muy mejorables) y otros son desaprovechados a pesar de su gran potencial (Lagertha sobre todo).

El romance del hijo con la esclava es de manual y aburre cosa mala. Siggy (la trepa de la corte) sigue sin resultar atractiva, siempre mete las narices en todo pero no se logra que el personaje tenga dimensión suficiente como para que sus supuestos problemas y ambiciones lleguen al espectador. En Rollo este problema es más acuciado, al ser más importante: sus cambios de lealtad y sus intentos de levantar cabeza tras decisiones malogradas no parten de motivaciones bien expuestas, y si no entendemos por qué hace lo que hace, no puede interesarnos su vida, de hecho por lo general es un personaje bastante cargante. La princesa con que se casa Ragnar, Aslaug, tiene una buena sección, esa donde el exilio destruye su cómoda forma de vida, pero aparte de eso no aporta mucho, y cabe pensar que Ragnar sólo la usa para procrear, porque si la intención es mostrar que está enamorado de ella no se llega a conseguir correctamente.

No hay quejas en el propio Ragnar, que sigue resultando un personaje central muy potente. Su progresismo choca contra la tradición, su ambición e inteligencia le hacen ganarse muchos enemigos, pero siempre actúa con cautela cuando es necesario y con mano muy dura cuando no queda otra, y va saliendo más o menos airoso de todo de forma por lo general bastante espectacular. El monje Athelstan continúa siendo muy atractivo y su estancia en Northumbria aporta nuevas e interesantes capas. Loki como amigo chiflado mantiene el tipo, aunque al final le pongan encima una historia que sale algo torcida. Y los rivales de Ragnar adquieren mayor atractivo. Los líos con el jarl Borg y las disputas con el rey Horik ofrecen una buenaa intriga sobre el porvenir de todos los implicados, y tanto la figura del rey Ecbert como su entorno (en especial la citada estancia del monje) están muy logrados, agradeciéndose sobre todo que nos muestren el bando inglés, con sus propias costumbres y formas de ser.

En cuanto al ritmo y equilibrio de las tramas, continúa resultando palpable la ausencia de un arco narrativo concreto. Sí, todo gira alrededor de las incursiones y los problemas que van surgiendo alrededor de ellas, pero se van tratando las cosas por separado (unos capítulos de batallas, otros de rivalidades y dramas personales, otros de alianzas y conflictos políticos), lo que se traduce en cambios de ritmo bastante marcados. Dado el argumento parece inevitable saltar entre estilos, pero eso no implica que haya tanto desequilibrio, que las tramas vayan a trompicones. Los tramos dedicados a las incursiones siguen siendo los mejores, porque se esfuerzan mucho en rodar bien las batallas, con lo que la épica está garantizada, pero la parte política sigue resultando mejorable, pues si bien la intriga con las fuerzas extranjeras ha ganado densidad, las alianzas en casa son algo irregulares todavía. Aunque la temporada empieza bien (el ataque de Borg al pueblo y sus consecuencias, los altibajos de la alianza con Horik) llega un punto en que tanto cambio de situación, de bando y de ideas cansa, porque no se ve que avancemos realmente hacia ninguna parte. Que si Lagertha viene y va, que Rollo duda una y otra vez, que si ahora este conde o duque y aquel otro apoyan a Ragnar y ahora no…

En la parte final se nota muchísimo este problema de cohesión. La batalla crucial contra Ecbert y Aelle es memorable, pero luego el conflicto se resuelve demasiado rápido a pesar de las buenas maneras que apuntaba, como dejándolo en suspenso para pasar a otra trama que necesitaban quitarse de encima, la de Ragnar contra Horik. Cuando empiezan a mostrar que Floki se va con Horik el interés está ya bajo mínimos, y este último juego de traiciones y engaños es demasiado forzado e inverosímil. Termina el año con la parte más previsible y además en un capítulo donde se nota a la legua que no había material para la duración estándar.

La intriga política, los conflictos de intereses y los roces personales que Michael Hirst ofreció en Los Tudor mantenían un equilibrio excelente, siempre avanzaban con paso firme y enorme intensidad, pero en Vikings navegan entre tropiezos y altibajos, a medio gas, sin terminar de sacar todo el potencial latente. Estamos ante una correcta serie de aventuras, con el atractivo de ser un acercamiento serio a la historia vikinga, pero de Hirst se esperan guiones más complejos y consistentes y personajes con mayor calidad.

Una respuesta a “VIKINGOS – TEMPORADA 2.

  1. noelia galvez

    pues es una de las mejores series que he visto, para mi es un diez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s