CALIFORNICATIÓN – TEMPORADA 5.

Showtime | 2012
Productores ejecutivos: Tom Kapinos, David Duchovny.
Intérpretes: David Duchovny, Natascha McElhone, Madeleine Zima, Evan Handler, Pamela Adlon, Stephen Tobolowsky, Jason Beghe, Scott Michael Foster, Meagan Good, Camilla Luddington, RZA.
Valoración:

La cuarta temporada de Californication mostró algo de desgaste, tanto en el día a día de Hank como en la trama central del año. No auguraba nada bueno para una serie que, dado su limitado marco de acción, dependía del ingenio de los guionistas para no parecer repetitivos. Por suerte el quinto año remonta, y de hecho empieza tan fuerte que si no fuera porque pierde bastante en su desenlace hubiera sido claramente la mejor temporada.

Han pasado unos dos años desde que Hank, en su camino sin rumbo por la vida, se refugió en Nueva York. Su retorno a Los Ángeles muestra un panorama bastante cambiado. Karen se ha casado con Richard (Jason Beghe), el alcohólico nudista, y parece que les va muy bien. Su niñita es ya una adolescente con novio… un novio que recuerda demasiado a como era Hank de joven. Y Charlie comparte la crianza de su hijo con su ex, Marcie, y el actual novio de ésta, Stu (Stephen Tobolowsky), el productor de cine.

Las historias son las de siempre. Hank intenta acercarse a sus amadas Karen e hija, pero sus aventuras provocan conflictos y desencantos varios. Hank liga, folla y bebe a destajo mientras intenta inútilmente encarrilar su vida. Difícil es cambiar. En el proceso termina trabajando como guionista de Samurai Apocalypse, un rapero convertido a actor que quiere producirse una película. RZA, el famoso rapero, interpreta bastante bien a esta parodia de sí mismo y del estilo de vida que representa, y el personajillo mete a Hank en una cantidad de aventuras dignas de recordar. La novia de éste, una exuberante y erótica Kali (Meagan Good), jugará la parte de la tentación peligrosa de forma excelente.

Karen tiene bastante más presencia que antes, y se aprovecha muy bien. Sus peleas con el loco de Richard y los esporádicos acercamientos a Hank resultan muy interesantes. El personaje siempre había sido delicioso, encantador, pero también quedaba muy relegado a segundo plano. Por fin le dan historias interesantes. Becca aporta como es habitual bastante conflictos con Hank. Las peleas con el nuevo novio, Tyler (Scott Michael Foster), en especial en momentos duros (surrealista la paliza de Samurai) pero no menos alucinante en los momentos cómicos (como la aparición de sus madres lesbianas).

Mientras, Charlie inicia un romance con la niñera (Camilla Luddington), y se tropieza de vez en cuando con su amada Marcie y las locuras sexuales que hace con el productor. Pero lo gordo de su arco argumental llegará cuando Hank lo rechace por haberlo traicionado en un inesperado giro de acontecimientos. Los momentos dramáticos están muy bien conseguidos, aunque sepamos que tarde o temprano volverán a ser amigos… De hecho, la escena de reconciliación, además de previsible, peca de forzada y tramposa.

Toda trama y personaje es exprimida sabiamente, de forma que siempre se aporta una historia interesante cuando no espectacular donde el humor es constante. Se enlazan varios capitulos excelentes uno detrás de otro, siendo alguno de ellos memorable. Destaca especialmente The Ride Along (505), el del coche patrulla, que reúne en veinte minutos una cantidad imposible de chistes tremendos y situaciones delirantes. Rivaliza con The Apartment (308) como el mejor de la serie hasta la fecha.

El listón es altísimo en gran parte de la temporada, aunque en el tramo final se pierde algo de esa intensidad. No es algo grave porque sigue siendo entretenidísima, pero sí es un caída digna de mención porque las tramas, en vez de ir a más, de llevar a un punto concreto, pierden algo de rumbo. Hay muy buenos momentos, como The Party (511), pero da la sensación de que se ha vuelto a andar sin una dirección clara, y el desenlace de la temporada sabe a poco y, por eso de olvidar las historias centrales y meter un factor sorpresa-trampa con la reaparición de una novia loca (Natalie Zea), deja la sensación de ser un apaño forzado.

Así pues, los guionistas de Californication vuelven a demostrar que en el día a día saben rizar el rizo siempre un poco más para hacerte disfrutar con aventuras adictivas y personajes encantadores… pero a la hora de rematar las tramas centrales, la evolución esperada en los personajes durante todo el año, les falta algo de planificación e inspiración. Como en años anteriores se repite la historia. Hank sigue siendo Hank, Californication sigue siendo Californication. Su calidad es notable, pero con un rumbo más definido podría haber sido gloriosa.

Nota: El capítulo 209 está dirigido por la actriz Helen Hunt, pero su participación se recordará por ofrecer el gazapo más cutre visto en una serie: cuando Hank es colgado del balcón por Samurai, no es que se vea el cable que le sujeta, es que se ve el arnés entero en varios planos. ¿Pero cómo es posible que no arreglaran esto en la sala de montaje? Nota 2: Qué mal le sientan los años a Drea DeMatteo (Los Soprano, Joey). Ver también:Temporada 4. – Temporada 3. – Temporada 2. – Temporada 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s