THE NEWSROOM – TEMPORADA 1.

The Newsroom
HBO | 2012
Productores ejecutivos: Aaron Sorkin, Alan Poul, Scott Rudin.
Intérpretes: Jeff Daniels, Emily Mortimer, John Gallagher, Alison Pill, Thomas Sadocki, Dev Patel, Olivia Munn, Sam Waterston.
Valoración:

La vuelta de Aaron Sorkin a la televisión ha dado que hablar tanto o más que los jaleos que obtuvo con Studio 60. Ha habido los mismos ataques sin argumentos de gente del gremio que le tiene tirria, se han vertido ríos de tinta sobre la ideología de sus productos y cuál es la frontera entre entretenimiento y panfleto, y también se han puesto en evidencia los problemas de su nueva propuesta, porque tener resulta que sí los tiene.

Recuerdo que al escribir sobre la magnífica Studio 60 indicaba que Sorkin había pasado de la sensible e inteligente enseñanza de El Ala Oeste a un tono que se acercaba peligrosamente al adoctrinamiento. Pues bien, The Newsroom da el paso definitivo y es toda ella un sermón demócrata y antirrepublicano, y claro, de tanto aleccionar y tratar de forzar al espectador a tomar un único punto de vista ideológico muchos de ellos pueden terminar rechazando la propuesta indistintamente de la calidad que ésta ofrezca. No me cabe duda de que Sorkin es muy inteligente, así como uno de los mejores guionistas de la historia, pero está perdiendo el foco. El ataque al Tea Party y todo el ramo conservador de la política y sociedad estadounidense toma demasiado protagonismo, absorbiendo personajes y tramas en discursos demasiado evidentes, machacones y reiterativos. Incluso llega a afectar a la credibilidad del protagonista principal, pues nadie se traga que semejante crítico con los republicanos sea un republicano: su forma de pensar y actuar es muy pero que muy demócrata, demasiado abierta, progresista e inteligente para lo que es un conservador en Estados Unidos.

Eso sí, no puedo dejar de comentar que curiosamente hay un extraño capítulo donde se produce todo lo contrario: el centrado en la caída de Osama Bin Laden. El tufo patriótico que destila el episodio que narra su asesinato es alucinante para una serie que toma claro partido por el pensamiento de izquierdas. Que los periodistas de una redacción tan dedicada y que siempre busca la verdad no analicen el caso, se pregunten por qué se ejecuta sin juicio, busquen la verdad sobre cómo se llegó a Bin Laden y si había intenciones de ejecutarlo para ocultar algo, es tan sorprendente como vergonzoso. Se ve que Sorkin le tenía manía, y aquí se olvida de todos sus mensajes para lanzar un canto al militarismo y el gobierno a golpe de atentados con dudosa justificación. Así pues, el capítulo confirma que la serie no pretende ser objetiva ni realista, sino que defiende lo que le da la gana a su autor.

La base desde la que se dibujan los protagonistas es la misma que ha empleado en sus producciones precedentes, las dinámica de las relaciones también, y el día a día en la oficina sigue el mismo patrón que vimos en ellas. Encontramos que Will y Mac son como Danny y Jordan de Studio 60, o que Maggie y Jim son una suerte de Donna y Josh (El Ala Oeste) o de Matt y Harriet (Studio 60). Por suerte no es grave, pues cada uno está muy bien definido y va creciendo por caminos distintos, amén de que es normal que en cada autor se note su estilo. Algunos roles resultan encantadores (las locuras de Maggie), otros admirables (la entereza externa llena de dudas internas de Will), otros fascinantes (Charlie es un jefazo)… aunque bueno, en esta serie se da el caso de que tenemos un tipo insoportable que se merece un Mandy Hampton inmediato: el informático indio pesado, Neal.

Pero este plantel también arrastra algunos lastres importantes. Es una pena que roles atractivos con numerosos diálogos ingeniosos marca de la casa pierdan entereza y credibilidad por momentos puntuales en los que a Sorkin se le va la pinza. A lo dicho ya sobre la credibilidad de Will como republicano hay que añadir las excentricidades de Mac. Se supone que es madura, inteligente y muy experimentada en situaciones de estrés… pero se comporta una criaja histérica que tiene ataques de nervios cada dos por tres y presenta una torpeza manifiesta que desentona un montón con lo que se nos presentó sobre ella. O sea, se dice una cosa pero se ve otra. Y en cuanto al triángulo amoroso entre Maggie, Don y Jim, peca de forzado, de evidente (facilón, previsible) y se estira demasiado… y decir esto en una sola temporada de diez episodios no augura nada bueno para su futuro.

Después de soltar todo esto quizá sorprenda al afirmar que The Newsroom me parece una serie de notable. Los personajes enganchan, sus emociones y problemas llegan con fuerza (la tensión sobre la resolución del trío amoroso, por pastelosa y simplona no es menos eficaz). Cada episodio atrapa con intensidad, regalando tramos espectaculares, como las llamadas misteriosas a Charlie o el acoso de la revista del corazón que usa la jefa del canal para derribar a Will. Sorkin deslumbra como es habitual con diálogos geniales, un manejo sublime del tempo narrativo (si quiere hacerte reír, o inquietarte, o sufrir por un personaje… lo hace como si fuera fácil) y en general consigue una serie de muy buen nivel y notablemente entretenida. Sus problemas no son derivados de partes que pudieran no tener calidad suficiente o de fallos enormes en su escritura, sino de excesos que desequilibran y limitan un producto de primera división e impiden que despliegue todo su potencial hasta alcanzar un esperable o deseable sobresaliente. The Newsroom sólo roza el impresionante nivelazo de Studio 60 en momentos sueltos, y compararla con El Ala Oeste es prácticamente perder el tiempo. Así pues, con sus altibajos e imperfecciones puntuales en un conjunto muy bien encaminado, resulta una serie difícil de puntuar y catalogar. En mi opinión tenemos un drama de denuncia inteligente pero demasiado explícito que se puede disfrutar mucho si no se choca contra su barrera ideológica.

PD: recuerdo los chistes que en Studio 60 hacían los personajes sobre que si querías realizar una serie inteligente que no fuera cancelada por las audiencias tenías que irte a la HBO y no puedo sino sonreír.

Una respuesta a “THE NEWSROOM – TEMPORADA 1.

  1. Buena serie, HBO me tiene últimamente enganchada entre esta y la de Girls … pfff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s