Archivo mensual: septiembre 2014

THE LAST SHIP – TEMPORADA 1.

The Last Ship
TNT | 2014
Productores ejecutivos: Steven Kane, Bradley Fuller, Andrew Form, Hank Steinberg, Michael Bay.
Intérpretes: Eric Dane, Rhona Mitra, Adam Baldwin, Charles Parnell, Travis Van Winkle, Marissa Neitling, Christina Elmore, John Pyper-Ferguson.
Valoración:

Un virus deja a la humanidad al borde de la extinción. Los protagonistas son los tripulantes de un destructor de la marina estadounidense que lleva una carga muy valiosa, la doctora que más sabe del mismo y más posibilidades tiene para conseguir la cura.

Estamos ante aventura de supervivencia post-apocalíptica con un pie en el mundo zombi (imposible no pensar en la novela Guerra Mundial Z) y otro en la ciencia-ficción con calado al estilo Battlestar Galactica (más problemas socio-políticos y éticos que fantasía), y cómo no, se adereza con algunas gotas de Expediente X. Lo tiene todo para empezar deslumbrando a cualquier fan del género. Pero como señalé, el episodio piloto asustaba. Luego remonta bastante… aunque no hasta lograr una buena serie. Ronda entre el suspenso justito y el aprobado por los pelos (de ese que das por lástima), y solo vale como entretenimiento si pones las expectativas al mínimo y te ríes con sus flagrantes limitaciones. Hacía muchísimos años que no tenía un “placer culpable”, una serie manifiestamente mediocre que tiene algo que te engancha.

Los capítulos abordan las mismas tramas de siempre, algunas de hecho resultan tan anticuadas que dan risa, como la del barco ruso que persigue y acosa al destructor con su capitán Tópico que es malo porque sí. Tendremos los líos habituales con el virus, las peleas con grupos hostiles que aprovechan la situación para imponer su ley, los conflictos internos de rigor como los soldados cobardes que luego buscarán redención, etc. Algunos tramos resultan más interesantes, aunque sean obvios también, como la desconfianza en la doctora, los problemas del capitán para mantener alejados de la tripulación el miedo y la disensión (al menos no tenemos el viejo y cansino motín), o algunos temas de supervivencia, como problemas mecánicos o de abastecimiento. Las peores partes son las relativas a los conflictos de los rangos bajos: los soldados confusos o acobardados y los conatos de romances dan historias muy pobres. Por suerte en algo aciertan los guionistas: todo está entrelazado, ninguna sección se deja aparte como mero relleno, con lo que una acción o problema afecta al todo. También me ha gustado que se ve que intentan crear un gran repertorio de personajes secundarios: terminamos la temporada conociendo a medio barco; la pega, claro está, es que el guión no da la talla para lo que pretenden alcanzar, y no consiguen buenos caracteres, algunos incluso son bastante insoportables.

El ritmo es francamente bueno, incluso en los tramos donde el guión anda más flojo los acontecimientos avanzan a buen paso, no se producen grandes tropiezos y como decía no hay secciones intrascendentes o mal ubicadas. Sin duda tener solo diez capítulos ha eliminado el relleno, donde escritores tan poco inspirados (forma educada de decir malos) sí que podrían haberse estrellado a lo grande. De hecho la trama avanza en un único sentido, los problemas se van acumulando y aunque no vayamos a ver la atmósfera de los mejores momentos de Galactica algo de ambiente insano sí encontramos. Los personajes van perdiendo fuerza y cordura, la situación general del navío y del mundo se degrada, y el episodio final ofrece un giro sorprendentemente inteligente comparado con el nivel previo, con un conato de falsa civilización en plan distopía muy logrado. Lo suficiente para que la siguiente temporada me atraiga también, me temo.

La puesta en escena no deslumbra, pero tampoco resulta tan irregular como apuntaba el piloto. El barco y los exteriores (tanto en el mar como en tierra) la dan un aspecto de superproducción televisiva bastante correcto, y las escenas de acción cumplen de sobras. Pero la categoría que gana aquí se pierde con los actores. John Pyper-Ferguson (el mercenario) tiene cierta gracia (en parte porque tiene los mejores diálogos), y Eric Dane (el capitán) termina resultando simpático, pero de ahí vamos para abajo. Algunos puede que no den mucho de sí por sus limitados personajes (como el segundo –Adam Baldwin– o el contramaestre –Charles Parnell-), pero el resto de los importantes tienen papeles más complejos y no es que no den la talla, es que dan ganas de decirles que se dediquen a otra cosa. Pasando por una ingente cantidad de jóvenes sin experiencia que pululan por el barco (técnicos, soldados, cada cual peor intérprete) llegamos a una que sí tiene bastante experiencia, Rhona Mitra, la doctora protagonista, la peor actriz que recuerdo haber visto en mi vida. ¿Cómo alguien así pasa el casting para protagonista de una producción en la que parecen haber echado bastante dinero? Solo cambiando gran parte del reparto la serie ganaría bastantes puntos.

Anuncios

THE KILLING – TEMPORADA 4 Y FINAL.

The Killing
Netflix | 2014
Productores ejecutivos: Veena Sud, Søren Sveistrup, Ingolf Gabold, Mikkel Bondesen, Piv Bernth.
Intérpretes: Mireille Enos, Joel Kinnaman, Gregg Henry, Tyler Ross, Joan Allen, Jewel Staite,
Valoración:

La temporada anterior, a pesar de su solidez en conjunto, tuvo un cierre que no me convenció del todo por eso de salir de un giro de telefilme barato. La revelación de quién era el asesino de las niñas (el personaje recurrente menos probable, nada más y nada menos que el teniente Skinner) y su ejecución sólo se salvaban gracias a que el cómo viven la situación los dos excelentes protagonistas transmite más fuerza y verosimilitud de la que un desenlace tan forzado y facilón puede ofrecer. La pena es que la serie fue cancelada, por segunda vez además, dejando a nuestros dos queridos detectives en una posición muy peliaguda y al espectador con la decepción de no ver desarrolladas las consecuencias. Por suerte Netflix muy amablemente nos ha ofrecido una temporada corta (seis episodios) que se esmera en dar un final definitivo, y el resultado difícilmente podría ser mejor.

La esencia de la serie sigue intacta, y de hecho este año el equilibrio entre sus tres ingredientes principales es mucho más fluido y consistente. Está presente el sombrío thriller criminal con una investigación pausada pero metódica y realista que resulta enormemente intrigante. El drama humano que nace del crimen que da pie al caso de la temporada sigue siendo de primera calidad, con los personajes secundarios de turno sufriendo la tragedia y las consecuencias de los peores momentos de sus vidas. Y cómo no en primer plano tenemos el conflicto de dos protagonistas atormentados y depresivos, Sarah Linden y Stephen Holder, que luchan por salir adelante en su lastimera existecia.

La temporada empieza justo donde acaba la anterior, en el punto de inflexión que dejaba el destino de los detectives en el aire. Linden y Holder, siempre lidiando con sus demonios internos y con la maldad del mundo, han terminado sumergiéndose de lleno en el infierno con la ejecución de Skinner, amante de Sarah, teniente de policía y asesino en serie. Las consecuencias se notan en ambos en seguida, la presión de la ética humana y policial y el miedo a ser descubiertos se transforman en un estrés constante que los tiene a punto de derrumbarse. Dando tumbos sobreviven el día a día como pueden, y más ahora que están empezando otro caso de extrema violencia y gran carga sentimental: una familia aparentemente modelo ha sido cruelmente asesinada, y el principal sospechoso es el hijo superviviente. Los roles interpretados por Joan Allen (la directora del centro de internamiento) y Tyler Ross (el joven que se ve en el ojo de la tormenta) son tan sólidos y atractivos como cabe esperar, y en ningún momento pierden fuerza en detrimento de la pareja protagonista a pesar de que la narración se centra más que nunca en el viaje interno de Linden y Holder. Los demonios que arrastran, el drama familiar, los choques constantes contra sus limitaciones y errores, los detonantes sociales y laborales que modelan sus personalidades y la fascinante relación entre ambos han ofrecido de nuevo un drama intenso, cercano y realmente emocionante sumergido en un thriller hipnótico a la par que agobiante. Algunos grandes instantes se marcan en la memoria: la caída al abismo de Linden, que acaba apuntando con su arma a Holder, el hallazgo del coche de Skinner en la casa del lago, el recorrido inicial por la casa de la familia asesinada…

Por si fuera poco el tramo final enlaza y cierra toda trama, personaje y detalle de forma magistral. Los desenlaces de las etapas previas tuvieron todos algún desliz o parte más floja que produjo descontento en numerosos espectadores, pero aquí los guionistas han dado lo mejor de sí. Especialmente sorprendente y efectiva es la inesperada relación emocional de la resolución del caso con uno de los protagonistas, pero el inesperado giro con que acaba el asunto Skinner también te deja a cuadros. Además una vez cerradas las dos investigaciones se dedica un largo epílogo a mostrar la vuelta a la vida de Holder y Linden tras tanta miseria y problemas, con lo que el final de la serie, además de un cierre de gran nivel para las tramas resulta muy acertado también con los personajes. Y es ineludible citar el de nuevo fantástico trabajo interpretativo de Mireille Enos y Joel Kinnaman y la excelente labor de dirección (crucial a la hora de forjar la atmósfera tétrica tan característica).

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.