THE SHADOW LINE – MINISERIE.

The Shadow Line
BBC | 2011
Productores ejecutivos: Hugo Blick.
Intérpretes: Chiwetel Ejiofor, Christopher Eccleston, Kierston Wareing, Richard Lintern, Malcom Storry, Clare Calbraith, Stephen Rea, Rafe Spall, Lesley Sharp, David Schofield.
Valoración:

Un conocido mafioso sale de la cárcel tras haber recibido un perdón real, algo que sólo ocurre en casos en que los criminales han ofrecido una ayuda impagable al estado, como salvar vidas. Pero su libertad dura poco, porque pronto es asesinado. Un policía que vuelve al servicio tras haber estado en coma y perdido la memoria reciente (no recuerda cómo murió su compañero ni cómo llegaron a ser tiroteados) se encargará del caso, y poco a poco desgranará tanto esta turbia historia como su posible relación con el evento que dio un vuelco a su vida. Mientras, los sucesores del mafioso toman posiciones ante la nueva situación, tratando de resucitar el jugoso mercado de la droga.

The Swadow Line es un thriller en el fondo bastante clásico, pero embellecido por una puesta en escena de corte modernista que busca impresionar en cada plano y un estilo narrativo que pretender ir más allá del típico policíaco para sumergirse en el cine negro y por momentos en el cine de espías. Pero la mezcla, o el atrevimiento, no se salda con éxito.

Como thriller resulta poco singular, muy predecible. La buena composición de personajes y el deseo de conocer sus destinos (y su pasado en el caso del agente protagonista) no bastan para levantar el interés de una aventura monótona, estirada en exceso y donde los propios personajes son mal ubicados y proyectados, pues terminan siendo marionetas de la narración, desvirtuando su sólida presentación. Las tramas cuando no navegan por aguas muy conocidas directamente naufragan. Sorpresas no hay, tramos impactantes tampoco. Y la parte final pierde fuelle a marchas forzadas, hasta confluir en un desenlace que provoca risa, al menos en la parte que se entiende, porque hay momentos confusos e incoherentes (forzadas muertes de protagonistas, epílogo absurdo…). Incongruencias también encontramos unas pocas, como eso de que muera un niño y no haya repercusiones en ningún personaje, dejando claro que es un golpe de efecto barato, o el protagonista tiroteado que parece curarse en un día y se levanta en plena forma.

Como cine negro se esmera en mostrarnos un entorno oscuro y violento, pero de simple y frío resulta poco atractivo. Como cine de espías ofrece algunos de los mejores tramos, sobre todo gracias al inquietante personaje Gatehouse, lo único rescatable de la serie. Este rol da un puñado de momentos impresionantes, en especial ese cara a cara con el hombre al que todos buscan, que se come casi la mitad de un episodio y resulta memorable. Pero por desgracia son instantes puntuales en una maraña de quiero y no puedos, y por extensión es una línea que resulta a veces desconectada del resto, incluso anacrónica.

La puesta en escena peca de pretenciosa. La fotografía es excelente, y en general la composición de escenas también, pero entre los tics que arrastra y la fallida escenografía termina resultando más mala que buena. A base de querer mostrar un aspecto visual frío y minimalista se cargan la credibilidad: en todas las escenas aparecen sólo los protagonistas, sin que haya un entorno creíble; canta muchísimo que la comisaría esté habitada sólo por ellos, por ejemplo. En cuanto a los tics, pronto se nota que el empeño en sacar nimiedades molonas, como planos mostrando el encendido de cigarros (algo de lo que se abusa) o chorradas como poner el café y otras cosas semejantes, se hacen por dárselas de artista, pero echan por tierra el tempo narrativo, alargando escenas en cosas innecesarias.

He tenido la sensación de que Hugo Blick (guionista y director) intenta impresionar, ir de genio rompedor. Pero para eso tienes que tener técnica y habilidad, si no puede salirte una amalgama muy desequilibrada en forma y contenido. En The Shadow Line no hay mucho que llame la atención más allá del correcto reparto. Se deja ver sin problemas, entretiene a pesar de ser irregular y tiene tramos que están cerca de resultar gloriosos, pero la fallida mezcla decepciona y el final esperpéntico lo empeora. Es de esas que deja la sensación de que con pocos arreglos podría haber sido una buena serie, o incluso muy buena.

2 Respuestas a “THE SHADOW LINE – MINISERIE.

  1. Creo que eres un idiota integral. Esto es una auténtica obra maestra.

  2. Vaya criterio más penoso el tuyo. Insultas a quien opina distinto. Y luego tratas de defender una idea absurda sin argumentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s