GENERATION KILL


HBO | 2008
Bélico | 7 ep. de 70 min.
Productores ejecutivos: David Simon, Ed Burns.
Intérpretes: Alexander Skarsgård, James Ransone, Lee Tergesen, Jon Huertas, Stark Sands, Billy Lush, Chance Kelly, Rudy Reyes, Eric Nenninger, Brian Wade.
Valoración:

Auspiciada por el sello de la HBO y presentada como la nueva producción de los genios que nos regalaron la obra maestra The Wire, David Simon y Ed Burns, llega esta miniserie de siete episodios que relata las aventuras de un grupo de soldados a los que siguió un reportero de la revista Rolling Stone. El potencial del tema (pocos se han atrevido todavía a abordar la polémica guerra de Irak), la alargada sombra que dejó la indescriptiblemente espectacular Hermanos de sangre (Steven Spielberg, Tom Hanks, 2001), los excelsos autores, los infinitos medios que pone la cadena… Todo estaba exclamando a gritos que íbamos a tener otra serie antológica. Sin embargo, Generation Kill se queda en una mera anécdota, en una miniserie de alto presupuesto rodada de forma magistral pero prácticamente vacía.

Empezaré por lo bueno: la realización. Sublime es decir poco. Hay imágenes que te dejan sin respiración. La perfecta fotografía saca el máximo partido de los paisajes desérticos (fue rodada en Sudáfrica), aunque lo mejor que puedo decir es que jamás he visto escenas nocturnas tan bien rodadas, tan creíbles. El montaje, los despliegues de extras, vehículos, vestuario, escenarios naturales, el atinado reparto… todo es aprovechado al máximo por los directores, ofreciendo un recital de calidad que hoy día igualan pocas películas para el cine.

Pero… ¿qué importa que la factura sea sobresaliente si no se utiliza para narrar algo? Porque Generation Kill es un producto hueco, insípido, banal. No hay una historia que sustente los capítulos, ni siquiera hay pequeñas aventuras amenas y mínimamente trascendentes. Lo único que hacemos durante siete horas es pasear por el desierto junto a unos personajes que parecían interesantes pero cuyo potencial se desaprovecha por completo al no vivir acontecimientos dignos de mención. Lo poco que hay se repite demasiado: problemas con los superiores y algunos detalles sobre la supervivencia en el desierto, cosas además nada nuevas. No hay drama, no hay tensión, no hay acción (salvo en un capítulo en una escena para quitarse el sombrero: A Burning Dog)… y para colmar la decepción que me ha supuesto, el riesgo, la crítica al sistema político y bélico que cabría esperar al tratar semejante guerra, no existen.

¿Cómo catalogar Generation Kill ante semejante desequilibrio entre la forma y el contenido? Pues no estoy muy seguro, porque según veía los episodios (siempre esperando algo que no llegaba nunca: que pasara algo) no podía apartar la mirada por la belleza de las imágenes, pero suspiraba cada dos por tres por el tedio que transtime la narración. La mejor definición que se me ocurre es la de producción desaprovechada, recursos ilimitados tirados en unos guiones que deberían haber sido reescritos varias veces.

Llegados a este punto casi me veo obligado a recomendar la prematuramente cancelada Over There (Steven Bochco, Chris Gerolmo, 2005). Esta sí se metía de lleno en historias duras (por reales) y bastante críticas. Llegó demasiado pronto (el público no estaba aún preparado para abordar un tema tan delicado) y fue demasiado explícita en los temas a tratar, así que no duró ni medio asalto, pero la corta temporada que hay es una pequeña maravilla incomprendida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .