Archivo mensual: febrero 2012

NUEVO TRAILER: POWER AND GRACE.

La HBO nos deleita con un nuevo trailer de la segunda temporada de Juego de tronos (entre teasers, trailers y reportajes no sé qué número hace) que resulta completísimo y espectacular. Vedlo en youtube y luego limpiad de babas el monitor.

Recordemos que la serie se estrena el día 1 de abril, y en marzo para abrir veremos algún video más largo sobre la producción.

Anuncios

PRINCIPAL SOSPECHOSO – TEMPORADA 4.

Prime Suspect
ITV | 1995
Productores ejecutivos: Sally Head, Rebecca Eaton, Paul Marcus.
Intérpretes: Helen Mirren, Richard Hawley, Jack Ellis, Beatie Edney, Robert Glenister, JohnBenfield, Thomas Russell, James Laurenson, Helene Kvale, Stephen Boxer, Christopher Fulford.

Rompiendo con el formato anterior de un episodio largo por temporada (200 minutos emitidos en dos partes) en este cuarto año nos presentan tres capítulos independientes de 100 minutos (hora y cuarenta) cada uno. El cambio de dinámica es bien palpable, pues obliga a simplificar y acelerar las cosas, y si bien se agradecen los aires ligeramente renovados (obliga a mantener mayor dinamismo en historias y personajes), lo cierto es que ha sido a costa de perder intensidad y trascendencia. Sigue siendo una serie policíaca de gran nivel, pero esta temporada pierde algo de fuelle en comparación con lo redondas que resultaron las anteriores.

401. La niña perdida
The Lost Child

Escritor: Paul Billing.
Director: John Madden.
Valoración:

En primer lugar nos encontramos ante un clásico caso de secuestro de menores y pederastia. De nuevo el análisis social es denso y ofrece amplias y variadas perspectivas de este oscuro y doloroso mundo.

Nos encontramos con la calidad habitual: ritmo tranquilo pero intenso, personajes bien trabajados, resoluciones que llegan tras giros eficaces… Sólo una pega pongo, y es que a estas alturas se nota bastante el esquema que siguen los guionistas, pues me resulta bastante forzado que de nuevo haya un agente que mantenga una relación directa con el caso. Antes tuvimos la mujer que sufre el machismo, el negro con el racismo y los gays con el tema homosexual, y ahora resulta que uno de nuestros agentes más destacables e interesantes sufrió abusos de pequeño, algo que no resulta especialmente relevante en el relato y que desde luego podrían haber encajado mejor en el mismo, pues parece que se incluye por ser fieles a ese esquema.

En cuanto a la evolución de nuestra inefable Tennison, en el año anterior vimos fugazmente algunos problemillas personales (las difíciles relaciones, un embarazo no deseado) que tienen su extensión aquí: la decisión de abortar, es decir, de no tener familia y centrarse en el trabajo, se hace más dolorosa cuando se presenta una investigación que implica niños.

402. Círculos internos
Inner Circles

Escritor: Eric Deacon, Meredith Oakes.
Director: Sarah Pia Anderson.
Valoración:

El segundo caso es bastante atípico, alejándose considerablemente de los sesudos y complejos análisis anteriores así como del esquema narrativo recién citado. Es ciertamente más básico, más policíaco al uso. La investigación se desarrolla con la tónica habitual, con los roces entre agentes, sospechosos esquivos, interrogatorios, paciencia, presencia constante de los sospechosos y víctimas, etc., pero carece del elaborado mosaico de problemas sociales que acostumbraban a ofrecernos. Y precisamente esa falta de trascendencia se nota, porque le resta la fuerza que se obtenía al desarrollar historias de mayor alcance. Es decir, el caso está muy bien orquestado, pero carece de empaque suficiente como para ser recordado con gratitud.

En cuanto a Tennison, sigue su imparable carrera con los choques de siempre con los superiores, y sortea obstáculos con una pizca de ego y arrogancia y otra de prudencia e inteligencia. A veces se hace querer por su entereza, pero otras casi resulta tan repelente como los jefe a los que se enfrenta. Es indudable que los guionistas, en la búsqueda del realismo más detallado, entienden que hay que ser una trepa y tocapelotas para ascender en el cuerpo y luchar contra la difícil política que mueve los egos (y en esta investigación hay bastante del tema político).

403. El aroma del miedo
Scent of Darkness

Escritor: Guy Hibbert.
Director: Paul Marcus.
Valoración:

En este episodio lo más relevante es la considerable evolución del personaje principal, Tennison, donde los aspectos de su vida que ya venían mostrándose de anteriores temporadas (obsesión por ascender, por demostrar su valía, conflictos con los superiores, excesos con la bebida, relaciones románticas complicadas) alcanzan un máximo de vital importancia. Siempre ha estado en la cuerda floja, mosqueando a más jefazos de los debidos, pero aquí se asoma al precipicio peligrosamente. El desencadenante de su espiral de catástrofes es la vuelta al juego de Marlow, el asesino que capturaron en la primera temporada. La aparición de nuevas víctimas pone la sombra de la duda sobre su culpabilidad, y a Tennison le caen marrones a todas horas, hasta el punto de ser apartada del caso y poner en peligro su carrera.

Igualmente, poco a poco se han ido asentando algunos personajes secundarios (me encanta la fidelidad y perseverancia de Richard), aunque siguen pareciéndome algo desaprovechados. Cabe citar también un aspecto decepcionante: el cambio de actor para Marlow, que descoloca un montón.

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

TRES NUEVOS VIDEOS SOBRE EL RODAJE DE JUEGO DE TRONOS.

La web Making Game of Thrones nos obsequia con un video sobre la labor de los extras y del vestuario dedicado a ellos. El video no muestra mucho de la serie, pero es interesante ver el nivelazo que tiene el vestuario, digno de una gran película.

Y la HBO nos trae también otro video dedicado al rodaje en Islandia, donde se realizan las escenas que forman parte de la trama al norte del Muro. Aquí vemos por primera vez a un apreciado secundario, Qhorin Mediamano (en la foto). Y tengo que hacer un comentario sobre el aspecto elegido para el norte: en los libros se describe con bosques fríos y montañas heladas, tipo los países escandinavos, pero se han ido al extremo de mostrarlo como auténticos glaciares sin vida, sólo hielo y nieve. Me parece demasiado exagerado, pero ya veremos cómo queda en la serie.

En otro orden de cosas, en alguna entrevista al actor de Davos se confirma que mostrarán sus dedos amputados, aunque cambiados de mano para dejar libre la mano buena del actor.

Edito la noticia horas despúes, porque ha salido un nuevo video de producción: invitación al set, que viene a ser como una introducción a los decorados… salvo que no se enseña casi nada.

HUNG – TEMPORADA 3 Y FINAL.

HBO | 2011
Productores ejecutivos: Colette Burston, Dimitri Lipkin, Noreen Halpern, John Morayniss, Michael Rosenberg.
Intérpretes: Thomas Jane, Jane Adams, Charlis Saxton, Sianoa Smit-McPhee, Anne Heche, Eddie Jemison, Rebecca Creskoff, Lennie James, Stephen Amell.
Valoración:

El matrimonio roto de Ray sigue enfriándose, y sus intentos por acercarse son en vano. Jessica por su parte trata de realizarse, de marcarse un objetivo en la vida, mediante la búsqueda de un trabajo. La elección de hacerlo con el doctor que es marido de quien causó el fin de su matrimonio (aquella mamada en el coche) dará para otros tantos buenos encontronazos. Tanya parece haber madurado mucho, consiguiendo mantener en marcha su oficina de la felicidad, donde atiende a muchas mujeres. Pero de nuevo su incapacidad para ver el mal en las personas le jugará malas pasadas al confiar en quien no debe.

Como las anteriores temporadas, el ritmo es fantástico. Ningún episodio sabe a superfluo o desaprovechado, ninguna trama se desinfla, ningún personaje pierde fuelle (aunque el amigo profesor sale poquísimo) y el sentido del humor está siempre presente en estas aventuras que, partiendo de delirantes historias de sexo, narra más o menos lo de siempre: las difíciles relaciones humanas. Amores, matrimonios, hijos, trabajo, amistades, enemistades… Todo se expone siempre partiendo desde el trabajo de puto de Ray y de chulo de Tanya. Momentos y tramas para recordar hay unos cuantos, como la clienta policía, que pondrá en desquiciantes apuros a Ray y Tanya, la exalumna de Ray, ahora veinteañera y que le atrae más de la cuenta (¡y a quién no!), y por supuesto los eternos conflictos con Lenore, donde ahora contamos con un puto extra que se rifan entre los dos bandos.

Es una pena que cuando la serie estaba madurando de maravilla, cuando el mayor número de episodios permitía una temporada más compleja, el público le fuera dando la espalda. La caída de audiencia fue tal que ni el haber conseguido varias nominaciones a los Globos de Oro para sus dos actores principales durante estos años ha permitido que la HBO la mantuviera en antena, con lo que este año ha sido el último. Y sin aviso, con lo que no habrá un cierre definitivo. Al menos no se dejan muchas cosas en el aire, y podemos pensar que los protagonistas simplemente siguen con sus vidas como hasta ahora, tirando como pueden. En mi opinión, hemos perdido una serie que madurando casi sin darte cuenta se acababa de convertir en una de las mejores dramedias del momento, injustamente olvidada e infravalorada.

Ver también:
Temporada 1.
Temporada 2.

PRIMERAS FOTOS OFICIALES DE LA SEGUNDA TEMPORADA.

Ya tenemos las primeras imáganes oficiales, es decir, de calidad, de la segunda temporada de Juego de tronos. En ellas por fin vemos a los principales personajes nuevos, Melisandre, Stannis, Davos, Balon y Brienne, más algunas de otros protagonistas ya conocidos. El vestuario luce de forma impresionante de nuevo. Y las caracterizaciones de los nuevos no decepcionan, incluso en casos difíciles como Brienne han acertado de lleno.

Podéis verlas en grande en Winter is Coming.

DOWNTON ABBEY – TEMPORADA 2.

Downton Abbey
ITV | 2011
Productores ejecutivos: Julian Fellowes, Gareth Neame, Rebecca Eaton.
Intérpretes: Hugh Bonneville, Jessica Brown-Findlay, Laura Carmichel, Brendan Coyle, Michelle Dockery, Joanne Froggatt, Robb James-Collier, Elizabeth McGovern, Maggie Smith, Dan Stevens, Allen Leech, Jim Carter, Thomas Howes, Phyllis Logan, Siobhan Finneran, Sophie McShera, Lesley Nicol, Penelope Wilton, Kevin Doyle, Iain Glen.
Valoración:

Poco puedo decir que no haya dicho en el comentario de su primera temporada, pues el producto es el mismo. A simple vista, el argumento promete un drama clásico con toques de culebrón que probablemente no tenga nada que aportar al género, pero su exquisita composición de tramas y personajes le da una categoría de serie de primera división, ofreciendo una insólita capacidad para absorber al espectador en la vorágine de dramas personales de los habitantes de la mansión.

Esta vitalidad se consigue a través de diálogos constantes, cruces de protagonistas a toda velocidad (en secuencias dignas de El Ala Oeste), escenas siempre narradas con intención de dotarlas de dinamismo e intensidad (la cámara nunca está quieta, se mueve siempre sutilmente, el montaje da ritmo sin sensación de forzar las cosas), saltos temporales que pueden abarcar meses o años (y la mitad de las veces ni te enteras, y da igual) y sobre todo gracias a las mil tramas y subtramas siempre en movimiento o cuando menos disfrazando muy bien su letargo (que temas como el matrimonio de Lady Mary se alargan mucho). Cabe citar también el exquisito envoltorio histórico, con el trasfondo de la primera guerra mundial como aspecto más relevante, pero sin descuidar otros como la sensación de que se acerca el fin de las clases nobles o la inminente emancipación de la mujer (trama sostenida siempre sobre Lady Sybil).

Pero no todo son alabanzas, porque el equilibrio narrativo, al contrario que en la temporada anterior, no es perfecto. En el tramo final se muestra algo de desgaste en el guión, ofreciendo algunas líneas mejorables. El citado proceso de emparejamiento de Lady Mary se toma como si fuera la trama central, es decir, la que dura todo el año, y claro, hacen malabares para alargarla y de vez en cuando se nota el truco. Igualmente, el tema de Bates, su esposa y su enamoramiento de Anna se me antoja estirado más de la cuenta. En cuanto a la parte de la guerra, ésta tiene baches extraños, porque Matthew va y viene en cada capítulo como si estuviera ahí al lado: en este aspecto los saltos temporales fallan. Y hablando de él, el tema de sus heridas no podía ser más previsible y forzado (amén de que trasladarlo en ese estado es absurdo), y su milagrosa curación sí cae en el culebrón excesivo. Otra parte que se gira demasiado hacia el melodrama de forma muy forzada es esa tontería del pariente lejano que vuelve… pero con la memoria perdida. Si al menos hubiera tenido un cierre digno… pero se quitan la trama de encima sin más. En excesos cae también el final del trío amoroso Mary-Lavinia-Mathew, sobre todo por la forma de sacar de la ecuación a la prometida, donde tras tanto darle vueltas al asunto sabe a poco. Y finalmente, una mini-trama totalmente incongruente e innecesaria asoma de vez en cuando: el impecable y recto señor de la casa tontea con una criada. La historia no encaja y es tan corta como insípida.

Sin embargo, estos problemillas son algo disimulados tanto porque con el tsunami de historias entrelazadas casi no da tiempo a pestañear como por la fuerza arrolladora de los personajes y los actores. Las relaciones entre los habitantes de la casa cobran una dimensión extra de credibilidad y energía gracias a la impresionante solidez y química del amplio reparto. Los guiños, miradas, puyas y emociones se transmiten tanto por los diálogos como velados a través de la inflexión de la voz o los gestos. Especialista en guardar las apariencias, un papel endemoniadamente complejo porque debe mostrar el espectador emociones sin parecer forzada, es Michelle Dockery (Lady Mary), quien a lo tonto se ha ido convirtiendo en la actriz más destacable del drama, y mira que todos están impecables.

La ambientación exquisita, la puesta en escena modélica (se saca un partido impresionante de la mansión, la ambientación –el presupuesto se va en el vestuario- y los paisajes a través de la sublime fotografía: ¡cuánto colorido y belleza en cada plano!) y una de las mejores bandas sonoras que ha parido la televisión rematan una serie entretenidísima y de gran calidad donde el bajón con respecto a la primera temporada no me parece suficiente como para quitarle el notable de nota.

Ver también:
Temporada 1.