CROSSBONES – TEMPORADA ÚNICA.

Crossbones
CBS | 2014
Productores ejecutivos: Neil Cross, Ciaran Donnelly.
Intérpretes: John Malkovich, Richard Coyle, Claire Foy¸Yasmine Al Massri, David Hoflin, Chris Perfetti, Tracy Ifeachor, Peter Stebbings, Julian Sands.
Valoración:

Altas expectativas generó esta serie. Parecía la respuesta seria a Black Sails. John Malkovich le daba un toque de primer nivel, por eso de ser un actor de cine bastante famoso y peculiar. La cadena CBS no será arriesgada y adulta cual canal de cable, pero su prestigio ganado con producciones de todo género y estilo es bien merecido. Y el piloto apuntaba maneras. La lucha intelectual entre el pirata Barbanegra (Malkovich), medio retirado pero con ambiciosos planes para asentarse en una utópica nación libre, y el hábil espía británico Tom Lowe (Richard Coyle), que debe frenar sus planes y matarlo, prometía un relato menos inclinado hacia la aventura y más hacia la intriga política. Y los dos actores ofrecen un recital bastante intenso, de hecho el desconocido Coyle sorprende con un carisma arrollador.

Pero ahí se quedó la propuesta. En los dos siguientes episodios el nivel baja considerablemente, apenas manteniendo un precario equilibrio como entretenimiento inofensivo sin trascendencia ni nada genuino o destacable como para resultar recordable. Se ve que en el primer capítulo estaban inspirados. Y mucho me temo que ahí muere la serie. El resto, hasta nueve eternas entregas, cae en lo cutre y lo ridículo de una forma espectacular, hasta ser una de las peores series de los últimos años. La cadena lo vio venir, la relegó como relleno veraniego y no le dio más temporadas.

Lo que ofrecía de inteligente y seria, destacando el pulso intelectual entre los dos protagonistas, se desvanece rápido. La trama se sustenta sobre malabares, empeñándose en forzar la tensión con historias ridículas y giros que dan vergüenza ajena, porque no pueden matar a Barbanegra tan pronto y la estancia de Lowe sin cumplir su objetivo se justifica con excusas baratas. En todo capítulo Lowe tiene que estar al borde de ser descubierto y de la muerte, tiene que haber un amago de motín que quite el poder a Barbanegra, los secundarios deben sufrir aunque en realidad no les pase nada realmente grave. Esa es otra: los personajes secundarios son de risa. Se salva el aprendiz que acompaña a Lowe, por simpático, y el drogadicto tenía potencial, sobre todo porque el actor es bastante competente, pero no llegan a ofrecer ninguna historia digna de señalar. El resto dan ganas de que mueran cruelmente desde que empezamos a conocerlos. La chica florero que está en todo pero no pinta nada ahí resulta cansina. La amante de Barbanegra es insoportable. La chica negra que sirve para rellenar un par de episodios se olvida en cuanto cambian de plano. Y rematamos con un par de piratas que no causan ninguna impresión.

Y qué tramas les ponen, joder, qué tramas. De culebrón barato. Ahora me lío contigo, ahora quedo embarazada, ahora me peleo por unas joyas, ahora me enfado por una memez, ahora soy fiel hasta la muerte porque sí… Los juegos de intrigas y traiciones, de cutres y forzados resultan increíbles (por mediocres además de inverosímiles). Los sueños de Barbanegra aburren. El villano termina siendo tremendamente caricaturesco, y el lío con la mujer prisionera se va de madre. En todo este caos sin sentido la premisa inicial se difumina hasta casi desaparecer para relanzarse desbarrando a lo grande: Lowe termina luchando al lado de Barbanegra no se sabe por qué, para luego querer matarlo otra vez no se sabe tampoco debido a qué. La pelea final con los ingleses tiene algo de ritmo, pero los personajes y tramas han caído tan bajo que no me importaba un comino cómo acabaría la cosa: el duelo de rigor con el villano, el giro más esperable con Lowe tomando el puesto de Barbanegra, las muertes que tenían que haber ocurrido hace muchos capítulos…

La puesta en escena tampoco da la talla. La dirección es enormemente irregular a pesar de tener buenos directores contratados (hay momentos de auténtico cine cutre, como esa espada “clavada” entre el brazo y el tórax), la ambientación algo pobre en decorados y vestuario y la música es horrenda, un organillo de culebrón que resulta lo peor que ha parido la televisión en años (da lástima compararla con la magnífica banda sonora de Black Sails). Y exceptuando los buenos papeles citados anteriormente, el resto de actores también parecen sacados de un culebrón latino, por físico y nulas dotes interpretativas.

Para enterrar y fingir que no ha existido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s