THE GOOD WIFE – TEMPORADA 4.

CBS | 2013
Productores ejecutivos: Michele King, Robert King, David W. Zucker, Brooke Kennedy, Ridley Scott, Tony Scott.
Intérpretes: Juliana Margulies, Matt Czuchry, Josh Charles, Archie Panjabi, Christine Baranski, Chris Noth, Makenzie Vega, Graham Phillips, Alan Cumming, Mary Beth Peil, Zack Grenier.
Valoración:

La maduración de Alicia es paralela a la maduración de la serie. Ya han quedado atrás esos inicios donde me quejaba de que el personaje estaba aletargado y las tramas seriadas eran algo cobardes. Cada año que pasa el personaje se ha mostrado más activo, más complejo, sumergiéndose en tramas más movidas y problemas más atractivos. A la vez, la serie ha encontrado un buen equilibrio entre los casos del día y las historias largas, sacando gran provecho de los también excelentes personajes secundarios.

Las crisis en el bufete siguen siendo lo que más juego da. Ahora les azota la caída de la economía, y se ven obligados a abandonar un par de plantas del edificio, a reducir plantilla, a ahorrar costes por todas partes… La tormenta coge a Alicia de por medio, sea salpicándole con problemas varios (el auditor es un tipo extraño y nadie confía en él) o asustándola con responsabilidades inesperadas: la propuesta de hacerla socia le atrae aunque sea una jugada desesperada del bufete por encontrar capital. En cuanto a la relación en tensión con Will, esta temporada no tengo quejas, han sabido mantenerla apartada mientras los personajes seguían con sus vidas, y cuando ha vuelto a despertar la pasión ha resultado creíble y no forzado; además las dudas de Alicia ya se exponen claramente, no como en los dos primeros años de la serie, que no se sabía lo que la movía y qué la afligía. Es entendible también que vuelva con el marido, y se juega muy bien con la ambigüedad de su elección: ¿lo hace por mantener vivo el sueño de una familia o porque realmente lo ama y lo perdona?

Pero no solo de Alicia vive la serie, porque sin Diane y Will esto no sería lo mismo. Sus ambiciones se ven algo frustradas con el bache actual, pero su determinación no se ve afectada. Todo el jaleo en el bufete da un montón de tramas llenas de tensión y dificultades: no hay respiro, casi trabajan más en la supervivencia que en la abogacía. Las elecciones, con Peter y Eli, también se aprovechan muy bien en esta sesión. Las excentricidades y manipulaciones de Eli siguen dando juego, la petarda de la madre de Peter es cansina pero de forma divertidísima, y Peter ya tiene el protagonismo que merece después de estar casi siempre más olvidado de la cuenta.

Cary, que este año ha visto bastante reducido su protagonismo, salta de nuevo a primer plano cuando se harta de ser ninguneado (el colmo es que no lo hicieran socio como a Alicia) y empieza a formar su propio bufete, historia realmente interesante que promete dar mucho juego en el futuro, sobre todo cuando la temporada cierra con Alicia optando por seguirle. Dos nuevas secundarias muy interesantes hacen acto de presencia. La abogada militar que asqueada del cuerpo tras sufrir abusos sexuales se pasa a la abogacía civil, interpretada por Amanda Peet, resulta entrañable (primero por su historia triste, después por lo rápido que levanta la cabeza) y la amistad con Alicia da buenos momentos. Hablando de amistad, es muy interesante también la dinámica con Maddie Hayward (Maura Tierney), otra que relación que pasa de fría a caliente según los conflictos laborales que surgan (la primera compite como abogada, esta compite contra su marido).

Los casos del día a día también ganaron con el tiempo, dejando atrás la sensación de que son historias que despachar y olvidar, y a estas alturas la mayor parte son fantásticos y algunos magníficos. Cuando no tocan temas de actualidad son relativos a secundarios recurrentes (como el capo de la droga) o se montan historias realmente originales (el juicio con el juez de instrucción -en el forense-, la paranoia con el comité olímpico). Como es también marca de la serie todos se desarrollan con un ritmo vertiginoso, una habilidad extraordinaria para mantener en juego un montón de personajes y ubicaciones… y en otra de esas mejoras palpables hace ya tiempo, no se ven resoluciones forzadas, de hecho suelen tener buenos finales, y no siempre favorables a los protagonistas.

Este año pasan tantas cosas que se echan de menos otras: los abogados estrafalarios que pululan el universo de la serie ven muy limitadas sus apariciones. Por supuesto tenemos algún un caso con el malvado Michael J. Fox, y no falta otro con la loca pelirroja, pero salen poco y faltan otros. Los jueces tienen más presencia, porque son inevitables, y son todos tronchantes. No me olvido de los hijos de Alicia: salen lo justo para un par de historias secundarias bastante correctas y ya está, aunque aun así tenemos que tragarnos algo de la moralina barata de la que gastan en USA relativa al sexo y amores de adolescentes.

Pero este año también arrastra una historia fallida realmente horrible: la del marido de Kalinda. En serio, ¿en qué pensaban los guionistas? El personajillo es absurdo, completamente inverosímil, y la relación con Kalinda es sencillamente ridícula. Y por desgracia es una historia larga e insistente. Kalinda no gana interés hasta que contratan a otra investigadora y se pica por los aumentos de sueldo.

The Good Wife cada vez es mejor serie, y todavía tiene potencial para muchísimo más. Aunque sea poco a poco va superando las barreras impuestas y autoimpuestas (por la cadena, por los guionistas, por el género y estilo elegidos) y madura a ojos vista. Su existencia además da para una pequeña reflexión. Es una pena que en los noventa el referente de los canales en abierto fueran series como Urgencias, que a principios del nuevo milenio fuera El Ala Oeste (todavía con Urgencias coleando con mucha vida, por cierto), y que ahora el panorama esté copado por procedimentales vacíos y lo más cercano a un gran drama sea The Good Wife. Es sin duda una buena producción, pero sigue bastante lejos del nivel de las citadas, del nivel que dio la televisión en abierto no hace mucho. Pero es la situación que nos ha tocado vivir: los canales privados cada vez son más arriesgados con sus productos y más cuidadosos en cuanto a la calidad, porque la competencia es feroz y su público cada vez más exigente, mientras que el público mayorista está cada vez más alineado y estancado y las cadenas son cada vez más cobardes, formándose un círculo vicioso lamentable. El capítulo que parodia el uso de palabras malsonantes y su censura es muy descriptivo de esta situación: la serie se ríe de las limitaciones en su libertad pero es a la vez consciente de que no puede ir demasiado lejos.

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s