THE GOOD WIFE – TEMPORADA 5.


CBS | 2014
Productores ejecutivos: Michele King, Robert King, David W. Zucker, Brooke Kennedy.
Intérpretes: Juliana Margulies, Matt Czuchry, Josh Charles, Archie Panjabi, Christine Baranski, Chris Noth, Alan Cumming, Mary Beth Peil, Zack Grenier, Jess Weixler.
Valoración:

Alerta de spoilers: Hay spoilers en cantidad, incluida la muerte de algún personaje principal.–

O cómo cargarse una temporada que iba camino de ser perfecta, el culmen de la maduración de la serie y probablemente una de las grandes del año.

Empezamos con la intensa trama de la fuga de abogados jóvenes hartos del ninguneo de los socios, instigada por Cary y donde termina apuntándose Alicia también. El otro interés de este grupo es claro: el crecimiento personal, cumplir el sueño de formar un bufete propio. Siendos estos dos los más implicados, llevará su nombre, Florrick-Agos. Pero los inicios no son fáciles. La escapada se hace en secreto para captar clientes y empezar con fuerza para estar en condiciones de resistir el esperable intento de Lockhart-Gardner de aplastarlos. Por ello este tramo inicial está lleno de tensión, tiras y aflojas, puñaladas, miedos, secretos… Finalmente el pastel se descubre y la situación estalla a lo grande. Hitting the Fan (505) supone el mejor episodio de la serie y uno de los más memorables del año televisivo, una bomba construida con gran precisición mediante una trama bien trabajada a largo plazo y un clímax que la aprovecha al máximo.

La siguiente etapa es igual de fascinante. La guerra abierta es brutal, Alicia y Cary dan todo lo que pueden ante el rebote implacable de Diane, David Lee y sobre todo Will, quien se endurece ante la traición y se marca nuevas y ambiciosas metas: crecer hasta ser el bufete más grande y poderoso. Se exprime muy bien a los personajes, sacando el lado oscuro de todos ellos, donde destaca la madurez de Alicia, su tremenda fuerza ante los envites de abogados tan experimentados como sus mentores Will y Diane. Roces, tretas, peleas, trampas… Nunca The Good Wife había sido tan valiente, decidida y espectacular.

Pero entonces llegamos al capítulo número quince, Dramatics, Your Honor. Resulta que Josh Charles, quien interpreta a Will, quería dejar la serie. Y los showrunners le convencieron para que estuviera un buen tramo para desarrollar una salida digna para el personaje. Pero resulta que hacen lo contrario a eso. Lo lógico es que se hubieran trabajado una trama que llegara a un desenlace concreto, fuera trágico, sorprendente o más suave. Por ejemplo lo más coherente con lo visto en la serie era que dejara el bufete para irse a otro más grande (habla de Los Ángeles en algún momento), lo que además dejaría la puerta abierta para alguna aparición estelar. Y si querían que muriera, lo mismo, sólo tenían que escribir algo coherente donde el desenlace encajara con lógica. Pero hacen lo único que no deberían hacer, rompen los límites de la serie, juegan al fuego artificial chusquero, al giro de culebrón a lo Anatomía de Grey en una serie que está a años luz de ese estilo. Van y lo matan de golpe sin venir a cuento, sólo por colar el giro sensacionalista de tener un protagonista principal muerto.

Pero lo peor es que en realidad no es sólo eso, porque entonces se ve que todo lo que se iba desarrollando es un enorme “y si…” que desaparece al esfumarse el personaje. Es decir, sabían que podían montarse las tramas más exageradas, porque con un chasquido de dedos harían un Poochie (Los Simpson) y todo se volatilizaría sin más. Así se entiende que fueran tan valientes con los frentes abiertos y la evolución rápida y drástica de Will, y desde luego ya no parece que lo sean tanto: podían hacer lo que quisieran, que habría un reset que eliminaría lo andado. Como en los peores capítulos de Star Trek: la nueva generación. Y para colmo me temo que el desastre, o más bien la trampa, se extiente a las tramas gordas del año. La investigación de NSA, el trío amoroso (Alicia, Will, Peter) y el posible fraude electoral de Peter son eliminados también de golpe. Vamos, que no sabían cómo acabarlas (ya estaban estiradas y dando vueltas en círculos) y aprovechan el momento para deshacerse de ellas con todo descaro.

La historia de la NSA venía siendo intrigante y prometía salir por donde menos se esperaba. El jaleo de las papeletas amañadas auguraba una catástrofe para el mandato de Peter que salpicaría también de lleno a Lockhart-Gardner y obviamente a Alicia. ¿Cómo acaba todo esto? ¿En una trama bien trabajada, con esfuerzo y sudor por parte de los personajes, con suspense y giros inteligentes? No, todo es borrado sin disimulo con algunos de los giros más cobardes que he visto en una serie. El asunto de la NSA se aparca hasta casi parecer olvidado, y acaba con una vulgar llamada de teléfono tras retomarse el tema en un capítulo muy flojo. Lo de las papeletas es más bestia: voló junto a Will sin que se vuelva a mencionar el tema. Vergonzoso, un insulto enorme a la inteligencia del espectador.

También aprovechan para dar fin al triángulo amoroso en tensión, uno de los puntos más débiles de la serie, el clásico sí pero no que sólo avanza tímidamente en los finales de temporada para luego ser puesto en cuarentena indefinidamente. Pero también lo hacen fatal, como si después de todo el tiempo que han tenido no hubieran planeado nada como es debido. De repente, sin razones claras (no puede ser sólo porque echa de menos a Will), Alicia rompe sin miramientos con Peter. Su relación iba bien en la temporada anterior, pero como suele pasar lo aparcaron de nuevo en el inicio de esta, y cuando tienen que enfrentarse de una vez a ello, ¡también lo borran sin más! Queda fatal, precipitado e inverosímil. El amor que renacía, el respeto y entendimiento mutuo que habían forjado, el punto de conflicto que podría reaparecer con el tema de las urnas manipuladas… todo tirado a la papelera. Ahora como si se deshacen también de Peter, ya no sirve para mucho.

Para colmo el capítulo en cuestión es horrendo, el peor de la serie de largo. Vacío y simplón, carece de un clímax creciente. Vamos, que ni siquiera se esfuerzan por rellenar con algo interesante el tiempo muerto hasta el truco final. Otra cosa que me ha dolido es que casi todos los espectadores se han tragado esta bobada sensacionalista y sobre todo esta trampa argumental barata sin pensar en lo pobre que es el recurso y en lo feo que está cómo han hecho borrón y cuenta nueva con las tramas más llamativas. Qué lástima lo bajo que ha caído la serie y lo fácilmente que han colado la jugada.

Sólo una cosa buena sale, y es que parece que intentan trabajarse las consecuencias en el bufete y el resto de personajes… Pero en eso no están finos. La parte en que Lockhart-Gardner se desangra es obvia y el duelo de Alicia muy convencional. Y por desgracia en lo que queda de temporada no volvemos al punto anterior al desastre, sino que la cosa va cuesta abajo y sin frenos. Como previo al final tenemos algunos casos aislados que no están al nivel alcanzado con anterioridad, sabiendo a rellenos baratos. Y el desenlace del año también se queda a medio camino, intentando por un lado dejar huella con nuevos giros y por el otro yendo con demasiado cuidado, pisando demasiado delicadamente. En el primer punto está la forzadísima situación entre Alicia y Cary, dos personas siempre prudentes y educadas a las que es imposible sacar de sus casillas, y que de repente se pelean, gritan y odian como si llevara tiempo mascándose una situación insostenible, cuando no es así. Todo por forzar un final impactante. En el segundo punto tenemos que el destino de Diane es muy evidente desde mucho antes, porque la situación se dirige claramente hacia ello a pesar de los intentos de dismularlo amagando otra vez con nombrarla fiscal o juez.

Vuelvo la vista atrás para ahondar en otros aspectos que llaman la atención en esta etapa. Kalinda no da nada de sí otra vez. Después de lo carismática que resultó en los primeros años se estancó como secundaria repitiendo patrones y sirviendo para poco más que un personaje comodín. Además se ve que la actriz que hacía de contacto en el FBI (y ponía un poco de erotismo lésbico apto para conservadores -es decir, miraditas y escenas de cama en las que sólo se ven sábanas-) no estaba disponible, y se buscan una sustituta clónica con todo el descaro del mundo. Otro fallo reincidente es la obsesión por meter un personajillo malvado en la órbita de Kalinda (quizá esto forme parte de ese erotismo cutre). Esta vez tenemos a ese nuevo investigador que parece venir de la mafia, un personaje tan malogrado y cansino como su exnovio. A cambio de estos patinazos perdemos secundarios muy interesantes: ¿qué pasa que les cuesta tanto mantener algunas figuras interesantes? Los roles de Amanda Peet y Maura Tierney que tan atractivos resultaban desaparecieron sin más. Y Melissa George podría haber dado más de sí, su trama es muy sosa. Por otro lado los hijos de Alicia siguen perdiendo protagonismo, quedando como eficaces suplementos para las historias políticas y dejando de lado las tonterías adolescentes. Y finalmente los característicos roles recurrentes (jueces raros, abogados característicos, las madres de Alicia y Peter) están ahí, aunque con tanto jaleo no hay tanto tiempo para ellos. Los que más presencia tienen son Michael J. Fox como el enemigo que ahora ataca desde dentro (forma parte de la forzada salida de Diane) o la loca y encantadora Elsbeth Tascioni (Carrie Preston).

En estas condiciones la temporada resulta demasiado irregular como para hablar de un buen año. Sí, inicialmente el viaje estaba siendo muy intenso y atractivo, pero el punto de inflexión se maneja fatal y de ahí en adelante no saben retomar el rumbo, y sobre todo, sabe a engaño la forma en que lo usan para deshacerse de tramas complicadas, las que precisamente parecían subir el nivel de la serie. Así pues, por muy emocionante que fuera, resulta que no era más que humo. ¿Estamos ante el inesperado salto del tiburón de la serie?

Ver también:
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s