LA SOMBRA DEL PODER (STATE OF PLAY) – MINISERIE.

State of Play
BBC | 2003
Guión: Paul Abbott.
Dirección: David Yates.
Intérpretes: John Simm, Kelly Macdonald, Bill Nighy, Philip Glenistger, David Morrisey, James McAvoy, Polly Walker, Amelia Bullmore, Benedict Wong, Rebekah Staton.
Valoración:

Una mujer fallece cayendo a las vías del metro y se convierte en noticia porque se destapa su aventura amorosa con un diputado importante. La prensa se vuelca en el morbo que supone la historia de amantes y matrimonio roto, pero un periodista, amigo del diputado, descubre indicios de algo más detrás del asunto. Tirando de los hilos se encuentra con una trama confusa, extraña y densa que le conducirá a él, a sus compañeros y finalmente a todo el periódico a una espiral de peligros y oscuras conspiraciones.

No quiero revelar más del argumento porque es de esas series en las que cuanto menos sepas mejor, pues el ir introduciéndote poco a poco en todo el complejo entramado de personajes, secretos y sorpresas ofrece un nivel de interés e intriga que pocas producciones alcanzan, y menos con historias de corte realista. Quizá su primer episodio sepa a poco, pues como presentación apenas deja entrever todo lo que vendrá después, pero en el segundo y tercero (son seis en total) atrapa definitivamente, para ir dejándote en cada nuevo capítulo más y más fascinado. La trama se desarrolla pausada pero firmemente, con un ritmo siempre intenso y matizado de intriga constante. El guionista Paul Abbott expone, dosifica y desarrolla de maravilla la historia, los misterios, las sorpresas, las escenas impactantes… y también las secuelas, porque no se trata sólo de dar forma a un caso, sino que también se muestra lo que influye el proceso en los numerosos protagonistas.

Tengo que recalcar que la capacidad de la historia para ofrecer giros y sorpresas es espectacular. Cuando intuyes de qué va el asunto y empiezas a pensar que quizá no sea para tanto no te da tiempo a quejarte porque empiezan a llover más datos que le dan la vuelta a todo y van formando una conspiración cada vez más intrincada, y todo ello sin sensación de manipulación ni de huecos mal rellenados. Y lo mejor es que cada dos por tres vuelven a darte en la cara con otro giro inesperado. Y al final, cuando has atado todo, vuelven a darle otra vuelta sensacional. Así, la trama es densa como ella sola, y aunque requiere bastante atención no cansa, porque hipnotiza de forma magistral. De hecho, yo me vi los seis episodios seguidos: no podía parar, quería saber más.

Momentos impactantes para recordar hay un puñado. La detención del periodista protagonista, las triquiñuelas del jefe del diario, la aparición del reportero independiente, la intervención de los accionistas del periódico para tapar embrollos (un intento de censura que deja a todos al borde del despido), las revelaciones finales enlazadas una detrás de otra…

Los personajes aparecen escalonadamente, conforme la narración extiende sus largos brazos. Es un gran acierto, porque lo más común en las miniseries es meter desde el principio a todos, y no es raro encontrarse con que para mantener a muchos de ellos hacen malabares, con lo que la historia se resiente. Aquí algunos de los caracteres más llamativos no aparecen hasta pasado el ecuador, y no por ello parecen desaprovechados. Todos obedecen a una descripción impecable, todos tienen su hueco en la aventura y algún momento destacable, y sobre todo el reparto elegido sabe poner la última gota de excelencia y carisma, obteniendo un grupo de protagonistas memorable, espectacular. John Simm como el periodista íntegro e incansable, Kelly Macdonald como su fiel compañera, Bill Nighy como el excéntrico jefe (en cada escena suya dan ganas de aplaudir), David Morrisey como el compungido diputado, James McAvoy como el periodista independiente joven y enérgico…

Equilibrio narrativo perfecto, capacidad extraordinaria para mantener el interés alto, personajes sublimes… State of Play es una de las mejores miniseries que he visto, un visionado imprescindible para quien busque series de primer nivel. La película para cines que orquestó Hollywood, protagonizada por Russel Crowe, es un thriller bastante atractivo, pero está a años luz de la complejidad y calidad aquí ofrecidos. Por desgracia, su difusión es mínima. No se ha emitido en España, con lo que no ha sido doblada, y el dvd que se editó sin mucho entusiasmo ni éxito viene con doblaje sudamericano. Quizá tuvo la mala suerte de llegar un poco antes de que las miniseries inglesas pegaran fuerte fuera de sus fronteras, y es una pena, porque merece ser más conocida.

3 Respuestas a “LA SOMBRA DEL PODER (STATE OF PLAY) – MINISERIE.

  1. Pingback: STATE OF PLAY (Miniseries, BBC, 2003) | el perroflauta digital

  2. Pingback: STATE OF PLAY (Miniseries, BBC, 2003) | The Daily Corruption

  3. Pingback: STATE OF PLAY (Miniseries, BBC, 2003) | The Daily Corruption

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s