Archivo mensual: mayo 2012

INSIDE MEN – MINISERIE.

Inside Men
BBC | 2012
Guión: Tony Basgallop.
Dirección: James Kent.
Intérpretes: Steven Mackintosh, Warren Brown, Nicola Walter, Ashley Walters, Hanna Merry, Leila Mimmack, Kierston Wareing.
Valoración:

Nueva miniserie inglesa que sigue la marca de la BBC, es decir, esfuerzo por buscar la calidad, riesgo narrativo digno de aplauso y actores conocidos en el mundillo y de sobrada experiencia. Es comparar la televisión de allí con la española y se me cae la cara de vergüenza.

En cuatro capítulos Inside Men describe el proceso de planificación y ejecución del robo a una empresa contadora de dinero que guarda billetes en grandes cantidades, plan ideado y perpetrado por varios empleados. Con una narración que va y viene en el tiempo mostrándonos el atraco y sus consecuencias a la vez que el desarrollo del proyecto y sus problemas, nos acercamos de manera realista a cómo un evento así puede partir de personas normales, de empleados del lugar sin antecedentes criminales, y nos sumergimos en todas las cuestiones logísticas y emocionales que la situación va soltando delante de los protagonistas. Cada personaje se mueve por unas motivaciones concretas y evoluciona en una dirección clara y creíble a través de un proceso de maduración tangible y efectivo. Como resultado tenemos unos roles francamente buenos, cuyas andanzas y penurias se siguen con interés a pesar de unos pocos contras que posee la historia.

La figura principal es impresionante, le falta poco para resultar antológica. Steven Mackintosh es el jefe blandengue, permisivo y fácilmente manipulable, tan inútil que pone de su bolsillo las pequeñas sumas perdidas o robadas. Pero la vida da muchas vueltas, y entre algunas decisiones y situaciones imprevistas se encuentra con la posibilidad de darle un vuelco a su aburrida vida. No hace falta ser un espectador muy avispado para ver como sutilmente indican que el dinero no le importa, que se mete ahí por decirle al mundo que tiene cojones, buscando adrenalina y peligros que le hagan sentir vivo.

La interpretación de Mackintosh (a quien descubrí en otro papelón en Luther, aunque ya apuntaba maneras en la quinta temporada de la mítica Prime Suspect) es de las de quitarse el sombrero, de las grandes del año. Sólo por él la serie debería haber triunfado como lo han hecho otras que en realidad han ofrecido bastante menos que ésta, como la propia Luther, cuyo enorme éxito se escapa a mi entendimiento. La bondad convertida en humillación la expone de forma increíble (el personaje da pena muchas veces) y la evolución en villano la hace totalmente palpable: es verle la cara, el gesto y la mirada, y sin necesidad de hablar ya sabemos si está crecido o es el panoli que todos conocen. Lo repito: difícilmente alguien le arrebatará el puesto a mejor interpretación del año… Salvo que, como digo, la miniserie no ha causado impacto y nadie hablará de él.

Sus compañeros de batalla son un guardia de seguridad y un mozo de almacén. El primero, Ashley Walter (visto en Outcasts), se mete por dinero, pues espera algo más de la vida, sobre todo ahora que tiene novia. Será el eslabón débil del grupo, debido a sus constantes dudas. El segundo, Warren Brown (Luther, Dead Set), se une por afán de lucro tanto como por la aventura que supone. Es inmaduro y torpe, lo que causará no pocos problemas. Además su novia, más centrada que él, descubre el fregado y desea apuntarse.

La trama inicialmente impacta bastante, pues el primer episodio es espectacular. Se adivina pronto el mencionado riesgo narrativo de la televisión actual (no hace falta indicar que me refiero a Reino Unido y Estados Unidos), que intenta ir más allá de lo visto hasta ahora. Es empezar el visionado y uno se olvida de todas las películas de atracos, pues aunque muchas partes son obviamente previsibles (las máscaras, amenazar a la familia para la cooperación…), la perspectiva sorprende y la densidad y realismo ayuda a dotar de credibilidad y fuerza a la historia. El ritmo trepidante, los giros inesperados, la narración no lineal sumamente eficaz a la hora de apoyar las sorpresas y mostrar la evolución de los personajes consiguen hacer de los dos primeros capítulos un thriller sólido, original y muy adictivo.

Pero en los dos siguientes pierde fuelle a marchas forzadas, para terminar en un desenlace correcto pero muy pobre comparado con su logradísimo inicio. Es una pena que no sepan rematar lo que se planteó y presentó tan bien. Alguna trama termina desbarrando más de lo esperable después de ver un comienzo de corte tan sobrio, lo que nos lleva a una resolución bastante forzada donde se pierde gran parte de esa carga de realismo. Si al menos el desenlace hubiera sido intenso o emocionante… pero llega tarde y no levanta una aventura que ha perdido fuerza, interés y rumbo. Hay partes que sobran (la madre), otras que se alargan (la planificación, sobre todo con la incorporación de la novia) y otras que pierden trascendencia (las consecuencias del atraco se estiran y diluyen demasiado).

El baremo deja un thriller con virtudes muy llamativas, sean la excelente puesta en escena, la magnífica labor de Mackintosh o su brutal tramo inicial, y como entretenimiento es un producto con calidad más que de sobra para disfrutarse, pero arrastra la sensación de que podría haber sido una obra revolucionaria y por el camino se desviaron bastante. Sin duda con un episodio menos, concentrando los dos últimos, hubiera ganado mucho.

Anuncios

JUEGO DE TRONOS – 207 – UN HOMBRE SIN HONOR.


207 – A Man Without Honor
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: David Nutter.
Valoración:

Sinopsis:
Bran enfrenta un negro destino. Theon ve las debilidades de su plan. Jaime lucha por su libertad, y Cat tiene algo que decir en ello en contra de los deseos de Robb y sus capitanes.

Resumen:
Theon encabeza la búsqueda de Bran y Rickon, pero conforme pasa el tiempo y no los halla va cabreándose y viendo minada su posición. Finalmente, dice que cuando los encuentre empleará un castigo ejemplar con ellos. Ante las gentes de Invernalia, cuelga dos cuerpos de niños quemados.

Dany ya no sabe en quién confiar. Acepta reunirse con los mercaderes porque no le queda más opción. Ante ellos, Xaro, con ayuda del extraño mago, asesina al resto y se proclama rey de Qarth en la nueva época que está por venir. El mago además afirma que tiene los dragones de Dany, y se los devolverá si va a su Casa de los Eternos.

El primo de Jaime Lannister, Alton, vuelve con la negativa de Cersei sobre las peticiones de Robb. Es encerrado con Jaime, y este aprovecha la situación para matarlo y despitar así a sus carceleros. En la fuga mata al hijo de Lord Karstack, y cuando es atrapado este pide su cabeza. Cat a duras penas contiene a sus hombres en espera de que llegue Robb, así que decide actuar.

Ygritte sigue tentando a Jon, y explicándole cómo vive el pueblo libre: en libertad, sin ataduras, sin restricciones ni prohibiciones absurdas como las de la Guardia de la Noche. Finalmente, le lleva a una trampa: se ve rodeado de salvajes. Sansa tiene su primer periodo, y se asusta, pues ahora podrá concebir los hijos de Joffrey.

Mejores frases:
-Ygritte: ¿Y no hay chicas cuervo?
-Jon: No hay mujeres en la Guardia de la Noche, no.
-Ygritte: ¿Entonces lo hacéis entre vosotros?
-Jon: No.
-Ygritte: ¿Nunca?
-Jon: Nunca. Hacemos un juramento.
-Ygritte: ¿Tenéis ovejas en el Muro? ¿Con las manos, entonces? No me sorprende que todos vosotros estéis tan amargados.

-Ygritte: Crees que eres mejor que yo, cuervo. Soy una mujer libre.
-Jon: ¿Estás segura?
-Ygritte: Puede que sea tu prisionera, pero soy una mujer libre.
-Jon: Si eres mi prisionera, no eres una mujer libre. Eso es lo que significa “prisionero”.
-Ygritte: ¿Y crees que tú eres libre? Hiciste un estúpido juramento y ahora nunca podrás tocar a una chica.
-Jon: Yo elegí pronunciar el juramento.
-Ygritte: Entonces, ¿no te gustan las chicas?
-Jon: Claro que me gustan las chicas.
-Ygritte: Pero elegiste no tocarlas nunca.
-Jon: Es el precio a pagar si quieres ser un hombre de la Guardia de Noche.
Así que, en lugar de estar desnudo con una chica, preferirías invadir nuestras tierras…
-Jon: ¿Invadir vuestras tierras? Los salvajes invaden nuestras tierras todo el tiempo. ¡Algunos de ellos intentaron matar a mi hermano pequeño, un tullido!
-Ygritte:¡No son vuestras tierras! Llevamos aquí desde siempre. Vosotros llegasteis y construisteis el Muro y dijisteis que era vuestro.
-Jon: Mi padre era Ned Stark. Soy de la sangre de los Primeros Hombres. Mis ancestros vivieron aquí, igual que los tuyos.
-Ygritte: Entonces ¿por qué peleas contra nosotros?

-Sansa: ¿Os da placer asustar a la gente?
-El Perro: No. Me lo da matarla.

-Catelyn: Vos no sois un caballero. Habéis incumplido cada uno de los votos que hicisteis.
-Jaime: Hay tantos votos. Te hacen jurar y jurar. Defender al rey, obedecer al rey, obedecer a tu padre, proteger al inocente, defender al débil. Pero, ¿y si tu padre desprecia al rey, y si el rey masacra al inocente? Es demasiado. Hagas lo que hagas, habrás incumplido un voto tras otro.

Comentario:
Llegando ya a los momentos álgidos de la temporada encontramos un episodio donde suceden muchas cosas inesperadas o especialmente intensas, donde la tensión y problemas se acumulan y estallan con repercusiones inesperadas. Como en la línea de la serie, es notable, tanto en guion como en ejecución, pero para no variar también deja la sensación de que tiene unos pocos momentos desaprovechados, sobre todo teniendo en cuenta la fuerza que posee la novela, que lo apartan de ser excelente, perfecto.

La búsqueda de Theon añade errores e inmundicia a su imparable carrera hacia el infierno, y si bien esta sección es memorable, podría o debería haber sido rematada mejor. La pequeña escena que cierra la búsqueda de los Stark queda muy diluida. Tenían en manos conseguir una enorme y demoledora sorpresa, pero entre lo fácil que se ve venir y lo poco que impacta creo que no ha captado toda la energía que podría haber tenido.

La sección de Jon me parece deliciosa, y para mi sorpresa ha sido bastante criticada por los espectadores lectores de los libros. Como dije en el anterior episodio, sintetiza muy bien los dilemas a los que se enfrenta en su proceso de maduración, algo que requiere ser mostrado en acción, porque no hay narración que nos acerque a sus pensamientos. Ygritte le tienta con su cuerpo y su forma de vida, él la rechaza verbalmente pero es evidente que algo de duda queda. Los diálogos están muy conseguidos, y la picaresca de la actriz redondea escenas muy divertidas. Destaca también la belleza de los paisajes, sabiamente fotografiada.

Esta vez la parte de Arya y Tywin me parece un poco innecesaria. Funciona por la calidad de los diálogos y los actores, pero tanto hablar e intimar no lleva a nada. Eso sí, es impresionante la panorámica de Harrenhall. ¿Por qué no hemos tenido vistas así de lugares bastante más importantes, como Desembarco del Rey y la Fortaleza Roja (siempre mostrados de refilón) o Rocadragón (que ni sale, me pregunto si los no lectores saben de dónde viene Stannis)?

La trama de Dany repite lo mismo que en el episodio anterior: un asalto a sus dudas y lo que sufre porque está perdida en un mundo ambicioso donde no se puede confiar en nadie. Pero al final avanza con la acción de Xaro y el mago Pyat Pree. Es sin embargo una trama inventada que resulta bastante confusa, y salvo que lleve a algún destino sorprendente sabe a desvío innecesario y fallido. La ambición de Xaro no se entiende. ¿Que quiere abrir Qarth al mundo? Pero si es una de las ciudades comerciales más importantes, y en ningún momento se habla de problemas políticos o restricciones comerciales. Además, es inmensamente rico, qué más puede querer. Si al menos hubieran mostrado en él una ambición desmedida, ansias de poder… Pero ocurre todo lo contrario, está contentísimo con su posición, con haber llegado hasta ahí. Y lo del mago es también confuso. ¿Cómo es que tiene tanto poder mágico, cuando se supone que la magia está regresando poco a poco (algo que por cierto no se expone con claridad)? ¿Por qué se mete en ese fregado? No se indica motivo alguno. ¿Y por qué roba los dragones y está tanto tiempo callado y ahora repentinamente quiere devolverlos? Tampoco se explica. Todo queda forzado, difícil de seguir, y por lo tanto no interesa o genera rechazo. Afea un episodio que mejor rematado hubiera sido exquisito. La única forma de justificarlo que encuentro es que, en las novelas, por donde va pasando Dany de una forma u otra siembra la semilla del cambio, y aquí lo han mostrado de forma más precipitada y directa.

Volvemos a tener a Jaime en el centro de la narración. Su aparición, su intento de fuga y el plan absurdo de Cat se adelantan, pues ocurren en el tercer libro, pero es una decisión bastante lógica. Pero la fuga de Jaime va acompañada de algo de polémica. Hay quien se queja de que es increíble que mate a su primo, pero en realidad la acción obedece directamente a lo mostrado anteriormente sobre el personaje. Lo dijo bien claro en la temporada anterior: arrasaría y mataría a todo el que hiciera falta para estar con Cersei e incluso con Tyrion. Es un egoísta al que se la suda liarla parda enfrentándose a un noble del nivel de Eddard Stark, qué le va a importar un insignificante pariente lejano. La escena es completamente fiel al Jaime presentado y al Jaime desesperado por salir de ahí, el problema es que es muy exagerada y forzada: no hace falta matar al chaval para atraer al guardia, y no se indican otras razones para hacerlo (algún tipo de venganza o ira momentánea). Además, la conversación que tiene con él resulta demasiado larga, y aunque sea interesante y describe con fidelidad a Jaime y su vida, no aporta nada esencial.

La inclusión de la subtrama de Lord Karstack abre más frentes interesantes, y la intervención de Cat se adivina seguramente con facilidad. Me gustaría saber si los no lectores han pillado el plan de Tyrion ejecutado por Meñique para que Cat liberase a Jaime a espaldas de Robb, algo hilado de forma sutil y bastante correctamente, aunque sea inventado. En las novelas ella lo hace por desesperación al enterarse del destino de Invernalia y sus hijos pequeños. El caos que arman los Karstack empuja de forma creíble la decisión, estando de nuevo ante un cambio que funciona, aunque luego pensemos que no lo habríamos hecho así. Lo mismo los guionistas, en el desarrollo de los libretos, no vieron forma mejor de hacerlo, quién sabe. Lo que está claro es que, aparte de ser un detalle menor, el resultado es el mismo.

En cuanto a los principales hombres de Robb, me resulta curioso ver que Gran Jon no aparece en esta temporada, y que Bolton en cambio tiene muchísimo más protagonismo del esperado. Es indudable que un secundario es necesario para dar solidez a esta sección, pero ya puestos a meter a gente me hubiera gustado que fueran más fieles. Este Bolton es un pedazo de tío, pero no recuerda en nada al de los libros. Y a Karstark le falta algo de sangre, como si estuviera puesto ahí por cumplir.

Muchos echamos de menos la deliciosa interacción entre Sansa y el Perro, quienes forman una pareja muy peculiar. Sé que no podemos tenerlo todo, porque no cabe, así que me alegro de la pequeña y eficaz escena que han tenido. Y posteriormente la llegada del periodo y su conversación con Cersei aportan mucho a estas dos mujeres que estaban quedando bastante en segundo plano. Sin embargo, con Cersei vuelven a excederse, pues cuando habla más tarde con Tyrion de nuevo la ablandan y la dejan como un títere de las locuras Joffrey. Hasta Tyrion siente pena por ella, olvidando repentinamente todas las rencillas que tenían entre ellos y que en teoría estaban yendo a más. Sólo se mantiene su fuerza en momentos puntuales, por lo demás es una dama afligida y llorona cada vez más lejana a la reina dura y controladora de las novelas. Es buen personaje, y la actriz cumple, pero es una buena muestra de que los cambios tienen consecuencias: con el papel de Joff ampliado, ella debe verse reducida.

Termino con algunos detalles menores. Las espadas dothraki, si antes me parecían poco eficaces y creíbles, peor resultan cuando parece que tienen que ir cargando con ellas en la mano en todo momento, como si no hubieran sido capaces de diseñar vainas para ellas. El sustituto de Rackharo, Kovarro, queda como mero figurante, y además resulta un pasmarote que se queda tras Dany sin hacer nada y tiene que aparecer Jorah en una sorpresa bastante forzada (sale de la nada) para defenderla.

JUEGO DE TRONOS – 206 – LOS DIOSES ANTIGUOS Y EL NUEVO.


206 – The Old Gods and the New
Escritores: Vanessa Taylor.
Director: David Nutter.
Valoración:

Sinopsis:
Theon revela su plan, y Bran sufre las consecuencias. Jon conoce a los Salvajes. Los mercaderes con los que negocia Dany muestran su ambición.

Resumen:
Alerta de spoilers: En este episodio con algunas sorpresas importantes aprovecho para recordar que resument y comentarios están llenos de datos reveladores.–
Theon toma Invernalia aprovechando que tiene pocas defensas. Obliga a Bran a rendir el castillo y ejecuta a Rodrik por faltarle al respeto. Pero tiene pocos soldados, y espera que Asha venga con refuerzos. Osha aprovecha esa situación para huir por la noche con Bran, Rickon y Hodor.

Tywin utiliza a Arya además de como sirvienta como entretenimiento: charla con ella para matar el tiempo. El buen trato que recibe impide que ella opte por intentar asesinarlo. Meñique llega a Harrenhall con noticias de primera mano y algunas ideas (que los Lannister se unan a los Tyrell), y quizá ha reconocido a la muchacha. La niña roba una carta que parece tener información sobre Robb, pero Amory Lorch la intercepta. Debe usar la segunda muerte de Jaqen para librarse de él.

El grupo de Qhorin y Jon acaba con un puesto de vigilancia de los salvajes, y Jon debe ejecutar a uno de ellos… Pero resulta ser una mujer y no es capaz, y cuando ella intenta escapar la persigue y se separa de sus compañeros. Tras la despedida de Myrcella, enviada a Dorne como pupila, el pueblo de Desembarco del Rey, hambriento y lleno de odio, ataca a la comitiva real. Joffrey arde de ira, pero Tyrion le pone en su lugar. Sansa se ha perdido y está a punto de ser violada cuando es rescatada por el Perro.

Robb sigue acercándose a Talisa. Cat vuelve al campamento a la misma vez que llegan las noticias de la toma de Invernalia, pero no pueden hacer nada sin abandonar la campaña en el sur. Lord Bolton propone enviar a su hijo bastardo para retomar el castillo. Dany acepta el plan de Jorah de hacerse con un barco para presentarse en Poniente y buscar apoyo, pero los mercaderes de Qarth no pretenden ceder riquezas y navíos a cambio de sueños. En un descuido sus dragones son robados, e Irri asesinada.

Mejores frases:
-Theon: Mis hombres están juntando a tus hombres en el patio.
-Bran: ¿Por qué?
-Theon: Para que tú y yo podamos bajar y decirles que has rendido Invernalia ante mí.
-Bran: No lo haré.
-Theon: Sí, lo harás.
-Bran: No, nunca me rendiré. Lucharemos y te echaremos.
-Theon: El castillo es mío, pero esta gente sigue siendo la tuya. Te rendirás para mantenerlos a salvo, para mantenerlos con vida. Eso es lo que un buen señor haría. Piensa con cuidado lo que quieres decir.
-Bran: Theon. ¿Nos odiaste todo este tiempo?

-Rodrik: Aquel que dicta la sentencia debe blandir la espada. Cobarde.

Comentario:
El episodio se inicia con el desconcierto, con Invernalia sumida en el caos y el Maestre Luwin enviando un cuervo por los pelos. Theon intenta por las buenas que sus habitantes colaboren, pero su mundo de fantasía pronto se derrumba. Ni un chavalito como Bran está dispuesto a ceder fácilmente a sus caprichos. Como en el libro, Theon acumula ideas y acciones que rozan el despropósito. Es egoísta pero ingenuo e irrealista. Nada sale como espera y a duras penas enfrenta las consecuencias de sus actos. Se atraganta en su propia mierda, vamos. Y en este momento cumbre del personaje Alfie Allen se luce de forma magistral. La decapitación de Rodrik es desgarradora, la mirada posterior de Theon transmite de todo (dolor, desesperación por el rumbo de los acontecimientos, ansia por cumplir con lo que se espera de él…), y los llantos de Bran hacen mella en el espectador. Así, los diez primeros minutos del capítulo son brutales. Las únicas pegas que se le puede poner son la captura de Rodrik, pues es absurdo que fuera él solo, y la escena en que Osha se acuesta con Theon, una acción que sobra por completo pues no se aprecia que sea necesaria para la fuga.

Tywin y Arya siguen dando un duelo de personajes y actores digno de aplauso, sobre todo teniendo en cuenta la edad de la chiquilla. Sí, es algo alejado de la novela, pero no inventa nada que se pueda considerar una traición y no resulta incongruente en la serie. Para tener a Arya haciendo cosas de criada la ponemos donde dé juego. Y vaya si lo da, pues las conversaciones son excelentes y la idea de darle más presencia a Tywin es un acierto. Pero entonces aparece Meñique y lo estropea. Otro paseo incomprensible de un contable que va por el país como si fuera un emisario político y un noble con poder de decisión. Si antes quedaba poco clara la ruta llevada con el personaje, peor aún resulta cuando le ponen dando lecciones de estrategia y alianzas al gran Lord Tywin. ¿Qué aporta todo esto, para que forzar tanto trama y personajes por meter a Meñique donde no pinta nada? No tengo ni idea de qué pretendían los guionistas, pero no queda muy bien. Además, el juego de si reconoce a Arya o no tampoco queda claro qué sentido narrativo tiene.

Arya se carga mediante Jaqen a Amory Lorch, otro cambio con respecto a las víctimas elegidas en los libros. Pero como dije en el episodio anterior, dada la nula relevancia de estos muertos, que fueron por supervivencia o rabia, es totalmente comprensible que no hayan querido liarse con más personajes e historias. Tenían a Amory Lorch porque les venía bien un secundario entre las tropas de Tywin, y el personaje iba a morir sí o sí salvo que quisieran cambiar su historia más aún. Además, dentro del episodio todo está hilado de forma perfecta.

Adentrándonos en territorio salvaje, Qhorin es un rol con tanto carisma como en la novela, aunque haya gente que echara de menos mayor presencia. Cuando aparece Ygritte, lo primero que pensé es que eligieron una chica demasiado atractiva y que, para vivir en la intemperie, está demasiado bien cuidada (pelo y dientes perfectos), pero lo cierto es que pronto se olvida ese detalle, pues Rose Leslie se sumerge muy bien en un personaje con un estilo muy característico y bastante apreciado por los lectores. El “no sabes nada, Jon Nieve”, era muy esperado. Hay quien se ha quejado de los paseos que se da con Jon, pero como en otras ocasiones me parece que la gente no entiende que a la hora de adaptar hay que tener en cuenta el formato. No tenemos acceso a los pensamientos de Jon, así que sus dudas y su maduración deben mostrarse en acciones y diálogos. Toda la parte con Ygritte en este y el siguiente episodio es muy fiel aunque se muestre de otra forma. Jon conoce a los salvajes y su modo de vida, y empieza a encapricharse de una chica seductora que le promete muchos placeres prohibidos.

La revuelta de Desembarco del Rey está muy lograda. El caos se transmite muy bien, sobre todo gracias a que ahora la ciudad está mucho mejor recreada que en la temporada anterior. Las nuevas localizaciones (de Malta pasamos a Dubrovnik, Croacia) permiten escenas en exteriores más numerosas y amplias, y el número de extras y atrezo es mucho mayor (ya no tengo quejas de que parecía una capital sin habitantes ni vida). Los instantes con Tyrion temiendo por el resultado del caos, Joffrey lleno de odio y rabia y Sansa perdida son impresionantes.

Daenerys ahora que sale más transmite lo mismo que en las novelas: su proceso de maduración es lento, demasiado para algunos impacientes, y sus aventuras deslumbran por el exotismo de los lugares que visita más que por la trascendencia inmediata de sus historias. Los choques con los mercaderes, sus sueños y esperanzas demasiado lejanos, sus conflictos internos y los roces con Jorah son necesarios pero no especialmente impactantes. Menos mal que acertaron de lleno con la actriz y guionistas y directores se esfuerzan mucho en dar intensidad a sus escenas. Y sobre todo, como se nota que con la segunda temporada han podido agrandar el nivel de producción: los vestuarios y decorados quitan la respiración. Sin embargo, los guionistas, quizá conscientes de esa falta de empaque, deciden meter de su propia cosecha el robo de los dragones. Resulta una situación un tanto forzada, pues se supone que estarían bien custodiados, o porque fulminan a Irri sin mostrar su muerte, algo que a todas luces no funciona en un medio audiovisual. Queda por ver si la trama llevará a alguna parte.

Robb aparece lo justo para hacer avanzar su parte, con lo que no habría mucho de que hablar si no fuera porque vuelve a aparecer Talisa, la invención de los guionistas que sustituye a Jeyne. Tras una presentación horrible la cosa se ha centrado. El chispazo que han tenido gana consistencia y sentido, y la escena aunque es previsible resulta eficaz en su cometido. Sigue estando la duda de adónde llevará, si cambiarlo tanto obedece a algo bien meditado o es un error.

The Old Gods and the New (título que no parece tener relación con lo en él narrado) es pues otro episodio notable, muy equilibrado en tramas y personajes, con cada escena trabajada concienzudamente para decir algo y hacer avanzar la historia, y si hay detalles criticables son sin duda menores.

BLACK MIRROR – TEMPORADA 1.

Black Mirror
Channel 4 | 2011
Productores ejecutivos: Charlie Brooker, Annabel Jones.
Intérpretes: Rory Kinnear, Lindsay Duncan, Donald Sumpter, Daniel Kaluuya, Jessica Brown Findlay, Toby Kebbell, Jodie Whittaker, Tom Cullan.

Siguiendo el formato corto de las series británicas, Black Mirror ofrece únicamente tres episodios, que pueden quedarse en miniserie o extenderse si tiene éxito. Es además aun más atípica de lo habitual, pues ninguna de sus partes tiene relación entre sí más allá de la idea de romper moldes y arriesgarse al máximo, aunque también destaca la idea de mostrar y analizar la importancia de las nuevas tecnologías de comunicación en nuestras vidas.

De la nada, porque no había expectación alguna en su estreno, llegó a copar todos los blogs de series, donde era aclamada prácticamente en unanimidad como una de las producciones más revolucionarias, rompedoras, visionarias, sorprendentes y atrevidas realizadas en los últimos años, pero también porque resulta espectacularmente irreverente, analítica y crítica. El entusiasmo es sin duda comprensible, porque el shock inicial es de los que no se olvidan, pero siendo justos hay que decir que dos de sus tres partes no son perfectas, que en cada capítulo pierde algo de fuelle. Aun así, en conjunto es impactante y memorable como pocas, un ejercicio televisivo (o ya debería decirse cinematográfico) que aun con sus fallas deja bastante huella.

Para lanzarse a su visionado lo mejor es conocer lo más mínimo sobre su estilo y argumento, pero creo que no puedo hablar de ella en profundidad sin presentar al menos la sinopsis. Más spoilers no habrá.

Sigue leyendo

JUEGO DE TRONOS – 205 – EL FANTASMA DE HARRENHAL.


205 – The Ghost of Harrenhal
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: David Petrarca.
Valoración:

Sinopsis:
Arya enfrenta su situación. Stannis parece tomar ventaja en la guerra. Theon lleva la iniciativa en los planes de su padre.

Resumen:
La sombra parida por Melisandre asesina a Renly ante los ojos de Catelyn y Brienne. Ambas se ven forzadas a huir, pues saben que serían acusadas. Con las tropas de la familia Tyrell huyendo y las de los Baratheon arrollidándose ante Stannis, Margaery y su hermano Loras optan por retirarse también, en espera de otra oportunidad. Davos aconseja a Stannis que no vaya a Desembarco del Rey con la bruja, para que el pueblo vea que la victoria es del legítimo rey y no de fuerzas externas que no comprenden.

Tyrion descubre el plan secreto de Cersei y Joffrey para enfrentar la inminente batalla: el fuego Valiryo, un fuego que derrite hasta la piedra y no se apaga ni con agua. En Harrenhal, Arya recibe un pago por haber rescatado a tres presos en el ataque al grupo de Yoren: uno de ellos, Jaquen H’ghar, dice que como pago deben tres vidas al Dios Rojo. El primero que Arya elije es el Cosquillas, el torturador.

La Guarida de la Noche se encuentra con Qhorin Mediamano, quien expone un plan: ante la dificultad de vencer a los salvajes unidos por Mance Rayder, propone un ataque sigiloso con pocos hombres para acabar con su vida y desunirlos. Jon se ofrece para participar en la misión. Theon parte hacia la penosa misión que le ha encomendado su padre… pero decide cambiar su destino por otro más jugoso para ganarse el favor de su pueblo y tripulación. Cuando Bran se entera de que un castillo cercano está siendo atacado envía a Rodrick con hombres de Invernalia a socorrerlo.

En Qarth, Dany intenta encontrar apoyo para su causa. Xaro le ofrece la mitad de sus riquezas a cambio de aceptar casarse con él. Jorah, claramente enamorado, le aconseja que no lleve ejércitos en su conquista (aparte de la dificultad de conseguirlos), que en Poniente tendrá apoyo.

Mejores frases:
-Margaery: Si Renly no era un rey, yo no pude haber sido una reina.
-Meñique: ¿Queréis ser una reina?
-Margaery: No. Quiero ser la reina.

-Tyrion: Y Lancel, dile a mi amigo Bronn que te mate si me ocurriera algo.
-Lancel: Por favor, matadme si algo le ocurriera a Lord Tyrion.

-Theon: En cuanto Invernalia se enterara de que hemos tomado Ciudadela de Torrhen, los Stark enviarían a sus hombres para retomarla. Y entonces…

-Jaquen: Uno paga sus deudas. Uno debe tres.
-Arya: ¿Tres qué?
-Jaquen: El Dios Rojo tiene sus reglas, hermosa niña. Y sólo la muerte puede pagar la vida. Salvaste a uno y a los dos con los que estaba. La niña robó tres muertes al Dios Rojo. Tenemos que devolverlas. Tan solo dime tres nombres y uno se encargará del resto.

-Jon: Un toque es que vuelven los exploradores. Dos toques son para los salvajes.
-Edd: Así que tienes que quedarte ahí esperando, preguntándote qué pasa. Un toque para los amigos, dos si vienen enemigos.
-Sam: Y tres para los Caminantes Blancos. Fue hace 1000 años, pero esa fue la única vez que hicieron sonar el cuerno tres veces.
-Grenn: Pero, si han pasado 1000 años, ¿cómo lo sabes?
-Sam: Bueno…
-Todos: Lo leí en un libro.

-Jorah: Sólo quiero…
-Dany: ¿Qué queréis? Decídmelo.
-Jorah: Veros en el Trono de Hierro.
-Dany: ¿Por qué?
-Jorah: Lo que reclamáis es justo. Un título. Un derecho de nacimiento. Pero tenéis algo más que eso. Puede que lo escondáis y lo neguéis, pero tenéis un corazón gentil. No seréis tan solo respetada y temida, sino que también seréis amada. Alguien que puede dirigir y que debería dirigir. Los siglos van y vienen sin que nadie así venga al mundo. Hay veces en las que os miro y sigo sin creer que seáis real.

Comentario:
Después de la ligera decepción que supuso Jardín de huesos, El fantasma de Harrenhal vuelve al tono habitual y esperado de la serie. Es un capítulo evidentemente de transición, con pocos instantes o giros impactantes (salvo el inicial) pero con cada escena puesta en su lugar y con un sentido narrativo bien palpable: hacer avanzar la historia y los personajes. No hay lugar para el relleno y las pequeñas desviaciones que encontramos funcionan o son perfectamente entendibles. Por ejemplo, no importa que se fuerce la interacción entre Arya y Tywin, porque ofrece buenos momentos (si acaso cabe preguntarse cómo no piensa que la chavala es de familia noble, pero no me parece nada grave), y entiendo que se cambie de lugar y momento la muerte del Cosquillas. ¿Alguien se acuerda de cuándo ocurre en las novelas? Es en Tormenta de espadas en un episodio metido algo de sopetón, como un cierre forzoso de esa trama. Y para qué vas a añadir los dos irrelevantes soldados que se carga en el original cuando puedes darle algo más de enjundia al asunto: eficaz resulta dejar la sombra de la duda sobre si irá a por Tywin, como todos deseamos al leer los libros, y gratificante resulta el asesinato del Cosquillas. Igualmente, la sección de Dany en Qarth, aunque sigue la misma dirección que en las novelas lo hace por un camino ligeramente distinto donde todo diálogo aporta algo esencial para andar esa ruta. Xaro es un gran personaje, los dothraki mangando son un puntazo, y como siempre Jorah aporta momentos muy emotivos.

Mi única queja importante es sobre la caída de Renly. Al contrario que el parto de Melisandre, muy trabajado y de resultado perturbador, el ataque de la sombra sabe a poco, resulta precipitado y poco inquietante. Una pena que el momento clave del episodio sea una de sus partes menos satisfactorias. Sus consecuencias sin embargo se tratan muy bien. La huida y posterior jura de lealtad de Brienne a Cat emocionan, los conflictos entre Stannis y Davos son magníficos, y Meñique tanteando a Margaery esta vez funciona, pues sirve para posicionar claramente otros personajes relevantes.

Todo lo demás es notable o excelente. Me encantan Bronn, Jaquen (qué bien lo hace el actor) y Edd el Penas, quienes son unos secundarios con enorme carisma. Stannis y Davos están en manos de dos actores inmensos y sus escenas son de gran nivel. Theon, como en los mejores momentos del libro, da asquito y pena a partes iguales.

Como anexo un par detalles menores. Me parece que se han pasado poniendo el lejano norte más allá del Muro tan despoblado de árboles y tan helado: ¿qué van a hacer cuando tengan que representar la llegada del invierno? También me pregunto cómo han pasado por alto alguna escena donde los dragones de Dany aprendieran a comer, que pasamos de verla sufrir porque no comen a estar enseñados para alimentarse por su cuenta.

BUSCARSE LA VIDA EN AMÉRICA – TEMPORADA 2 Y FINAL.

How to Make it in America
HBO | 2011
Productores ejecutivos: Ian Edelman, Julian Farino, Stephen Levinson, Jada Miranda, Carole Kravetz Aykanian, Robb Weiss, Mark Walhberg,
Intérpretes: Bryan Greenberg, Victor Rasuk, Lake Bell, Eddie Kaye Thomas, Luis Guzmán, Kid Kudi.
Valoración:

Ben y Cam continúan tratando de encontrar su camino en el mundo de la moda. La aventura en Japón, de donde traen material de calidad, les proporciona un buen empuje. Consiguen, no sin pocos trámites, asociarse con una buena agente de ventas… salvo que el acuerdo tiene bastante trampa, lo que generará roces entre los dos amigos. Mientras, René sigue su propio proyecto con la bebida energética Rasta Monsta. Aunque intenta jugar desde la legalidad, no siempre es fácil, y las mentiras minan su actual relación amorosa. Además se topa con un flipado que dice proteger a la comunidad rastafari, trama cuyo desenlace es delirante y magnífico.

Como era de esperar este año se incorporan o tienen más presencia personajes secundarios que amplían el universo de la serie. El fiel David, el amigo con dinero que les ayuda constantemente, aporta un toque de humor muy acertado y funciona de maravilla como el típico pringado que tiene éxito monetario pero no social. Domingo, el otro amigo de la pareja protagonista, toma protagonismo y se ve implicado en varias tramas (la venta de droga, la relación con la ex de Ben), aunque no es un rol tan bien definido como los demás. Y en menor medida aparecen otros interesantes jugadores, como un joven dedicado a la moda, la novia rarita de Cam, o el entusiasta representante que rechazan. Pero es sobre todo Rachel (Lake Bell), la ex de Ben, quien resulta un carácter bastante más consistente y mejor aprovechado que en la primera sesión: vemos como busca su lugar en la vida (tanto laboral como emocionalmente -delirante el viaje en bicicletas-), se muestra muy bien lo difícil que es a veces distanciarse de un ex novio (sin tópicos ni dramones previsibles… lo malo es que con la cancelación esta historia queda en el aire)… De hecho termina resultando tan encantadora cuando no aparece se la echa de menos.

Como Entourage (El séquito), esta serie pretende ser una aventura distendida y ligera, y por ello rehúye del drama intenso o duro. Pero a veces esta norma se lleva muy a rajatabla, hasta el punto de que en este segundo año he tenido muchas veces la sensación de que los reveses a los que se enfrentan Ben y Cam se resuelven de forma demasiado fácil y rápida, sin dar tiempo a crear tensión o intriga, y mucho menos preocupación. Cuando no sale todo bien por carambolas impresionantes (algo de lo que se abusa bastante) resulta que nuestros amigos tienen ideas geniales y mucha suerte justo en el momento necesario. Sabes que al final todo saldrá bien porque es prácticamente un canto a la esperanza, pero al menos cabría esperar un poco más de emoción por el camino, no sólo fiestas, mujeres y arte. René sí sufre más, pero porque es totalmente necesario para su proceso de maduración, si no el personaje sí que estaría definitivamente fuera de lugar. Y esa es otra: René, igual que en el año precedente, da la sensación de que queda muy ajeno al resto, aunque a veces se relacione incidentalmente. No puedo dejar de pensar que mostrar dos historias paralelas tan diferentes y con un estilo que parece para públicos distintos pudo ser un factor clave a la hora de no conseguir audiencias notables.

La falta de ambición y empaque impide que How to Make It in America pase la frontera del entretenimiento intrascendente. Entourage supo madurar muy bien, incluir tramas más intensas y oscuras, pero a How to… le han cortado el grifo y no sabremos si podría llegar a más… aunque de hecho, ya hubiera debido mostrar más fuerza este segundo año. Pero como pasatiempo es una serie fácil, divertida y que no deja malas sensaciones más allá de su brevedad y falta de riesgo, mientras que sí cuenta con buenas virtudes con las que enganchar: ritmo trepidante, personajes con los que se conecta muy bien, aspecto visual de primer nivel y con personalidad… Yo hubiera visto más temporadas con mucho gusto. Al menos el desenlace funciona bien como cierre de un capítulo importante en la historia de los protagonistas y no te deja colgado a medias.

Ver también:
Temporada 1.

JUSTIFIED – TEMPORADA 1.

Justified
FX | 2010
Productores ejecutivos: Graham Yost, Michael Dinner, Elmore Leonard.
Intérpretes: Timothy Olyphant, Nick Searcy, Joelle Carter, Jacob Pitts, Erica Tazel, Natalia Zea, Walton Goggings, Raymond J. Barry, Linda Gehringer.
Valoración:

Raylan Givens es un Marshal (cazador de fugitivos) que parece sacado del Lejano Oeste. Su código de honor es inquebrantable, su dedicación y resultados inmejorables… si no fuera porque también es de gatillo fácil y dado a jugar a ser un justiciero. Da oportunidades a diestro y siniestro, tratando a la gente como personas más o menos perdidas, pero cuando éstas se apartan claramente de la ley es implacable: aunque le caigas bien hará lo posible por atraparte, y si la situación lo requiere no dudará en disparar. Y cuidado si le caes mal, si tus crímenes son imperdonables. Su carrera en Miami se ve truncada cuando abate sin muchos miramientos a un asesino al que le tenía ganas, y para quitarse el follón de encima sus jefes lo mandan de vuelta a su tierra natal, la conservadora Kentucky, donde en cada condado reina la familia más fuerte. Allí pronto empiezan a acosarle los fantasmas del pasado. Algunos individuos con los que creció son ahora peligrosos criminales, en especial el fanático de la supremacía blanca Boyd Crowder, dado a explotar cosas por diversión y que podría estar aumentando su currículo hasta incluir el asesinato. Su exesposa anda por el lugar, casada con un mindundi. Viejas conocidas se le tiran en brazos. Su padre es un desastre con pie en el mundo del crimen. Etc., etc.

Givens es un personaje con carácter y carisma, sobre todo gracias a la excelente labor de Timothy Olyphant (Deadwood), pero el resto de protagonistas resultan muy pobres. Ninguno posee un dibujo complejo y mucho menos interesante. Todos son elaborados a base de tópicos y retazos simples, siendo el único con algo de progresión el archienemigo Boyd Crowder (Walton Goggins, visto en The Shield), que tampoco es para echar cohetes: lleva un camino demasiado facilón y sin capacidad para impactar. La exesposa y su marido se salvan por un pequeño arco argumental bastante digno y ya está. El jefe y compañeros de trabajo apenas aparecen. Los más secundarios se presentan tan mal que cuando vuelven a aparecer es difícil recordar quiénes eran. Y esto último se agrava con los que no reaparecen hasta la segunda temporada.

La temporada comienza sin dejar claros estilo y argumento, si es un procedimental simplón o un western malogrado, si es retrato costumbrista o policíaca al uso. Carece de elementos que la hagan original, y también le falta fuerza e interés. Unos cuantos casos algo aburridos narrados con demasiada lentitud (cuántas conversaciones vacías hay que soportar para llegar a algo) se salvan por la gracia del personaje central y por algunos diálogos y situaciones humorísticos bien conseguidos. En el sentido del humor cabe destacar que la serie mantiene un toque pesimista bastante irónico: a los delincuentes siempre les sale todo mal, porque el crimen es el sendero de la autodestrucción, lo que da para instantes bastante divertidos, sobre todo cuando Raylan se mofa de ellos.

Conforme va creciendo el entramado de habitantes del lugar (familiares, conocidos, delincuentes y sus asociados, etc.) la temporada va cimentando las bases para urdir tramas más complejas que las iniciales, pero al menos en este primer año no ofrecen nada espectacular. Los conflictos con el Boyd convertido, la presencia constante del cártel que le tiene tirria a Raylan, el conflicto con el padre… A pesar de que debería ir creciendo en interés y densidad, de que me esforzaba por sacarle jugo, en realidad nada termina de despuntar. Las tramas resultan demasiado lineales y poco emocionantes, nunca hay sensación de progresión arriesgada (todo predecible y monótono). Los personajes no maduran de forma llamativa hasta el próximo año. Y además hay algunos aspectos negativos dignos de mención: resulta muy forzado que vaya por donde vaya Raylan, aunque se cruce medio país por una misión, conozca a alguien y el caso del día está de alguna formar relacionado con Miami (el cártel) o con Harlan, el condado donde trabaja. Por si fuera poco la puesta en escena es bastante pobre, rutinaria, con algunos defectos imperdonables: las pantallas de fondo en los viajes en coche quedan fatal, y me temo que hay muchas escenas así. El tema de créditos tampoco me gusta lo más mínimo, una fallida mezcla de country y rap cuyas texturas no pegan lo más mínimo con el estilo de la serie.

En conjunto esta primera sesión de Justified nunca llega a ser mala, ni siquiera aburrida. Siempre hay algo que sacar de los episodios gracias al correcto personaje central y su forma de enfrentarse a los criminales, y en líneas generales entretiene sin muchos problemas. Pero es tan simple y facilona que no merece la pena recordarla ni recomendarla. De hecho cuando empecé a verla, tras unas primeras impresiones no muy esperanzadoras la dejé de lado, pues no me ofrecía nada emocionante. Pero tras su segunda y tercera temporadas no hago más que leer maravillas sobre ella, así que le he dado otra oportunidad.