THE WALKING DEAD – TEMPORADA 5, PARTE 2.

The Walking Dead
AMC | 2015
Productores ejecutivos: Scott M. Glimpe, Greg Nicotero, Gale Anne Hurd, David Alpert.
Intérpretes: Andrew Lincoln, Steven Yeun, Chandler Riggs, Norman Reedus, Melissa McBride, Lauren Cohan, Chad L. Coleman, Danai Gurira, Sonequa Martin-Green, Tyler James Williams, Michael Cudlitz, Josh McDermitt, Seth Gilliam, Alanna Masterson, Ross Marquand, Tovah Feldshuh.
Valoración:

Alerta de spoilers: Repaso a fondo la trama y las muertes de personajes.–

El capítulo que abre esta segunda parte de la quinta temporada de The Walking Dead es un desastre, de lo peorcito que ha dado la serie, de hecho probablemente sea el peor. En una producción que no destaca por tener una puesta en escena elaborada, pues de hecho es normalita e incluso tuvo un tramo horrendo en la segunda temporada, la ocurrencia de hacer un episodio de estilo enrevesado, entre poético y pesadillesco, es un riesgo casi suicida. Y el resultado no sorprende, es un caos narrativo insufrible. No hay ritmo, fuerza ni emoción en un galimatías que es mejor olvidar.

Pero en el tramo que abarca también el segundo episodio el guión tampoco está muy atinado. Primero está la falta de garra, luego el fallido intento de remarcar la difícil situación de los protagonistas. ¿Ahora me los vas a poner sufriendo en la carretera por falta de agua y comida, después de tantas temporadas paseando como si nada? El miedo a viajar sin vehículos debería estar presente en cada capítulo, no relegado a cuando quieras montarte uno centrado en ello, porque entonces no va a resultar creíble. Así, prácticamente hemos perdidos dos capítulos de ocho. Y no es que las (medias) temporadas anteriores se libraran de algún altibajo, pero es que este es muy acusado. Además cabe pensar que, si en el final de año tuvieron material para hacer un episodio más extenso, ya podían haber recortado este anodino inicio.

Por suerte cuando se encarrila vuelve al nivel al que estamos acostumbrados, y de hecho llega a tener picos explosivos, de forma que para mí la nota media da para un “bien” otra vez. No creo que a estas alturas alguien espere una serie de primera división, a pesar del potencial del argumento, pero tampoco creo que nadie deba quejarse de que las historias que aborda no tengan la profundidad e inteligencia justas para que los dilemas planteados no resulten ridículos como en aquel nefasto segundo año.

Una vez aparece el emisario de un asentamiento cercano la trama cobra gran interés. ¿Es de fiar, es una trampa? Con todo lo que ha vivido el grupo de Rick ya no pueden estar seguros de nada, y el pobre enviado sufrirá de lo lindo para convencerlos. La situación para por varios conflictos, desde éticos (¿qué hacer con él?, ¿vamos a empezar a torturar sin pruebas?) a de supervivencia (el acoso de los zombis no se olvida), y una vez llegados al pueblo el idilio en que parecen vivir sus habitantes es demasiado bueno para resultar creíble. Esta gente ha tenido más suerte que habilidad, pero esa suerte no puede durar eternamente, más cuando los supervivientes externos, sean bandidos o gente de bien, estarán tan endurecidos y alejados de la civilización que el choque traerá muchas situaciones delicadas. Ahí se empieza ver una de las tramas más sugerentes e inquietantes que ha dado la serie desde el perturbado del Gobernador: nuestros protagonistas, con Rick y Carol a la cabeza, podrían ser los malos esta vez…

Conforme llegamos a los capítulos finales la evidencia ya es clara, hasta el punto de que planean un golpe de estado para tomar las riendas del pueblo. El dilema ético planteado es bastante jugoso, y si bien empieza con algunas escenas algo previsibles por suerte en el desenlace hay tantos frentes abiertos que el ambiente de tensión y el ritmo trepidante garantizan una aventura de infarto, y para rematar, los giros finales sí son inesperados. El trauma bélico de Sasha, los líos de Glenn con el cobarde (tremendo el episodio 514, con la caída de Noah), los problemas de Deanna (la jefa del asentamiento) para mantener controlados a los nuevos (su política buenrollista versus la ruda de la panda de Rick), el maltratador como desencadenante final del conflicto (y por medio el cura pesado, del que hablaré luego)… Todo explota en un caos espectacular y acaba con buenas sorpresas. Yo me esperaba otro idilio derrumbándose y otro éxodo, pero sabiamente los guionistas han tirado por un camino menos previsible y de paso van a aprovechar un poco más la situación. Rick no se impone por la fuerza, como apuntaba la cosa, sino que nuevos factores inclinan la balanza hacia su favor, dando un final algo más original, aunque no sea rompedor, y permitiendo que la estancia en el pueblo se alargue dando más juego.

Para la próxima temporada esperamos ver cómo cambia el poder de manos y qué saldrá de ahí, amén de que llegará la guerra contra la banda de locos mata “lobos” (los de la W en los zombis). Eso sí, no sé muy bien a santo de qué viene el retorno de Morgan. A estas alturas ni recuerdo la trama de este personaje (y qué mal no ponerla en el resumen previo); su pose de ninja es un patinazo infantil un tanto ridículo; le dan mucho metraje para finalmente no aportar nada tangible, porque no hace nada; y añado también que no me gustó nada esa forma de presentarlo en alguno de los primeros episodios en una escena postcréditos que además venía después del anuncio lleno de spoilers del siguiente episodio, con lo que para verla (cuando te enteras de que existe gracias a internet, si no pasará desapercibida) tenías que arriesgarte a que te reventaran el porvenir de la serie. ¿Por qué piensan que estas prácticas son molonas o lo que sea? No lo son, sólo joden al espectador.

En cuanto al viaje de los personajes, destaca un aspecto positivo ya conocido: presentan bien a los nuevos protagonistas (los del pueblo) y sacan buen partido de los viejos. El conflicto interno de cada uno está claro, los problemas o ventajas de la convivencia entre todos ellos también, y sufrimos bastante por ellos en la constante lucha por la supervivencia. Pero como decía es una media temporada irregular, y según tramos algunos patinan o se dejan de lado como si no supieran meterlos en el meollo principal.

Entre los mejor aprovechados están Rick, que dejó hace tiempo de ser un líder monocromático para albergar un lado oscuro muy interesante; eso sí, el actor Andrew Lincoln vuelve a demostrar que más que nefasto directamente provoca vergüenza ajena, lastrando las secuencias con mayor carga emocional. Carol, otra que creció muy bien y que ya es mi favorita, sobre todo por su estilo a la hora de ir de buena mientras planea el golpe de estado. Glenn, que por fin sirve para algo después de varios años como escombro total haciendo que nos preguntáramos por qué los guionistas se empeñaban en mantenerlo como principal; sus disputas con los inútiles del pueblo dan bastante juego. Daryl, el otro gran favorito de casi todo el mundo, y la estupenda evolución de la relación con el emisario Aaron. Deanna y su marido, que oscilan entre la pena y el chiste con su buenrollismo ajeno a la realidad (y surrealista el momento Nine Inch Nails). Sin deslumbrar me cayó bien Jessie, la rubia cuyo esposo la maltrata, y el acercamiento a Rick es sencillo pero efectivo. Noah, simpático a pesar de no tener grandes tramas; su final es muy triste, sobre todo porque se transmite bien la sensación de impotencia y rabia hacia el cobarde. Tyreese, un gran hombre que termina siendo derrotado mentalmente, y luego también en el plano físico; su muerte es otra de las que duelen, lástima que tuviera un final tan pobre en cuanto a guión y puesta en escena. Y finalmente Michonne y su reencuentro con la humanidad después de tanta miseria; la intriga por si se opondría al plan de Rick está muy lograda.

En un punto intermedio pongo a algunos que son majetes pero no terminan de despuntar, como Sasha, Rosita y Tara, pero también a otros más llamativos que a veces son olvidados. Abraham posee gran carisma (Michael Cudlitz de nuevo destaca entre actores flojitos) y unos cuantos buenos instantes (como cuando toma el control de la obra), pero en la mayor parte de las escenas del pueblo es relegado a extra. Igual con Eugene, que tiene un gran momento redentor con Tara pero antes y después está ahí sin hacer nada.

En el lado malo, desaprovechado y demasiado estirado está el cura. Otra vez se va a buscar una muerte redentora en el exterior, demostrando pocos recursos por parte de los guionistas para mantenerlo en juego, un empeño que no se comprende, pues el personaje está ya exprimido, pero con el que siguen en el tramo final: desbarran con un monólogo en el que acusa al grupo de ser el Mal, una escena que no encaja ni con el personaje ni con la situación, primero porque él es peor en cuanto a ética, y segundo porque nada de lo que haya hecho el grupo para salvarle ha sido criticable o apunta a lo que está señalando. ¿A qué viene el discursito entonces? Es una forma fallida de poner más inquietud en la estancia en el pueblo, por cutre y porque resulta repetitiva: eso ya se estaba trabajando bien, no hacía falta remarcarlo tanto. La escena, tras el capítulo inicial, es lo peor de esta temporada… Y todo para que, después de tanto sufrir y acusar, su sección no aporte nada esencial al conflicto final, que se resuelve por otros caminos (y lo de la puerta abierta podría haber recaído en uno de los patanes locales). También pongo aquí a Carl, que en vez de madurar va diluyéndose; la subtrama adolescente, con ligoteo incluido, no llega a ser horrenda, algo muy habitual en estas situaciones, pero a mí me rompe el ritmo aportando muy poca cosa. Y mientras Glenn es provechoso, Maggie sigue siendo un cero total, una chica guapa de adorno cuyo anodino drama personal sigue aburriendo. ¡Que mataran a Noah y Tyreese y no a ésta!

PD: Confirmado y rodándose el spin off, o sea, serie paralela, centrado en cómo empezó la plaga zombi en Los Ángeles. Se llama Fear the Walking Dead y entre los protagonistas destacan la gran Kim Dickens, presente en mogollón de series (desde Deadwood a Treme, pasando por Perdidos, Sons of Anarchy y un largo etc.), y Cliff Curtis, otro de esos que en cuanto lo ves lo reconoces de muchos papeles secundarios.

Ver también:
Temporada 5, parte 1.
Temporada 4, parte 2.
Temporada 4, parte 1.
Temporada 3, parte 2.
Temporada 3, parte 1.
Temporada 2, parte 2.
Temporada 2, parte 1.
Temporada 1.
Episodio piloto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s