Archivo mensual: julio 2008

Dr. HORRIBLE’S SING-ALONG BLOG. Las locuras de Joss Whedon.

Internet | 2008
Productor ejecutivo: Joss Whedon.
Escritores: Joss Whedon, Jed Whedon, Zack Whedon, Maurissa Tancharoen.
Director: Joss Whedon.
Actores: Neil Patrick Harris, Nathan Fillion, Felicia Day.
Valoración:

El villano Dr. Horrible trata de solventar sus errores para ganarse un hueco en La malvada liga del mal, pero su némesis el Capitán Hammer (martillo) le pone las cosas difíciles. Además se enamora de una chica que acaba en brazos de su odiado enemigo.

Dr. Horrible’s Sing-Along Blog, que se podría traducir como El blog cantado del Dr. Horrible, consiste en tres capítulos de unos quince minutos cada uno puestos a disposición del público gratuitamente en Internet durante unos días, para luego ser retirados y sacados a la venta en DVD (con extras). El éxito ha sido tal que se prevé una cuarta entrega. La web oficial es Dr. Horrible.

Gestado en la mente de Joss Whedon durante el paréntesis laboral que supuso la huelga de guionistas, Dr. Horrible’s Sing-Along Blog es un proyecto realizado entre amigos cuya premisa es bastante sencilla: una parodia de los clásicos superhéroes en forma de musical.

Irrelevante e innecesario, ésa es la mejor forma de definir este chiste (sketch o como quieran llamarlo) más propio de un programa tipo La hora chanante o Martes y Trece Una parodia simplona, demasiado simplona, con poca chispa, no muy original más allá de la idea de centrarse en un villano fracasado, y con canciones nada espectaculares ni conmovedoras o graciosas. Las virtudes habituales de Whedon no están presentes: los diálogos no son ágiles ni impactantes, los personajes dicen más bien poco y la realización es rutinaria. En cuanto a los actores, destaca un espléndido Neil Patrick Harris y una correcta y desconocida Felicia Day, sin embargo Nathan Fillion está sorprendentemente incómodo en su papel, mostrándose distante, forzado. Lo poco que puedo destacar es la música, sencilla pero efectiva, aunque como digo las canciones resultan bastante anodinas.

Si no fuera por la fama de Whedon y la capacidad de movilizar gente que tiene Internet nadie lo habría visto y nadie estaría hablando de esto. Sin embargo, todos los bloggers seriéfilos realizan sus entraditas al respecto. Pues bien, al final todo se ha revelado como una aburrida pérdida de tiempo.

TRUE BLOOD – PRE-AIR EPISODIO PILOTO.

HBO | 2008
Productor ejecutivo: Alan Ball.
Escritor: Alan Ball.
Director: Alan Ball.
Intérpretes: Anna Paquin, Sam Trammell, Ryan Kwanten, Brook Kerr, Chris Bauer, Nelsan Ellis, Carrie Preston, William Sanderson, Jim Parrack, Stephen Moyer, Alexander Skarsgård, Todd Lowe, Kristin Bauer.
Valoración:

En un pequeño pueblo de Louisiana las cosas están a punto de cambiar para sus habitantes. La creciente aceptación de los vampiros en la sociedad por fin llega a este rincón tan apartado y causará tanto expectación como problemas varios. Sookie, una joven que tiene la capacidad de leer las mentes, se interesa especialmente en un misterioso vampiro que aparece en el bar donde trabaja.

¿Cómo definir el género y argumento de True Blood? Porque decir “va sobre vampiros” es tan cierto como injusto, pues con el cliché de los géneros al ver una etiqueta todos pensamos en las mismas historias de siempre. Atendiendo a esas barreras que producen los estereotipos cabe realizarse otra pregunta: ¿qué demonios hace Alan Ball, uno de los máximos exponentes del análisis crítico de las sociedades humanas en el cine (la espléndida American Beauty) y en la televisión (la aún mejor A dos metros bajo tierra) confeccionando una serie sobre vampiros? El visionado del pre-air (versión de prueba) del episodio piloto responde esas cuestiones y supone un curiosísimo y por ahora muy prometedor cruce de géneros.

True Blood es, en pocas palabras, una especie de A dos metros bajo tierra pero sustituyendo la homosexualidad por el vampirismo. Aquí no son los homosexuales el colectivo que tras muchos años de represión por fin goza de libertad y creciente respeto, sino los temidos e incomprendidos chupadores de sangre. La sociedad se encuentra ante un punto de inflexión donde florecerán nuevos sentimientos y problemas, donde el odio lidiará con la aceptación, donde habrá que luchar por ganarse el respeto o incluso por la supervivencia ante los más crueles fanáticos (en este caso, los que saben que la sangre de los vampiros es una poderosa droga). Los protagonistas son un grupo de amigos y familiares que suelen encontrarse, por amistad o trabajo, en un bar típico del centro-sur de Estados Unidos, entre los que destaca la joven Sookie, quien tiene el poder de leer las mentes. La presencia de los vampiros cambiará sus vidas para siempre.

True Blood es por tanto un drama de sociedad y personajes donde la fantasía solamente se utiliza para aportar un contexto distinto. Ahora aparecen nuevas preguntas: ¿calará esta extraña propuesta entre el público de la HBO y entre los numerosos seriéfilos de Internet? Veo en IMDB y TV.com que el piloto está siendo machacado por el público estadounidense, y si la cosa no cambia con el estreno de la temporada veremos si dura más de un año. A mí por el contrario esta presentación me ha gustado bastante. A la originalidad de la idea hay que sumarle el buen hacer de Ball en la construcción de personajes (todos muy bien presentados y descritos y además muy interesantes) y la elaboración de situaciones y diálogos creíbles, nada previsibles y sí muy originales y absorbentes. Además, una buena dirección (también de Ball), el carisma y la atípica belleza de Anna Paquin, y sobre todo la inquietante presencia de Stephen Moyer, el vampiro más vampiro que he visto nunca (y sin maquillaje alguno), son otros buenos alicientes. Se podría decir, sin que lo considere un fallo, que el episodio no ha relatado nada relevante, pues no se ha decantado por ofrecer sorpresas impactantes o tramas de altos vuelos, sino que ha sentado con tranquilidad las bases (o sea, ha presentado los personajes) de un drama muy suculento. Veremos qué da de sí la serie, pero desde luego promete bastante y la espero con muchas ganas.

FALLECE DON S. DAVIS.

El actor Don S. Davis, un habitual de la pequeña pantalla, falleció el pasado 29 de junio víctima de un infarto. Tenía 65 años de edad. Sus papeles más conocidos fueron los de militar en Twin Peaks y Stargate SG-1, siendo conocido en esta última como el general Hammond. Los fans de SG-1 podrán despedirse de él en la película Stargate: Continuum, que próximamente saldrá a la venta en DVD.

Fuente: Gateworld.net. Filmografía: IMDB.com.