URGENCIAS – TEMPORADA 13.

NBC | 2006-2007
Productores ejecutivos: John Wells, Christopher Chulack…
Intérpretes: Laura Innes, Maura Tierney, Goran Visnjic, Parminder Nagra, Linda Cardellini, Scott Grimes, Mekhi Phifer, John Stamos, Shane West, Chloe Greenfield, Leland Orser, Troy Evans, Stanley Tucci, Forest Whitaker, Laura Cerón, Dominic James.
Valoración:

En su decimotercera temporada Urgencias sigue siendo la cúspide de la televisión de calidad, y aunque en esta década dorada se ha encontrado con bastantes rivales sigue siendo magnífica y difícil de igualar. Sin embargo, sí puedo hablar de un ligerísimo bajón de intensidad en este año comparado con sus predecesores.

Como es habitual la trama se centra en mostrar la vida diaria de un grupo de personajes, relatando aspectos personales y sociales de actualidad. Corriendo los años 2006-2007 predomina un ambiente donde todavía colea la nefasta etapa beligerante de George Bush (Neela –Parminder Nagra– todavía llora la pérdida de Gallant –Sharif Atkins-) pero se atisba la esperanza con la campaña de Obama. Y los guionistas de Urgencias, con su claro posicionamiento moderno y comprometido, no dudan en aprovechar para apoyarle utilizando un punto clave de su discurso que tiene clara relación con la serie: la reforma sanitaria. Numerosos capítulos se centran en mostrar y criticar deficiencias del sistema, con críticas mucho más claras y afiladas que de costumbre. Siendo una producción que se emite en abierto es un posicionamiento arriesgado para la reaccionaria población estadounidense, así que bravo por su valentía y compromiso.

En los personajes, también como es habitual, hay relevos en los que clásicas figuras se marchan y nuevos protagonistas aparecen para aportar nueva savia. Weaver (Laura Innes) tiene una despedida bastante buena después de un par de años donde no sabían muy bien hacia dónde llevar el personaje, y la entrada de Tony Gates (John Stamos) está a la altura de lo esperado: es un personaje bastante clásico, el guaperas respondón, pero tiene carisma, resulta creíble y el actor cumple correctamente con su cometido. Destacar también el acierto de casting con la pequeña Sarah (Chloe Greenfield), la niña de la que cuida Tony: es difícil encontrar actores de tan corta edad que no resulten repelentes. De los que se mantienen en el reparto principal, Neela, Sam (Linda Cardellini), Abby (Maura Tierney), Pratt (Mekhi Phifer) y Luka (Goran Visnjic) mantienen muy bien el tipo, sin mostrar desgaste (personalmente, Neela y Abby son de mis favoritos de toda la serie, y Pratt no me entusiasma demasiado), y Morris (Scott Grimes), con quien en un principio me costaba conectar, pues me parecía un secundario humorístico forzado, está dando mucho más de sí de lo que esperaba; ya es un personaje más, uno excéntrico pero dentro de los límites tan realistas que siempre ha marcado la serie. Las tramas de Sam con su hijo (brutal desenlace del clímax del final de la temporada anterior –el secuestro por parte de su novio-), la boda de Luka y Abby (divertidísima), otras menores como la de la fotógrafa con enfermedad terminal y algunas de un solo capítulo como la de los homosexuales ancianos son magníficas. Secundarios como el cirujano Dubenko (Leland Orser) o Frank (Troy Evans), el de recepción, con cada vez más protagonismo, ponen la guinda a un repertorio de personajes exquisitos. Y en los últimos episodios introducen de forma espectacular a Moretti (Stanley Tucci) como nuevo jefe de urgencias y grano en el culo para los demás caracteres; su presencia es imponente y sirve muy bien como punto de conflicto en un grupo de amigos bastante cohesionado y sin muchos roces.

Pero también tiene algunos puntos negativos que, aunque no siendo graves, sí impiden que la sesión sea de sobresaliente. La historia de Luka con un paciente que le demanda (Curtis Ames, interpretado por un siembre soberbio Forest Whitaker) es metida de golpe y de forma algo forzada (en otras palabras, falla su presentación), su desarrollo está bastante bien pero sabe a muy visto y su desenlace con secuestro y pistola es extremadamente previsible. Y siguiendo por este camino también me quedó la sensación de que ninguno de los otros clímax importantes del año tuvo la intensidad, la fuerza necesaria para resultar realmente impactante y memorable: el golpe de efecto con Ray (interpretado por Shane West y siendo un personaje que nunca ha dado demasiado de sí, de hecho parecía puesto ahí para dar más juego a Neela) no me sobrecogió ni dolió como supongo que pretendían, quizá porque es rebuscado y exagerado, y en el último episodio la escena de tensión final, con Neela aplastada por la marabunta de la manifestación, me resultó simplón y precipitado, aunque debo decir que el inicio de la temporada siguiente, que obviamente desarrolla esta situación, es impresionante. También me ha mosqueado que Jerry (Abraham Benrubi, el grandullón de recepción) desapareciera sin más de la serie tras su operación (fue herido en el tiroteo del novio de Sam): tan sólo en la temporada catorce mencionan de pasada que se ha ido a vivir a otra parte o algo así (en una conversación tan fugaz que ni recuerdo qué decía exactamente). El destino de un personaje secundario con tanta presencia debería haber quedado más claro; de todas formas, en la última temporada vuelve a aparecer en algunos episodios.

Como anexo indicar que Urgencias es la única serie que sigo en castellano. La empecé así y no me apetecía cambiar, pues tiene un doblaje muy bueno y en inglés, aunque sea con subtítulos, es probablemente la serie más difícil de seguir. Pero eso implica que debo tener fe en que los dobladores y traductores hagan bien su trabajo. En general el resultado es notable, pero gracias al dual he podido comprobar algunas pifiadas notables. La principal es que algunos todavía se empeñan en adaptar lo que ellos creen que algún espectador podría no entender (como convertir el famosísimo American Idol en el Festival de Eurovisión así por la cara). Eso de que juzguen mi nivel cultural y decidan alterar (porque no es adaptar, es versionar) una obra que no es suya, que sólo están traduciendo, me saca de quicio.

Y como nota final, cabe decir que la clásica cabecera de la serie ha sido eliminada, adaptándose así a los nuevos tiempos donde en muchos casos se incluye solamente un rápido flash a modo de logotipo. Así pues, el mítico tema de Urgencias de James Newton Howard deja de sonar (aunque podían haberlo mantenido en los créditos finales).

Una respuesta a “URGENCIAS – TEMPORADA 13.

  1. Qué gran serie!. Hoy precisamente le he dedicado yo uno en mi blog a esta gran serie. Os lo dejo por si tenéis curiosidad ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/10/previously-on-er.html

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s