THE GOOD WIFE – TEMPORADA 3.

CBS | 2012
Productores ejecutivos: Michele King, Robert King, David W. Zucker, Brooke Kennedy, Ridley Scott, Tony Scott.
Intérpretes: Juliana Margulies, Matt Czuchry, Josh Charles, Archie Panjabi, Christine Baranski, Chris Noth, Makenzie Vega, Graham Phillips, Alan Cumming, Mary Beth Peil, Zack Grenier.
Valoración:

Decía en la segunda temporada que mi temor a que el estilo de procedimental engullera un drama con tanto potencial se había acrecentado ligeramente. Las tramas repetitivas, con secciones de obligado cumplimiento en cada capítulo (las visitas de Kalinda a Cary son el mejor ejemplo) y la supeditación de la trama seriada al caso del día frenaban la evolución de historias y personajes. Sí, se veía bastante inteligencia y buen hacer en los guiones, pero siempre me daba la impresión de que la narración estaba demasiado encorsetada en unos parámetros muy estrictos. Pero con este tercer año para mi sorpresa las cosas han cambiado para bien.

La estructura de los episodios sigue obedeciendo a unos patrones bien visibles, pero no agobian al desarrollo de la trama. Las visitas al juzgado, las investigaciones de Kalinda, la estructura de los casos… todo se torna más flexible e impredecible, permitiendo más movilidad en historias y protagonistas. Además, la ya larga lista de secundarios permite cimentar un microcosmos muy interesante, donde jueces, abogados, investigadores y otros salen y entran de escena aportando un entramado de caracteres cada vez más completo que da mucho juego.

El estancamiento de la figura principal, Alicia, se desvanece casi por completo, pues por fin se muestran con claridad sus pensamientos, dudas y esperanzas y se pone en movimiento con numerosas acciones y planes. La tentación de irse a otro bufet para tener más tiempo y dinero (y no a uno cualquiera, sino al de Michael J. Fox, que encarna a un abogado que se puede considerar su archienemigo), la búsqueda de un nuevo hogar, las peleas con la suegra… Incluso la trama amorosa, antes lenta y muchas veces dejada de lado, avanza mejor y con mayor verosimilitud: los problemas de la relación con Will y el acercamiento al marido son muy interesantes. Igualmente, los casos, con la rivalidad con roles recurrentes, siempre dan buenas aventuras.

En el bufete el año anterior vimos grandes problemas que ponían en peligro a la firma, y aquí la lucha por sobrevivir no es menos intensa. El acoso a Will, que tuvo un desliz en el pasado, se desarrolla de maravilla, con gran uso de la tensión y una exposición magnífica de cómo afecta el asunto a todos los protagonistas. Además, su ausencia temporal abre la veda para ocupar su puesto, con Eli y David Lee (otro que gana protagonismo muy bien) a la cabeza. Sobre Eli, esta vez en su sección ha habido menos enjundia. El tema con su exmujer no me llenó nada y al estar sin campaña no pinta mucho en el bufete. No es hasta esa guerrilla interna cuando remonta.

Los hijos de Alicia tienen cada vez menos presencia, y esto es para celebrar, porque las aventuras de adolescentes fallan bastante. La serie es por lo general un poco conservadora, y con temas de sexo y maduración en adolescentes se estrella contra el impenetrable muro conservador estadounidense. Eso de que se tilde de catástrofe que alguien en su madurez sexual se interese por el amor y el sexo resulta a veces vergonzoso. Por otra parte, como muchos otros espectadores me pregunto si las inclinaciones lésbicas de la hija son casuales o intencionadas, y espero que salga del armario de una vez.

Pero hablando de sexo sí ha habido por suerte un importante paso adelante: la homosexualidad de Kalinda se expone con más naturalidad, y los besos con mujeres no se esconden de forma descarada. De hecho hay algunas escenas que, sin enseñar carne, pues no es necesario llegar tan lejos, son muy eróticas.

Lo único negativo digno de mención es que en el tramo final pierde algo de fuelle, pues las aventuras más trascendentes (lo de Will sobre todo) tienen su punto álgido a bastantes capítulos del desenlace. Sin nada llamativo que ofrecer, parece que optaron por el sensacionalismo, con la rebuscada trama de Kalinda y el plano final tramposo para crear expectación. Por lo demás, la maduración de The Good Wife es bien patente y muy atractiva. Espero que siga inclinándose hacia el drama seriado que tan buenos resultados ha dado en esta temporada.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s