Archivo de la categoría: Series

EL SÉQUITO – TEMPORADA 7.

Entourage
HBO | 2011
Comedia, drama | 10 ep. de 25-30 min.
Productores ejecutivos: Mark Wahlberg, Doug Ellin, Rob Weiss, Stephen Levinson, Eric Weinstein, Ally Musika.
Intérpretes: Kevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, Jerry Ferrara, Jeremy Piven, Rex Lee, Perrey Reeves, Emmanuelle Chriqui, Beverly D’Angelo, William Fichtner, Scott Caan, Dania Ramirez, Sasha Grey, Rhys Coiro.
Valoración:

Alerta de spoilers: Comento la temporada a fondo, incluido el final.–

En la séptima temporada de El séquito abordamos otra historia muy habitual en el mundo de las estrellas de Hollywood: la adicción a las drogas. El viaje de Vince es muy interesante, pues como es habitual se trata con verosimilitud (los personajes siempre han sido muy realistas) y la dosis justa de ingenio para que una historia tan sencilla y conocida llegue con intensidad al espectador. La caída al lado oscuro afecta a su carrera, a sus amistades, y mira que la unión del grupo es férrea, y obviamente a sí mismo, haciendo más visibles sus debilidades: su inseguridad, su dependencia de otros. Se engancha a nuevos amigos, Scott Lavin y sobre todo Sasha Grey (uno de los cameos más destacables, si no el que más), que le permiten de todo y lo empujan un poco más. Y como es habitual en estas situaciones, para levantar cabeza antes debe estamparse en el fondo.

Pero hay un problema de base que me deja una mala sensación durante todo el año. Sí, la historia es muy completa y entretenida, pero no tiene un punto de partida claro. Es como si ahora tocara tratar este tema y se lanzaran a ello si más, y queda muy precipitado, no hay razones claras en la vida de Vince que justifiquen este patinazo. En realidad se pueden señalar un par de puntos de conflicto que estaban ahí latentes para explotar en esta línea… pero no los abordaron, de hecho los omitieron sin más. Hablo del reciente traspiés en su carrera en la quinta temporada, donde estuvo a punto de perder todo lo que quería, incluso se resintió por primera vez severamente la amistad con Eric. Pero esto no mostró ninguna secuela en la sexta etapa, donde vivían todos plácidamente otra vez, ni se recupera en el inicio de esta para mostrar miedos que cimentaran este camino dramático. Tampoco se remarca un posible sentimiento de soledad, de que todos los amigos tienen sus vidas propias y él no sabe vivir sin ellos. Apenas pareció mencionarse al inicio de la temporada pasada, pero en adelante se olvidó por completo también. Así pues, da la impresión de que hemos pasado de un año de relax intrascendente a uno de crisis importante sin una transición bien trabajada. De hecho hay alguna contradicción: en el capítulo inicial casi muere en el set en una escena de acción, y parecía indicarse que se acojonó… Pero luego vemos lo contrario, pues se apunta a saltar en paracaídas. Así que no queda claro si se embarca en las drogas en busca de nuevas aventuras, porque lo tiene todo y ya nada lo excita, o porque hay un vacío en su vida y trata de evadirse.

También hay otro giro repentino que descoloca, aunque este sí tenía unas bases claras. Tortuga empieza la temporada con un proyecto laboral en pleno funcionamiento, un servicio de conductoras. Sabemos que quería hacer algo para ganarse su sustento, que pidió ayuda a Ari y, viendo que no tenía los contactos y títulos necesarios, se puso a estudiar empresariales. Pero de repente lo tenemos ya inmerso en todo el meollo (¿acabó los estudios tan rápido?), y los líos laborales se centran únicamente en problemas de relaciones personales y sexuales. Aun así, es un paso esperado en la vida de Tortuga, y resulta bastante ameno. Pero, sobre todo, es un interludio, y en seguida pasamos a otra aventura más completa: la del tequila. Ahí sí veremos cómo se mueve y lucha por sacar adelante un proyecto que le apasiona y en el que ve un buen futuro, y la relación con la chica que lo introduce en este negocio, Alex (Dania Ramirez), es muy simpática.

Pero hay más baches extraños. El amigo y empleado de Ari que en tantos líos lo metió, Andrew Klein, desaparece sin más. Su única aparición es una breve llamada donde dice estar internado en un centro de desintoxicación. Su vida era un desastre, pero más allá de alguna cogorza puntual no vimos en él ningún problema con drogas. Veo dos posibles razones para la salida del personaje. Una es que no calara entre la audiencia; ciertamente, tanto esta como la etapa anterior no tuvieron tan buenas críticas como las cinco previas, y él era el único elemento nuevo al que echar la culpa. La otra es que el intérprete Gary Cole se marchara para ser protagonista en una serie y no cuadraran las agendas. De ser así la jugada no le salió bien, porque la producción, llamada Uncle Nigel (Tío Nigel), no pasó del episodio piloto…

Con Ari seguimos otro intento de crecer, de ser un gigante en Hollywood. Pero aunque la pelea por traer un equipo de la NFL a Los Ángeles es como de costumbre muy movidita, también es predecible y sabe a visto: es otra vez Ari luchando como loco por ascender por la escalera del poder y la fama, con los roces esperables con la esposa desatendida. La única novedad es que acabó enzarzado con la agente Amanda Daniels y su exempleada Lizzy Grant, quienes lo amenazan con sacar unas cintas donde el público y los magnates verían su verdadera cara: un abusón y un machista de cuidado. Pero este juego de que si llega o no llega su ascenso o caída se alarga más de la cuenta con amagos poco vistosos, y aunque por suerte también tiene algunos buenos momentos, como la escena en el restaurante con su esposa y con Amanda, es evidente que le falta capacidad para sorprender y emocionar como en aquellas épicas batallas por sacar adelante su propia compañía de agentes en las primeras temporadas. Por otro lado, después de la que liaron con Lloyd en su órdago contra Ari para ver si lo ascendía a agente, ahora que lo ha hecho parece que se han olvidado de él, pues apenas tiene presencia.

Drama tampoco tiene un viaje que impacte mucho. De nuevo en un limbo laboral, Eric, Phil Yagoda y Billy Walsh intentan convencerlo para que ponga voz a una serie animada ideada por Billy y en la que hay claro interés desde la cadena. Pero para Drama es un paso atrás que podría significar el fin de su carrera, así que costará convencerlo de que es un sueldo y la única forma que tiene de mantenerse vivo en el gremio en espera de mejores oportunidades. Eric está incluso más apagado. La relación con Sloan de nuevo pasa a suspenso, con unas pocas e intrascendentes menciones a la boda… Bueno, quizá incluso se agradezca que no entren esta historia, que puede caer en lo cursi con facilidad, pero deberían haber buscado algo distinto para dar más vidilla a la pareja. En cuanto a su trabajo, se mantiene en lo que ya conocemos: lidiando entre la labor de mánager y la de amigo de Vince, con Scott metiendo baza de por medio. La parte en que intentan levantar un proyecto con Randall Wallace (guionista de Braveheart) es la más llamativa, pero fuera de ahí no hay mucho que recordar.

Entre los mejores momentos tenemos una escena mítica de la serie, la de Ari y Eric encontrándose a Vince inconsciente en la piscina mientras Sasha Grey se pasea en pelotas, pero hay otros muchos destacables: el pique de Drama con John Stamos, los pasos de Vince hundiéndose (aparecer colocado en los encuentros con productores, pelearse con los amigos), los de Tortuga intentándose ligar a Alex, los siempre llamativos cameos (Peter Berg, Mike Tyson, Mark Cuban, Christina Aguilera, John Cleese…), el inútil de Carlos (Miguel Sandoval) sin visión comercial para su tequila y, sobre todo, el colofón final en Escenas porno en un italiano (709, Porn Scenes from an Italian Restaurant), con Ari y su mujer y la pelea con Amanda por un lado y Sasha y Vince liándose en el baño por el otro, y la caída al abismo en el último capítulo con la pelea con Sasha en el set, la ruptura con sus amigos y la que monta en la fiesta de Eminem.

Es evidente que El séquito acusa un poco de desgaste, lo que sumado a ese par de saltos extraños da otra temporada un poco por debajo del gran nivel alcanzado en sus mejores momentos. Sigue siendo una serie la mar de entretenida gracias a su notable puesta en escena y a los magnéticos personajes tan bien interpretados, pero la falta de novedades impide que sea capaz de conmover y dejar huella como antaño.

Ver también:
Temporada 6.
Temporada 5.
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

Anuncios

EL SÉQUITO – TEMPORADA 6.

Entourage
HBO | 2010
Comedia, drama | 12 ep. de 25-30 min.
Productores ejecutivos: Mark Wahlberg, Doug Ellin, Rob Weiss, Stephen Levinson, Eric Weinstein.
Intérpretes: Kevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, Jerry Ferrara, Jeremy Piven, Rex Lee, Perrey Reeves, Emmanuelle Chriqui, Scott Caan, Beverly D’Angelo, Gary Cole, Jamie-Lynn Sigler, William Fichtner, Alexis Dziena.
Valoración:

Alerta de spoilers: Destripo la temporada a fondo.–

La carrera de Vince remonta sin que el duro traspiés parezca haber dejado secuelas. Otra vez la pandilla está montada en el dólar, tirando dinero despreocupadamente en casas y coches. El problema es que esto ya lo conocemos y no nos embarcamos en alguna nueva historia que trate sobre el mundo del cine, casi todas las vivencias del grupo de amigos durante esta temporada son relativas a relaciones amorosas. Sólo Ari y en menor medida Eric tienen tramas propias del gremio, y aun así, el grueso de sus aventuras se centran en líos románticos. Los problemas personales siempre han sido vitales en la serie, dado el realismo en el dibujo de los personajes, pero solían tener una conexión más cercana el estilo de vida en Hollywood. Este año prácticamente estamos en una tragicomedia romántica, muy simpática y verosímil (llega con facilidad), con un ritmo excelente y unos protagonistas magníficos, pero transmite la sensación de que se abordan cosas muy vistas y se abandona el espíritu original. Así, es un año como siempre la mar de entretenido, pero viendo el listón que alcanzó en etapas anteriores sabe a poco.

En la temporada previa Tortuga estaba un poco apagado y Vince copaba las partes más intensas. Ahora se cambian las tornas. Vince se dedica a sus fiestas y ligues, y los demás intentan sacar adelante sus nuevos proyectos, con lo cual se siente un poco solo, lo que se agrava porque Drama tiene su piso, E se busca su propia casa, y Tortuga pasa menos tiempo con él. La única historia llamativa alrededor de Vince es que podrían tener un acosador colándose en la casa; es muy divertida y tiene giros inesperados, pero carece de relevancia.

Saliendo con Jamie-Lynn Sigler, Tortuga gana autoestima y se replantea en serio su futuro: quiere buscarse un sustento propio, no puede ser la eterna rémora de Vince. Así que decide ponerse a estudiar empresariales, viendo que los intentos de representar a algunos artistas a lo largo de los últimos años no le fueron nada bien al no tener títulos ni credenciales. Por supuesto, salir con una famosa y montar en el Ferrari que le regala Vince atrae muchas miradas de las jóvenes: para su desesperación, ahora que consigue una relación estable también es cuando más posibilidades de ligar tiene.

Eric continúa tratando de llevar su carrera como agente, pero tras el último revés, pues la comedia del joven afroamericano no sale como esperaba, parece no levantar cabeza… pero Sloan le consigue un trabajo en la agencia de su tío. Allí tendrá roces con un compañero que parece inmaduro y descentrado, Scott Lavin. Este, interpretado por Scott Caan (luego protagonista de Hawai 5.0), será fijo en el resto de la serie, y si bien inicialmente parece un poco tonto, en la siguiente temporada se gana su hueco en la banda. Pero se le da más tiempo a los problemas sentimentales con las mujeres que a la trayectoria laboral de Eric. Sigue en el aire la relación caótica con Sloan, pero ante la incapacidad de ambos para concretar algo E decide lanzarse con otra chica que ha conocido, Ashley (Alexis Dziena). Pero esta resulta una celosa e histérica que monta un número cada dos por tres, y más cuando él se lo pone en bandeja con su falta de sinceridad y determinación. No es una historia que pueda sorprender, pero se trata con gran naturalidad y objetividad (ambos quedan fatal), algo que no suele verse en las series de adolescentes y otras comedias románticas, donde abunda el sensacionalismo.

Drama creía tener un trabajo bastante estable (siempre pueden cancelar la serie), pero sus salidas de tono lo llevan a una espiral que lo pone en conflicto directo con el principal productor, un clásico egoísta que aplasta a quienes no le caen bien. Es tronchante cuando obliga a que escriban historias jodidas para el personaje de Drama, como que acabe con la cara desfigurada y tenga que enfrentar horas y horas de maquillaje. Al final acaba en la calle y entra en otra crisis emocional: se ve como un inútil que no encontrará ningún papel digno. La relación con un productor conocido, Phil Yagoda (William Fitchner), una persona más amable y paciente con él, es lo único que lo mantiene a flote, pero Drama no ve un porvenir claro y es especialista en nublárselo a sí mismo: de nuevo echa por tierra audiciones por ataques de pánico. Por cierto, el tipo con el que choca en una audición (de nuevo, porque ya lo hizo hace tiempo) no es otro que Doug Ellin, el creador y principal guionista de El séquito.

Ari se ve metido otra vez en un puñado de jaleos con su esposa y otra posibilidad de ascenso o guerra hacia el final del año. La falta de novedades se disimula bastante bien porque hay un nuevo personaje que exprimir y todo se narra como es habitual con energía e ingenio, pero obviamente la sensación de repetición pesa un poco. El amigo al que contrata, Andrew Klein, es un desastre y su vida y matrimonio van cuesta abajo, lo que arrastra también el matrimonio de Ari y lo mete en mil problemas en el trabajo con los clientes (espectaculares los cameos de Aaron Sorkin y David Schwimmer) y con sus colegas, especialmente su socia Barbara Miller y la agente Lizzy Grant (Autumn Reeser), y más cuando Andrew acaba enrollado con esta última. Mientras, Lloyd se harta de aguantarlo y le lanza un órdago: o lo asciende a agente o se larga. Así, la tormenta en Miller-Gold parece nunca terminar… y para colmo, al final llega su antiguo jefe, Terrance McQuewick, diciendo que quiere vender su compañía, lo que relanza la rivalidad entre ambos y lo pone en un conflicto de intereses: hacer el esfuerzo de comprarla y así pegar un gran salto en el negocio a la vez impide que lo haga alguien de la competencia, o no humillarse ante las exigentes demandas de alguien a quien odia tanto.

Con tanto romance era difícil evitar un desenlace tirando a cursi. Tortura rompe con Jamie porque ella encuentra un trabajo en Nueva Zelanda, y Eric, tras acabar de una vez por todas con Ashley, tiene más disputas con Sloan pero todo parece olvidarse cuando le propone matrimonio. El resto no deslumbra tampoco. Drama queda en un limbo laboral, como en los viejos tiempos. Vince sigue con su rutina de rodajes atractivos y a vivir la vida entre uno y otro. La tormenta laboral alrededor de Ari se resuelve bastante bien después de tantos fuegos artificiales: la guerra con Terrance tiene un fin pacífico, Andrew tiene que derrumbarse por completo para renacer (y consigue no perder clientes por el camino), y al final Ari echa de menos a Lloyd y le da lo que quería. Por ello llegamos a un desenlace muy tranquilo comparado con los dramas de otros años, y lo cierto es que pierde más fuelle con ese chiste de Matt Damon agobiándolos para que donen a alguna causa benéfica, que se alarga demasiado, incluso con una insulsa escena post-créditos.

Entre los mejores momentos tenemos a Vince sacándose el carnet de conducir (episodio 601), alguna peleílla entre Eric y Ashely que describe muy bien el día a día de muchas parejas, algo que también cumple la caída al abismo de Andrew y su matrimonio, donde acaba estampando el coche contra su casa, tomada por su esposa (608); Tortuga abriendo su armario (603), la partida de golf con varios famosos (605), Drama cavándose su tumba en el set al encarar al productor (lo que se inicia con un exceso de celo protector sobre Jamie-Lynn), el accidente con la pistola en casa (607), el grupo de seguridad (el jefe interpretado por el inquietante Peter Stormare) que contratan para hallar al acosador, el ataque de pánico de Drama que casi se convierte en un infarto (611), etc. En cuanto a capítulos en sí, esta vez no tenemos ninguno que contar entre los grandes de la serie, pero los más destacables serían Un coche, dos coches, coche rojo, coche azul (603), donde Tortuga se harta de ser un niño mimado, y Enterrado a preguntas (610) y Con el susto en el cuerpo (611), con la crisis de Drama y la guerra de Ari en su máximo esplendor y los últimos pasos en la conflictiva relación entre Eric y Ashley. También cabe señalar que, entre otros tantos cameos de impresión, como las nuevas apariciones de los habituales Mark Walhberg, Bob Saget y Jeffrey Tambor, o la presencia de grandes figuras del golf, fúbtol americano y baloncesto, sobresalen a lo grande las citadas de Aaron Sorkin y David Schwimmer y la de Zac Effron con la madre salida. Aparte, se puede citar también la fugaz presencia de la ahora famosa Gal Gadot (602), haciendo de una de las chicas que se les unen en las fiestas.

PD: Es obvio dejar el piso de Drama ahora que pueden, pero aparecen de nuevo en la mansión de la primera temporada sin que veamos cómo y cuándo deciden volver ahí.
PD2: Kate Mara sale en unos pocos capítulos como secretaria de Eric, pero en la siguiente temporada ya no está; supongo que encontró un papel mejor.

Ver también:
Temporada 5.
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

EL SÉQUITO – TEMPORADA 5.

Entourage
HBO | 2008
Comedia, drama | 12 ep. de 25-30 min.
Productores ejecutivos: Mark Wahlberg, Doug Ellin, Rob Weiss, Stephen Levinson, Eric Weinstein.
Intérpretes: Kevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, Jerry Ferrara, Jeremy Piven, Rex Lee, Perrey Reeves, Emmanuelle Chriqui, Constance Zimmer, Beverly D’Angelo, Gary Cole, Jamie-Lynn Sigler.
Valoración:

Alerta de spoilers: Describo la temporada a fondo.–

Después de que la cuarta temporada pareciera relegar las tramas largas centradas en el mundo del cine en pos de aventuras más ligeras, aunque no por ello perdiera fuelle, la quinta abraza de lleno otro de los puntos clave en la vida de muchos actores: la caída en desgracia, el fracaso. Medellín se estrella en Cannes, a nadie le gusta y nadie quiere distribuirla, lo que arrastra la carrera de Vince. Así que Eric, Ari y Vince luchan a diario por encontrar papeles en una industria que pasa de mimarlo a rechazarlo, ofreciéndonos, El séquito su año más oscuro.

Aunque ya conocíamos bastante sobre las disputas entre agentes, productores y estrellas de Hollywood para sacar adelante los proyectos, aquí nos lanzamos a primera línea de las trincheras, sufriendo problemas y desencantos de todo tipo, extendiendo la guerra con Adam Davies, rivalizando ahora también con Amanda Daniels (la que fuera agente de Vince por poco tiempo), y volviendo a tener duras negociaciones con Dana Gordon y Alan Gray, y finalmente con el jefe del estudio, John Ellis. Cuando por fin consiguen avanzar hacia algo prometedor deben tomar decisiones difíciles o sacrificar mucho. Eric se encuentra ante la tesitura de tener que elegir entre el guion de sus clientes y el futuro de Vince, Ari lidia entre su ego (ascender aplastando a los contrincantes) y ser fiel a Vince, y el propio Vince debe plantearse dar un paso atrás, coger papeles menores, de secundario incluso.

El capítulo en que van a drogarse con setas al desierto para tratar de disipar las dudas de si aceptar la película sobre los bomberos o no es un inciso muy llamativo, pero también resulta un descanso breve, porque en el rodaje Vince las pasa putas con un director cada vez más exigente que mina su ya de por sí escasa autoestima. Así nos adentramos también algo sólo vislumbrado anteriormente: el rodaje de las películas. Actores caprichosos, directores difíciles de tratar y como siempre detalles aquí y allá muestran historias sencillas, quizá no sorprendentes, pero narradas con una pasión contagiosa.

El tramo final, con la película yéndose al traste, pues los productores deciden terminar con el jaleo antes de perder más dinero, es trepidante y mantiene la tensión a flor de piel, y supone la puntilla a la carrera de Vince. Así que a él y los chicos no les queda otra que volver a casa de sus madres en Queens, y a mendigar por papeles desde allí sin muchas esperanzas. La tensión llega a tal punto que vemos lo impensable: Vince estallando de frustración y rabia, la amistad con Eric resquebrajándose. Pero esto es El séquito, una serie con una visión de la vida más bien luminosa, alegre. La crisis se solventa en los últimos minutos de la temporada con Eric consiguiéndole a Vince un papel en una película de Martin Scorsese después de haberse dejado la piel de despacho en despacho, y recuperando así su amistad.

Eric, aparte de luchar por levantar la carrera de Vince, trata de llevar la suya propia como agente. Con el prometedor guion de par de jóvenes sureños y la comedia que vende otro recibe palos por todos lados y sufrirá infinidad de quebraderos de cabeza, pero no pierde la esperanza. Drama, inesperadamente, tiene estabilidad y algo de fama con el papel en la serie Five Towns, aunque sus manías y tics lo meten en apuros varias veces (delirante la entrevista en televisión, algo amargo el fin de la relación con la fan de Viking Quest). Tortuga no tiene una historia larga, aunque no pierde presencia ni interés. Y al final presentan la del año que viene: se liga a Jamie-Lynn Sigler, una actriz bastante conocida, sobre todo en esa época (la hija de Los Soprano). Por su parte, Ari tiene como es habitual sus propias historias secundarias, que son las mismas de siempre (las peleíllas con su mujer y con Lloyd) pero tampoco acusan desgaste, y al final se inicia una nueva: quiere darle trabajo a un amigo suyo que no levanta cabeza, Andrew Klein, interpretado por el gran Gary Cole, lo que permite también recuperar los líos con su socia, Barbara Miller.

Entre los mejores momentos del año tenemos la fiesta de cumpleaños de una adolescente, donde Vince se rebaja a ir por ganarse un dinero fácil, los reencuentros de E con Sloan, y con Seth Green de por medio fastidiando, el retorno de Dom, que parecía una trama gastada pero ofrece unos giros muy logrados, Tortuga haciendo de ayudante de Drama en el set, las peleas entre Ari y Adam Davies, las negociaciones con Amanda, el infarto de Alan Gray (el ejecutivo cabrón), las disputas con el director alemán, y las mencionadas setas alucinógenas, que cada personaje vive de una forma distinta.

Ver también:
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

ORANGE IS THE NEW BLACK – TEMPORADA 5.

Netflix | 2017
Drama, comedia | 13 ep. de 55-60 min.
Productores ejecutivos: Jenji Kohan.
Intérpretes: Taylor Schilling, Laura Prepon, Yael Stone, Natasha Lyonne, Kate Mulgrew, Lea DeLaria, Annie Golden, Kimiko Glenn, Lin Tucci, Dale Soules, Abigail Savage, Danielle Brooks, Uzo Aduba, Amanda Stephen, Vicky Jeudy, Laverne Cox, Adrienne C. Moore, Elizabeth Rodriguez, Selenis Leyva, Jessica Pimentel, Dascha Polanco, Jackie Cruz, Diane Guerrero, Laura Gómez, Rosal Colon, Daniella De Jesús, Miriam Morales, Nick Sandow, Beth Dover, Matt Peters, Alan Aisenberg, Brad William Henke, James McMenamin, Emily Tarver, Michael Torpey, Mike Houston, Taryn Manning, Emma Myles, Julie Lake, Blair Brown, Constance Shulman, Francesca Curran, Asia Kate Dillon, Kelly Karbacz.
Valoración:

Alerta de spoilers: Obviamente recomiendo haber visto las temporadas previas. De la presente no hay nada revelador hasta el siguiente aviso.–

Por si no estaba claro que Orange is the New Black es la serie que mejor ejemplifica el modelo de visionado en maratón, eso de devorar la temporada en muy pocos días con voracidad, llega esta cuarta temporada que prácticamente lo exige: más que nunca estamos ante un episodio dividido en trece horas. La idea de tener más de treinta personajes con sus historias propias que se cruzan con las demás según se desarrolla una o varias tramas más largas necesita una gran cantidad de metraje para que ninguna sección quede descolgada, y obviamente a la hora de abordar tamaño conjunto no se puede tratar de concentrar en episodios sueltos, hay que narrar mirando a largo plazo. Tienes que ver una o más temporadas enteras para reconstruir la vida de cada protagonista, y dar un paso atrás para abarcar el cuadro completo y poder vislumbrar el movimiento global. Esto ya lo hacían Oz y The Wire, pero aquí vamos a un nuevo nivel. En este año hemos llegado a un punto álgido explosivo en el que, para poder mostrar a todos los personajes en juego (ya vamos por unos cincuenta, con la inclusión de las nazis y nuevas latinas) y todas las caras de la historia en proceso, exige ampliar aún más la perspectiva. En el motín pasan tantas cosas, hay tantas ramificaciones, que en toda la temporada vemos únicamente cuatro días de tiempo de los personajes. Y en cada capítulo te quedas a cuadros diciendo: “¿Ya? ¡Quiero ver más, quiero saber más!”. Saca tiempo libre, porque una vez caes en la prisión de Litchfield no podrás salir.

La muerte de una de las reclusas más inocentes y queridas fue la gota que colmó el vaso en las injusticias habituales de la prisión, que habían alcanzado nuevas cotas de inmoralidad con la gestión privada de la empresa MCC (Gerencia y Correccionales en castellano). Al empeoramiento de las condiciones de vida (comida, sanidad -ni tampones tienen-) se sumó el aumento de los abusos por parte de unos guardias muy mal seleccionados. Gente sin preparación, exsoldados con traumas, tiranos, corruptos, incompetentes… Se juntó una tropa de cuidado que mantenía a las internas en un suplicio constante. Joe Caputo lidió como pudo contra los abusos corporativos y el desfalco de la anterior alcaide, pero el sistema capitalista promociona más la corrupción que la justicia social y económica, y esta compañía está dispuesta a explotar a las reclusas al máximo.

Todo esto es algo que ya denunciaba Oz a su manera tan sórdida y cruel, y Orange is the New Black retoma su legado con un estilo propio que oscila entre la comedia irónica y el drama ligero (aunque todavía tiene golpes muy duros). Y mientras que aquella era más directa y contundente, la presente hace gala de una sutileza e inteligencia asombrosas. Pero también amplía miras, por eso de contar con tantísimos personajes con vivencias propias, y obviamente ofrece una actualización del análisis. El tema racial está que arde en Estados Unidos: parece haber un retroceso en derechos sociales de las minorías, sobre todo negros, y aquí abordamos esta temática con determinación. Y con el motín también muestran la situación decadente del sistema carcelario, referenciando constantemente otros motines y tiroteos famosos. En otras palabras, es una serie valiente y comprometida, un reflejo de la sociedad que es capaz de llevarte a la reflexión cautivándote y entreteniéndote.

Una escena que probablemente a muchos les pareció un detalle trivial la veo como un ejemplo muy certero de la sutileza y naturalidad con que exponen los problemas de estas cárceles que sólo sirven para almacenar mano de obra barata, porque lo de reconducir y reconciliar ciudadanos para que vuelvan a ser aptos para vivir en sociedad es algo que si llegó a existir en Estados Unidos se perdió hace mucho. Hablo del momento en que una protagonista, con acceso a internet gracias a la rebelión, dice algo como “es imposible ponerse al día de todo lo que ocurre”. El aislamiento y la falta de actualización en las capacidades de las presas es tal que si algún día consiguen salir al mundo real estarán fuera de él igualmente. Aleida, a la que seguimos tras ser liberada, sufre eso en sus carnes: aparte de que por ser expresidiaria no la querrán contratar si no es para abusar de ella, no ha tenido preparación de ningún tipo que la ayude a encontrar trabajo. Y es que explotarlas en talleres de costura o de albañilería sale más barato que darles educación… pero además así tienen más posibilidades de acabar en la cárcel de nuevo y seguir siendo rentables.

El sistema está tan corrupto y amañado que en la oficina gobernador, cuando por fin parece que el motín los salpica, no piensan en las presas, sino en cómo afectaría económicamente a la empresa que subcontrataron y cómo un efecto bola de nieve podría llegar también a las demás compañías que gestionan otras cárceles. Lo triste es que las internas, con Taystee como principal vocera, e incluso con el apoyo de Caputo a veces, sueltan a las claras obviedades económicas que contradicen la política infame que sufren. Con un consultorio médico decente se ahorrarían caros viajes a urgencias, por ejemplo. Pero la crítica no ataca sólo a la política, también ofrece una completa y hábil perspectiva más humana. Los guardias, ahora presos, viven en sus carnes lo que les hacían a las internas; de hecho Linda Ferguson, la fría economista de MCC, tiene que disfrazarse de presa para pasar desapercibida y ve este mundo incluso más de cerca. Los grupos de internas otrora enfrentados, como las nazis y las latinas, acaban trabajando juntas por el bien común. Y un largo etcétera, porque los guionistas, con Jenji Kohan a la cabeza, ofrecen de nuevo un mosaico de historias impresionante, abarcando un rango muy variado de situaciones personales, de formas de pensar y enfrentar la vida, de reflexiones, de enseñanzas, o de simpáticas anécdotas con las que divertirse. ¿Y qué decir de los actores? Es probablemente el mejor reparto de los últimos años, lo cual resulta más asombroso porque la mayoría de intérpretes son grandes desconocidos. Este año destacaría a Danielle Brooks (Taystee), quien tiene las escenas más intensas, pero nadie se queda atrás.

Unas internas se implican y tratan de lograr una situación mejor, otras se mantienen al margen, otras viven la vida sin pensar en nada, como han hecho hasta ahora. Pero todas se enfrentan a la miseria del mundo, a las acciones de los demás, y a sus propios demonios internos. La tentación de Gloria por ayudar a los guardias retenidos a escapar y obtener beneficios (visitar a su hijo en el hospital) choca contra la visión global de Taystee de conseguir mejoras para toda la prisión. Esta última también quiere justicia para Poussey, pero la serie tiene muy en cuenta que en el mundo real la frontera entre buenos y malos está muy dispersa: seguimos viendo que Bayley, el guardia que acabó con su vida, no es un ogro como Piscatella, sino un niño que estaba en el lugar equivocado auspiciado por un sistema podrido. Dasha se ve empujada por la presión social a disparar otro guardia muy despreciado, Humps, lo que la entierra aún más en la miseria. Y por el lado contrario, Piper parece seguir obnubilada en sí misma, algo que su intermitente amante Alex Vause ve como un impedimento para estar juntas. Algunas siguen haciendo lo único que saben para seguir adelante: Boo ligar con todas las que puede, Lona refugiarse en sus delirios, Angie y Leanne matar el tiempo buscando formas de evadirse (drogas principalmente). Otras aprovechan la situación para imponerse por la fuerza, como la mayor parte de las latinas, que son las que intimidan a los guardias. Unas muestran madurez después de dar muchos tumbos, como Nicky, y otras han soportado más de lo que podían y caen en una espiral oscura, como Red y su obsesión por cazar a Piscatella. No falta la mención a la eterna separación de ricos y pobres: Janae representa el camino difícil de quienes nacen en la miseria y el sistema deja de lado, y Judy King las facilidades que ofrece el dinero.

Hay tantos personajes, tantísimas historias fascinantes y anécdotas enriquecedoras, que parece imposible lo bien narrada que está la serie, donde nada queda descolgado o forzado, donde todo fluye con un ritmo adictivo. Pegas hay unas pocas (algún giro que puede no complacer las expectativas), pero ninguna especialmente grave, y el conjunto resulta de nuevo deslumbrante, en cuanto acabas tienes ganas de empezar la temporada y la serie otra vez, no digamos ya el ansia que deja por ver nuevos capítulos.

Alerta de spoilers: Apartir de aquí destripo a fondo, incluido el final.–

Quizá se podría criticar el poco riesgo que corren en algunas situaciones clave. Piscatella muerto en vez de seguir molestando parece un poco forzado, o al menos da la sensación de que han desaprovechado una línea a la que le quedaba mucha vida para exponer las miserias del sistema y de la sociedad. De hecho, cuando oye que Vause es la que asesinó al tipo enterrado en el jardín daba por sentado que se la llevaría por delante cuando consiguieran acusarlo de algo. Eso sí, no me disgusta en sí su caída, inesperada y con mucha mala baba: muere a manos de incompetencia y abusos como los que él mismo generaba. No me sorprendería tampoco que haya quien le ponga algún pero a su flashback: cuando abordamos su psique por fin, esperando entender su comportamiento, puede que las expectativas jueguen una mala pasada al ver una historia clásica de desamores. Pero como de costumbre está muy bien escrita para el poco tiempo del que se dispone y encaja de maravilla en la trayectoria del personaje, en su descripción de matón: se encierra en su superioridad física para no enfrentar sentimientos dolorosos y decisiones potencialmente dañinas.

Más mosqueante si cabe sería lo de dejar el destino de las protagonistas principales (las quedan encerradas en la vieja piscina) en el aire, intentando transmitir forzadamente la sensación de que están en gran peligro. No me convence que muchas de ellas no se rindieran rápido para evitar más violencia innecesaria, y más cuando la mayoría son pacifistas o inofensivas. Quedarse ahí atrincheradas es provocar, y no sé muy qué pretenden al final poniéndose en círculo, si resistir o rendirse; y Frieda, con una pistola en su poder, es más confuso todavía: si quiere usarla que desenfunde, pero si no, por qué se la juega llevándola encima. Así pues, el capítulo final, después de los grandes desenlaces que nos ha dejado la serie, está un poquito por debajo de lo esperado en cuanto a capacidad de sobrecoger.

Por otro lado, también apena un poco que al haber tantos personajes a veces no quepan todos. El protagonismo de Piper está muy diluido otra vez; no pretendo que fuercen su presencia, ni menospreciar el fantástico trabajo de todo el reparto, pero es que cuando exprimen al personaje resulta una figura muy potente, en especial porque Taylor Shilling es una actriz espectacular que desaprovechan mucho. Mei Chang tiene una presencia anecdótica, la monja no vuelve a aparecer y Healy tampoco. Sophia Burset y Soso ven muy reducido su protagonismo conforme avanzamos. Maritza y Flaca por un lado y Angie y Leanne por el otro prácticamente quedan limitadas a receso cómico, pues aunque sufran un poco su viaje no se mueve nada. Y algunas quedan muy relegadas a secundarias, como Kukudio, Norma, Gina, DeMarco, la haitiana… Eso sí, se agradece que sigan formando parte de la serie, que lo normal es eliminar a secundarios que no parecen esenciales para las historias en progreso. Recordemos por ejemplo la de roles secundarios que se cargaron de mala manera en Juego de tronos para recortar dinero y esfuerzo… Aquí hay tanto personaje con vida propia, aunque en estos momentos no tengan una evolución llamativa, que parece que estamos ante la realidad misma, allí en Litchfield sufriendo con todas ellas.

Ver también:
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

MR. ROBOT – TEMPORADA 2.

USA Network | 2016
Suspense, drama | 12 ep. de 45-65 min.
Productores ejecutivos: Sam Esmail, Steve Golin, Chad Hamilton.
Intérpretes: Rami Malek, Christian Slater, Portia Doubleday, Carly Chaikin, Michael Cristofer, Grace Summer, Azhar Khan, Sunita Mani, Martin Wallström, BD Wong, Stephanie Corneliussen,Gloria Reuben, Ron Cephas Jones, Michael Drayer, Omar Metwally, Joey Bada$$, Craig Robinson.
Valoración:

No compartí, ni entendí, el desmedido entusiasmo con que se recibió a la primera temporada de Mr. Robot, que fue la más hablada y laureada del verano de 2015, hasta el punto de llegar a los Globos de Oro como mejor drama a pesar de venir de fuera del circuito comercial estándar. Es cierto que tenía algunas buenas virtudes, pero el conjunto andaba bastante desequilibrado. El magnético personaje central, encarnado con entusiasmo por el entonces desconocido Rami Malek, cautivó rápidamente, los secundarios tenían bastante tirón también, y la estética vanguardista funcionaba, dándole a la serie un aire moderno y valiente que en su interior en realidad no llegó a tener. Y es que su autor, Sam Esmail, abraza desde el principio la grandilocuencia, la pretenciosidad, el vanguardismo impostado. La crítica al sistema, tan prometedora, no parecía llevar a nada, salvo a la típica conspiración imposible. Los dramas personales se iban viendo demasiado rebuscados unas veces y simplones otras, minando bastante la proyección de unos protagonistas inicialmente muy atractivos. En otras palabras, los malabares no ocultaban lo obvio, que la trama no se ha estudiado bien, que van escribiéndola improvisadamente, como suele ocurrir más de la cuenta.

Es cierto que la serie podía haber madurado, que los guionistas podían haber pulido los errores y encontrado un mejor equilibrio… Pero servidor ya tiene experiencia, se ve venir cuándo hay posibilidades de remontada y cuándo es todo humo. Por lo general, serie que empieza con tanta improvisación y artificio, serie que se estrella pronto. Para los que no supieron verlo en ese momento, la segunda temporada fue una decepción, hasta el punto de que la serie ha pasado al olvido en un visto y no visto. La audiencia media cayó a la mitad, y en internet la pasión se esfumó desde los primeros capítulos para no volver. Eso sí, no sé cómo cosechó buenas críticas todavía, aunque dejó de copar el top ten de los medios (¡la mayoría le dieron el primer puesto a la temporada inicial!), y con la inercia arañó de nuevo nominaciones en los Globos de Oro, aunque sólo para los actores.

Desde el primer capítulo de esta nueva etapa se ven los torpes requiebros que hace Esmail para disimular que no navegamos hacia ninguna parte. Como los débiles pilares van quedando expuestos, se empeña en soltar más humo y desviós de atención, a ver si así no nos damos cuenta de las carencias. Todos los misterios que dejó abiertos en el final de la primera temporada son estirados sin vergüenza alguna, apartados, mareados, retorcidos para, supuestamente, lograr que nos enganchemos sin poder apartar la mirada. Hasta los últimos episodios no sabemos quién llamó a la puerta de Elliot, cuál era la relación con Tyrell Wellick, dónde ha estado ocultándose este, quién llamaba y enviaba presentes a su esposa, hacia dónde va a dirigirse ahora el ataque contra Evil Corp, cuáles son los planes del CEO de la compañía y el misterioso chino llamado Whiterose por un lado y los del Dark Army por el otro.

Como es esperable en este panorama, no va a haber muchas respuestas efectivas, o al menos concluyentes. Algunas son obvias, la mayoría exageraciones, y unas pocas se vuelven a dejar en el aire. Por supuesto, la conspiración ofrece una nueva cara cada vez más improbable, el plan tiene una nueva fase supuestamente épica, y los personajes quedan en punto de inflexión muy forzado. En los spoilers me extiendo.

Hasta entonces entramos de lleno en el juego de marear la perdiz, abundan las trampas argumentales, las subtramas repetitivas, los giros sensacionalistas, los rellenos absurdos (esos prólogos y recesos a lo Breaking Bad, pero sin su gracia y espectacularidad). Y como el factor sorpresa ya no existe y la conexión con unos personajes estancados se diluye a marchas forzadas, los trucos cantan, el interés cae y el aburrimiento aflora. Tenemos más capítulos que en la primera temporada, algunos de una injustificable hora de duración. Si ves que no tienes material, agiliza la narración, haz episodios de cuarenta y cinco minutos, que entren rápido y destaquen los momentos clave. Pero, sobre todo, para conseguir sensación de intriga, para ganar nuestro interés por ir viendo cómo se llega a desentrañar el misterio, debes mostrar a los personajes trabajando en una dirección clara, soltar pistas que tengan lógica y sean creíbles. Relegando con engaños y trucos argumentales baratos sólo se genera frustración.

Los seguidores que quedan a estas alturas son los que alaban estos fuegos artificiales superficiales, los enredos visuales y técnicos sin coherencia real ni contenido. Sirva de ejemplo el tiroteo en una cafetería. Me resultó tan teatralizado en estilo e incoherente en el fondo que me puse a leer comentarios… Y encontré a gente flipando por el plano fijo y que la cuenta atrás del semáforo de los peatones marcaba también el inicio de los disparos. Yo en cambio puse mala cara al ver a unos tipos andando en moto con metralletas en plena ciudad a pesar de la histeria terrorista, me preguntaba de qué va este Dark Army tan poco creíble, por qué pretendían de repente matar a estos personajes, cómo dan con ellos, por qué la agente del FBI tan supuestamente lista no espera refuerzos…

La temporada está formada por infinidad de escenas de este tipo, descuidando de mala manera la progresión global de trama y personajes. Se retuerce tanto la historia que al final ni quedan claras las motivaciones, ni siquiera las acciones, de la mayor parte de los protagonistas. ¿Qué objetivos persiguen, cuál es el curso de acción que planean? A veces hacen movimientos contradictorios, sobre todo Angela, que da unos bandazos alucinantes. Lo único que saco en claro es que la pandilla se ha dado de bruces con la realidad y se ha acojonado, se ha dado cuenta de que sus ideas no tienen mucho sustento ni recorrido. Lo de tumbar el sistema económico capitalista, sustentado sobre todo por la todopoderosa Evil Corp, les estalla en la cara. El dinero será un valor virtual gestionado por una élite, y la especulación y otros males reprobables, pero sin él las familias pasan hambre, sin poner una alternativa de sistema económico la sociedad colapsa. Es decir, luchar contra el capitalismo desenfrenado está muy bien, pero destruirlo sin más y esperar que en la anarquía resultante todo se arregle solo es de niñatos imbéciles. Al final los protagonistas parecen ir dándose cuenta de eso y de que han sido peones de la conspiración, esa liderada por algunos poderosos que quieren manejar a los gobiernos a su antojo. Así pues, de cara a la próxima temporada cabría esperar el despertar y la revolución de los protagonistas ante el nuevo orden mundial en el que ellos mismos han colaborado, y quizá incluso se dé la paradoja de que luchen por volver a lo que tenían.

Este es el único atisbo de inteligencia y la única sensación de dirección, de contenido, que se puede extraer de la temporada. Esmail, aparte de censurar el capitalismo ahora también acusa con contundencia a las críticas inertes o dañinas. Con el Dark Army, los fanáticos protagonistas y los idiotas que los siguen se ataca muy bien a Anonymous y la turba de inmaduros que lloriquean en internet sin tener ni idea de nada ni proponer alternativas viables. Es un giro valiente y muy divertido, porque esta fauna es precisamente la que más se enganchó a la serie. Por el lado contrario, la crítica al capitalismo, donde señala que las mega corporaciones son las que mandan cada vez más en los países, se va desdibujando, ahogada en esa conspiración que resulta tan inverosímil y pasada de rosca que, cada vez que toma presencia, y por suerte son pocas ocasiones, por eso de avanzar lo mínimo y con misterios impostados, me daba la risa.

Por lo demás, los otros pilares de la serie están en el límite. Los personajes siguen manteniendo cierto tirón, sobre todo gracias al buen trabajo actoral, en especial Elliot y Rami Malek. La historia de hackers enfrentados al sistema, quitando toda la maraña de enredos narrativos, tiene atractivo y potencial todavía. Y la notable factura visual consigue hacer digeribles hasta a los episodios más aburridos… que ciertamente son la mayoría. Lo que queda es un mínimo aceptable si se pone bastante esfuerzo de tu parte: paciencia por la lentitud y hacer un poco la vista gorda a tanta gilipollez para quedarte con los pocos buenos momentos y los pocos avances. Pero, volviendo a hablar de la experiencia en series, esta que me dice que, salvo un inesperado milagro, es muy dudoso que Mr. Robot consiga remontar.

Alerta de spoilers: A partir de aquí analizo la temporada a fondo.

Es demencial cómo nos tienen siete capítulos, largos y aburridos todos, forzando la situación de Elliot, manteniendo ese limbo absurdo y cansino. Desde las primeras escenas de la temporada está claro que los dos nuevos personajes salidos de la nada sin una presentación natural tienen algo raro. Atendiendo a la premisa, está claro que estarían en la mente de Elliot o distorsionados por ella. Pero entre las órdenes de la cadena de alargar la serie y el plan narrativo de Esmail, los guionistas las pasan putas para no revelar el truco hasta el tramo final. Mientras tanto tragamos una y otra vez con la escena de la cancha de baloncesto, el acercamiento al negro grandote (Ray, Craig Robinson), la comida con el negro simpático (Leon, Joey Bada$$ -¡!-), todo ello mostrado con infinidad de conversaciones pretenciosas pero huecas, y con trampas, muchas trampas: cada vez que alguien habla con Leon la cámara lo enfoca de forma que parezca estar hablando con Elliot, para que nos creamos que es otra doble personalidad. Lo único llamativo que se puede sacar queda muy diluido: la batalla de Elliot contra Mr. Robot, la representación mental de su padre que controla muchos momentos de su vida, es muy repetitiva y rebuscada también. Trucos surrealistas, como el viaje en plan comedia setentera, con aparición de Alf incluida, no hacen sino seguir cavando la tumba de la serie, cada vez más manipuladora y rebuscada por fuera pero más insustancial y aburrida por dentro. Y, atención, porque en el octavo episodio no aparece Elliot, se reservan las respuestas del largo engaño para el noveno. Y por si fuera poco en él te lo dan todo bien mascado, reincidiendo demasiado en cosas obvias. Así, la sensación de que toman por tonto al espectador se hace cada vez más grande.

El resto de protagonistas están también atascados o deambulando sin rumbo. Darlene y los compañeros hackers no hacen nada, absolutamente nada, hasta el lío en la mansión que han ocupado (208). Sólo entonces surgen problemas reales, lidian por tomar decisiones difíciles, se ve en ellos esfuerzo, sufrimiento, y tememos por su futuro inmediato. Pero, por desgracia, esa intriga que se pone sobre sus hombros dura poco, de nuevo caemos en la más absoluta indiferencia con tramas muy trilladas, muy simples y adornadas malamente. Que caiga uno u otro en manos del FBI no causa congoja, porque sabemos que se librarán, que tengan que dejar todo para huir no duele, porque no conocemos nada de sus vidas, a quiénes aman, qué rutina abandonan.

En un mundo aparte está la mujer de Tyrell. Copa muchísimas escenas sin aportar nada tangible la serie, y el giro final donde resulta que quien la llamaba y enviaba regalos era el currante de E Corp al que Tyrell mató a su esposa en uno de sus arrebatos, no podía ser menos interesante. ¿Qué pinta aquí este culebrón? Supongo que forma parte del intento de mantener la expectación por el retorno de Tyrell, pero vaya chapuza. También quedan muy infrautilizados Cisco y la psiquiatra, que parecen más importantes de lo que luego llegan a dar de sí.

Tenemos un nuevo personaje, la agente del FBI Dominique DiPierro, pero me dice bien poco. Es el típico individuo obsesivo cuya vida se define únicamente por su trabajo. Como punto de partida no tiene por qué ser malo, de hecho para dirigir una investigación de gran calibre y como oponente de Elliot hace falta alguien así de dedicado. El problema es que no es un rol verosímil ni atractivo. Una actriz tan joven no pega como agente veterana, y esa posición de hecho no tiene sentido: no es nadie, es una más entre los miles que nos dicen que trabajan en el caso, pero por alguna razón aparece siempre metida en todo como si liderada la investigación… y no lo hace, tiene un jefe, pero este parece también un agente del montón, otro don nadie con un despacho pequeño y sin poder. Da la sensación de que la intentan mostrar como una agente la hostia de efectiva que lucha contra la cadena de mando para realizar lo imposible, pero a la hora de la verdad se ve claramente que no hay investigación ninguna, que se mueve de acá para allá y habla con algunos personajes, pero no hay trabajo real ni retos verosímiles. Menudo desastre de representación del FBI. Finalmente, al contrario que el resto del reparto, la actriz Grace Gummer no da la talla; quizá ella misma no se cree al personaje.

Angela ya patinaba en el primer año, y aquí vaga como un zombi. Su sección está demasiado separada del resto, y su viaje laboral y emocional es incompresible. Unas veces parece querer trabajar desde dentro para desmontar a los directivos de E Corp que se libraron de pagar por el vertido en que murió su madre, otras que sólo acepta trabajar para ellos por dinero, unas veces parece darle asco su jefe, otras caerle bien, en ocasiones pasa de todo para luego jugarse el pellejo… Resulta un galimatías total donde pone la puntilla la demencial conspiración. El secuestro en el tramo final, en el que la interroga una niña mediante un juego de ordenador arcaico con preguntas abstractas ridículas, es el último estertor de la serie, el “salto del tiburón” que deja claro que esto no es más que otro Perdidos que engatusa con su estética y sus misterios pero que en el fondo es una parida sin pies ni cabeza.

Y eso que ya había elementos muy salidos de madre. La conspiración apuntaba bajo, pero conforme se desgrana se va convirtiendo en una comedia involuntaria. Ese ministro chino travesti (Whiterose) que tiene tiempo para pasarse días fuera del país organizando una oscura agenda secreta sin que nadie se dé cuenta, el Dark Army o Ejército Oscuro que se pasea con ametralladoras por pleno Estados Unidos y que se suicidan en cuanto los pillan…

Para rematar, acabamos con Elliot con un tiro en el estómago a manos de Tyrell, a pesar de que lo necesita sí o sí para sus planes. Sabemos que es otro tipo inestable, pero joder, dale un par de hostias, no te lo cargues. Y sabemos que el protagonista no va a morir, así que el golpe de efecto no podía ser más cutre. El resto más o menos igual. Darlene en el FBI a pesar de que sabemos que saldrá airosa. El plano absurdo donde la agente del FBI muestra el tablero con los nombres y datos de Elliot y todos los demás del grupo, cuando durante toda la temporada nos han ido diciendo que no tienen nada, y en las pocas veces que encontraban una pista no les servía de mucho. Trenton y Mobley apuntaban a un final realista, huyendo por patas y tratando de rehacer sus vidas… pero la escena post créditos que pretende sorprender con ellos no hay quien la entienda. Aparte de larguísima, ¿por qué la aparición del negro simpático que conoció Elliot en la cárcel (Leon) se supone que ha de ser una gran revelación? No pinta nada en las tramas, no sabe nada de este grupo de hackers, ni de informática.

PD: A pesar de ser una serie muy cuidadosa en temas informáticos, con evidente asesoramiento y cuidado, hay una cagada incomprensible. Cuando Elliot localiza un número de teléfono haciéndose pasar por policía, le sale la ubicación en un mapa, con una flechita señalando la dirección, y con la propia dirección escrita en un globo. Pero va y abre una página que pone “localizador inverso de direcciones” (ya me dirás qué es eso), la escribe ahí… y le da la misma dirección pero en otro mapa, y es entonces cuando dice “Lo tengo”.
PD2: Hablando de Globos de Oro, no se entienden las nominaciones, en las dos temporadas, de Malek como mejor a actor de serie mientras a Christian Slater lo nominan a actor secundario de miniserie o película televisiva, como si fueran dos producciones distintas. Por no decir que Slater en esta temporada no destaca lo más mínimo.

Ver también:
Temporada 1.

BETTER CALL SAUL – TEMPORADA 3.


AMC | 2017
Drama, suspense | 10 ep. de 55 min.
Productores ejecutivos: Vince Gilligan, Peter Gould, Melissa Bernstein.
Intérpretes: Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Michael McKean, Patrick Fabian, Michael Mando, Giancarlo Esposito, Mark Margolis, Tina Parker.
Valoración:

Alerta de spoilers: Más o menos describo todo el argumento, pero sin entrar en detalles y sorpresas… y como realmente no hay novedades, no creo que se pueda considerarse muy revelador.–

Podría copiar el comentario de la segunda temporada enterito, porque el panorama es el mismo. Y obviamente, tras otros diez capítulos de estancamiento, la sensación de decepción pesa más. Lo que hemos avanzado desde el final de la primera sesión cabía en un par de episodios. Los guionistas hacen malabares para intentar disimular que no tienen material, con repetición de escenarios y vueltas en círculos que en realidad dejan ver demasiado sus costuras. Hay multitud de situaciones, incluso capítulos enteros, que los podríamos colar en medio del segundo año y no se notaría diferencia alguna.

Jimmy quiere ser un tío legal, trabajar desde una ética digna, caer bien. Pero el mundo, y más el sistema capitalista estadounidense (de nuevo la crítica que emerge del relato es bastante inteligente), le ponen mil trabas, a lo que se suma su torpeza para verlas venir y su inclinación por traicionar sus intenciones cuando las cosas se ponen difíciles. Pero todavía no vemos a Saul (sólo de dónde sale el nombre, un caramelo insuficiente), todavía Jimmy lucha incansablemente aunque todo se ponga en su contra, aunque sea incluso consciente de que muchas veces es él mismo quien termina de labrarse su tortuoso camino.

Y sus allegados sufren las consecuencias. Chuck es otro con debilidades concretas, y Kim se enfrenta también al capitalismo extremo. Sólo los más fuertes, los que no cometen ningún fallo, los que saben sortear las trampas del sistema y pisotear a los demás, logran salir adelante. Cayendo en la órbita de Jimmy, con sus deslices y desmanes, estos dos se vuelven aún más vulnerables. Chuck es obsesivo compulsivo, y cuando su mundo de adoración ciega a la ley se derrumba acaba refugiándose en una enfermedad mental. El rechazo hacia su hermano, siempre muy bien justificado, muy verosímil, es la gota que colma el vaso: con él cerca no parece que pueda librarse de su paranoia. Kim, por muy capaz y entregada que sea como abogada, no logra salir del bache laboral, y menos si cualquier problema externo te puede hundir el negocio (e incluso la vida) en un sistema económico, laboral y social propio del salvaje oeste. Y Jimmy la arrastra hacia unos cuantos baches.

Precisamente por ello la serie se sostiene: Jimmy es un protagonista enorme y está muy bien secundado. Nos adentramos a fondo en la psique de cada uno, resultando unos personajes muy reales y cercanos: conocemos sus sentimientos en todo momento, nos implicamos a fondo en su lucha diaria… Y el trabajo actoral termina de ganarte por completo: Bob Odenkirk, Rhea Seehorn y Michael McKean están fantásticos. Pero me temo que hay tan poco movimiento en sus historias que no basta. Los tibios avances, los poquísimos puntos clave, no justifican los veinte capítulos que llevamos atascados en bucle.

Otra vez nos encontramos con flashbacks de Jimmy recordando sus viejos tiempos de timador, donde no sentía remordimientos y vivía al día sin preocuparse por nada. Otra vez tenemos un amago con ir a un bar y empezar a estafar de nuevo… pero resulta que lo meten en el armario. O sea, que en vez de avanzar retrocedemos. Otra vez con trabajillos y pequeños chanchullos para intentar salir adelante, la mayor parte repetidos hasta el hartazgo. Los líos con los anuncios y con las ancianas son los puntos álgidos de su nueva caída e intento de levantar cabeza… ¡pero si es lo mismo que llevamos viendo desde la primera temporada! Sinceramente, por esto me han dado ganas de olvidar las virtudes que quedan en la serie y darle un suspenso. El único momento original es cuando va a mirar un problema con el seguro de abogado y se le ocurre una forma de putear al hermano, pero es un oasis de inspiración en un año bien seco.

La dinámica con Chuck está bloqueada en la misma escena, la misma disputa, con la que nos la presentaron. La única novedad es el juicio que parecía apuntalar el final de la relación, pero se alarga de mala manera a pesar de que se ve de lejos todo su recorrido. La autoparodia con que la solución llega en plan Perry Mason (y todos los procedimentales legales antiguos) no oculta lo obvio: que es Perry Mason y semejantes, un truco muy viejo, muy fácil, que muestra la falta de ideas, la incapacidad para progresar. Porque, después de todo, el dichoso juicio no ofrece un cierre concreto, todavía damos otras pocas vueltas a pesar de tener el destino bien claro desde que empezó la serie. Cuando por fin llegamos al punto de inflexión, este no supone una revelación, un shock impactante, porque ya hace mucho que teníamos asumido lo que ocurriría, ya es tarde para que pueda sorprender.

El viaje de Kim es exactamente el mismo que hemos ido viendo. Es la colega laboral y social de Jimmy. Como follamiga, se apoyan y consuelan entre ellos en los malos tiempos; la relación es bonita, creíble… pero no muestra ningún movimiento. En el trabajo lucha por sacar adelante un caso que le viene grande, por eso de que hay que darlo todo para poder triunfar. Pero el único cambio que hemos visto en tres años es, literalmente, una fachada: el nombre de la compañía para la que trabaje en cada momento. El resto de retos, problemas y dilemas son siempre los mismos. Y acabamos igual, con un receso que huele a reinicio poco disimulado por mucho que hayan querido exagerar el giro para hacerlo espectacular.

Con Jimmy estamos en la misma tónica. Empezó desde abajo en un gran bufete, el de su hermano, pasó a uno más que pequeño, y luego acabó montándose una oficina propia con Kim. ¿Tenemos que exprimir a fondo cada escenario del mundo de los abogados, aunque en el fondo las desventuras, los conflictos y el aprendizaje sean los mismos, para dejar claro que no es capaz de trabajar desde dentro del sistema? Y, como decía, para colmo finalizamos con otro intento redentor, otra vez con Jimmy asumiendo sus errores e intentando encarrilar su vida. De nuevo a la casilla de salida. ¿Qué ha cambiado en él en estas dos últimas temporadas? Nada. ¿Qué ha cambiado en la relación con sus seres cercanos? Más bien nada, porque se deja en el aire, y además no es nada que no esperáramos desde hace mucho. ¿Qué ha cambiado en su relación con el mundo? Nada.

La cosa se agrava con la fallida sección de Mike… bueno, ya en realidad ni es suya, está repartida entre Nacho Varga, Hector Salamanca y Gus Fring. Este grupo forma parte de una serie cada vez más apartada, y aunque está igual de estancada, resulta mucho peor en cuanto a interés: un cero en originalidad, un cero en desarrollo, y, como es esperable, cero atractivo por lo que vendrá. Todo lo que nos cuentan con ellos son anécdotas irrelevantes, escenas sueltas que no muestran ninguna dirección, y aunque lo hicieran, ¿cómo pretendes que me enganche a una historia que parte de subtramas de Breaking Bad ya cerradas? Recalco eso por si no ha quedado claro el error de concepto que supone intentar vivir de las rentas: son subtramas ya agotadas por completo en la serie madre, ¿qué sentido tiene recuperarlas aquí en su mínima expresión? Y encima el punto álgido se basa en un recurso muy usado allí: envenenamiento.

En el primer año Mike molaba y daba la impresión de que trataban de unir su destino y el de Jimmy. Pero a partir del segundo se han ido separando y su parte está cada vez más diluida, de forma que sus apariciones parecen cada vez menos justificadas. De nada sirven los montajes típicos de Breaking Bad (muchos ubicados como prólogos) que resumen situaciones con un estilo visual distintivo, o sea, en plan videoclip, porque ninguno deja huella, muestran acciones muy simples adornadas con demasiado enredo (la búsqueda de un localizador en el coche se hace eterna) o canta mucho que buscan el efectismo inmediato por encima de la verosimilitud (es imposible que la droga de las zapatillas colgadas cayera en el parachoques trasero del camión… de hecho tienen que evitar el plano general para intentar disimularlo).

Con este grupo enlazo también con la obsesión por el homenaje y la referencia a Breaking Bad. Parecen esforzarse más en incluir guiños y dar cabida a personajes de aquella, por muy intrascendentes que fueran (como la secretaria), que en desarrollar tramas originales. Eso sí, hace las delicias de los seguidores que tienen tiempo para buscar hasta el detalle más insignificante, como el logo de una empresa que sale aquí y allá. A mí no me convence. La unión de dos obras en un mismo universo debe ser orgánica, no tan forzada en aspectos relevantes (recuperar personajes con sus historias terminadas) y tan rebuscada en el detalle. Por no decir que no tengo ganas de volver a ver Breaking Bad para tenerlo todo fresco y poder pillarlo todo. Lejos de la sobrevaloración delirante a la que fue sometida por la explosión mediática alcanzada en sus últimas temporadas, fue una serie terriblemente irregular y caótica, y muy basada en la sorpresa, es decir, no tiene alicientes para echarle de nuevo tantas horas habiendo tantas series nuevas (muchas muy superiores) que ver. En resumen, me gustaría que Better Call Saul fuera una producción con entidad propia, como parecía que pretendían en su primera temporada. No quiero volver atrás para recordar aspectos de personajes que habían acabado su recorrido, ni me parece lógico tener que poner tanto esfuerzo en la atención al detalle cuando precisamente la perspectiva global se ha perdido.

Otro de los puntos fuertes de Better Call Saul sigue presente, pero no en tan buena forma como antes. La labor de fotografía y dirección ofrece un acabado cinematográfico de primer orden… Pero se ve cierto acomodamiento, no hay escenas que quiten la respiración, e incluso se puede señalar que el tempo narrativo tan pausado se va convirtiendo en contraproducente, que requería un poco más de vidilla, porque sin contenido real la obra resultante va pasando de contenida pero fascinante a lenta y aburrida.

A estas alturas me parece más que claro que, a pesar de que la notable primera temporada parecía apuntar bastante alto, Vince Gilligan y Peter Gould se equivocaron con el planteamiento inicial, y más cuando es de esperar que la cadena les exigiría al menos cuatro o cinco temporadas si iban teniendo éxito. Han elegido una premisa muy básica y limitada y encima con la mitad del argumento ya conocido, y se están ahogando ahí. Desde un principio deberían haber puesto a Jimmy en otro escenario más elaborado y versátil (qué obsesión con mantenerlo dando vueltas en círculos en la abogacía), con más personajes y tramas latentes que permitieran temporadas con arcos largos más consistentes y entretenidos, de forma que el postergar la evolución hacia Saul Goodman se disimulara mejor. Tanto mencionar su pasado de timador, ¿por qué no haberse planteado esta etapa con él metido en alguna o varias estafas de largo recorrido? Quizá no sorprendiera, pero desde luego hubiera sido mejor que repetir con el intento de ser abogado, la más que previsible caída, y el proceso de levantarse otra vez mediante los mismos recursos (los ancianos y los anuncios). Y por supuesto, no debería tener una presencia tan grande la sección del narcotráfico, que a todas luces es irrelevante en la trayectoria de Jimmy, al menos en este punto. Quizá haya suerte y en la próxima temporada se unan las dos líneas, pero teniendo en cuenta que una está muy gastada y a la otra no le consiguen sacar sustancia, no sé yo sí podrán traer algo novedoso. Si quieren darle unos años más de vida necesita un cambio total de rumbo, algo difícil porque romper con el espíritu original a estas alturas puede ser incluso peor si no se hace muy bien.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

THE GOOD WIFE – TEMPORADA 7 Y FINAL.


CBS | 2015-2016
Drama | 22 ep. de 44 min.
Productores ejecutivos: Michele King, Robert King, David W. Zucker, Brooke Kennedy.
Intérpretes: Juliana Margulies, Matt Czuchry, Cush Jumbo, Christine Baranski, Jeffrey Dean Morgan, Chris Noth, Alan Cumming, Makenzie Vega, Michael J. Fox, Sarah Steele, Zach Grenier.
Valoración:

Alerta de spoilers: Comento la temporada bastante a fondo, sobre todo el final. —

Última temporada de The Good Wife. Cabía esperar que por fin echaran toda la carne en el asador, que movieran de una vez por todas a los personajes que no se atrevían a mover, empezando por Alicia. Que, ya sin miedo por el futuro, rompieran los tabúes conservadores a los que se aferran, limitando su potencial mucho más de la cuenta, hasta el punto de haber provocado algunas historias y giros bastante criticables a lo largo de la serie. Y más sabiendo que, al ser el final, se mira con especial atención ese riesgo o la falta de él y las elecciones que tomen a la hora de enfrentar el desenlace.

Pero en realidad no tenemos nada nuevo, es otro año más, con sus virtudes y limitaciones ya de sobras conocidas. Como en toda la serie, nos encontramos ante una narrativa encorsetada en directrices (a veces incluso absurdas) que limitan a unos guionistas que muestran un potencial muy superior. El notable dibujo de personajes (incluso los que tiene apariciones esporádicas), la sutileza con que narran algunas relaciones y pensamientos, y los subtextos tan inteligentes que suelen tener los casos del día a día (empezando porque tocan temas de actualidad bastante jugosos), de nuevo ven frenados su potencial por la obsesión de aferrarse a un esquema narrativo inmovilista y un tono conservador. Y sigue sorprendiendo que repiten el error de abordar tramas que saben que no pueden llevar a buen puerto por esas razones y acabarán obligados a darles carpetazo de mala manera. También, como ha sido más o menos la tónica, se pueden diferenciar tres fases. La que se centra en los casos sueltos, la que sigue una historia larga (en los primeros años, más de abogacía, en los últimos, con predominio de la política), y la que parece improvisada porque se han quedado sin material, pues siempre se ha notado que veintidós capítulos por año son demasiados. Normalmente seguían este mismo orden, pero aquí es el inverso.

El tramo inicial parece ir sin ganas, tirando sobre la marcha con rellenos poco sustanciosos (por suerte, como no es el final de temporada, no incluyen un giro sensacionalista). Y es que empezamos en una posición que ya critiqué en la etapa anterior. Qué sentido tiene volver a poner a Alicia empezando desde lo más bajo de la abogacía, y más cuando se ha hecho forzando, otra vez también, un distanciamiento hacia sus compañeros y amigos, más otro amago de acercamiento a su archienemigo, Canning. Llevan amagando con que se va a trabajar o no con él desde tiempos inmemoriales, mareando la perdiz sin llegar a nada. Y llevan el mismo tiempo jugando con que Alicia llega a lo alto del mundo laboral (encabezar un bufete importante, saltar a la política) para lanzarla al barro otra vez.

Consiguen mitigar un poco la sensación de paso atrás gracias a que los casos son bastante entretenidos y algunos incluso dejan buenas reflexiones, y a que en cierta manera dan un paso lateral que disimula un poco, ya que variamos ligeramente la dinámica de siempre en la relación con los clientes, pues sacan a Alicia de un despacho rodeada de abogados y la meten en las trincheras, peleándose por las migajas en la sala de vistas para fianzas primero, y luchando desde casa por levantar cabeza poco después. También se intenta aportar savia nueva. En seguida conocemos a Lucca Quinn, una abogada novata con la que empieza a colaborar porque se llevan bien. Esta es una de esas ocasiones en que un rol secundario termina ascendiendo a protagonista porque el actor es un roba escenas de cuidado: el buen hacer (y la buena presencia, claro) de Cush Jumbo le ganó pronto mantenerse durante toda la temporada, pero también ser recuperada en el spin off The Good Fight que encabeza Diane Lockhart.

Por desgracia, también aquí se materializa la nueva relación en tensión a través un mozo atractivo por el que Alicia se pone cachonda y duda durante media temporada sobre si irse con él o no. Lo cierto es que el personaje, Jason Crouse, tiene carisma y Jeffrey Dean Morgan le otorga más, pero la dinámica con los investigadores lleva siendo cansina desde hace mucho (qué pesados con Kalinda, y qué mal trataron a Robin en cambio), y si encima forma también parte del eterno triángulo amoroso, pues me pone en una situación difícil: por un lado, me cae bien, por el otro, parece hacer lo mismo en todos los capítulos, lo mismo que hacían otros personajes. Esto señala lo que venía diciendo, la obsesión por mantenerse a la fuerza fieles a la premisa y el tono conservador. Hay que tener un investigador que resuelva los casos con una llamada de último momento, y Alicia debe tener un conato de aventura mientras duda de si ser fiel a Peter para mantener a la familia, porque ha de haber movimiento dramático y tensión en el personaje pero a la vez el divorcio es tratado constantemente como una catástrofe, como un pecado (sí, estamos en el siglo XXI).

Además, es incomprensible que se centren tanto en Alicia teniendo a mano tantos protagonistas y tantas posibilidades con los diferentes frentes latentes. El bufete de Diane, Cary y Lee se mantiene de mala manera, con tramas secundarias entre tontorronas y lamentables. En vez tener casos paralelos que agilicen el ritmo, aparecen como para cumplir con el contrato de los actores. El lío con el viejo de Howard Lyman llega a resultar verdaderamente cansino, y rebaja de mala manera a grandes personajes como Diane y Cary. Los líos de racismo al contratar nuevos abogados aportan bien poco, salvo mantener la maldición de la serie de personajes que desaparecen: Monica Timmons (Nikki M. James) parecía estar ahí para largo, y se esfuma sin más; y hay que sumar otros casos recientes, como el encantador Finn Polmar (Matthew Goode), la anterior pieza del triángulo amoroso de Alicia que fue descartada cuando ya no servía, y el tal RD (Chris Platt), el del lobby republicano que parecía tan importante en las historias de Diane, hasta el punto de que lo citan en algunos roces ideológicos, pero que nunca vuelve a aparecer. Y aquí voy a mencionar que, como en las etapas anteriores, no aprovechan bien a la fauna de personajes recurrentes que construyeron en los primeros años, a pesar del tiempo a rellenar que había. Aparte de Canning apenas aparece Elsbeth Tascioni y un par de abogados y jueces.

Con Eli Gold también estamos estancados. El actor Alan Cumming tiene una presencia arrolladora capaz de levantar casi cualquier situación, y la hija (Marissa) es la mar de simpática, pero leches, repetir durante todos los capítulos el chiste del despacho enano, el momento de rencilla con la directora de campaña de Peter y las manías del personaje (ser ladino y manipulador), termina agotando. Sólo se recupera cuando se sincera con Alicia por haberle ocultado una llamada de Will Gardner hace unos años, un giro bien aprovechado ahora aunque en aquel entonces fuera el enésimo truco para poner en frío de nuevo la relación en tensión.

Este tramo logra entretener y ofrece algunos buenos momentos (destacando la dinámica con Lucca y que la religiosidad de la hija de Alicia se ha descartado inesperadamente y tiene algunos aportes interesantes, como su trabajillo como secretaria), pero la poco disimulada repetición del esquema narrativo se hace evidente demasiado pronto y afecta demasiado a los personajes secundarios, atascados en un bucle que roza la vergüenza ajena. Así pues, en esta reformulación de la premisa no parece haber suficiente para justificar el retroceso en el estado laboral y personal de Alicia, y como inicio de la temporada final deja más bien una sensación de agotamiento de ideas, de decepción, y más teniendo en cuenta todo lo que abarca, diez capítulos, casi la mitad de la temporada.

Con Eli y la directora de campaña Ruth Eastman, para la que ficharon a un peso pesado como Margo Martindale, iban manteniendo en segundo plano la carrera para la vicepresidencia de Peter. No ha ofrecido nada especialmente llamativo, más que nada porque se atasca con la dinámica repetitiva de Eli y Ruth, y cuando por fin cobra protagonismo no es que aporte algo extraordinario. Sí, es uno de esos tramos donde nos apartamos de la dinámica habitual de abogados y nos ofrecen una perspectiva muy realista de cómo funciona la política en Estados Unidos, pero ya hemos visto varias veces que, por mucho fuego artificial que lancen, al final harán un reset. Y vaya si lo hacen, con todo descaro. Pero, como en la serie en general, mantiene un nivel más que decente porque los personajes son bastante buenos y sus vivencias y sentimientos están bien exprimidos. Alicia está harta de todo y empieza a romper con todo sin miedos ni remordimientos. Va con Peter porque es bueno para la carrera de ambos, pero no parece sentir nada por él. Aguanta a Eli igual, y también parece que si lo llega a perdonar es por seguir adelante.

Así pues, aunque no ha sido espectacular, este tramo ha dado vidilla cuando la temporada no parecía dirigirse hacia ninguna parte, y dura poco, pues en seguida nos lanzamos al arco final, donde el procedimental de abogados ofrece lo mejor de sí y la trama creciente del nuevo juicio contra Peter salpica con un poco de intriga. El ritmo y el interés crecen con casos más llamativos, con personajes que se mueven más, y en general con una sensación de dirección, de que los productores sí se están trabajando el final de la serie.

Para empezar, inesperadamente terminan echándole huevos y llevando por fin a Alicia a una aventura auténtica con Jason, rompiendo el eterno triángulo amoroso con ella decidida a follar sin mirar atrás, a vivir la vida de una vez por todas. Por cierto, es graciosísimo ver que le cambian la peluca desde entonces por una más clara y medio despeinada, señalando actitud juvenil y desenfrenada. Los tejemanejes en el bufete dan lo mejor de sí después de un receso tan largo. Diane recupera su merecido protagonismo, Alicia y Quinn luchan por hacerse un hueco, los roces clásicos con Lee mantienen el tipo, hay unos pocos casos muy interesantes, como el del trasunto de Snowden, el de las armas, el la seguridad versus intimidad (el de los drones), y todo termina explotando con el acoso a Peter, donde Eli vuelve a estar en su salsa. La apoteosis llega en el capítulo de la fiesta en casa de Alicia (720, Party), el mejor del año.

Por supuesto, esta sección también tiene su lado malo, pues le sigue pesando la sensación que no han meditado bien algunas cosas. Resulta bastante cogido por los pelos (aunque a la vez se veía venir) que Alicia acabe otra vez en el bufete, y aunque iba predispuesto a perdonarlo porque así los teníamos a todos juntos, resulta que esto no es del todo así. Primero, la relación entre Alicia y Diane está un poco fría, no terminan de entrar en una dinámica llamativa de o guerra o recuperar la amistad profesional y personal. De hecho tenemos una subtrama extraña: el intento de formar un bufete sólo de mujeres da vueltas sin concretar nada, y al final se esfuma en el aire. Y lo grave es que no queda claro qué quería Alicia, si estaba dispuesta a volver luchar por ascender o, como parecía, estaba más feliz siendo abogada de más bajo nivel. Pero el problema más claro es que parece que no sabían qué hacer con Cary, y lo van relegando y relegando hasta que deben quitárselo de encima. ¿Tanto se enamoraron los escritores de Lucca Quinn o de su intérprete que Cary ya no les encajaba? Es una lástima, era otro personaje principal notable y el joven Matt Czuchry ha estado espléndido todos estos años. También me pregunto por qué, cuando temen por el futuro de Peter, Eli pretende que sus donantes pasen a Alicia: ¿no estaba ella vetada en el partido?

El final trae polémica, una polémica que no he entendido muy bien, porque no veo salidas de tono de dudosa justificación o lo contrario, cobardía excesiva, como para ponerlo a parir. Hay varios frentes abiertos, y los principales, aunque difíciles, los cierran bien. Sólo con algún aspecto secundario tendría pegas. La bofetada de Diane a Alicia me parece otro momento de esos de forzar enemistades; lo mismo si tenemos dos capítulos más acaban juntas otra vez, que ya me conozco la jugada. Y la salida de Cary no me gustó, no tiene un final digno.

Lo más relevante es Alicia, pues de nuevo copa un protagonismo excesivo. El caso contra Peter se desarrolla bastante bien, con infinidad de baches y giros que mantienen un buen nivel de expectación. El trío amoroso se estira como siempre, pero sacan mucho partido de los sentimientos de Alicia, de su lucha interna por decidir si seguir con su familia, aunque ya no sienta nada por su marido, para mantener a sus hijos y su trabajo en un nivel de estabilidad y respetabilidad como exige la sociedad, o si sería mejor arriesgarse a perseguir una felicidad más idílica yéndose con Jason, un inmaduro lleno de promesas vagas pero atractivas. ¿Y por qué se decantan al final los autores? Por un término medio que me parece muy acertado. Alicia, que creía haber madurado, ofreciendo una cara muy dura al exterior, con cinismo incluso, trabajando duramente, incluso si era necesario doblegando la justicia y la ética, para salir adelante y sacar adelante su familia, en el momento clave demuestra no haber madurado del todo, sobre todo en cuanto a relaciones amorosas. Su indecisión, su lentitud a la hora de enfrentar sus sentimientos y contrastarlos con los deberes como cabeza de familia, le explotan en la cara, dejándola en un limbo: Jason huye, con Peter se ha vuelto a distanciar.

Supongo que muchos espectadores esperaban lo fácil, que se fuera con Crouse siguiendo la fantasía. Quizá otros pensaban que el acercamiento a Peter, aunque fuera desde el respeto y la responsabilidad más que desde el amor, auguraba que se quedaría con su familia. Pues yo me alegro de que los guionistas por una vez hayan optado por un movimiento valiente, y también un tanto cruel, melancólico: la vida sigue adelante, dándote bofetadas si no actúas con determinación. Prefiero un final abierto, que deje margen a la imaginación y a la reflexión, que uno que te lo dé todo mascadito, donde el único riesgo está en elegir entre dos opciones demasiado previsibles y que con toda probabilidad implican una recepción más dispar, dividida precisamente en dos. Por ello, remarco que no entiendo qué es lo que no ha gustado. Creo que, dada la serie que era y dada la trama final, no había mejor desenlace sin llegar a abandonar su espíritu.

PD: Ahora que me fijo, me sorprende la falsa publicidad de los pósteres de cada temporada, con Alicia vestida de rojo o en posturas eróticas, todo lo contrario a su estilo habitual.

Ver también:
Temporada 6.
Temporada 5.
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.