RIPPER STREET – TEMPORADA 2.

Ripper Street
BBC | 2013
Productores ejecutivos: Richard Warlow, Simon Vaughan.
Intérpretes: Matthew Macfadyen, Jerome Flynn, Adam Rothenberg, MyAnna Buring, Charlene McKenna, David Wilmot, Clive Russell, David Dawson.
Valoración:

Como le ocurrió a su hermana Copper, el segundo año de Ripper Street no ha sabido madurar correctamente, y ha perdido algo de fuerza y calidad.

Los personajes siguen estando bien descritos, su forma de ser es fácilmente identificable en cada escena, diálogo y gesto de los bien dirigidos actores. Pero su evolución se ha estancado bastante y solo avanza al final de la temporada de forma algo forzada, como si los guionistas no hubieran planeado con cuidado los arcos principales. Así, en los seis capítulos previos al desenlace apenas vemos algo de movimiento en ellos, más allá de su forma de enfrentarse a los casos… y me temo que estos casos han sido bastante aburridos. Salvo el que atañe al hombre elefante (un pobre desgraciado deforme), que resulta muy emotivo, el resto de investigaciones han sido poco llamativas, y lo que es peor, la narrativa ha fallado bastante. No vi problemas de ritmo en la primera temporada, las historias del día a día se mezclaban con el desarrollo de los personajes principales con fluidez e interés constante, pero esta sesión se hace bastante larga, algo imperdonable teniendo tan solo ocho episodios. Todos ellos se estiran demasiado, no saben ir al grano, se pierden en conversaciones largas e intrascendentes… Falla bastante la regla básica de “muéstralo, no lo cuentes”, que tanto defendía Hitchcock: los personajes piensan y hablan demasiado sin moverse del sitio, y así es muy difícil dar vidilla al ritmo. Falta dinamismo, acción y emoción.

La trama central aparece muy tímidamente al principio y se olvida por completo hasta el doble episodio final, donde resurge precipitadamente de la nada para terminar de forma muy mejorable. Un detective de un distrito cercano, Jedediah Shine, se cruza en el trabajo de nuestros protagonistas y rápidamente lo calan como un pendenciero de cuidado que sin duda tiene las manos sucias. Salen malparados sin poder probar nada sobre él, hasta que una investigación sobre joyas robadas pone la mira en una mafia hasta ahora desconocida y en la que relacionan a Shine. El caso no es que avance muy bien, pero al menos alcanza de una forma u otra a todos los protagonistas, prometiendo explotar de forma espectacular. Pero ocurre lo contrario: se desarrolla y cierra malamente, dañando en el proceso a la consistencia de los personajes. Lo explico comentando el irregular desarrollo de cada uno de ellos a lo largo de la temporada:

La mujer de Reid ha desaparecido de la serie, solo se la menciona un par de veces, y si bien se sigue mostrando que el hombre está roto por dentro y se arrastra como un alma en pena intentando hacer el bien para llenar su vacío, hasta el final del año no lo sumergen en una historia concreta, solo deambula sin más. El romance con la concejal, descrito a trompicones a pesar de lo todo que duran los capítulos, no es muy llamativo… pero el problema es que su cierre es bastante pobre. Eso de que de repente Reid se vuelva violento, pidiendo a Drake que mate al odioso Shine, da una escena realmente ridícula: un detective pidiendo a su sargento que mate a un conocido detective a la vista de los demás agentes, y para colmo la chica llega justo en ese momento para que se le rompa el corazón. De risa, una forma pésima de cerrar el tímido arco del personaje.

Jackson se pelea con su mujer por problemas de dinero y de la regencia del club, pero en todo capítulo vemos más o menos lo mismo, con lo que termina haciéndose repetitivo. Además, cuando Jackson se enfrenta al mafioso de poca monta del casero resulta que nuestro protagonista, otrora valiente y decidido, es un blando y fracasa estrepitosamente, pues el vejete gordito le pega una paliza. ¡Venga ya! No cuadra con lo visto hasta entonces de él, echa por tierra la credibilidad del personaje. El asunto empeora con el capítulo final, donde su implicación en la trama de las joyas hace aguas por todas partes: ¿un policía participando en un complot con asesinato, amenazas, matones y contrabando con todo descaro en un local ante el público asistente? La escena es peor que la de Reid, por no decir que… ¿no habían convertido a Jackson en un tontaina cobarde incapaz de enfrentarse al tipo ese? Ahora es capaz además de poner en huida a los matones de una mafia internacional. Lamentable.

Drake parece estar feliz con su mujer, aunque también sigue siendo un tipo con una perspectiva sombría de la vida. Pero una tragedia se lleva a la esposa (en el anodino capítulo de la secta) y se derrumba por completo, rompe con todo y acaba perdido, maltratándose con trabajos duros o directamente violentos. Su retorno a la comisaría viene marcado por un cambio bien mostrado: está asqueado de tanta violencia, de un mundo tan sucio, y no será el policía rudo y amigo de los puños que era antes. La pega es que la serie acaba justo ahí y no vemos cómo afectará a la larga en las relaciones con sus compañeros y en el trabajo policial. Es el que mejor parado sale de los tres policías.

La mujer de Jackson, Long Susan, tiene una trama simple pero efectiva. El acoso del casero es previsible pero el sufrimiento de ella se trata muy bien. Las disputas constantes con Jackson funcionan también correctamente, y además la sumergen de lleno en un caso (la aburrida rebelión terrorista de un grupo de mujeres), con lo que es la única que gana protagonismo e interés.

En los secundarios tenemos pocas figuras con peso. La otra puta, Rose, no me dice mucho, pero aporta algo de vida al conjunto, que a veces parece que hay muy pocos personajes. El nuevo agente, un joven chaval que intenta ganarse la confianza de sus compañeros, es interesante… pero tampoco evoluciona hacia nada concreto hasta que al final la cagan estrepitosamente también con él: de repente resulta que es un espía manejado por Shine. El giro resulta tan precipitado que sabe a engaño, y la tensión de qué hará se maneja fatal. En un plano aún más inferior tenemos el Jefe de Inspectores de la comisaría, que sale poco pero resulta muy atractivo (imponente gracias al actor elegido, Clive Russell), y el agente que está siempre en recepción, con su peculiar aspecto y actitud; es una pena que no tengan casi nada de protagonismo.

Los cuatro actores principales son enormes, de hecho a veces parece que se les quedan pequeños los personajes. El tono sombrío de Matthew Macfadyen y sus gestos de aflicción son sublimes. Jerome Flynn está más o menos en la misma onda, aunque tiene la suerte de que al final su álter ego tiene una interesante caída al abismo, y lo clava de forma genial. Estos dos actores merecen encontrar un gran (y popular, claro) personaje donde lucirse y adquirir una más que merecida fama. Adam Rothenberg cambia bien de registros de médico capaz a marido acabado. Y MyAnna Buring transmite muy bien el sufrimiento creciente de su de su rol conforme su mundo se va viniendo abajo.

En el aspecto visual también me ha decepcionado un poco. En la primera temporada me deslumbró el gran nivel de la recreación de la época, desde el vestuario y atrezo a, sobre todo, los decorados y fondos (pintura o digital, ni idea) que daban forma a la ciudad de Londres de finales de 1800. Este año parece que hay menos recursos, o simplemente es que tras un tiempo viendo la serie te das cuenta de limitaciones que antes no veías. El caso es que cada vez que salen a la calle solo veo tres decorados: la puerta de la comisaría, un callejón estrecho muy simple y una calle que reutilizan para todo. En cuanto a la realización, tuve la impresión de que en los dos primeros capítulos se abusaba de cámara en mano y de mediocres primeros planos, pero luego se centra bastante, de forma que sacan buen provecho de los interiores con planos medios y buena iluminación.

Las audiencias no mejoraron y la serie fue cancelada por BBC poco después de terminar la emisión de esta temporada, lo mismo que pasó con Copper. Sin embargo no lamento su final, porque es clara la sensación de que los guionistas no podían sacar más de ella, de que este año ha sido una extensión algo fallida y no auguraba nada bueno para su futuro.

Actualización: Amazon compró la serie para realizar más temporadas y emitirlas en su nueva plataforma de video online.

Ver también:
Temporada 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s