THE GOOD GUYS – EPISODIO PILOTO.

FOX | 2010
Productores ejecutivos: Matt Nix, Mikkel Bondesen.
Guionista: Matt Nix.
Director: Tim Matheson.
Intérpretes: Bradley Whitford, Colin Hanks, Jenny Wade, Diana María Riva.
Valoración:

The Good Guys es una de esas series a las que uno se lanza únicamente por la presencia de un actor o actriz, sin importar lo demás. Por lo tanto no tenía ni idea sobre su género y argumento, solo quería ver en qué se había metido Bradley Whitford, un gran actor conocido por su inolvidable papel de Josh Lyman en El Ala Oeste o su no menos fascinante presencia en Studio 60. Lo que me he encontrado es una serie policíaca clásica, es decir, sin los abusos de la ciencimagia de los clones de CSI y sin, en principio, parecer un procedimental de esquema demasiado repetitivo, pero reconvertida a comedia en modo de parodia del género.

El resultado en este episodio piloto es francamente desastroso, pues la reconversión en parodia hace aguas por todas partes. Quizá, como indican en algunos blogs que he leído, conforme avance la temporada le cojan el puntillo al estilo y la cosa remonte hasta conseguir una producción digna, pero yo no pienso probarlo por mí mismo y esperaré a que en el futuro aparezcan unos improbables avisos de que la serie entonces merece la pena.

¿Y qué es lo que falla? Pues prácticamente todo, joder. La presencia de un actor de peso como Whitford no salva la función, porque su personaje es una caricatura excesiva y él debe trabajar sobre eso, es decir, sobreactuando y haciendo el gilipollas. Interpreta al típico policía maduro y curtido pero echado a perder por algún caso importante fallido y la subsiguiente tirria que le hayan cogido sus superiores, y por supuesto, en un giro de previsibilidad que hizo que hasta mi monitor se sonrojara, le ponen como compañero a un novato estirado, inteligente, enchufado, empanado…

Es obvio que la serie pretende obtener un tono de parodia desde el cual reírse de los tópicos, buscarle una vuelta de tuerca extra a los personajes y situaciones y convertirlo todo en un despiporre, pero se estrellan estrepitosamente en el intento. Los caracteres son tan hipertrofiados e imposibles (la escena del vómito no hay quien se la crea) que resultan cargantes y no hay quien conecte con ellos, y las tramas arrastran más o menos el mismo problema. Además, para resaltar esa idea de que a pesar de unas bases tan vistas nos quieren enseñar algo diferente, el argumento aparece innecesariamente enrevesado por una narración fragmentada que le da un aire pedante cuando en realidad todo está bastante hueco y desarrollado con desgana. Los enredos visuales y vaivenes temporales de la narración enmarañan algo demasiado simple y lo alargan demasiado, resultando un episodio a ratos confuso, empalagoso y aburrido.

No ayuda lo más mínimo que la producción, para los días que corren, sea ridículamente cutre. No exagero al decir que la serie parece ochentera en cuanto a recursos: vean esa persecución de coches con cantosas pantallas de fondo, tan esperpéntica que produce vergüenza ajena. No se puede dar tan mala imagen en un episodio piloto.

Que pena que cancelaran Studio 60 y un actorazo como Bradley Whitford se haya tenido que conformar con una serie de tercera, aunque sea como protagonista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s