Archivo de la categoría: Stranger Things

STRANGER THINGS – TEMPORADA 1.

Netflix | 2016
Misterio | 8 ep. de 55 min.
Productores ejecutivos: Matt Duffer, Ross Duffer, varios.
Intérpretes: Winona Ryder, David Harbour, Finn Wolfhard, Millie Bobby Brown, Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin, Natalia Dyer, Charlie Heaton, Cara Buono, Matthew Modine.
Valoración:

Es impresionante el revuelo que ha armado Stranger Things. A los pocos días de que Netflix liberara (porque lo de emitir semanalmente ya empieza a quedarse obsoleto) los ocho capítulos de esta primera temporada ya se podía empezar a ver el entusiasmo por las redes. En un par de semanas se ha convertido en la serie más popular del verano, y aunque también es cierto que no ha habido mucha competencia, ni el pelotazo de Mr. Robot el año pasado movió a tanto espectador.

A mí me ha parecido excesiva su buena recepción. El factor nostalgia, el intento de llevar a los treinta y cuarentañeros de vuelta a su infancia, no creo que deba serlo todo, la calidad también debe contar. Y me temo que los guionistas se obsesionan con el primer punto, dando la impresión de que no ponen esfuerzo en intentar que la tormenta de referencias no convierta a la serie en un mero escaparate de productos ochenteros en vez de en una obra con personalidad propia, resultando enormemente predecible y con personajes ahogados en estereotipos. Los Goonies, E.T., Stephen King y la fantasía épica (El Señor de los Anillos, los juegos de rol) son sus principales pilares, pero hay infinidad de obras citadas de forma más o menos descarada, tanto en lo visual, como en la trama, como en los diálogos, como en la banda sonora. Hay ya unos cuantos artículos analizándola a fondo en este aspecto (este por ejemplo), así que me voy a centrar en la crítica. En vez de introducirnos con elegancia y sutileza en una atmósfera de estética añeja y con homenajes puestos en su justo momento, cada parte de la trama y cada escena, cada diálogo y cada personaje están construidos a base de piezas sacadas de la época retratada.

Tenemos la clásica pandilla de chavales marginales (clonada de Los Goonies, obviamente) que se ven envueltos en un misterio, el cual se empeñan en resolver ellos mismos sin recurrir a nadie a pesar de que hay desaparecidos y muertos. Esta premisa resulta poco verosímil, así que hay que hacer un buen salto de fe para entrar en el juego. Pero sobre todo, resulta limitada. Una vez presentados los personajes no hay mucho más que rascar. La posición de cada chaval, adolescente y adulto se aferra demasiado los tópicos de rigor, impidiendo que resulten naturales, y en muchos casos incluso se convierten en cargantes en muy poco tiempo. La parte de la adolescente que se quiere ligar al chulito (el único que madura al final, pero repentinamente y porque hay que cumplir con el cliché) es realmente cansina, pero no menos vueltas sobre sí mismos dan la madre que enloquece, el sheriff abrumado por fantasmas del pasado (vergüenza ajena me dieron los flashbacks finales), el villano sacado de E.T. y sin personalidad concreta, y los chicos con sus roles tan marcados. Por suerte, estos últimos mantienen lo justo de simpatía como para poder conectar por lo menos con una de las secciones de la historia, y eso a pesar de mantener una dinámica que en todos capítulos ofrece casi lo mismo, avanzando con cuentagotas entre un sinfín de situaciones repetitivas. Además el casting ha dado en la campana tanto con los adultos (Winona Ryder y David Harbour están estupendos) como sobre todo hallando unos actores jovencísimos pero que parecen profesionales veteranos: qué espontaneidad y amplio registro muestran todos los críos. Eso sí, me tiré un par de capítulos creyendo que el niño que parece el líder de la banda era niña y que la niña de pelo corto era niño.

La trama se atasca igualmente en un mínimo demasiado básico y poco sustancioso: una empresa misteriosa y un monstruo que se les ha escapado. Y también la verosimilitud hace aguas: experimentos tan delicados al lado de un pueblo en vez de en zonas aisladas como el Área 51, un bicho fugado y no parecen poner mucho interés en buscarlo… Gracias a la sólida puesta en escena (la fotografía nocturna es estupenda) se logra una atmósfera sombría y un tono de seriedad y calidad que el libreto no llega a conseguir, pero no es suficiente, y conforme avanzan los episodios se va diluyendo porque el guion no da más de sí. El monstruo ataca cuando los escritores quieren, relegando de mala manera la persecución del chaval desaparecido y la movida en su hogar a lo Poltergeist hasta el último capítulo, mientras que en los demás nos sueltan dosis ínfimas de datos la mar de previsibles. Sumado a los personajes estancados en una mecánica repetitiva, no hay sensación de avance, y cuando este llega, ocurre exactamente como se venía venir: no hay cambio, giro, supuesta sorpresa o resolución que no se intuya muy de antemano… pero sí encontramos numerosos agujeros, sean momentos mal resueltos o poco creíbles:
-Un par de personajes hallan la guarida del monstruo que tanto buscan, salen por con vida por los pelos… y se van a casa a ducharse y a dormir. ¿Informar a alguien, pedir ayuda para buscar a los desaparecidos, decirle a la madre que definitivamente no está loca? Nooo, que hay quejarlo para otro capítulo, ahora toca otro pasito minúsculo en el romance juvenil.
-En una persecución (a lo E.T. sin disimulo alguno) bloquean una calle con un vehículo… pero parece que los persecutores no ven que hay amplios jardines sin acera por donde pasar. La escena es verdaderamente ridícula.
-Las radios (walkie-talkies) mágicamente se convierte en móviles, sin tener que cortar para que el otro hable ni pulsar el botón. No puedes basarte en un momento tecnológico concreto y luego saltarte las reglas cuando te da la gana.
-Y finalmente hasta la puesta en escena falla un poco en los momentos de acción, con unas peleas cuerpo a cuerpo y unos tiroteos bastante mal montados (qué poco creíble resulta cómo el sheriff vence a distintos individuos de seguridad, tanto en la base secreta como en el vertedero de vehículos donde se esconden los críos).

En resumen, Stranger Things sólo te enganchará si conectas con la idea de revivir el pasado. Y parece que el truco ha funcionado, porque la mayoría de espectadores ha acabado muy contentos, sin llegar a ver sus notables carencias internas. Yo espero algo más, no puedo emocionarme y vibrar con una mezcla desganada de cosas demasiado conocidas, necesito una historia que intente existir por sí misma, no viviendo de trozos de otras obras con la excusa de la añoranza; como se imponga la moda del remake también en televisión me dará algo. Si no fuera por su profesional acabado visual y por la gracia del grupito de niños, creo que estaría dándole un suspenso. Aun así, el ritmo es moroso, aletargado, hasta resultarme un poco pesada a pesar de su sencillez y brevedad. Y desde luego me ha parecido intrascendente, a olvidar en poco tiempo.

PD: ¿Pretendían una serie exclusivamente para adultos? Porque si bien en muchos tramos es muy infantil, hay unos cuantos momentos terroríficos, violentos y sangrientos. Si se trataba de recuperar el tono ochentero, ¿por qué no mantener también el estilo juvenil apto para todos los públicos, para así enganchar a nuevas generaciones?