Archivo mensual: abril 2018

EL SÉQUITO – TEMPORADA 8 Y FINAL

Entourage
HBO | 2012
Comedia, drama | 8 ep. de 30 min.
Productores ejecutivos: Mark Wahlberg, Doug Ellin, Rob Weiss, Stephen Levinson, Eric Weinstein, Ally Musika.
Intérpretes: Kevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, Jerry Ferrara, Jeremy Piven, Rex Lee, Perrey Reeves, Emmanuelle Chriqui, Beverly D’Angelo, William Fichtner, Scott Caan, Rhys Coiro, Alice Eve.
Valoración:

Alerta de spoilers: Describo bastante las tramas, incluyendo algún desenlace.–

Tras tantos años ya es difícil sorprender, y menos cuando las historias personales están encaminadas hacia líneas concretas. Así, se puede decir que vamos un poco con la inercia en los dos personajes más prominentes, Eric y Vince. “E” no tiene ningún conflicto laboral interesante, salvo los roces de siempre con el inmaduro de Scott Lavin. ¿Qué hay de la lucha por afianzar sus nuevos puestos como directores de la compañía? Nada se ofrece en este campo, Scott y él viven como dos empleados sin muchas preocupaciones. Y en lo personal van a lo más fácil en la relación con Sloan: las típicas disputas, el romance en eterna tensión, donde incluso con el consabido embarazo no se atreven a darles un cierre en un sentido u otro. Vince sale de rehabilitación como si nada hubiera pasado. No es adicto, dice, y continúa con su vida sin secuelas. Me parece un tanto cobarde no haber seguido explorando su caída al abismo y sus esfuerzos por salir a flote. En lo personal también lo embarcan en un idilio un tanto forzado, con ese precipitado enamoramiento con una periodista y el soso desenlace de la improvisada boda.

En ambos casos las historias funcionan aceptablemente bien por la simpatía de los personajes, las situaciones y diálogos ágiles marca de la casa y los giros imprevisibles. Así, lo del embarazo se convierte en una locura divertidísima cuando meten de por medio la aventura con Melissa, la madre de Sloan, y el padre, Terrance, aparece para imponerse. Vince tiene alguna situación más llamativa (atención al conocido que se pega un tiro), y en lo emocional hay que decir que sus intentos de ligar con la primera chica que lo rechaza son emocionantes, aunque la relación no tenga un recorrido ni un final elaborados y sorprendentes.

Las otras secciones traen más novedades y movimiento. Bueno, quizá la de Tortuga no es muy recordable, pero al menos sus líos con el tequila han influido en su personalidad, se lo ve más maduro, y sigue luchando por sacar nuevos proyectos adelante. Drama tiene la trama más tensa, con el lío en la serie de animación, donde su compañero de reparto inicia en una protesta absurda para cobrar más sin haberla estrenado aún. Hay una buena sensación de un destino incierto y se sufre bastante con el personaje, que no parece levantar cabeza ni cuando consigue un trabajo digno. El divorcio de Ari es la parte más valiente en cuanto a avanzar y profundizar en los protagonistas. Su viaje por el infierno, bien merecido en este ególatra machista, es la mar de ajetreado, y conforme se intuye el intento de arreglarlo hay que alegrarse porque no se resuelve con cuatro tópicos, sino paso a paso y con esfuerzo. El que peor parado vuelve a quedar es Lloyd, quien tras prometer bastante inexplicablemente fue relegado a secundario del montón.

El truco que tienen los productores para evitar que el desgaste pese mucho es condensar los diez o doce episodios que íbamos teniendo en ocho, de manera que todo ocurre con un ritmo vertiginoso muy bien exprimido, sobre todo en los capítulos finales, muy intensos y emocionantes. Y como siempre, las vivencias en el día a día son variadas y encantadoras, con momentos cómicos muy efectivos y las sorpresas que cada dos por tres alteran todo inesperadamente. Así, la ves de un tirón muy entretenido y acabas con una sonrisa en la boca, pues te lo has pasado tan bien como en otros años…

Pero al poco piensas que podían haber ofrecido algo más trascendente y mejor trabajado, que para ser el final se han quedado un tanto cortos. No se aporta nada novedoso en cuanto a la particular visión de Hollywood que veníamos viendo. Ni Vince ni Eric se sumergen en algún proyecto apasionante, como el siguiente paso obvio, dirigir un filme por parte del primero y mantener a flote la empresa el segundo. El salto a director se dejó para la película de cines que llegó en 2015, pero ahí hacen lo mismo, dejarlo de lado por aventuras menos complejas, sin la savia y energía que mostró la serie en sus mejores momentos.

Ver también:
Temporada 7.
Temporada 6.
Temporada 5.
Temporada 4.
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

Anuncios

FALLECE ISAO TAKAHATA, CREADOR DE HEIDI Y MARCO

Isao Takahata fue una figura fundamental en la animación, no solo la japonesa, pues su influencia abarcó el globo entero. Lupin III (1971), Heidi (1974), Marco (1976) y Ana de las Tejas Verdes (1979) dejaron una huella imborrable en televisión. En cine empezó con una menos conocida, Las aventuras de Hols: Príncipe del Sol (1968), pero cuando fundó el estudio Ghibli en 1985 con su amigo y colaborador Hayao Miyazaki empezó una carrera asombrosa con una obra maestra como La tumba de las luciérnagas (1988). Eso sí, no la recomiendo salvo que vayáis avisados de que es muy dura y deprimente.

Nació en 1935 en Ise (Japón). Falleció en Tokio el 5 de abril con 82 años.

Breve biografía y filmografía.

FALLECE STEVEN BOCHCO

Nos ha dejado quien debe ser considerado el primer gran autor (o showrunner) de series de televisión. Si bien hay que decir que llegó en un momento propicio, pues fue un directivo de la NBC, Brandon Tartikoff, quien decidió darle a las series de la cadena un aire más moderno, es Steven Bochco el que lideró esa ola de producciones que cambiaron el panorama televisivo para siempre.

De su pluma salieron Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues, 1981), La ley de Los Ángeles (L.A. Law, 1986), Policías de Nueva York (NYPD Blue, 1993) y Murder One (1995), entre otras. Con ellas fueron desterrándose narrativas inmovilistas y llenas de clichés para buscar un tono más adulto y realista. Los policíacos autoconclusivos dejaron paso a los que aportaban tramas de largo recorrido, los agentes basados en viejos estereotipos fueron superados por protagonistas más ambiguos y con vidas personales, las temáticas ganaron profundidad, tratando tabúes varios (enfermedades, sexo, etc.).

Incluso en tiempos recientes era capaz de seguir innovando: Over There (2005), crítica con la campaña bélica de EE.UU. en Irak y mostrando la cara más humana y trágica de la misma (deserciones, amputaciones y adaptación a una nueva vida, viudas…), fue una propuesta tan atrevida y adelantada a su tiempo que terminó rechazada y cancelada. Su último trabajo fue en Asesinato en primer grado (Murder in the First, 2014).

Bochco nació en Nueva York en 1939, y llevaba desde 2014 luchando contra la leucemia, falleciendo este 1 de abril en Los Ángeles a los 74 años de edad.