THE KILLING – PRIMERAS IMPRESIONES.

Una detective de Seattle se enfrenta a un último caso antes de trasladarse con su hijo y su nuevo novio, pero será un caso difícil: el truculento asesinato de una joven donde las primeras pistas apuntan a un conocido político. Con un nuevo compañero se enfrenta pues a una investigación sórdida, oscura y que causa bastante impacto mediático.

Dije en el comentario de Downton Abbey que no importa si el género está gastado hasta casi provocar rechazo mientras sea abordado con profesionalidad e inteligencia. Si aquélla funcionó de maravilla en el muy sobado drama británico de época, The Killing (que además es un remake de una serie danesa) ha causado el mismo efecto en el policiaco y en el de misterio. La comparan hasta con Twin Peaks, en cierta manera madre de ambos géneros y de la propia televisión moderna en sí misma, pero aunque desde fuera parece lo mismo de siempre al introducirnos en ella nos encontramos con una producción modélica capaz de dejarte sin aliento en algunos tramos.

Después de diez años viviendo día a día con el estilo detectivesco del presente, el iniciado por CSI y explotado por mil clones que van de lo correcto (NCIS) a lo absurdo (bobadas como Numbers o Miénteme son intragables), con los sentimientos adormecidos por estos entretenimientos facilones que eluden el drama contundente, quién me iba a decir que la típica muerte de un personaje desconocido me iba a impactar tanto. En The Killing, con su atmósfera grisácea y deprimente y sus personajes tan humanos inmersos en la tragedia, el hallazgo de la víctima, que lleva como una hora de metraje lento, subyugante y perturbador, resulta un trago difícil de pasar. El papelón de Michelle Forbes (otro más que apuntar tras Battlestar Galactica e In Treatment) como la madre de la fallecida te agarra el corazón y te lo estruja de forma impresionante. Pero más duro es cuando el padre llega a la zona acordonada… Pocas veces en la televisión reciente lo he pasado tan jodidamente mal.

En la presentación, un fantástico episodio doble, se nos dan los retazos justos de los personajes para saber cómo es cada uno, saliendo unos mejores parados que otros: el político queda descolgado y resulta un poco aburrido, la familia que vive la tragedia está muy bien descrita, y la protagonista (Mireille Enos, vista en Big Love) interesa bastante mientras que su nuevo compañero queda algo desdibujado. El caso apenas pasa del hallazgo del cuerpo y las primeras pistas, terminando en la localización del lugar del asesinato, que dará para nuevas indagaciones. Así pues casi nada hemos visto en este inicio… casi nada en cuanto a trama, porque los sentimientos fluyen y la narración atrapa de principio a fin. Promete ser una historia lenta, clásica e inteligente de lo más apasionante.

Poquísimas producciones policíacas han brillado estos últimos años, y lo lograron por resultar rompedoras con todo modelo anterior: The Shield y The Wire. Pero en una misma temporada hemos tenido la suerte de encontrarnos con dos potenciales maravillas que optan por estilos más clásicos: The Chicago Code en la acción y The Killing en el drama. Bienvenidas sean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s