Archivo mensual: marzo 2012

EN TERAPIA – TEMPORADA 2.

In Treatment
HBO | 2009
Productores ejecutivos: Rodrigo García, Paris Barclay, Hagai Levi, Stephen Levinson, Mark Wahlberg.
Intérpretes: Gabriel Byrne, Hope Davis, John Mahoney, Dianne Wiest, Alison Pill, Aaron Grady Shaw, Russell Hornsby, Sherri Saum, Glynn Turman.
Valoración:

Ha pasado tiempo desde el último episodio. Paul se ha divorciado y mudado. Tiene una nueva consulta en Brooklyn, donde se formó como psiquiatra, pero vuelve los fines de semana para ver a sus hijos y para su sesión con Gina, su maestra y terapeuta. Trata a sus nuevos pacientes mientras aún colean las repercusiones de la muerte del piloto de combate en el año anterior. El padre de aquél ataca a Paul con una denuncia que podría poner fin a su carrera, y en esa situación de estrés las pasa putas para conseguir mantener la cabeza fría y no tirar todo a la mierda.

En cuanto a sus nuevos pacientes, la semana empieza con Mia, a quien trató hace muchos años. Se conocieron cuando ella, entrando en la universidad, se enfrentó al dilema de si tener el bebé que esperaba y formar una familia o abortar y seguir estudiando para labrarse un futuro profesional. Optó por lo segundo y ahora, siendo una abogada cuarentona de éxito, se siente muy sola y enfrenta el final de su fertilidad con miedo. Mia resulta el personaje menos atractivo del año. Sus problemas parecen poca cosa y su cabezonería por ser triste sin motivos de gravedad no llenan tanto como el resto de protagonistas. Adquiere un interés extra por la simpatía y el papelón de la actriz Hope Davis, quien sabe encandilar en cada plano, pero nunca da la sensación de que su historia vaya a alguna parte o resulte especialmente trascendente.

April es una joven incapaz de asimilar que tiene cáncer, y eso puede suponer su muerte. No sabe enfrentarse a sus sentimientos, ni aceptar que ella es la enferma esta vez, y no su hermano autista. Paul desespera ante la posibilidad de que ir retrasando el tratamiento ponga en peligro su vida, y lidia con el problema ético de si forzarla él mismo o avisar a su familia. La situación llega a momentos muy tensos y dramáticos en varias sesiones. Diría que es el equivalente a Sophie, la chica de la temporada anterior: me moría por ver más y saber qué iba a pasar con ella, sufría con su agonía y la impotencia que sentía Paul. La actriz Alison Pill (Los pilares de la Tierra) lo hace de maravilla, y la réplica de Gabriel Byrne es no menos intensa.

Oliver (Aaron Grady Shaw) es un chaval que se enfrenta a la separación de sus padres. En cierta manera recuerda a las sesiones del caótico matrimonio de la primera temporada: en su presentación se hacen pesados y cuesta entrar en su dinámica, pero luego te atrapan por completo. Al principio los padres resultan deleznables, casi molestos, y esa es claramente la intención, pero claro, prefieres ver personajes con los que tienes más empatía. Pero conforme avanza la temporada se va comprendiendo mejor su situación, lo difícil que es hacer frente a esos sentimientos y problemas, y terminas casi queriéndoles ayudar a salir del bache. Y Oliver es la personificación de la esperanza perdida. El tramo final de esta historia es trágico y terriblemente demoledor, sobre todo porque sabes que es un trauma al que se enfrenta mucha gente: divorcio, nuevo hogar y colegio, terror a lo desconocido y a perder el amor de los padres… Paul se muere de asco intentando ayudar a Oliver, pero no hay mucho que pueda hacer.

Walter (John Mahoney) es un anciano empresario de éxito con una compañía enorme. Paul pronto ve que reprime todo sentimiento, que el estrés los ha escondido muy hondo y explotan de vez en cuando en ataques de ansiedad. Cuando la empresa se enfrenta a una crisis con fallecidos, Walter entra en una espiral de desgracias. Poco a poco Paul va desgranando qué eventos de su vida (traumas de la infancia, sobre todo) han forjado a este hombre. Mis sensaciones con el anciano fueron semejantes a las que tuve con el piloto del año anterior. Al estar tan cerrado en sí mismo al principio no parecía llevar a nada, pero conforme te introduces en él quieres saber más, y la intriga sobre su destino, sobre cómo Paul podrá entrar en él y sacarle de sus pesares, es constante. Diría que ha sido mi segundo personaje favorito del año. Y su tramo final también es trágico, con su intento de suicidio.

Paul expone sus problemas ante Gina (Dianne Wiest). En unas terapias cada vez más tensas ella intenta que él enfrente los sentimientos de odio y distanciamiento hacia su padre, quien le abandonó cuando era un crío. La proximidad del fallecimiento del mismo aumenta la desazón en Paul, llegando a entablar acaloradas discusiones con Gina que no parecen sacarle de su pozo de oscuridad. Además, el acoso del padre del piloto fallecido pone una gota extra de tensión usada con maestría: Paul está muchas veces al borde de la más absoluta desesperación.

El año tiene menos epsiodios con respecto al anterior (35 en vez de 43) debido a la dificultad logística de rodar tantos, y se emitieron dos cada domingo y tres cada lunes, al contrario del capítulo cada día laborable de la primera temporada. Quizá en la HBO pensaron que las bajas audiencias se debían a la forma de emitirla, pero esto tampoco funcionó.

Este recorte de dos semenas por paciente se nota ligeramente en las historias. No supone un bajón notabe con respecto a la primera temporada, pero sí se ve que no hay tiempo para desarrollar tramas tan largas y densas como la de Sophie. Habilmente alguna línea narrativa queda en suspenso (el tratamiento, al igual que la vida, sigue adelante), pero eso implica que se echa de menos un cierre más concreto y conocer el destino de personajes con los que el espectador se implica profundamente. Sea como sea, es otra temporada inmensa, de las que no se olvidan, y no puedo dejar de agradecer a Paris Barclay y Rodrigo García el esfuerzo de adaptar la serie original de Hagai Levi.

Ver también:
Temporada 1.

Anuncios

DOS ESPECTACULARES VIDEOS DEDICADOS NUEVOS PERSONAJES Y LUGARES.

No dejan de sorprenderme los chicos de la HBO con Juego de tronos. El seguimiento y promoción es constante, con videos a todas horas. A una semana del estreno nos regalan dos avances largos (seis minutos cada uno) que presentan los nuevos personajes principales (aunque echo en falta Brienne y Asha) y unos cuantos lugares importantes. Salvo que quieras evitarlos por no revelarte nada, el visionado es espectacular. Me quedo con la mesa de Stannis, un par de planos aéreos de desiertos impresionantes, el barco de Theon y el puerto… y no me convence El Puño de los Primeros Hombres, que o no se muestra bien o es poca cosa.

JUEGO DE TRONOS – REPARTO TEMPORADA 2.

Listado de personajes de la segunda temporada de Juego de tronos. He optado por dividir por las secciones principales (los cinco reyes y otros sitios) en vez de por familias o lugares más concretos, para que quede más claro dónde y con quién están los protagonistas. No incluyo papeles menores y extras. En la descripción de los personajes se asume que has visto la primera temporada (sino, puede ser spoiler en algunos casos).

Sigue leyendo

THE WALKING DEAD – TEMPORADA 2, PARTE 2.

The Walking Dead
AMC | 2012
Productores ejecutivos: Gale Anne Hurd, Glen Mazzara, David Alpert, Robert Kirkman, Charles H. Eglee.
Intérpretes: Andrew Lincoln, Sarah Wayne Callies, Laurie Holden, Steven Yeun, Chandler Riggs, Jon Bernthal, Jeffrey DeMunn, Norman Reedus, IronE Singleton, Melissa Suzanne McBride, Lauren Cohan, Emiliy Kinney, Scott Wilson.
Valoración:

Alerta spoilers: Destripo temporada y final, incluidas muertes de personajes–

Los fallos garrafales que impidieron que la primera temporada pasara de ser una producción menor y con muchas limitaciones cuando prometía muchísimo (tanto por temática y estilo como por su excelente capítulo piloto) lejos de atacarse y pulirse en ese segundo asalto se han visto potenciados de forma aún más decepcionante. Las razones son varias, siendo obviamente la principal la falta de inspiración de los guionistas, pero en su favor hay que decir que la gestión realizada por la AMC ha sido pésima. Primero, como ya se iba notando en el año anterior, a base de reducir presupuesto no hay manera de montar tramas ambiciosas. Y aquí han ido al extremo con el recorte: con el mismo dinero querían el doble de episodios. Lo que ha ocurrido, como cabe esperar, es que se han doblado los episodios estirando las historias. Segundo, la salida forzada de Frank Darabont, creador y productor ejecutivo principal, debido a discrepancias con la cadena dejó un hueco notable con la producción ya en marcha. Entre lo que no le dejaron hacer, la falta de dinero para hacer otras cosas, las peleas y su partida, es obvio que la primera parte del año sufre las consecuencias, pues tuvo menos dedicación y recursos. Glen Mazzara, que los fans se han obsesionado con endiosar como un milagroso salvador, no tiene tanto mérito como el que le otorgan por haber levantado ligeramente la segunda parte, pues tenía más tiempo y tranquilidad para desarrollar los guiones y ni aun así consigue que esto sea una buena serie, sólo una más centrada.

Sobre la primera mitad ya me explayé en su artículo. En resumen decía que los personajes perdían aún más definición, y ya eran pobres de por si, y además se diluían todavía más en relaciones triviales y a veces incluso insoportables. El drama de televisión de muy bajo nivel (folleteo adolescente, embarazos absurdos, tríos amorosos mal desarrollados), los discursos morales sin densidad ni inteligencia (bobadas insoportables sobre religión y familia) y la nula presencia de aventura de supervivencia en una situación extrema ofrecieron siete episodios en los que únicamente se salvaba el primero, pues el resto eran entre monótonos y aburridos pero siempre simplones hasta dar pena.

Tras varios meses de parón la segunda etapa se pone las pilas, pero no es como para flipar, porque la base sigue siendo la misma: personajes endebles e historias poco aprovechadas. Desaparecida la trama de Sophie, que sustentaba las más absoluta nada, aparecen historias más interesantes. Los problemas de convivencia con los habitantes de la granja avanzan tras mucho alargar el tema y nos llevan a encontrarnos con un grupo hostil, encuentro que acaba con la toma de un rehén. Esta presencia aporta otras dificultades y debates éticos bastante correctos: ya iba siendo hora de que hubiese conflicto, dilemas gordos, humanos jodiéndose en el caos, la democracia luchando contra la supervivencia más hostil… Disfrutamos de diálogos más consistentes, tramos intensos, drama tangible y emocionante, algo de intriga… Y sobre todo los personajes adquieren por fin algo de vida. Rick y Shane evolucionan hacia algo interesante: el conflicto de la razón y la justicia contra el instinto y la violencia, donde Dale tiene también mucho que decir. El desenlace del asunto no por previsible deja de ser interesante, pues el camino se ha asfaltado bastante bien. Tiene sus fallos, claro está, sus escenas para el olvido, como Shane encerrado en un autobús con muchas salidas, intentando hacernos creer que está en peligro, o la pierna destrozada del preso que se cura en un día, instantes que recuerdan la habitual falta de recursos de guionistas y directores.

Los capítulos 210 y 211 reúnen todas estas tramas y virtudes, convirtiéndose en el punto álgido de la temporada, y los que les rodean también destacan (209, 212). Sin embargo huelga decir que despuntan más porque el resto del año está en una media entre el aprobado raspado y el suspenso que por ser grandes episodios (ni llegan al nivel del piloto). Por desgracia, la remontada vuelve a esfumarse en un cierre de temporada que como el resto del año roza el suspenso, donde vuelven a verse claramente todos los problemas de la serie.

Qué patético resulta el ataque zombi a la granja. Nunca hay sensación de peligro, de que de verdad estén rodeados sin salvación. Los personajes lo dicen, pero no se ve, y claro, cada escena resulta entre poco creíble y ridícula. No me puedo creer que no puedan volver a dar otra vuelta con el coche a mirar si hay gente o a atropellar zombis, ni que un protagonista salga andando de una muerte segura pero el resto lo vean imposible, y desde luego no me trago a estas alturas de la vida lo de las escopetas y otras armas de cincuenta tiros. No importa nada que mueran algunos secundarios, pues no transmitían nada y es descarado que los escritores se los quitan de en medio para no cargar con ellos; sólo la caída de Dale episodios atrás causa impresión. Además no faltan unos pocos y cutres debates éticos y religiosos ya vistos de sobra en capítulos anteriores (la familia, la fe…). Y para rematar nos topamos con la aparición de un mago con catana en una escena que resulta una fantasmada del quince, más un plano final que por lo visto se entiende si has leído el cómic, pero si no resulta absurdo, porque no se sabe qué quieren decir con él. Pero lo peor, lo peor de todo, es que en los últimos minutos destrozan de un plumazo un personaje: la reacción de Lori ante la muerte de Shane no puede ser más incongruente con la trama montada alrededor de ella en los últimos capítulos. ¡Si ella fue la principal instigadora de la idea de que Shane era un peligro que necesitaba ser erradicado! Pocas veces he visto un agujero de guión tan grande, tan patético, tan vergonzoso. Así pues, el episodio de final carece de drama, intriga, emoción y fuerza; sólo podía soltar quejas, preguntas y aspavientos mientras lo veía.

La pésima puesta en escena y la infame labor de los actores que se observa en toda la temporada y toda la serie ya la he ido comentando. La fotografía de televisión de hace veinte o treinta años, la escenificación no pobretona sino pésima, las escenas de acción risibles… Pero nada destaca tanto como la insoportable interpretación del trío protagonista: Sarah Wayne Callies como Lori consigue hacer de un personaje mediocre algo odioso, Andrew Lincoln como Rick tenía cierto carisma, pero en su discurso final y otros momentos clave se ve que tiene cero dotes interpretativas, y Jon Bernthal como Shane es para echar de comer aparte, pues resulta uno de los peores actores que he visto en mi vida; en su escenas finales, donde más tendría que esforzarse, se limita a abrir cada vez más la boca y a tocarse la cabeza en un tic cansino. Del amplio reparto sólo valen la pena Laurie Holden como la fuerte Andrea (la actriz tiene bastante experiencia y buenos papeles, como el de La niebla), Jeffrey DeMunn como el sabio Dale y Sctott Wilson como Hershel, el padre de la familia de la granja, ofreciendo sobre todo los dos últimos un recital que debería suponer una lección para los demás intérpretes (y para el director de casting).

Aunque la evolución de la trama y de los personajes, y la media global de episodios ha mejorado, desde luego no apunta muy alto y queda lejos del potencial que tiene. Por ello me resulta muy sorprendente que, aparte de que la serie sigue arrastrando audiencias de récord aunque todo el mundo se metía con ella, ahora repentinamente se ha vuelto a aclamar con entusiamso desdemedido (olvidando todas sus grandes limitaciones) por unos pocos episodios decentillos y un final sensacionalista.

La seguiré viendo porque el género me atrae y por la fuerza de la inercia alimentada por tenues esperanzas en que remonte, aunque es más probabble que me vuelva a arrepentir.

Ver también:
Temporada 2, parte 1.
Temporada 1.
Episodio piloto.

ESPECIAL DE 22 MINUTOS, YOU WIN OR YOU DIE. Y ALGUNAS IMÁGENES.

La HBO ha mostrado el anunciado especial de 22 minutos previo a la segunda temporada, llamado You Win or You Die, y ha resultado ser una tontería. Un resumen de la primera temporada con casi nada nuevo de la segunda, salvo alguna escena ya vista. Sólo apto para quien llegue nuevo a la serie. Podéis verlo en su canal de Youtube.

También han aparecido algunas imágenes promocionales. La más interesante es la que muestra a Ygritte en todo su esplendor. Podéis verlas en el tumblr de Winter is Coming.

LA HBO CANCELA LUCK TRAS LA MUERTE DE UN TERCER CABALLO.

Alucinante e inesperada noticia. La HBO ha cancelado la serie Luck, inmersa en el rodaje de la segunda temporada, por la muerte de un tercer caballo. Dos murieron en el primer año, pero tras el reciente fallecimiento de un tercero han decidido que no pueden seguir. En EE.UU. se toman en serio las leyes de protección de animales para usos recreativos, tanto como para tirar al traste una serie cara.

Por lo que leo, entiendo que no han encontrado forma de garantizar la seguridad de los animales. Y digo yo: con todas las series y películas que se han rodado a lo largo de la historia con animales, cómo puede ocurrir esto en una cadena tan seria y con tantos recursos. Pues parece que en las carreras es algo normal que haya accidentes, y como no se pueden evitar, pues no hay serie. Deduzco pues que las leyes para cine y tv son mucho más estrictas que para cualquier otro ámbito con animales (las propias carreras, por ejemplo). Y mientras, en España las corridas de toro se tratan como si fueran arte.

Luck de todas formas no terminaba de despegar, teniendo audiencias bajas hasta para lo esperado en la HBO. Tengo pendiente ponerme a verla tras un denso y aburrido episodio piloto, pues suponía que como muchas series de la cadena requiere una degustación lenta para saborear todas sus cualidades. Lo malo es que parece que dejan la serie cortada de golpe, de hecho a saber si tienen algo para emitir como segunda temporada. Ojalá se curraran un final decentillo, pero por los comentarios de sus creadores parece una cancelación definitiva.

OTRO TRAILER, THE MORE YOU LOVE, Y VARIAS PRESENTACIONES DE PERSONAJES.

El goteo de videos de la segunda temporada de Juego de tronos sigue aumentando, hasta el punto de que ya ni los veo para no reventarme media temporada. Aparte de un detrás de las escenas dedicado a las armas la HBO ha empezado a sacar videos para presentar a los personajes principales: Jon Nieve, Joffrey Baratheon, Renly Baratheon (el único que he visto, pues es el más interesante al mostrar personajes nuevos), Daenerys Targaryen… y probablemente aparezcan más en su canal de Youtube en próximos días.

Y si no era suficiente, han sacado otro trailer, llamado The More You Love.