Archivo de la categoría: Juego de tronos

JUEGO DE TRONOS – 608 – NADIE


608 – No One
Escritor: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Mark Mylod.
Valoración:

Sinopsis:
La persecutora de Arya la encuentra mientras se curaba de sus heridas. Meereen sufre un asedio de los líderes de las otras ciudades esclavistas. Brienne intenta que el Pez Negro se rinda y Jaime los deje ir al Norte. Jaime lidia con los Tully para encontrar una solución al asedio. Cersei resiste como puede a la Fe y los tejemanejes de la corte. El Perro se encuentra con la Hermandad sin Estandartes.

Resumen:
Buscando a los que mataron al monje, el Perro se topa con los líderes de la Hermandad sin Estandartes, Beric Dondarrion y Thoros de Myr. Le piden que se una a ellos y luche por una causa justa.

La frágil paz conseguida por Tyrion y Varys devuelve la vida a la ciudad, y Varys parte a Poniente para buscar aliados para Dany. De repente, una flota de los líderes mercaderes aparece para iniciar un asedio con catapultas. Dany llega justo en ese momento.

Arya recurre a la actriz que salvó, porque no conoce a nadie más, y esta la cura. Pero la chica de los Hombres sin Rostro que la entrenaba da con ella y la persigue incansablemente. Arya la vence en el terreno en el que practicó con dureza recientemente: a ciegas en la oscuridad. Se despide de Jaqen, quien no pone trabas a su elección.

Jaime intenta que Edmure Tully entre en razón y rinda Aguasdulces sin derramar sangre ni provocar un asedio de años, porque Brynden prefiere morir a rendirse. Pero su fama de Matarreyes no se olvida y no halla solución pacífica, así que termina imponiéndose por la fuerza con amenazas de matar al hijo de Edmure. Este rinde el castillo y el Pez Negro muere luchando. Brienne y Pod, que tampoco consiguieron que se cediera y partiera al norte con Sansa y Jon, huyen aprovechando el caos.

En Desembarco del Rey, Tommen anula los juicios por combate, por lo que los juicios de Cersei y Loras serán bajo el poder de los septones.

Comentario:
Con el anterior, forma un díptico muy interesante, porque concluye unas historias (Aguasdulces y los Tully), lanza otras (el grupo del Perro y Dondarrion), y da el paso final en otras (Meereen, Arya), pero sobre todo porque mejora en calidad e interés tras un largo tramo de bajón. Sin embargo, este arrastra unos deslices importantes que lo afean un poco en comparación con aquel.

Los líos de Jaime con el asedio son la mar de variados, y en lo visual espectacular sin necesidad de batalla, pues el director aprovecha el escenario al máximo. Sólo la bajada del puente levadizo es impresionante. Los reencuentros de Brienne y Jaime y el de Bronn y Pod son encantadores, lástima que lo estropeen con el improbable y forzado plano de despedida final donde Jaime es el único que los ve huir. La muerte del Pez Negro no la vemos, ¿estará realmente muerto? Su cabezonería es de las que hacen época, pero aun así se hacía querer.

Si el Perro llenaba la pantalla en cada escena en que aparecía en solitario, por poca trascendencia que pareciera tener su situación ante los acontecimientos globales, cuando se junta con Beric y Thoros se convierte en mi grupo de personajes favorito. Me pregunto si esta historia es la que tendrán los personajes en las novelas o si los guionistas han decidido potenciar este grupo, a sabiendas de su tirón, y recortar presencia de otros que no han funcionado tan bien, como los de Dorne.

Cersei sigue navegando por aguas turbulentas. Se cree protegida por la Montaña y sabe que tiene el juicio por combate por la acusación del Septón Supremo ganado gracias a ese monstruo… pero de la mano de Tommen el Septón se toma otra victoria, anulando esa modalidad y volviendo a los juicios por siete septones. Por ello se entiende la idea de incluir una escena en que la Montaña muestre su fuerza y con ello la seguridad de Cersei al tenerlo a su lado, pero es un fallo bien grande hacer que le arranque la cabeza a un miembro de la Fe, porque el Septón debería haber enfurecido y acusado al Guardia Real de un pecado capital, pero no hay respuesta alguna; la escena debería haber sido en la calle con un don nadie que enfureciera a Cersei; aun así se podría criticar que ya hemos visto una escena así al principio de la temporada y sería reincidir un poco en lo mismo, pero puestos a remarcar su posición de confianza se hubiera perdonado.

La reunión de Tyrion y sus compañeros sobre contando chistes se alarga pero es divertida. El asedio a Meereen cuando parecían haber encontrado la paz es inesperado, pero que Dany llegue en el último momento rompe la tensión que pudiera haber, porque entonces la solución está clara. Por ello sigue pesando la sensación de que todo lo de Meereen ha sido puro relleno: es Dany la que tendría que haber estado así, lidiando con los problemas de ser reina y aprendiendo al respecto. Por cierto, Meereen se ha rodado cada vez más en Peñíscola (Valencia), pero no sé si habrá partes de Croacia todavía.

Terminamos con una secuencia bastante decepcionante: la larga y absurda persecución en plan Terminator de la tipa de los Hombres sin Rostro a Arya. Que esta esté recuperada en pocos días de varias puñaladas en el estómago es difícil de tragar, pero las carreras y saltos son excesivos, más cuando la entrenadora destacaba por su prudencia y sigilo y aquí parece una loca desquiciada. Tampoco me convence nada que luego vaya a ver a Jaqen, a sabiendas de que es quien ha ordenado su muerte tras traicionarlo, y todo se resuelva con un simple “me voy”, “pues vale”. La lógica dice que la afrenta de Arya es ahora mayor, pero aquí no pasa nada.

Anuncios

JUEGO DE TRONOS – 607 – EL HOMBRE DESTROZADO


607 – The Broken Man
Escritores: Bryan Cogman.
Director: Mark Mylod.
Valoración:

Sinopsis:
Margaery está libre. Cersei y Olenna tienen un choque. El Perro trata de rehacer su vida con unos refugiados y un monje. Jon busca aliados en el Norte. Jaime y Bronn llegan al asedio de Aguasdulces. Arya sufre un ataque.

Resumen:
Viendo que está en minoría, Cersei mueve ficha contra Olenna, amenazándola para que vuelva a su hogar. Es reticente, pero Margaery, simulando ser sumisa a la Fe, le dice que se vaya, la vida en la corte es más peligrosa que nunca.

Sandor Clegane, alias el Perro, trata de encontrar algo por lo que vivir entre un grupo de refugiados de la guerra que se ha reunido alrededor de un monje que trata de construir un septo. Pero los bandidos de la zona los atacan, y decide que tiene que volver a hacer lo que mejor sabe: matar gente. En una escala en su viaje a Meereen, Yara intenta que Theon recobre su coraje. Arya busca pasaje para viajar de vuelta al continente de Poniente, pero la entrenadora de los Hombres sin Rostro la alcanza y la deja malherida.

Jon, Sansa y Davos recorren las casas del Norte buscando aliados, pero no encuentran muchos, y más cuando su ejército está compuesto principalmente de Salvajes. Viendo su desventaja, Sansa envía una carta pidiendo ayuda. Jaime y Bronn, al mando del ejército Lannister, llegan a Aguasdulces, donde el asedio de los Frey es desastroso. Jaime trata de parlamentar con Brynden, el Pez Negro, y ve que este dará su vida protegiendo su hogar.

Comentario:
Es curioso cómo en el tramo final de la temporada recuperan dos grupos de personajes secundarios y el interés en vez de resentirse aumenta considerablemente. Se debe a tres factores clave: el carisma de estas figuras, las mejores evidente en el guion y en la puesta en escena. No se puede decir que haya un subidón en ritmo e intensidad y las historias principales avancen más que antes, sino que todo está mejor contado.

Las visicitudes de Jon y sus compañeros son muy moviditas. Las negociaciones con los salvajes y las casas norteñas es una lucha constante contra los miedos y motivaciones de cada grupo. Los diálogos tienen que medirse con mucho cuidado, las viejas tradiciones y las traiciones recientes cada uno las tiene en consideración de distinta forma. Cabe destacar que la entrada en acción de Lady Mortmon es espectacular. Ante esta situación, Sansa termina escribiendo una carta evidentemente a Meñique, como estaba claro que ocurriría más tarde o más temprano.

El retorno del Perro es magnífico. Parece un receso apartado de todo, pero aun así cautiva con unos diálogos muy certeros y un paraje natural muy bien aprovechado. La magnética presencia de Rory McCann se ve acompañada por otro gran actor, Ian McShane, como el monje (se acredita como Ray, pero no me parece que digan su nombre). No menos carismáticos son Jaime, Bronn y el Pez Negro, con escenas y disputas cada cual más interesante: la férrea motivación del Tully, la incompetencia de los Frey… Jaime tiene mucho que arreglar. Aguasdulces gana una presencia e interés que debería haber tenido en la segunda y tercera temporadas, pero mejor tarde que nunca.

En la Corte, la presencia de Margaery hace que Cersei vea aumentar su desventaja, así que intenta que Olenna se dé el piro a su casa. Esta no quiere ceder, pero Margaery ya bastante tiene con mantener a raya a la Fe, que vigila constantemente sus movimientos, como para temer por el destino de Olenna ante tantas amenazas. ¿Cómo acabará la disputa entre reinas?

La labor del director Mark Mylod supera el flojo nivel de lo que llevamos de temporada, pues incluso veteranos como Jack Bender eran incapaces de sacar suficiente del potencial latente como para dejar buenas impresiones. Aprovecha mejor los parajes naturales y los decorados, y la construcción de cada escena es más dinámica, vivaz. Incluso recesos de relleno, como el de los Greyjoy, fluyen con buen ritmo y gran fuerza visual. Lo único que no convence es que a Margaery le han puesto una peluca muy cantosa; o en temporadas pasadas no llevaba, o era mejor.

Lo que no puedo hacer es afirmar que la mejora del guion se deba al guionista acreditado, Bryan Cogman, colaborador principal de David Benioff y D. B. Weiss, porque me da que escriben toda la temporada juntos y se reparten los créditos por imperativo legal: tanto contribuyes, en tantos capítulos sales.

JUEGO DE TRONOS – 606 – SANGRE DE MI SANGRE


606 – Blood of My Blood
Escritor: Bryan Cogman.
Director: Jack Bender.
Valoración:

Sinopsis:
Los Lannister y los Tyrell actúan contra la Fe, pero esta tiene un as en la manga. Jaime es enviado a retomar Aguasdulces, que los Frey han perdido ante los Tully otra vez. Sam llega a su hogar. Bran encuentra un inesperado aliado. Daenerys monta de nuevo su dragón y promete conquistar Poniente. Arya decide su futuro.

Resumen:
Tras ver las obras de teatro que reviven los eventos recientes en la corte de Poniente, Arya siente la llamada de su tierra y abandona a los Hombres sin Rostro. Jaqen envía a la entrenadora a por ella. Sam y Elí llegan al hogar de aquel, pero su padre sigue tratándolo tan mal que decide que ella y el bebé no pueden quedarse ahí.

Bran y Meera se topan con un extraño salvador, que resulta ser Benjen Stark, desaparecido hace años en una misión al Norte del Muro. Daenerys encuentra al dragón perdido y lo monta ante su nuevo khalasar, prometiendo conquistar Poniente y la gloria si la acompañan.

Los Lannister y los Tyrell llevan el ejército de estos últimos a las puertas del gran Septo para exigir la liberación de Margaery y Loras, pero el Septón les restriega su as en la maga: se ha ganado a Tommen, quien anuncia una renovada alianza entre la Fe y la Corona. Tommen también decide librarse de Jaime, enviándolo a retomar Aguasdulces, que los Frey han perdido a manos de los Tully, liderados por Brynden el Pez Negro. Pero Walder Frey todavía tiene a Edmure Tully en poder y espera poder negociar.

Comentario:
No acabó de forma verosímil la huída de Bran y Meera, y no han hecho mucho por arreglarlo. Meera arrastra al tullido Bran y aun así el ejército de muertos, que puede correr sin cansarse, no los alcanza. Y cuando llegan a ellos son unos pocos zombis descarriados que Benjen en su reaparición se podría cargar sin problemas, pero como para intentar que no te des cuenta de los agujeros de guion, se montan una escena de acción desmedida. Al menos queda cierta intriga de hacia dónde irán ahora. Por otro lado, meten más visiones sin explicar nada concreto. ¿Para qué las incluyes entonces?

Sam llega a su hogar, y resulta que estos don nadie tienen una ciudad fortificada más grande que Invernalia. La situación familiar es de lo más predecible y anodino. La intransigencia del padre, la pasividad del hermano, la dulzura de la madre y hermana… ¿de verdad no han encontrado nada mejor para contar, ninguna forma más inteligente y original de mostrar al carcamal del padre? La cena se alarga una eternidad sobre cosas obvias, y al final se van, así que te preguntas: ¿de verdad tenían que haber hecho esta parada? Sólo sirve para presentar a Randyll y Rickon Tarly, que cobran algo de protagonismo en el futuro (aunque este último cambiará de actor, en esa tradición absurda que han mantenido en esta serie para confundir a la gente). Por cierto, los interiores se rodaron en el castillo de Santa Florentina, en Barcelona.

Dany no llega nunca a Meereen, y encima se para a hacer el mismo discurso que vimos en la primera y segunda temporadas. ¿Era necesario este retroceso? ¿No hubiera sido mejor que se hubiera mantenido en Meereen aprendiendo a ser reina con la pugna contante contra las otras ciudades? Porque lo que llevamos de temporada es tiempo perdido. Dudo que George R. R. Martin meta un receso así en los libros. Siguiendo con localizaciones en España, el desierto de los khalasar (regiones verdes en los libros: ¿de qué viven sus caballos?) ahora está en Navarra (antes se rodaba en Malta).

La decisión de Arya está bien trabajada, aunque las escenas se alargan más de la cuenta. La situación va calando en ella y vemos su dilema interno y su decisión final. Su historia ya no es sólo recibir palos sin más, y aunque antes se mantenía por el misterio de los Hombres sin Rostro y qué le depararía el entrenamiento, ahora gana mucho más interés.

No esperaba a estas alturas volver a ver a los Frey y los Tully. Me pregunto si los espectadores que no se han leído los libros recuerdan quién es Edmure, pues apareció en un par de episodios hace varias temporadas y no dejó mucha huella.

La localización del Septo (en Girona) está muy bien aprovechada y los efectos especiales para recrear la multitud y el resto de la ciudad son muy buenos. Pero hay que decir que en general es otro episodio que flojea en la puesta en escena, pues la dirección de Jack Bender anda un poco corta, con escenas bastante mejorables, como el beso de Jaime y Cersei: ¿cómo demonios no repitieron esa toma? Y la música es cada vez peor, parece improvisada a última hora.

Así pues, tenemos un capítulo poco sustancioso cuando no repetitivo y sin sensación de rumbo claro, y además con un acabado bastante por debajo del nivel esperado. Por suerte, supone el final del largo estancamiento en que estaba enquistado la serie, porque a partir del siguiente remonta bastante.

JUEGO DE TRONOS – 605 – LA PUERTA


605 – The Door
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Jack Bender.
Valoración:

Sinopsis:
Bran debe aceptar la responsabilidad. Conocemos los orígenes los Caminantes Blancos. Los Greyjoy eligen nuevo rey. Arya pone en marcha la fase final de su entrenamiento. Jon y Sansa planean su ofensiva contra los Bolton. Dany envía a Jorah a una misión.

Resumen:
Mientras Tyrion y Varys mantienen la frágil paz, Dany inicia el camino de vuelta. Manda a Jorah a encontrar una cura para la psoriagrís, si quiere volver a servirla. Los Greyjoy ponen en marcha la asamblea para alegir nuevo rey. Yara pierde ante su tío Euron, que promete una gran flota y casarse con Daenerys y conseguir así sus dragones.

Jon, Davos y Sansa sopesan las posibilidades que tienen, con fuerzas tan mermadas, de enfrentarse a los Bolton y las Casas del Norte más poderosas; deciden que unirán todas las casas pequeñas, pues es su única posibilidad.

Bran descubre en sus visiones que los Niños del Bosque crearon a los Caminantes Blancos en su lucha contra la conquista del hombre. El Rey de la Noche encuentra la guarida de Cuervo de Tres ojos y sólo Meera y Bran salen con vida. Hodor queda atrapado allí, y también en el pasado, pues en el ajetreo del ataque Bran conecta sus mentes y el joven Wyllis queda afectado, convirtiéndose así en Hodor.

Comentario:
Quinto episodio, y seguimos prácticamente en el mismo sitio. Secciones malogradas o sin garra (con demasiada cháchara y poco contenido) se acumulan haciendo que el relato sea cada vez más pesado y crezca la sensación de falta de rumbo. Como siempre, se salva por el dinero echado, el trabajo actoral, y un par de secciones que mantienen el tipo. Y no, ahí no incluyo la escena de Hodor.

Antes parecía que Meñique era un trepa solitario, y parecía estar llegando a lo más alto ganándose el Valle y vendiendo a Sansa, a pesar de su supuesto aprecio por ella, para aliarse con el Norte de los Bolton. Pero desde la fuga de esta no queda claro lo que quiere. ¿Ve que cambian las tornas y busca aliarse con los nuevos potenciales ganadores? No hay potencial alguno en Jon y Sansa si nos ponemos en lo que sabe él de la situación en el Norte (de hecho, me pregunto cómo sabe tan pronto que Sansa está en el Muro). De actuar con lógica, sería entregándola de nuevo a los Bolton. ¿Busca redención? No queda nada claro. Y habiendo visto el resto de esta temporada y la séptima, no puedo decir que mejoren y encarrilen al personaje sino todo lo contrario, hasta el punto de que acaba siendo uno de esos con los que te preguntas para qué ha servido en la serie.

Al empezar Arya con otra parte de su entrenamiento da la impresión de que esto no va a acabar nunca. Luego habrá otra cosa y así hasta que los guionistas quieran. Pero poco a poco va cobrando sentido. Primero, porque es su primer asesinato para los Hombres sin Rostro, segundo, porque en vez de estar entusiasmada vemos que la obra de teatro, que trata sobre los líos de la corte entre los Stark y Lannister, le trae recuerdos que hacen aflorar la personalidad de Arya Stark, y tercero, siente afecto o al menos respeto por los actores y sus vidas, con lo que no queda claro que pueda seguir adelante.

Eso sí, en esta parte tenemos la ración de desnudos gratuitos. No puedo dejar de pensar en que los productores han hecho otra vez un casting de tetas y no de actrices, y para colmo intentan contrarrestrar metiendo un pene incluso más gratutito. Toda la situación es penosa, recuerda a aquellas estúpidas escenas porno en las primeras temporadas. Cabría pensar que con la maduración se aprende de los errores, pero ahí siguen “meneándolos” en primer plano.

La asamblea Greyjoy es un tanto decepcionante. Bueno, en realidad está en la tónica de esta Casa, y cabe pensar que a estas alturas esperar una remontada no tiene mucho sentido. Victarion Greyjoy ha sufrido el mismo destino que Quentyn, y Euron el mismo de Doran Martell: uno ni aparece, y el otro pasa de ser un fascinante participante del juego de tronos, con una personalidad arrolladora y unos places que prometen cambiar el tablero, a un don nadie sin carisma que habla sin ganas y no hace nada concreto. Su discurso no entiendo cómo cala, al lado del de Theon y Yara. No es realista, suelta promesas vagas y habla de exóticas reinas y extraños lugares, ¿y se lo tragan sin más? En la novela, aparte de decir palabras que conmueven, trae pruebas y ofrendas, destacando a brujos de Qarth y un cuerno mágico espectacular con el que promete que controlará a los dragones de Daenerys. Para terminar de hundir el poco nivel, huyen Yara, Theon y cuatro gatos más de los pocos que ya de por sí parece haber en las islas… ¡y se llevan una flota de miles de barcos! Los manejarán por control remoto, digo yo. Por cierto, al empezar dicen que Euron se ha vuelto a ir y acaba de volver. ¿Por qué y a dónde? En realidad a ninguna parte, es una lastimera excusa para disimular que llevan capítulos sin lanzar de una vez la dichosa asamblea.

Dany tiene una escena breve pero típica de relatos de caballeros y héroes, y bastante bonita y épica: manda a Jorah a buscar una cura para la psoriagrís que padece, y sólo si la encuentra podrá volver a ella. Tyrion y Varys siguen con sus quehaceres. La situación no es sorprendente, un trámite más, y tanta vuelta sin avance ya empieza a cansar. Por más malabares que hagan los guionistas, por más intrigas que monten los personajes, todo parece cada vez más un tiempo muerto sin trascendencia real hasta que vuelva Dany. Es una pena, todavía esperaba ver conflicto real entre las ciudades esclavistas.

Las intrigas en el Norte sí parecen dirigirse hacia algo tangible: la guerra contra los Bolton. Los planes que van improvisando Jon, Sansa y Davos traen sorpresas y esperanzas, y además con una inesperada fidelidad a los libros a estas alturas: unir todas las pequeñas Casas del Norte bajo el estandarte de los Stark de nuevo. La maduración de Sansa es bien patente, y Jon parece encontrar nuevas razones por las que vivir. Eso sí, Edd el penas es designado Lord Comandante sin votación, y nadie se queja.

La sección más llamativa y que causó más impacto, pues fue uno de esos capítulos que volvió loco a todo el mundo, es la de Bran. Pero a mí me parece la peor de largo, y eso que la de los Greyjoy ya andaba floja. El desatino es de los que hacen época, y me cuesta creer que el artificio del forzado final emotivo de Hodor engañara con tanta facilidad.

Otra vez, las visiones de Bran sobre la historia de Poniente llegan de sopetón, sin introducción ni explicación clara. Sin más nos sueltan que los Niños del Bosque crearon a los Otros… uy perdón, a los Caminantes Blancos, para usarlos como arma en la guerra contra los hombres. Ah, ¿estaban en guerra? ¿Cuándo, por qué y cómo? Y la tipa esta que está ahora con Bran en la cueva, ¿es inmortal?, ¿quién es? Hemos tenido infinidad de de relleno a lo largo de la serie, tiempo que podrían haber usado para ir cimentando la historia, y ahora van con prisas y mal.

A pesar de la delicada situación, de la cercanía de la nueva guerra, y de las palabras tétricas constantes de Cuervo de Tres Ojos, Bran no ha tenido entrenamiento alguno en todo el largo año o más que lleva ahí. Se mete en un cara a cara con su archienemigo sin más, y echa al traste lo que Cuervo se supone que lleva esperando mil años. Es de un ridículo que espanta, pero la cosa sigue empeorando. Los diálogos absurdos (Meera pidiendo huevos para comer, ¿es que los cuervos no los ponen, es que se alimentan sólo de musgo?), el que estén en plena batalla y ni Bran y Cuervo se despierten, sólo porque es muy conveniente para el guion, la antorcha encendida al final de un pasillo que nunca usan, la escena de acción desmedida… y para rematar, el Rey de la Noche queda también como un inútil al atacar de frente sin más, sin rodear la guarida ni sondear por peligros y escapatorias; pensaba que querían decirnos que era un ser inteligente con un plan, pero aquí parece un animal guiado con instintos básicos, así que ya no sé qué pensar.

Y llegamos a la dichosa escena de la puerta. Sí, muy emotiva, un giro muy bien hilado, pero claro, eso es gracias a los libros, porque todo el despropósito de la situación, si no te estropea el momento en un primer visionado, sin duda lo hará en los siguientes. Inicialmente perdoné las paridas previas por la fuerza dramática del momento, pero es que cuando estás en pleno subidón también la cagan a lo grande: los muertos se entretienen comiéndose a Hodor y dejan escapar a Meera y Bran, y a los Caminantes Blancos no parece importarle después de todo el jaleo que han montado para atraparlos. Y como digo, en el siguiente visionado se viene todo abajo, me ha parecido que roza el cine cutre, de reírte por lo malogrado y tonto que resulta.

Por otro lado, cabe mencionar la complicada traducción. Los traductores españoles lo solucionaron aceptablemente bien, aunque cuesta creer que Meera empleara en esa situación palabras tan rebuscadas tampoco había margen de maniobra. Pero, como siempre, recomiendo la versión original.

JUEGO DE TRONOS – 604 – EL LIBRO DEL DESCONOCIDO


604 – Book of the Stranger
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Daniel Sackheim.
Valoración:

Sinopsis:
Sansa y Jon se reencuentran. Meñique moviliza el Valle. Tyrion y Varys negocian con los esclavistas. Dany da un giro a su situación. Margaery y Loras sufren el cautiverio del Septón Supremo. Cersei lo usa para tratar de ganarse el favor del consejo del rey. Theon llega a casa.

Resumen:
Dany espera paciente su momento de mover ficha contra las tradiciones que la atan a Vaes Dothrak, tanteando aliados y posibles salidas. Cuando llegan Jorah y Daario decide actuar, pero a su manera, matando a los Khal con fuego y ganándose de nuevo a las gentes. Meñique manipula a su antojo al joven señor del Valle y empieza a movilizarse para ir al Norte. Theon llega a Pike y hace las paces con Yara.

Tyrion y Varys tratan de hacer entender a Gusano Gris, Missandei y las gentes de Meereen que si no ceden un poco y pactan una paz temporal, el escenario alternativo es una guerra violenta que no pueden ganar. El Septón Supremo siguen trabajándose a los Tyrell presos: Loras está a punto de rendise, pero Margaery resiste en secreto. Cersei aprovecha la precaria sutuación de aquellos para ganarse el favor de Tommen, Olenna y Kevan y volver a entrar en el consejo del rey, y así maquinar un plan para vengarse de la Fe.

Ramsay asesina a Osha. Sansa llega al Muro y se reencuentra con Jon, esforzándose por recuperar su favor tras una infancia donde no se agradaban mucho. Ante las amenazas de que Invernalia quiera acabar con ellos empiezan a plantearse un alzamiento en armas.

Comentario:
El nacimiento de Dany como reina a través del fuego lo habíamos visto ya en la primera temporada, qué necesidad hay de repetirlo… Ah, que el khalashar que tenía fue desapareciendo sin explicaciones y ahora los guionistas necesitan otro. La escena en que acaba con los Khal es muy facilona, tanto desde el guion como en la puesta en escena, con el fuego que parece gasolina; es más entretenida la incursión de Jorah y Daario, aunque los pobres han hecho todo ese esfuerzo para nada.

El reencuentro de Jon y Sansa es muy emocionante. Se va cimentando el conflicto del Norte, donde el Valle, en manos de Meñique, tiene algo que decir también. La escena de Ramsay y Osha es inquietante, pero el Bolton se sale con la suya, con lo que la amenaza sobre los Stark se hace más tangible.

Meereen y Desembarco del Rey siguen despacito y con buena letra, como suele decirse. Quizá demasiado despacito y sin dirección clara, pero la buena letra nos deja diálogos ingeniosos y escenas tensas. Es emocionante ver a Varys y Tyrion chocar con los simplones de Missandei y Gusano Gris, pues la brújula moral de estos últimos y las gentes del pueblo llano es clara, y choca con las maquinaniones a largo plazo de los estrategas natos de la corte. Pero empiezo a preguntarme si esta situación va hacia alguna parte o es hacer tiempo hasta que vuelva Dany.

Cersei sigue tratando de tomar las riendas de la ciudad y el reino poco a poco. Su reentrada en el consejo es espectacular. Esta parte sólo se ve empañada porque en esta ocasión la charla del Septón Supremo es demasiado larga y menos sustanciosa que de costumbre. Están claras las posiciones de él y de Margaery y el tira y afloja iba bien, pero el relato de sus orígenes no me dice nada y ralentiza y alarga demasiado. En tierra de nadie queda la escena de Yara y Theon, que debería haber ido en el siguiente episodio.

El título es un tanto rebuscado. Hace referencia a uno de los Siete de la Fe, el Desconocido. Pero no tiene una relación clara con lo narrado, sólo es una anécdota en la conversación, así que no sé a qué viene. Por otro lado, no terminan de atinar con el mapa de los créditos, que entre ausencias y movimientos raros ha terminado confundiendo más que ayudando a lo largo de la serie. Ahora aparecen lugares a pesar de su breve presencia, mientras antes algunos relevantes no los veíamos, y para cruzar el continente mantienen ese giro que descoloca por completo, de forma que no sabes dónde están unas ciudades con relación a otras… salvo Vaes Dothrak, que parece ser vecina de Desembarco del Rey cuando debería estar muy en el interior del continente de Essos.

JUEGO DE TRONOS – 603 – ROMPE JURAMENTOS


603 – Oathbreaker
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Daniel Sackheim.
Valoración:

Sinopsis:
Varys y Tyrion hablan sobre cómo enfrentar la crisis en Meereen. En el Muro se lamentan por sus heridas recientes. Cersei trata de formar parte del consejo privado del rey. Tommen intenta hacer entrar en razón al Septón Supremo. Sam viaja hacia Antigua. Bran tiene más visiones. Dany enfrenta su nuevo destino. Arya avanza con determinación. Ramsay Bolton recibe un inesperado regalo.

Resumen:
Tyrion y Varys tratan de conseguir información sobre quiénes han atentado contra ellos, descubriendo que las ciudades esclavistas han vuelto a sus infames tradiciones y se mueven contra ellos. Bran ve a su padre con unos veinte años, enfrentándose contra la guardia real Targaryen en la rebeleión de Robert Baratheon.

Sam pretende dejar a Gilly con su familia antes de ir a la Ciudadela de Antigua. Arya avanza en su entrenamiento a base de recibir palos y recupera la vista a manos de Jaqen. Ramsay negocia con las grandes Casas del Norte. Como regalo para afianzar la relación con una de ellas, se encuentra inesperadamente con Rickon Stark y Osha en su poder.

Jon tiene que lidiar con quienes lo traicionaron, sufriendo el estar vivo: ya no quiere ser Lord Comandante. Tommen intenta que el Septón Supremo se relaje, pero este lo controla con cuidadas palabras. Cersei trata de interferir en el consejo privado del rey, pero Olenna, Kevan y Pycelle se cierran en banda.

Comentario:
Jon enfrenta las consecuencias de la traición y los nuevos retos por venir, deseando haber seguido estar muerto. La ejecución de quienes lo apuñalaron (bueno, de algunos, ¿y el resto?) es una escena dura, pero toda su sección está llena de melancolía: ¿dónde encaja en el mundo, qué puede hacer para volver a sentir ganas de vivir? Sam aparece lo justo para decirnos adónde va, pero la escena se alarga con demasiada cháchara en uno de esos casos en que intentan que una parte de escasa trascendencia deje algo de huella pero solo consiguen aburrirnos. Varys también habla más de la cuenta esta vez, cuando la escena es obvia y debería haber ido al grano. Cuando vuelve con Tyrion, Missandei y Gusano Gris la cosa mejora, menos para los personajes, que tienen a todas las ciudades esclavistas en contra. El interés por su destino y la gracia de ver gente tan dispar tratando de trabajar juntos se sobrepone demasiado al periplo de Daenerys, que parece un receso sin justificación a estas alturas de la serie. Su destino no causa desazón salvo porque quieres que acabe y pasen a algo relevante.

Las visiones de Bran sigo sin entenderlas. No llegan en un momento en que su información aporte algo a la historia global, y me cuesta creer que para los no lectores no resulten muy confusas. La escena de la Torre de la Alegría, crucial en los libros, dada con cuentagotas según un personaje aporta una información u otra, aquí se suelta de sopetón sin una introducción que genere interés, y como digo, no aporta nada sustancial a los personajes conocidos ni saca nada de los nombres llamativos que mencionan como diciendo “¿veis lo fieles que somos?”. También me apena mucho que ficharan a un talento como Luke Roberts (Black Sails, 2014) para hacer de extra. Y para terminar, la pelea a espadas es bastante exagerada, y por todo lo dicho, un artificio vanal; sólo cabe destacar el plano de Ned atravesando el cuello de uno, como hizo con un soldado Lannister en la primera temporada.

La aparición de Arya está bastante bien hilada esta vez, reuniendo en pocos minutos mucho avance gracias a una ágil sucesión de escenas. Hay anéctodas interesantes mientras se ve cómo sufre y aprende, y parece que vamos a andar en alguna dirección clara por fin… aunque en próximos capítulos se verá que el entrenamiento tiene más fases interminables…

Pero nada consigue deslumbrar o anunciar un subidón inminente. Casi me quedaría sólo con las intrigas de Desembarco del Rey e Invernalia, las historia más completas y atractivas. La escena de Tommen y el Septón supremo es oro puro, menudo diálogo más sutil e inteligente. El intento de Cersei de meterse en el consejo del rey es muy interesante también, pero hasta las anécdotas, como los pajarillos de Varys ahora en manos de Qyburn, aportan bastante.

La parte de Ramsay Bolton también nos trae intrigas y sorpresas de altos vuelos. Ojalá las otras Casas del Norte hubieran tenido esta presencia cuando estaba Robb en pleno alzamiento, que se echaban de menos. Ahora parece añadir complejidad sin venir a cuento, pero está bien escrito y mantiene el interés. La aparición de Osha y Rickon es demoledora y vuelve a poner un negro horizonte sobre los pocos que quedan de la familia Stark.

Para terminar, cabe señalar que los títulos de los tres primeros capítulos parecen descolocados. ¿Quién rompe qué juramento? El anterior se tendría que llamar La mujer roja, pues ella es protagonista ahí, no en el primero, y este debería ser A casa, pues varios protagonistas deciden tratar de ir a sus hogares o recuperar sus posiciones, mientras que en el segundo no se sabe a qué referencia.

Por otro lado, se puede citar la curiosidad de que la torre elegida para el flashback con Ned Stark es el castillo de Zafra, en Guadalajara. Esta temporada y la siguiente veremos muchas localizaciones de España, y en el rodaje participaron muchos extras locales.

JUEGO DE TRONOS – 602 – A CASA


602 – Home
Escritores: Dave Hill.
Director: Jeremy Podeswa.
Valoración:

Sinopsis:
Sansa y Theon eligen sus próximos caminos. El Castillo Negro sufre las consecuencias de la reciente traición. En Meereen, los consejeros de Dany tienen todo en contra. Cersei, Jaime, Margaery y Tommen parecen tener las manos atadas ante el poder de la Fe. Arya prosigue su entrenamiento. Ramsay Bolton contintúa reforzando su futuro en el Norte. Bran está aprendiendo a controlar las visiones del pasado. Los Greyjoy de las Islas del Hierro deciden su futuro.

Resumen:
Arya descubre que su ceguera es la nueva fase de su entretamiento: la sirvienta de los Hombres sin Rostro la ataca, esperando que aprenda a defenderse sin ver nada. Sansa y Brienne deciden ir al Muro a buscar la protección de Jon, pero Theon quiere volver a sus tierras: ya ha hecho bastante daño a la familia Stark. Ramsay Bolton se afianza en el Norte asesinando a su padre y su hijo recién nacido y aliándose con viejas Casas.

Tyrion y Varys intentan entender el alcance de su mala situación política y encontrar soluciones, pero hay más problemas, como los dragones que encadenados se niegan a comer. Davos, Ed el Penas y demás fieles a Jon tratan de resistir hasta encontrar ayuda en los Salvajes. Davos cree que Melisandre podría resucitar al Lord Comandante, y aunque ella no tiene esperanzas lo consigue. Bran aprende a dominar las visiones y con ellas ve cosas sobre el pasado de los Stark y a Hodor de joven, cuando podía hablar.

Cersei se niega a doblegarse al Septón Supremo, pero no sabe cómo actuar. Jaime, Tommen y Margaery están igual de impotentes.

Mejores frases:
-Tyrion: Los dragones son inteligentes. Más inteligentes que los hombres, según algunos maestres. Sienten afecto por sus amigos y furia por sus enemigos. Yo soy su amigo.
-Varys: ¿Lo saben?

-Tyrion: Estoy aquí para ayudar. No os comáis a la ayuda.

Comentario:
Este segundo episodio resulta menos precipitado y caótico, yendo con más calma a pesar de tocar también cada sección con cuentagotas, pero tampoco logra un equilibrio perfecto.

Hay partes, como la de Arya y Sansa, de transición, pero no se quedan cortas, aportan matices a sus trayectorias y las de sus secundarios. La decisión de Theon hace pensar en que volverá a tratar de retomar su vida por fin, admitiendo sus grandes meteduras de pata y el daño que ha hecho a los Stark por su ego inmaduro. La parte de los Bolton termina de apuntalar su creciente protagonismo en los acontecimientos del Norte, con Ramsay demostrando que puede dar buen uso de su vena psicópata, las alianzas con otras casas empezando a formarse…

Pero entonces llegamos a algunas de esas partes que los escritores nunca han sabido como tratar. Vientos de cambio llegan para los demás Greyjoy, con la esperada llegada Euron… que no contentó a casi nadie, pues el actor Pilou Asbæk parece un joven alocado pasándoselo bien en vez de un tipo de apariencia imponente y gran carisma. La muerte de Balon es un poco cutre, Asha aparte de refunfuñar no hace mucho… Así que entramos en el nuevo arco de esta familia sin ganas.

Arya con su ceguera queda un poco en tierra de nadie, pero tampoco podían tenerla aparcada mucho tiempo, siendo un personaje principal. La vuelta de Bran tampoco deslumbra, y cabe preguntase si era necesario entrar en temas que de los que pasaron completamente en los inicios de la serie y ahora no parece que pinten mucho. Viendo la temporada entera, aparte del golpe de efecto con Hodor, todo el lío de los flashback no parece aportar nada, porque todos los temas sobre la rebelión han quedado atrás con el fin de la guerra de los cinco reyes y la muerte de la mayor parte de los implicados, las profecías y visiones no han existido, así que dan respuestas a temas que no existen en la serie… En fin, que aparte de curiosidades no tiene relevancia alguna. Bueno, también tenemos la cuestión de qué ha estado Bran haciendo todo este tiempo si hasta ahora no ha empezado a practicar con las visiones, y por qué se han currado tan poco a Cuervo de Tres Ojos: el cambio de actor es absurdo, y aunque nos hemos librado del horrible maquillaje, sigue quedándose muy corto, parece un tipo sentado entre ramas, no formando parte de ellas.

Las secciones que tienen más tiempo son las de Meereen, el Muro y Desembarco del Rey, y corren desigual suerte. La pugna de la corte contra la Fe es intrigante, parece que Cersei y Jaime tienen las manos atadas, pero con la breve escena de la Montaña cargándose a un bocazas se ve que Cersei está empezando a actuar desde las sombras, que no se va a quedar quieta. Margaery y Tommen están en la misma situación: no parece haber salida más allá de la sumisión total. Cada escena con el Septón Supremo pone los pelos de punta por su poder e inteligencia y el papelón de Jonathan Pryce. Sólo tendría una pregunta… ¿han embalsamado el cuerpo de Myrcella al morir al partir de Dorne? Porque el viaje sería como mínimo de una semana, pero en Desembarco lleva al menos otros dos días con el cuerpo sin empezar a descomponerse.

Meereen es un buen ejemplo de los buenos resultados que pueden darse cuando los escritores le ponen ganas a la hora de narrar partes de transición sin gran capacidad de impacto. Los consejeros de Daenerys siguen intentando a duras penas recomponerse del golpe, sin saber muy bien cómo actuar. Los roces entre distintas formas de ver las cosas y la escena con los dragones son muy entretenidas, y Peter Dinklage y Conleth Hill están estupendos.

En el Castillo Negro esperas que pasen cosas, pero todo es posicionamiento predecible de los dos bandos y un eterno amago con que si Jon resucita o no. Sabiendo que iba a pasar todo esto, lo podrían haber agilizado más y entrar directamente en las secuelas, que dejaron para el siguiente capítulo. Porque era obvio que iba a resucitar. Personaje que no se ve morir en pantalla está vivo (sigo esperando que reaparezca Stannis), y si encima tenemos a Melisandre a mano, pues más obvio. Así, la escena final con la resurrección es demasiado larga, lenta y previsible. Eso sí, al menos así cobra sentido el forzado viaje de Melisandre por las tierras de los ríos hace varias temporadas; pero me da que fue una improvisación para mantener las tramas de aquel momento (Stannis necesitando la sangre real de Gendry para los conjuros de Melisandre) más que un detalle previsto por los guionistas para el caso actual.