VIKINGOS – TEMPORADA 3.

Vikings
History Channel | 2015
Productores ejecutivos: Michael Hirst, Sheila Hockin, James Flynn, Sherry Marsh…
Intérpretes: Travis Fimmel, Katheryn Winnick, Clive Standen, Jessalyn Gilsig, Gustaf Skarsgard, George Blagden, Alexander Ludwig, Linus Roache, Amy Bailey, Moe Dunford, Gaia Weiss, Lothaire Bluteau¸ Morgane Polanski, Owen Roe.
Valoración:

Alerta de spoilers: Ligeros spoilers sobre la trama hasta el penúltimo párrafo (convenientemente señalado), donde destripo el capítulo final a fondo.–

La tercera temporada de Vikings arrastra todavía una serie de limitaciones, altibajos e irregularidades que desaprovechan un potencial latente muy atractivo. La combinación de secciones que tienen una narrativa muy distinta entre sí sigue siendo bastante ineficaz, afectando al ritmo e interés. El guionista Michael Hirst, quien tan inspirado estuvo en Los Tudor, continúa sin encontrar su camino, sin lograr una serie con el equilibrio e inteligencia necesarios para evitar esos problemas.

Ni siquiera mezclando las diferentes líneas se consigue levantar el interés. En el tramo inicial de la temporada las secciones principales avanzan a la par: el plan de Ragnar para establecerse en Inglaterra implica meterse de lleno en las intrigas de Ecbert como aliado suyo contra las intrigas de la princesa Kwenthrith. De esta forma no tenemos las atractivas incursiones y batallas separadas de la farragosa trama de la corte inglesa. Pero aun así, Ecbert no me termina de convencer. Su dibujo es muy clásico y no tiene un estilo o carisma que lo realce y aleje de los rancios clichés de villano ambicioso, ladino y traicionero. La princesa es más simple, y llega a resultar inverosímil: envenena a contrincantes en plena corte y nadie se plantea pararle los pies allí mismo, porque lo lógico es pensar que el siguiente envenenado o asesinado de otras formas serás tú. El hijo de Ecbert es un cero absoluto en interés, y su mujer igual a pesar del romance con Athelstan.

Y la pena es que mirando el desarrollo de acontecimientos en su conjunto se puede observar que los planes de Ecbert son ingeniosos y traen buenas sorpresas: el destino del asentamiento de los vikingos, cómo maneja a todos a su antojo, su gradual domino total de Inglaterra. Pero por desgracia los personajes no tienen fuerza y los diálogos y escenas que les ponen son muy básicos, con lo que se diluye bastante el nivel que se podría haberse alcanzado. Curiosamente, cuando saltamos a París, los nobles de ahí me resultaron más atractivos. Quizá es porque aportan frescura, pero su descripción, que también tira de cosas sencillas, me parece más certera. Eso sí, el ramalazo sadomasoquista del conde es una parida sin nombre. Pero dejo París para luego…

Esta parte en Inglaterra es salvada por los propios vikingos. El carisma de Ragnar sigue siendo arrollador; me encanta cómo vemos que analiza toda situación, aprende y actúa en consecuencia, y siempre lo hace de forma sutil y velada a los demás. La fuerza de Lagertha, decidida a enfrentar nuevos retos sin miedo, también llena la pantalla. Floki y Rollo están mejor desarrollados que antaño, el primero con sus locuras y dudas, el segundo con su esfuerzo por salir de la sombra de su hermano Ragnar. Bjorn y su novia tienen de nuevo una historia simplona, pero ya no me parecen repelentes. Por el lado contrario Athelstan con sus vaivenes religiosos ha llegado a su máximo y se estanca; bien hacen en quitárselo de encima.

Paralelamente al jaleo en Inglaterra hemos tenido las dos tramas menos logradas de toda la serie, dos recesos que distraen de lo importante para llevarnos a la confusión e incluso el aburrimiento. Los líos de Siggy y Aslaug con el mago-vagabundo no hay quien los entienda, y avanzan con una parsimonia desesperante para lo poco que hay que contar. Y los trepas que quieren quitarle el poder a Lagertha en su pueblo resultan muy liosos: los personajes no se presentan ni describen bien, no se sabe quiénes son la mitad de las veces, no despiertan interés alguno, y su intriga es anodina. En París todavía están ahí dando el coñazo, y continúa sin saberse qué pretenden y qué ha pasado en esa pugna por el poder.

Pero en el arco final del año nos prometen la incursión a París, y cuando llega, la serie pega un subidón tan marcado que cuesta catalogar. Cuando llega, porque a Hirst le cuesta un montón lanzarse. Supongo que las limitaciones presupuestarias y el número de capítulos con el que hay cumplir obligan a concentrar ese esfuerzo, pero como he señalado varias veces, en Los Tudor no tenía problemas para manejar con maestría todas las secciones y personajes. Hasta el asalto a las murallas hay un montón de vueltas en círculos sobre los mismos vicios: la incipiente rivalidad entre Ragnar y Floki se matiza demasiado, como si estuviera dirigida para un público tontorrón; Inglaterra sigue estirándose torpemente; y cuando llegamos a París, se nota mucho que el guión marea la perdiz en el campamento a sus puertas para reservar lo bueno. Al menos hacen una más que correcta presentación de la corte de la ciudad, eso sí. El rey y sus dudas, la princesa que conoce bien suposición pero no se deja usar, el conde ambicioso… Todos resultan interesantes a pesar de no ofrecer una descripción compleja.

Y por fin llegamos a los episodios 308 (To the Gates!) y 309 (Breaking Point), tan sobrecogedores que el resto de la temporada parece indigna e inadecuada a su lado. Estamos ante una superproducción que nada tiene que envidiar a muchas películas para cine, y en televisión es de lo más grande que se ha visto jamás en cuestión de batallas. Difícil elegir entre Juego de tronos y ésta, y eso que se nota que el presupuesto es inferior (la recreación digital o pintada de París va muy justita, la torre de vigilancia canta a cartón-piedra). Si ponemos Aguasnegras (209) o Los Guardianes del Muro (409) en competición directa con estos dos de Vikings, la verdad es que no sé con cual quedarme, son un hito sin parangón cada uno en un estilo diferente.

El asedio es completísimo desde el guión a la tremendamente complicada puesta en escena. Hirst cuida todos los detalles de la batalla: las estrategias, las armas y herramientas, la situación de cada personaje, la tensión y miedos que sufren… De esta forma el conflicto además de fascinante como espectáculo es narrativamente impecable: fluye con nitidez a distintos niveles, sin descuidar la intriga creciente en pos de ese detallismo, mostrando muy bien el desarrollo, los problemas y los cambios de situación. Y a la hora de darle vida los directores Kelly Makin (308) y Ken Girotti (309) están espléndidos. Tienen bastante experiencia en series, pero en obras menores y de escasa complejidad, ningún título remarcable que denotara habilidad para manejar una superproducción de este calibre; al menos Girotti lleva a cuestas varios capítulos de esta serie, pero Makin llegaba nuevo. Y ambos cumplen con creces, regalando una batalla antológica. Cabe destacar también la eficaz banda sonora de Trevor Morris y la acertada inclusión de temas del grupo Wardruna.

Momentos para rescatar en estos dos sublimes episodios hay muchos. Mi favorito es uno cruelmente divertido, el del vikingo que va a ser decapitado y se la juega al parisino que lo sujeta, acabando el pobre sin manos. Pero los que quitan la respiración son obviamente los momentos cruciales del conflicto: las torres de asedio, el fuego, las ballestas fijas, y sobre todo el rodillo del puente.

Sin embargo el esfuerzo parece haberse ido en recrear la batalla. A la hora de cerrar la temporada en el capítulo final Hirst está más descentrado que nunca. El desastre es notable y lamentable. Son tantas las cagadas, las ideas mal planteadas y peor ejecutadas, que las enumero por separado en vez de desarrollar un largo y farragoso texto:

Alerta de spoilers: Spoilers gordos del capítulo final, salta al último párrafo si no quieres destriparte todo.–

-La falsa muerte de Ragnar es una vergüenza. Lo medio justifican con que el hijo lo sabía, pero es ridículo no exponer el plan al resto de tus capitanes para que actúen como deben. Vaya engaño chusquero hacia el espectador. Por no decir que la estrategia es tan improbable que no cuela. ¿Ningún amigo quiere ver el cuerpo o besarlo como despedida, ningún parisino comprueba el contenido del ataúd? Y si nadie lo sabía (salvo obviamente los que iban con el ataúd), ¿qué hacen todos esperando en la puerta con las armas listas?
-Ganas el acceso a la cuidad, saqueas una parte… y te vas sin importarte que cierren las puertas otra vez, pero piensas en volver el año que viene. ¿No te cabía todo en los barcos? ¿No podían destrozar las puertas y defensas para poder volver a por más cosas y llevarlas al campamento, donde no parecen querar atacar los parisinos? Supongo que se puede pensar que, si les da tiempo a los parisinos a organizar la defensa dentro de la ciudad, pueden superar a los vikingos, pero no sé, no se explica nada.
-Que se quedan unos cuantos para preparar el próximo asalto el año que viene… Pero qué memez: en vez de reservar el factor sorpresa dices a las claras que seguirás ahí, y para colmo, con una guarnición reducida para que París arme a todos sus hombres o lleguen refuerzos y vayan a por ti.
-El matrimonio con Rollo y la princesa… ¿Tiene alguna base histórica? Porque parece bastante absurdo también tal y como lo exponen. Por cierto, la actriz horriiible.
-Frase final en plan golpe de efecto: “séeee que mataste a Athelstaaaan”. Pufff, cuánto tiempo llevan amagando con enfrentar a Ragnar y Loki.
-Nada más digno de mención en todo el episodio, que es puro relleno alrededor del burdo engaño.

Fin de spoilers

Ya podemos señalar To the Gates! como uno de los diez mejores capítulos del año, que no se puede ocultar lo evidente: la temporada es la más irregular de la serie, en vez de madurar se van haciendo más patentes sus limitaciones. Y para colmo, el final es un despropósito. A mí me apena mucho, porque sólo con Ragnar y Lagertha me tienen ganado, y con las batallas que se montan me dejan flipado. Pero el conjunto me temo que no da la talla.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s