AMERICAN HORROR STORY – TEMPORADA 3 – COVEN.

American Horror Story
FX | 2013
Productores ejecutivos: Ryan Murphy, Tim Minear, Dante Di Lotero, Brad Falchuk.
Intérpretes: Sarah Paulson, Taissa Farmiga, Frances Conroy, Evan Peters, Lily Rabe, Emma Roberts, Denis O’Hare, Kathy Bates, Jessica Lange, Angela Bassett, Dany Huston, Gabourey Sidibe.
Valoración:

En esta tercera temporada de American Horror Story saltamos a una escuela para brujas, donde unas adolescentes con poderes y responsabilidades emergentes se ven metidas en las disputas por el trono de la egoísta líder, la Suprema, quien se aferra al mando con todas sus fuerzas. Suprema hay una por generación, siendo la bruja más poderosa hasta que su vida se acerca a su fin y aparece otra para sustituirla, y Fiona está obsesionada con no perder los poderes, tanto como bruja como los que le ofrecen su alta posición.

El tramo inicial del año es bastante atractivo, pero como ocurrió en la segunda etapa, una vez presentado el nuevo ambiente, una vez quitado el velo de la fascinación por la nueva prometedora locura, se ve que no hay mucho donde hurgar. Las ambiciones de la jefa, las peleíllas juveniles, la eterna rivalidad con la bruja negra y el retorno de la maltratadora de esclavos son las tramas que copan todos los capítulos, y ninguna es compleja o ambiciosa, si acaso predecible. Hay algunos hilos secundarios, pero son muy ajenos al resto y su desarrollo no apasiona lo más mínimo: ¿qué aportan las presencias del mayordomo, de la vecina fanática religiosa, del cansino asesino en serie? Ni siquiera una historia que parecía importante, la de la caza de brujas por parte de una organización de hombres, llega a dar algo emocionante.

No esperéis ver el género reinventado como se vio en la primera temporada. Ni los capítulos que cambian la trama de golpe mediante sorpresas y giros espectaculares. Ni las historias entrelazadas de forma magistral llenas de personajes secundarios magníficos. Se ve que los guionistas soltaban una lluvia de ideas, cogían unas pocas y las mezclaban al azar, sin pararse a planificar una buena trayectoria y una conexión entre ellas que diera una forma concreta a la temporada. Ni siquiera en las historias principales parecen haberse esforzado: el relato es lineal, muy previsible, sin picos llamativos y sí con tramos bastante tediosos. En todos los capítulos vemos las mismas acciones con un mínimo de progresión que no justifica tantos minutos, dando una sensación constante de estancamiento. Conforme avanza, la temporada se va disipando, porque tampoco se han planteado bien la duración ni el final de las tramas. Así, el desenlace es precipitado en unas historias, confuso en otras y mediocre en momentos cruciales (la bruja negra tan poderosa es finiquitada con un cutre golpe en la cabeza). Para colmo añaden un episodio entero como epílogo que se hace verdaderamente cansino, porque lo que narra cabía en diez minutos; por cierto, espantoso el videoclip musical que incluyen en él sin venir a cuento.

Si resulta algo más llamativo que el año anterior es porque sus personajes son más interesantes, aunque en muchos casos resultan llamativos al principio para desinflarse al final. La difícil relación entre madre e hija (Fiona y Cordelia), aunque se termine ahogando en la repetitividad, da algunos buenos momentos. Las disputas entre las adolescentes dan subtramas entretenidas, aunque a largo plazo no lleven a nada concreto. Marie Laveau, la enemiga jurada, resulta imponente, y la sensación de inminente guerra da algún buen tramo de tensión… pero por desgracia acaba también en nada. Lo mejor de todo, el gran acierto de la temporada, es Madame Delphine LaLaurie, una dama de finales de 1800 que torturaba a sus esclavos. Con un conjuro de venganza terminó convertida en inmortal y enterrada viva, y su reaparición en el presente ofrece las historias más locas, pues el choque cultural es tronchante y su actitud de tirana garantiza que se lleve un palo tras otro. Su personalidad y aventuras son las más atractivas, y el papelón de Kathy Bates está a la altura.

Hablando de actores, ya sabemos de qué son capaces, y si hay algún bajón es porque el personaje no da mucho margen. Me alegro del retorno de Taissa Farmiga, pero no tiene un rol que permita un gran papel. También desaprovechan a Evan Peters, que tan buenos resultados dio anteriormente. Más juego da la mimada de Madison, que Emma Roberts capta bien. Sarah Paulson me convenció en la temporada anterior de que era buena actriz a pesar de su pobre labor en Studio 60. Gabourey Sidibe derrocha carisma, no solo kilos. Angela Bassett da miedo. Frances Conroy y Lily Rave se adaptan muy bien a cualquier circunstancia… La que sí destaca para mal es Jessica Lange, quien deslumbró en la primera sesión pero me temo que se ha apalancado completamente, en parte porque el personaje que le dan es siempre el mismo: tras tres años termina resultando cansina tanta repetición de tics, tanta pose de sufridora, obsesionada y maltratadora.

La puesta en escena sigue jugando con los travellings, los planos inclinados y las escenas llenas de montaje y efectos variados, más o menos según la historia requiera… Y digo más o menos porque hay también algún exceso. Por ejemplo tenemos un capítulo donde es tal el abuso de desenfoques y borrones que a los pocos minutos resulta molesto, no digamos ya el episodio entero. En el resto del año está más controlado y se puede hablar de un buen nivel visual, pero al igual que la trama ya no sorprende, y hay bastantes veces donde se nota que la realización no está solo las órdenes del guión, sino que enredan más de la cuenta sin razón aparente.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

Una respuesta a “AMERICAN HORROR STORY – TEMPORADA 3 – COVEN.

  1. Para mí ha sido una temporada decepcionante. Como punto de partido no estaba mal y se veía que los guionistas estaban buscando alejarse de la oscuridad que acabó imperando en la segunda temporada. Pero luego las tramas han ido muy estancas, lo que ocurría con unos personajes no afectaba lo más mínimo al resto de subtramas, y lo peor es que ni siquiera giraban en torno al género de terror. Ha habido mucha obsesión por la eterna juventud, racismo, rencillas juveniles…, pero historias de miedo muy poquitas y mal llevadas.
    A ver qué tal la cuarta. Yo confío en Murphy y compañía. En las dos primeras temporadas lo bordaron y lo bueno de American Horror Story es que cada año se resetea y podrán empezar de cero, sabiendo lo que ha fallado en este aquelarre. Ojalá recuperen su buena forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s