SENSE8 – CAPÍTULO FINAL

Netflix | 2018
Acción, drama, ciencia-ficción | 1 ep. de 150 min.
Productores ejecutivos: Lana y Lilly Wachowski, J. Michael Straczynski, Grant Hill,
Intérpretes: Doona Bae, Jamie Clayton, Tina Desai, Tina Desai, Tuppence Middleton, Toby Onwumere, Max Riemelt, Miguel Ángel Silvestre, Brian J. Smith, Freema Agyeman, Naveen Andrews, Eréndira Ibarra, Alfonso Herrera, Max Mauff, Purab Kohli, Terrence Mann, Daryl Hannah, Valeria Bilello, Paul Ogola.
Valoración:

Alerta de spoilers: Hay algún dato revelador, pero muy general.–

Sense8 ha sido una de las series más ambiciosas de los últimos años, tanto en la puesta en escena como en lo argumental, con una premisa compleja y valiente muy complicada de llevar a cabo. Las hermanas Wachowski y J. Michael Straczynski lograron una primera temporada de ensueño, pero en la segunda el desgaste debido al esfuerzo creativo y de producción se hizo notar mucho. El presupuesto se disparó, llegando a nueve millones de dólares por episodio, y aun así no tuvieron fuerzas para mantener el nivel visual, principalmente porque Lilly Wachowki se bajó del carro. Pero el guion, aun contando con la ayuda de otros escritores, también había perdido bastante garra, diluyéndose muchísimo las grandes promesas iniciales. Viendo que la serie no iba a más y las audiencias tampoco, Netflix no se atrevió con otra temporada, siendo su segunda cancelación notable. La primera fue Marco Polo (2014), pero aquella no había conseguido un grupo de seguidores fieles que hicieran ruido por internet, y la campaña que estos montaron convenció a los directivos de darle un final que acallara las críticas. La imagen de ser el canal que no te deja colgado estaba muy en juego.

No llegué a este tardío desenlace con la pasión que mantenían otros fans, porque la segunda etapa me decepcionó mucho y pensaba que un capítulo doble (aunque ha terminado durando dos horas y media) no era suficiente para remontar y a la vez darle un cierre digno. Una vez visto, mi impresión es que sus autores también eran conscientes de que no podían cumplir con todo y han optado por un episodio superficial y complaciente para contentar lo justo a los fans menos exigentes. Pero para otros, en una serie que nació con tanta ambición y arrojo, acabar apuntando tan bajo nos ha supuesto que ver magnifica la decepción.

En la trama principal no terminan de asentar bien las cosas, narrando lo más básico, el conflicto de los protagonistas con la maligna corporación que persigue a los sensates de todo el globo, sin lograr profundizar ni impactar mucho, pero también incluyendo de vez en cuando información paralela que enmaraña innecesariamente las cosas. La trama se presentaba como lo más débil en lo que hemos tenido de serie, la típica organización inquietante que gobierna (no sabe cómo) medio mundo desde las sombras (la BPO), el villano misterioso (Whispers o Susurros), y el acoso a los personajes, o sea, la misma premisa de ciencia-ficción y suspense que hemos visto en mil series, Expediente X (1993) a la cabeza. Por el otro lado, apenas estábamos conociendo la parte novedosa, la naturaleza sensate y la vida de otros grupos, con las posibles facciones y motivaciones que estos tuvieran. Esta parte prometía más, y si la conspiración se hubiera ido desarrollando adecuadamente podrían haberse enriquecido mutuamente. Pero con la cancelación hemos pasado de la presentación al desenlace sin llegar a encontrar una historia que enganche como para interesarnos especialmente por cómo se resuelve.

Hacía falta esclarecer los bandos e intenciones de los clústeres de sensates principales (los de Angelica y Lila), y no embarullarlo con la presencia de otros innecesarios (el tipo salido y sus amigos) y menos aún con otros que sueltan mucha verborrea pero nada que parezca afectar directamente al núcleo de la historia (las ancianas místicas parecen salidas de un serial de fantasía de baratillo; la escena de la catedral derruida es lastimera). Se tendrían que haber centrado en potenciar el villano ya presentado y el concepto inicial (dominar o cazar a los sensates), no intentar abarcar de todo un poco para mostrar las cosas que tenían pensadas para el futuro. Nos atiborran de planes y conspiraciones varias sin que cale nada, sin que se vean implicaciones inmediatas en las vidas de los protagonistas. Por ejemplo, el tema de los drones queda ininteligible, cuesta hacerse una idea de dónde sale, cómo averiguan como funciona y cómo pueden dominarlo al final. El peor fallo es añadir a última hora otro villano, el Presidente de la compañía, que lo anuncian con mucho misterio sensacionalista y malignidad forzada (deforme y con máscara para respirar) hasta resultar una parodia involuntaria, un malo de cómic infantil. Whispers era el enemigo que conocíamos, tangible y presente, y deberían haberse centrado en él. Pero con la falta de dedicación acaba también siendo un poco desastre: no termina de mostrar unas motivaciones verosímiles ni se ve que tenga realmente un gran poder, quedando en un simple estereotipo que provoca más indiferencia que miedo.

Entiendo la necesidad de cerrar la trama de la BPO, pero a costa de centrarse en ello dejan completamente de lado las vidas personales de los protagonistas, y sin ellas Sense8 pierde su esencia básica. Era una serie que hablaba sobre el qué nos hace humanos y qué nos une pese a las diferencias culturales. Un drama intimista y romántico pero narrado con una visión extraordinaria, porque apuntaban a un espectro muy amplio de formas de ver y entender el mundo y jugaba y rompía con tabúes con una audacia nunca vista. Todo ello se hacía a través de unos personajes exquisitos y encantadores inmersos en aventuras algo clásicas (para que pudiéramos conectar rápidamente) pero muy bien desarrolladas, cuidando muchísimo los aspectos culturales, el sentido del humor, el amor y la esperanza… Y para rematar, la belleza de sus imágenes te dejaba anonadado. Era una serie que hacía gala de una sensibilidad única, que llegaba directa al corazón.

Para mí, sin duda esta era la prioridad, y creo había tiempo de sobras para cerrar la historia de cada uno mientras fomentaban la unión, dejando para un clímax final apoteósico esa confrontación que ocupa dos estiradas horas con altibajos, salidas innecesarias y poca concreción. La odisea política de Capheus, las intrigas empresariales de Sun, la carrera como actor de Lito, el matrimonio tambaleante de Kala, los problemas de integración de Nomi, el drama familiar de Wolfgang, el misterio de los pasados de Riley y Will… Todo desaparece sin más explicación y nos quedamos con que se han juntado, se llevan bien, y resuelven todo unidos. Ni siquiera asuntos esenciales, como el trío Kala-Wolfgang-Rajan, tiene un proceso, ocurre sin más. Incluso hay relaciones que quedan malogradas después de tanto prometer: ¿cómo es posible que tras tanto lío Capheus y Sun no acaben juntos? Este queda relegado a secundario cómico, y a ella le encasquetan un romance con el detective coreano que no hay quien se lo crea.

A base de aturdir con infinidad escenas de acción, rodadas lejos del nivel de espectacularidad de las temporadas (las peleas cuerpo a cuerpo son flojitas, los tiroteos carecen de épica), consiguen que a pesar de su longitud sea un episodio bastante entretenido. En ello también es crucial el sentido del humor y el carisma y química de los actores, que salvan escenas que podían haber caído en la comedia involuntaria, como la del autobús turístico. Pero no es suficiente para enmascarar sus muchas carencias. Hay mucho movimiento para dar ritmo, pero poco contenido real. Ni siquiera hay tensión, sensación de peligro por el destino de los protagonistas, que parecen estar pasándose lo bien, que se paran en plena huida a charlar entre ellos… Nunca parece que pueda morir alguien, por más balas que lluevan. El final, con la destrucción del helicóptero donde van todos los malos, parece demasiado fácil tras tantas huida, persecución y secuestro.

Por todo ello este episodio final se puede considerar un engaño. Trata de contentar pero sin contar nada, sino con fuegos artificiales. De hecho, el eterno epílogo en la torre Eiffel con la boda, las reuniones, las escenas de sexo y fuegos artificiales (estos ya reales), me resultó tremendamente empalagoso y aburrido, cuando en la primera temporada y en partes de la segunda en situaciones semejantes me embargaba toda la pasión con que narraban las vidas de los protagonistas. Sense8 entró a lo grande en el mundo de las series, pero me temo que se va en silencio, agonizando.

PD: Netflix cuenta este final como el episodio 12 de la segunda temporada, en vez de como un especial.

Ver también:
Temporada 1 (2015)
Temporada 2 (2017)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.