FARSCAPE – TEMPORADA 2.

La segunda temporada de Farscape lo tiene todo. En ella se hallan los momentos más clásicos de la serie, tanto en la parte de humor desenfrenado (Las galletas no importan, Fuera de sí mismos, No me volverán a engañar) como en las grandes sagas de mayor seriedad (Mira a la Princesa, Mentiras, armas y dinero). Pero también se puede encontrar un número bastante elevado de aventuras que harán sufrir incluso al espectador más curtido por la nula calidad que ofrecen. El inicio del año es poco menos que desalentador, con varios episodios seguidos de muy difícil visonado, pero una vez se lanza alcanza cotas de calidad alucinantes. Una temporada memorable en una de las series más grandes que ha dado la Ciencia-Ficción televisiva.

Me llamo John Crichton, me persigue un comandante loco que puede hacer todo lo que yo no hago. Y ésta vez no es Crais, sino el aterrador e imparable Scorpius, uno de los mejores villanos que he podido disfrutar, no sólo en televisión, sino teniendo también en cuenta el cine, la literatura… Cada una de sus apariciones es apoteósica, y su presencia hace mella en la personalidad de Crichton de manera impresionante. Los guionistas desarrollan una evolución del personaje arriesgadísima y nunca vista, pues el desgraciado humano va sucumbiendo a la locura, llegando a un punto en que todo lo que le ocurre le supera. El resto de caracteres no se queda atrás, pues como he dicho muchas veces estamos ante uno de los grupos de personajes más logrados que ha dado la pequeña pantalla.

Principales
Ben Browder es John Crichton.
Claudia Black es Aeryn Sun.
Anthony Simcoy es Ka D’Argo.
Jonathan Hardy es Rygel XVI.
Virginia Hey es Pa’u Zotoh Zhaan.
Gigi Edgley es Chiana.
Lani John Tupu es Piloto.
Secundarios
Lani John Tupu es Bialar Crais.
Wayne Pygram es Scorpius.
Paul Goddard es Stark.
David Franklin es Teniente Braca.

201. Cuidado con el bebé
Mind the Baby

Escritor: Richard Manning.
Director: Andrew Prowse.
Valoración:

Sinopsis:
Sun consigue rescatar a D’Argo y Crichton, pero debe hacer un pacto con Crais para poder ponerlos a salvo en una mina abandonada en un asteroide, donde se esconden de Scorpius mientras éste prosigue la búsqueda por la zona. A cambio, Sun se ve forzada a ayudar a Crais con Talyn, a suavizar al inquieto crío y facilitar el contacto entre él y Crais.

Moya se empeña en volver para buscar a su hijo, poniendo en peligro la vida de todos. Crichton y demás aprovechan para volver a bordo, pero cuando Scorpius aparece Talyn exige a Moya un capitán que le dirija: Crais. La única posibilidad para la salvación de todos es permitir que Crais tome el mando de la pequeña nave. Talyn le ofrece un control total, una conexión plena con sus sistemas, y a continuación producen una explosión estelar y huye por un camino distinto al de Moya.

Frases:
– Chiana (a Rygel): Dime, ¿tienes fiebre, estás mareado, o segregas algo anormal incluso para ti?

– Crichton: No sabía que podías sentir emociones, Sparky.
– D’Argo: Además de la avaricia, por supuesto.

Notas:
– Mencionan el juicio de Zhaan de Sueña un pequeño sueño (208), el capítulo que iba a ser el primero de la temporada pero finalmante se sustituyó por este.

Comentario:
¿A qué viene ese prólogo con los Seyans atacando a Moya? En cuanto empieza el capítulo, nada más se supo de esa trama.

Vemos por primera vez el sistema de refrigeración corporal de Scorpius, importante en tramas venideras.

Capítulo no muy destacable pero necesario, de transición entre el final de temporada y el inicio de ésta. Tiene una pega, y es que no se rodó para ser el primero, con lo que en algunos momentos descolocan algunas cosas, como comentarios a un juicio que transcurre en el episodio octavo de la temporada.



202. Vitas Mortis

Escritor: Grant McAloon.
Director: Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
D’Argo se encuentra con una anciana muy reverenciada en su cultura y se somete compleamente a ella. Esta mujer realiza un ritual de rejuvenecimiento, pero sin darse cuenta toma la energía de Moya en vez de la de D’Argo y está a punto de acabar con la nave.

Comentario:
No llega a ser malo, pero aburre bastante. Y sobre todo, es casi pura fantasía, lo cual desde mi punto de vista, sobra en una serie de CF, sobre todo porque nunca obtienen buenos capítulos cuando juegan con temas mágicos. De los de ver y olvidar.



203. Tomar la piedra
Taking the Stone

Escritor: Justin Monjo.
Director: Rowan Woods.
Valoración:

Sinopsis:
Gracias a un implante que lleva, Chiana descubre que su hermano ha muerto y huye de Moya. Se une a un grupo de adolescentes que malviven en un planeta cementerio, y los intentos de D’Argo y Crichton por hacer que vuelva no son suficientes.

Frases:
– Crichton: No saquees las tumbas, Sparky.
– Rygel: ¿Cómo puedes insinuar que un Dominante Hyneriano podriá…? Eh, ¿qué es esto?

Comentario:
Aburridísimo, anodino. La trama es muy simple y no tiene interés, exceptuando el detalle sobre el personaje de Chiana (la muerte de su hermano, importante en el futuro). La parte de Rygel, de pocos minutos, sólo es de relleno, aunque a veces viene bien descansar de personajes tan tontos como los del planeta cementerio. Podría haber sido mejor si tuviera algo de ritmo, sin consiguieran crear interés mediante los diálogos… pero es un cascarón vacío.



204. Las galletas no importan
Crackers Don’t Matter

Escritor: Justin Monjo.
Director: Ian Watson.
Valoración:

Sinopsis:
La tripulación permite la presencia de un alienígena que promete mejoras tecnológicas para Moya. Mientras llegan a destino deben pasar por una agrupación de estrellas, pero estas provocan un periodo de locura en los protagonistas. Pronto empiezan a intentar matarse por minucias como las provisiones de galletas. Crichton intenta poner orden entre tanta locura para echar al nuevo inquilino y cambiar de rumbo.

Frases:
– Cricton: Aunque sea como Yoda, si nos da problemas le encerramos y tiramos la llave.

– Crichton: ¿Te parezco imbécil? No por favor, no contestes.

– Piloto (a Crichton): Hablo a partir de mi experiencia contigo, pero nunca he visto una especie tan deficiente.

– Rygel: Yo nunca huyo. Yo maniobro de forma estratégica.

– Crichton: ¡Aquíiii llega Jooohn!

– Rygel: No necesito que una gruñona me dé lecciones. Yo he dado clases de asalto militar.
– Sun: ¿Tú? Lo único que tú has asaltado ha sido una bandeja de comida.

– Sun (a Rygel): Mientes. ¿Sabes cómo lo sé? Porque siempre mientes.

Comentario:
Neuronas ópticas… toma. Queda por ver si es mala traducción de nervios ópticos, término que utiliza Chiana en algún otro momento. También hablan de la agrupación de estrellas como púlsares, cuando es más que evidente que no son tales.

Uno de los mejores episodios de humor de toda Farscape, y así mismo uno de los grandes en general de la serie. Sigue los principios básicos del programa: los personajes traicionándose unos a otros, desconfiados al máximo en todo instante… y aquí con los nervios a flor de piel por el ligero enloquecimiento que padecen. Y mención especial para la aparición de Scorpius en la mente de Crichton, divertidísima (impagable la camisa hawaiana) pero a la vez inquietante, porque… ¿es un episodio aislado debido a la locura del momento?

Le sobra un poco de movimiento a la cámara, pero es trepidante y no da descanso, con chistes muy buenos en todo momento, incluidas geniales referencias (El resplandor, entre otras). Cuando le ponen a Crichton el traje especial para combatir contra el enemigo uno ya no puede dejar de reír ante tal delirante guión. Sin duda también se lo pasaron genial rodando este y otros muchos más capítulos de este tono.



205. Tal como no éramos
The Way We Weren’t

Escritor: Naren Shankar.
Director: Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Un video oculto en los datos de Moya es hallado. En él se ve a Sun cuando todavía era Pacificadora, antes de ser piloto de cazas, colaborando para eliminar al piloto original de la nave y sustituirlo por otro más colaborador con los Pacificadores, el piloto actual. Sus compañeros exigen explicaciones y debe contar toda la historia, que incluye su relación amorosa con un Pacificador y sus estratagemas para ascender.

Comentario:
Se hace lento y largo, y quizá quede algo forzado, pero la trama es interesante y aporta bastante sobre los personajes, sobre todo de Piloto y Sun.

Hay un fallo de guión, pues cuando Piloto negocia con el Pacificador la unión a la Leviatán hablan de Moya, pero cuando le está uniendo más tarde (en el episodio es antes, en uno de los flashback) le dice el nombre y es como si lo oyera por primera vez.



206. Imagínatelo
Picture if You Will

Escritor: Peter Neale.
Director: Andrew Prowse.
Valoración:

Sinopsis:
Chiana adquiere un cuadro que parece predecir el futuro, pero solo las muertes de los tripulantes de Moya. Zhaan descubre que es el mago Maltis intentando volver al plano real y vengarse de los que le eliminaron y debe luchar contra él.

Frases:
-Crichton (a Chiana): ¿Últimamente has bebido, fumado o esnifado algo raro?

-Crichton: ¿Es que no has leído el manual del supervillano? Ahora tienes que retorcerte el bigote.

Notas:
– A partir de este episodio Guy Ross se encarga de la banda sonora. En los anteriores corrió a cargo del grupo Subvision (Braedy y Chris Neal).

Comentario:
Otro de los de olvidar y no volver a ver nunca más. Casi tan malo como la primera aparición del mago, y desde luego igual aburrido y fuera de lugar. Cuando de CF se pasa a la magia, se corre el riesgo de fracasar estrepitosamente. Es la tercera vez que ocurre en la serie, y para colmo este personajillo ya había salido. ¿No se dieron cuenta de que su primera aparición dio lugar a uno de los dos o tres peores episodios la serie? Encima también es de esos episodios donde los guionistas matan personajes para luego traerlos de vuelta con malos recursos o resurrecciones , algo que detesto.



207. Un hogar entre los restos
Home on the Remains

Escritores: Gabrielle Stanton, Harry Werksman Jr..
Director: Rowan Woods.
Valoración:

Sinopsis:
En busca de alimentos Moya arriba a un asteroide que ha recomendado Chiana. En realidad es una gigantesca criatura muerta donde hay una mina y donde ella estuvo viviendo durante algunos años. La mina está cerrada por el ataque de una criatura muy peligrosa y al no haber trabajo no pueden conseguir comida, así que buscan otras estrategias, pero finalmente deben arriesgarse a entrar. D’Argo trata de que Chiana se interese por él, pero no será tarea fácil.

Comentario:
Lento y con poca sustancia, pero se deja ver. La relación entre D’Argo y Chiana da un paso importante después de varios episodios donde el Luxano muestra claramente interés por ella.



208. Sueña un pequeño sueño
Dream a Little Dream

Escritor: Steven Rae.
Director: Ian Watson.
Valoración:

Sinopsis:
Zhaan recuerda el horrible juicio al que fue sometida hace un tiempo, cuando buscaban a Crichton, D’Argo y Sun después de destruir la base de Scorpius. Rygel y Chiana tuvieron que lidiar contra toda una comunidad de abogados para intentar evitar la pena de muerte, mientras Piloto intentaba que Moya no les dejase tirados para ir a buscar a su hijo.

Frases:
– Rygel (borracho, a Zhaan): ¿Te invito a algo, guapa?

Notas:
– Iba a ser el primer episodio de la temporada, pero seguramente pensaron que no era un buen comienzo y se ubicó aquí en medio añadiéndole un prólogo y un epílogo donde, en el presente, Zhaan le relata la historia a Crichton.

Comentario:
Aburridísimo, insoportable. Pero cuando parecía que no podía ser más presivible, soporífero y anodino, llega el final del juicio y… para echarse a llorar de lo infantil que resulta, vamos. Otro de la lista de capítulos que es mejor fingir que no existen. ¿Por qué las series de Ciencia-ficción son tan irregulares en la calidad de sus epidosios y, más grave aún, alcanzan cotas de mínima calidad con tanta frecuencia aunque la serie en si misma sea muy buena?



209. Fuera de sí mismos
Out of Their Minds

Escritor: Michael Cassutt.
Director: Ian Watson.
Valoración:

Sinopsis:
Un malfucionamiento de la pantalla de defensa provoca un intercambio de cuerpos entre los tripulantes de Moya. Mientras intentan acostumbrarse a sus nuevas formas deben lidiar con una nave hostil y hallar la forma de volver a sus propios cuerpos.

Comentario:
Fantástica vuelta de tuerca a uno de los argumentos más utilizados en la CF, el intercambio de cuerpos entre personajes. Gracias la excelente labor de los actores se hace divertidísimo. Le sobra algún chiste infantil sobre sexo, pero tiene grandes detalles, como el ponerse las fotos de quién es quién. Para muchos, uno de los mejores capítulos de Farscape.



210. Mis tres Crichtons
My Three Crichtons

Escritor: Grant McAloon.
Director: Catherine Millar.
Valoración:

Sinopsis:
Una extraña esfera de energía aborda Moya y atrapa a Crichton. Seguidamente escupe tres Crichton distintos: el original, una versión que representa un modelo muy antiguo de la evolución humana (casi simio) y un posible modelo del futuro de la raza, un ser muy inteligente. La esfera es un peligro para Moya y exige que se le devuelva uno de los ejemplares para completar su estudio y poder irse, así que se plante el dilema de quién es más prescindible de los tres Crichton.

Frases:
– Copia de Crichton: Soy John, John Crichton.
– Sun (mirándole la entrepierna): Me parece que no. Para empezar John tiene más… pelo, entre otras muchas cosas. ¿Me vas a decir que es por el frío?

– Rygel: Fíjate, dos Crichton y se duplica la pérdida de tiempo.

Comentario:
Buen ritmo, muy entretenido. La gran calidad del personaje de Crichton y sus derivados sustentan buenos diálogos y dilemas morales.

Me molesta sin embargo una gilipollez muy repetida en la representación de razas inteligentes: ¡que llevan el cerebro por fuera de la cabeza, protegido apenas por una capa de piel! Algo muy absurdo, tan improbable como estúpido en una especie evolucionada, y encima no es necesario para mostrar gran inteligencia (con un cráneo abultado se entiende perfectamente qué representa).



211. Mira a la Princesa I: Un beso sólo es un beso
Look at the Princess I: A Kiss is But a Kiss

Escritor: David Kemper.
Directores: Andrew Prowse, Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Durante la estancia en un planeta de sebáceos que hace siglos se separaron de los Pacificadores, los compañeros se ven involucrados en una trama de política y espionaje donde los miembros de la familia real intentan hacerse con el poder. Con ayuda de un Scarran, uno de los príncipes ha conseguido que ningún habitante de planeta sea compatible con la princesa para generar hijos, así que él heredaría el trono. Sin embargo, Crichton resulta ser compatible y es empujado a comprometerse con ella. No desea hacerlo, pero Scorpius, en su persecución, ha llegado al planeta, y será entregado a él si no accede a la boda.

Mientras, D’Argo y Chiana disfrutan de su relación y Aeryn no sabe cómo enfrentarse a sus sentimientos hacia Crichton, pero también rechaza sistemáticamente todos los intentos que hacen los lugareños por ligar con ella.

Frases:
– Sun (a Crichton): ¿Quieres aprender o es que te satisface demostrar continuamente tu ineptitud?

– ¿Ese Crichton es inteligente?
– Rygel: Es sorprendente, ¿verdad? Con ese aspecto…

– Otros morirían por esto.
– Crichton: Lo ve, ahí está el problema: la parte de morir.

– Scarran: Scorpius…
– Príncipe: No parece Pacificador.
– Scarran: Se dice que su padre era scarran, de mi raza, y su madre sebácea.

– D’Argo: Scorpius me ha ofrecido un trato para que te entregue.
– Crichton: ¿Te va a dejar su piso del infierno?

– Rygel: Mira, se parece a ti.
– Crichton: Sí, es verdad.
– Rygel: Pero tranquilo, seguro que se le pasará.

Comentario:
Fantástico de principio a fin. La trama política es exquisita, tanto la parte de los líos en la corte del planeta, muy clásicos pero bien escritos, como la presentación de los roces entre dos de las mayores potencias de la galaxia, los Scarran y los Pacificadores (trama de importancia creciente en el futuro). Los personajes introducidos para el capítulo están muy trabajados, mientras que las relaciones entre los protagonistas llegan a puntos culminantes. Los diálogos son aún más destacables que en otros capítulos, tanto que prácticamente cada conversación es antológica. Y como siempre, es divertidísimo. Solo dos pegas, el sonido, que es siempre espantoso, y la realización en las escenas de peleas, horribles también. Por lo demás, esta trilogía probablemente sea el mejor tramo de toda la serie.



212. Mira a la Princesa II: Sí quiero, creo
Look at the Princess II: I Do, I Think

Escritor: David Kemper.
Directores: Andrew Prowse, Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Crichton es objetivo primordial a eliminar en la carrera por el trono, y la seguridad que le han puesto no parece efectiva. Rygel tiene la idea de ocultarlo en una nave en órbita hasta la boda, pero el plan sale mal y Crichton acaba en manos de Braca, la mano derecha de Scorpius. Viendo que su fin está cerca, enloquece y consigue que los satélites de seguridad ataquen la nave. Consigue huir de pura suerte y sobrevive hasta la boda.

Moya se ve atraida por una señal que dice ser su creador. Éste afirma que Moya ha parido un arma de destrucción y le obliga a apagarse y morir. Zhaan intenta desesperadamente evitarlo.

Aeryn no sabe si luchar para recuperar a Crichton o dejarle en paz, hasta que éste le dice que proseguirá con la boda porque las otras opciones que le quedan son peores.

Frases:
– Braca (a Crichton): Qué decepcionante eres en persona.
– Crichton: Me lo dicen mucho.

Comentario:
Éste es algo menos denso que el primero de la trilogía, pero se hace cortísimo de lo bueno e interesante que es, y el clímax en la nave en órbita es absolutamente genial, uno de los mejores momentos de la serie. En él vemos que Crichton ha sido derrumbado por la presión de los acontecimientos y actúa completamente sin sentido; sabiendo que enfrenta a la muerte se lo juega todo a una carta, y si sale con vida es de pura suerte.

En esta trilogía más que nunca se exceden con los efectos sonoros en movimientos como lanzar objetos, personajes girándose… ¿a qué demonios vienen? Parecen propios de una comedia chorra, no de una trama política inteligente.

No me gusta nada el holograma que muestra cómo podría ser el hijo de Crichton. Qué manía tienen en hacer hologramas que se pueden tocar. Y lo de convertir a los dirigentes del pueblo en estatuas con conciencia es un tanto rebuscado y no me parece que aporte mucho, a parte de restar credibilidad.



213. Mira a la Princesa III: El Crichton maltés
Look at the Princess III: The Maltese Crichton

Escritor: David Kemper.
Directores: Andrew Prowse, Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Crichton está casado y convertido en estatua, pero el Scarran, cabreado, le corta la cabeza. Todos la buscan desesperadamente, pero es Scorpius quien la encuentra. Sin embargo, la prometida del príncipe conspirador es una Pacificadora infiltrada para espiar en el planeta y cree que Crichton también lo es, así que le salva, le vuelve a unir la cabeza a su cuerpo y lo devuelve a forma humana . A cambio tiene que ayudarla a evitar que su prometido acceda al trono y establezca una alianza con los Scarran.

El Scarran secuestra a Chiana para torturarla y averiguar dónde está Crichton. En el enfrentamiento final, D’Argo y Crichton luchan contra el Scarran y Scorpius. Consiguen rescatar a Chiana y Crichton tiene a Scorpius a su merced… pero algo en su interior le impide acabar con su vida.

El complot se ha descubierto, los enemigos han sido destruidos. Solo queda volver proseguir con el matrimonio y el gobierno convirtiendo a Crichton en estatua, pero su biología no es sebácea y no sobreviviría a otra conversión, así que propone otra solución: el pueblo no le conoce y su esposa está ya embarazada por inseminación artificial, así que pueden convertir en estatua al verdadero amor de la Princesa y guardar el secreto.

Frases:
– D’Argo: ¡Rygel! ¿Has visto a Chiana?
– Rygel: No. ¿Has mirado entre tus sábanas?

Comentario:
Al terminar el doble capítulo Mira a la Princesa sobraban ocho minutos de metraje. En vez de recortarlos, como gustaban mucho se realizó otro capítulo (de ahí que los números de producción no sean correlativos). Como consecuencia, en la segunda y tercera parte de la trilogía se añadieron tramas de relleno de escaso interés: Aeryn dando un paseo por la montaña y Zhaan con problemas con los Creadores de Moya. Para mí es un error muy grave, pues desvía la atención con tramas soporíferas y ralentiza dos de los mejores episodios de la serie, que podían haber dado muchísimo más de sí sin estos añadidos.

Esta tercera parte de la trilogía pierde algo de fuelle, tanto por esas tramas secundarias de relleno como porque en la parte principal se llega a sus conclusiones y estas no alcanzan momentos tan gloriosos como el resto de la saga. Sin embargo, es un capítulo de gran calidad y con muchos buenos momentos. Algunos aspectos podrían haberse mejorado, como el clímax en la sala del ácido con Sorpius y el scarran, que no está muy bien resuelto y la pelea está muy mal realizada.

Hay detalles magníficos, pero también los hay mediocres. Entre los primeros puedo citar el maravilloso beso final entre Crichton y Aeryn, los importantes datos sobre la naturaleza de Scorpius (engendro nacido mitad Scarran y mitad Sebáceo, con problemas de calor corporal que le obligan a emplear un sofisticado sistema de refrigeración en el cerebro). En los malos, la cabeza de Crichton-estatua, que se supone es de cobre o algo parecido, flota en el ácido en un descuido un tanto cutre, mientras que volver a mostrar el posible hijo de Crichton en el holograma no aporta nada (y vuelve a ser tangible, maldita sea) y eso de que Scorpius dice que ha localizado a Crichton por el ADN no tiene sentido (tanto por lo improbable de esa técnica como porque lo que busca es a Crichton convertido en estatua).



214. Cuidado con el perro
Beware of Dog

Escritor: Naren Shankar.
Director: Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Ante el temor de que las provisiones de comida que han comprado tengan parásitos se hacen también con una criatura que supuestamente los eliminará. La situación se complica cuando parece haber otra criatura a bordo, mientras que la primera no parece servir de nada.

Crichton tiene visiones de Scorpius y sus compañeros creen que está perdiendo el juicio.

Notas:
– Algunas guías de episodios incluyen el capítulo Mis tres Crichton entre la trilogía de la Princesa y éste, lo cual es un error de continuidad.

Comentario:
El muñeco y la música son horribles, y el capítulo avanza sin gracia y sin llevar a ningún sitio. Además, los parásitos imita cuerpos están muy vistos. Tiene partes con más ritmo que otras y en conjunto se deja ver, pero pasa sin pena ni gloria. Lo único a rescatar son las visiones de Crichton, quien ve a Scorpius en todas partes; así mismo, dice que algo en su interior le impidió matarlo cuando pudo haberlo hecho en el ácido (Mira a la Princesa tercera parte).



215. No me volverán a engañar
Won’t Get Fooled Again

Escritor: Richard Manning.
Director: Rowan Woods.
Valoración:

Sinopsis:
Crichton despierta en un hospital de la Tierra. Le informan de que el experimento falló y se ha estrellado. Sin embargo, Crichton no olvida el tiempo que ha pasado en Moya y supone que lo que está ocurriendo es un engaño inducido por alienígenas. Pronto halla pruebas de ello, pero no sabe cómo salir de la situación, porque de vez en cuando todo vuelve a empezar.

Scorpius aparece en su mente afirmando que un Scarran le mantiene prisionero en una especie de realidad virtual donde pretende quebrar su mente para sacarle la información sobre los agujeros de gusano. Scorpius, o mejor dicho, un clon mental suyo anidado en un chip en la cabeza de Crichton puesto ahí cuando fue torturado en la silla Aurora, ayuda a Crichton a sobrevivir.

Frases:
– Policía/Crais: Asalto a un Oficial de Policía, robo de propiedad policial, posesión ilegal de arma de fuego, cinco intentos de asesinato… Eso son… veintinueve dólares con cuarenta centavos. ¿En efectivo, cheque o tarjeta?

– Scorpius: Los Antiguos te implantaron los conocimientos de los agujeros de gusano que busco, pero cuando mi silla Aurora no consiguió esa información tuve que implantar mi segunda estrategia.
– Crichton: Me metiste algo en la cabeza.
– Scorpius: Un neurochip muy sofisticado. Contiene… bueno, me contiene a mí, o un con mental de mi personalidad.

– Crichton: ¿Eres Harvey?

– Crais/policía: Quieto. Está arrestado. Puede guardar silencio y contratar a un abogado. Si no puede permitirse uno puede hacer una llamada. Le recomiendo encarecidamente que la utilice para llamar a Trixie: 976-555 AMOR. ¿Entiende los derechos tal y como se los he explicado? ¿Sí o no, escoria?
– Crichton: No.
– Crais/policía: ¡Entonces no puedo arrestarle!

– Scorpius: Ten por seguro que siempre estaré contigo, cuidando de ti.

Notas:
– En el resumen toman imágenes del prólogo y sale lo de onda radiactiva, pero en el capítulo dicen onda electromagnética, así que se dieron cuenta del error. Eso sí, dicen que fue un fenómeno metereológico, lo cual es otro fallo.

Comentario:
Atención a los detalles, como los gestos del Scorpius batería, la foto que hay en el despacho del director donde sale ese Scorpius con un disco de oro, el impagable Rygel de cuero o las apariciones de Crais como policía.

El final es impresionante, duro, revelador y desgarrador: el clon neural, Crichton perdiendo el juico… Todo un acierto dejar el final justo cuando se libra del mundo virtual del scarran, sin la aparición de sus compañeros y Moya, dando más sensación de soledad, desesperación y confusión.

A primera vista parece una ida de olla, pero, aunque sí que lo es, tiene más contenido del que aparenta. Divertidísimo pero con tramos muy dramáticos, tan delirante como perturbador, es un capítulo muy destacable, tanto por importancia (se da explicación al creciente delirio de Crichton, el temible clon del archienemigo que lleva anclado en el cerebro) como por calidad.



216. El guardapelo
The Locket

Escritor: Justin Monjo.
Director: Ian Watson.
Valoración:

Sinopsis:
Una niebla espacial causa un desajuste temporal y Sun queda atrapada en un planeta durante más de cien ciclos. Zhaan y Stark, que ha resgresado a Moya con información sobre el paradero del hijo de Crichton, hacen magia al final del capítulo y todo vuelve a la normalidad, como si nada hubiera pasado (ridículo pero cierto).

Frases:
– Rygel: Pues adelante, hacia atrás.

Notas:
– Error de traducción: Crichton le dice a Areyn: llevas el guardapelo que Chiana te regaló por haber destrozado su Merodeador. Lo correcto es tu merodeador, pues le habla directamente a Aeryn.
– Areyn llega a los 200 ciclos. Parece, pues, que los sebáceos superan sin problemas los 200 años de edad, eso sí, pasando la mitad de ellos como ancianos. Aunque más bien creo que es una licencia del guionista en este penoso capítulo y no hay que tenerlo en cuenta en el resto de la serie.
– ¿Por qué se empeñan en llamar niebla a una nebulosa?

Comentario:
Zhaan dice que las pruebas de ADN, sangre confirman que es Sun, y que ha envejecido 160 ciclos… ¿Cuándo y cómo hace esas pruebas si no se separa de los demás?

Me atrevería a decir que es el capítulo más insoportable de los numerosos episodios infames que hay en toda la serie. No hay por donde coger esta trama insulsa, vacía y soporífera a más no poder. Sentimentalismo facilón y cansino, guión lento que no parece tener rumbo… Si se consigue llegar al final, que es difícil, se presenta como cuarenta minutos de tiempo perdido, pues nada ha ocurrido. Más que nunca debo emplear la frase de ver, olvidar y fingir que no existe. Es más, recomiendo encarecidamente evitar su visionado, porque no aporta nada a la serie, aunque al final incluyen un elemento imporante: Stark averigua (¿cómo?) el paradero de Jothee, el hijo de D’Argo. No sé por qué demonios lo incluyen en un capítulo tan insignificante.



217. La cruda realidad
The Ugly Truth

Escritores: Gabrielle Stanton, Harry Werksman Jr..
Director: Tony Tilse.
Valoración:

Sinopsis:
Crais pide ayuda a los tripulantes de Moya para quitar el peligroso cañón del agresivo Talyn. Cuando se acerca la nave alienígena que va a proveer un arma menos dañina, el cañón dispara y la destruye. Crais echa a los que habían subido a bordo para poder huir, y mientras estos intentan llegar a Moya otra nave de esa raza los atrapa y son sometidos a un juicio. Cada uno da su versión, pero cuando es evidente que pretenden culpar a alguien a toda costa Stark se ofrece como chivo expiatorio. Afirma que, al ser de energía, podría volver a unir su cuerpo.

Notas:
– En la versión de Crichton todos los personajes dicen mal el nombre de la raza alienígena.
– ¿Transponedor? Lo correcto sería transpondedor.

Comentario:
La historia, inspirada en la película Rashomon, no está mal, pero le falta ritmo y fuerza. Un visionado entreteniene, pero más se hace pesado.



218. La nebari mecánica
A Clockwork Nebari

Escritor: Lily Taylor.
Director: Rowan Woods.
Valoración:

Sinopsis:
Dos nebari de los muchos que buscan a Chiana dan con ella. Con drogas inducen un lavado de cerebro temporal en sus amigos mientras intentan que ella les indique el paradero de su hermano, que fingió su muerte y ahora forma parte de una resistencia contra los planes del gobierno Nebari: esparcir un virus para conquistar la Galaxia.

El clon de Sorpius en la mente de Crichton vuelve a protegerle, impidiendo que el lavado de cerebro sea efectivo. Rygel, debido a su metabolismo tan rápido, se ve librado pronto de los efectos de la droga. Entre ellos y Piloto intentan arreglar la situación.

Frases:
– Rygel: Tenemos una sorpresa para ti.
– Chiana: ¿Para mí? ¿Y explotará cuando se abra?

– D’Argo: Estaba en el mando. Aeryn entró, sonriendo sin razón aparente.
– Crichton: Sí, sólo eso debería habernos alertado.

Notas:
– Crichton bautiza a su pistola con el nombre de una conocida actriz: Winona.

Comentario:
Muy entretenido. La trama política Nebari es muy interesante, y la situación en Moya con los personajes y sus lavados de cerebro da bastante juego. En contra, da la sensación de que todo queda un poco forzado, de que bastaba con que Crichton cogiera desprevenida a la Nebari para golpearla con algo y acabar con el cautiverio de los demás y que Chiana debería haberse ido en busca de su hermano. En cambio se entretienen en fingir una ataque Pacificador y otras cosas que alargan el episodio más de lo debido.

Resulta llamativo el número de palabras malsonantes que hay en el episodio: capullo, joder, de puta madre… Nunca antes habían sido empleadas, de hecho se usan siempre los términos alienígenas como frell, hedmana, farbot… Así mismo, la escena de los ojos de Crichton es grotesta, un toque gore poco creíble y fuera de lugar.

La presencia del clon mental de Scorpius en el cerebro de Crichton sigue siendo fanscinante e inquietante, mientras que la búsqueda del hijo de D’Argo parece estar acercándose a un punto de inflexión importante. Mientras, Chiana descubre que su hermano no está realmente muerto y actualmente forma parte de una resistencia contra las terribles intenciones de su gobierno: expandir una plaga por la Galaxia para establecerse sobre los restos de las demás civilizaciones.



219. Mentiras, armas y dinero I: Un plan no tan sencillo
Liars, Guns and Money I: A Not So Simple Plan

Escritor: Grant McAloon.
Director: Andrew Prowse.
Valoración:

Sinopsis:
Stark ha conseguido volver a unir su cuerpo, y antes de volver a Moya ha trazado un plan para atracar un banco/depósito habitualmente empleado por delincuentes para conseguir con qué pagar el lote de esclavos donde se encuentra el hijo de D’Argo.

El plan se va al traste cuando Scorpius aparece en el lugar y descubre a Crichton. El humano debe entonces enfrentarse a Scorpius, pero también a su clon mental, que cada vez está más metido en su cabeza.

Frases:
– Sun: No es Scorpius, ya vuelves a tener visiones. Fíjate bien. ¿Lo ves?
– Crichton: Lo siento mucho.
– Sun: Y nos preocupamos por D’Argo…

– Rygel: ¿Y si algo sale mal?
– Zhaan: Confiamos plenamente en ti. Sobre todo si hay dinero de por medio.

– Stark: ¡Tu espacio, mi espacio! ¡Mi espacio, tu espacio!

– Stark (a Crichton): No hagas nada. Según D’Argo es lo que sabes hacer mejor.

– Crichton (oyendo voces): Ahora no, monstruo. Sal de mi cabeza.

– Rygel: Ningún Dominante debería trabajar tanto.

– Crichton: Aeryn, si Scorpius me atrapa…
– Aeryn: Lo sé, te disparo.
– Crichton: No, no, no, no. Dispárale a él.

– Scorpius: Si tú me dejas morir tendré el placer de sacrificarte.
– Crichton: Eso que acabas de decirme… ¡creo que lo voy a intentar!

Comentario:
Es impresionante y original el sistema de contenedores moviéndose a toda velocidad, pero también es absurdo: el material que haya en su interior se ve sometido a fuerzas de aceleración tremendas, con lo que acabaría hecho añicos contra las paredes del contenedor o los recipientes donde se guarde.

Terrorífico el momento en que Crichton lucha contra el clon de Scorpius para sabotear el sistema de refrigeración del Scorpius real, pues el chip le impide hacerle daño. Pero mucho más intenso es, tras estar medio capítulo oyendo voces, cuando se encuentra cara a cara con Scorpius y debe emplear todas sus fuerzas para no sucumbir a la voluntad del monstruo y del clon: evitar que acabe con la vida de su enemigo.

Un capítulo muy bueno, de esos que saben hacer de vez en cuando repleto de grandes personajes secundarios y llenos de buenas ideas. Los compañeros están desesperados, sobre todo D’Argo, ante la necesidad de atracar un banco inexpugnable para conseguir dinero con el que comprar el lote de esclavos donde se encuentra Jothee, el hijo del luxano. Por si no estaban las cosas lo suficientemente difíciles, aparece Scorpius y todo se va al traste. Crichton apenas consigue mantener el poco juicio que le queda en la terrible persecución a la que es sometido por el villano más grande que he visto en una pantalla. Por otro lado, Stark, otro personaje interesantísimo, también demente y torturado, toma cada vez más protagonismo, mientras que Braca, la mano derecha de Scorpius, sigue siendo un secundario muy atractivo.



220. Mentiras, armas y dinero II: Con amigos como estos
Liars, Guns and Money II: With Friends Like These

Escritor: Naren Shankar.
Director: Catherine Millar.
Valoración:

Sinopsis:
D’Argo intenta comprar el paquete de esclavos donde se encuentra su hijo, pero de alguna forma Scorpius ha descubierto su objetivo y se ha adelantado. Exige que se le entregue a Crichton o Ka Jothee, el hijo de Ka D’Argo, será ejecutado.

El dinero robado en realidad son unas criaturas que se alimentan de metal; fueron puestas en el contenedor como trampa de Natira, la dueña del banco, para Scorpius, y por desgracia ahora devoran a Moya rápidamente. La única solución que Zhaan encuentra es terrible: quemar las zonas afectadas de la nave.

Un nuevo plan se pone en marcha: reunir ayuda de personas que han ido encontrando por los Territorios Inexplorados y atacar a Scorpius en el depósito. Pero Crichton, viendo que Scorpius tiene finalmente a Jothee, decide entregarse.

Frases:
– Scorpius (a Crichton): Tengo al hijo de Ka D’Argo. Entrégate o el chico morirá.

– Crichton: Un tabloide.
– Todos: ¡Tavlek!

– Chiana: Nuestro dinero está vivo.
– Rygel: ¿Te das cuenta de lo que significa?
– Chiana: ¡Significa que se comen la nave!
– Rygel: Sí, y que somos pobres.

Comentario:
Algunos comentarios breves:
Bekhesh reza como los musulmanes. La madre de Sorpius era sebácea, violada por un Scarran (por eso los odia). Ka Jothee es mitad sebáceo (madre) y luxano (padre: D’Argo). Los del flax los llaman primero celtix (Chiana) y luego celtanos (Durka). Alucinante la escena de sexo duro (no explícito, obviamente, pero cualquier se da cuenta de qué están haciendo) entre Scorpius y Natira; el momento final es fantástico, con Scorpius tan caliente que le salta el refrigerador. Durka, el archienemigo de Rygel, aparece fugazmente; muere muy rápido, pero es un buen final y prueba de la maduración del pequeño verdoso.

Es un poco rebuscado que tarden tan poco en reunir a gente tan dispar, y más yendo a su encuentro en naves pequeñas que no pueden hacer saltos estelares. Es como si todos los lugares necesarios estuvieran a pocas horas de vuelo, cuando están a sistemas de distancia. Este importante agujero de guión se puede perdonar porque se recupera a personajes secundarios que van desde interesantes a geniales: los piratas del Flax, los cazarrecompensas, los mercenarios Tavlek, los escupe fuego… Dan para buenos encontronazos y diálogos con chispa.

La trama del dinero cobrando vida puede parecer de simple relleno, pero resulta un excelente complemento para acompañar el resto de tramas mientras se posicionan para la tercera entrega. Además, cuando vemos que era un plan de Natira para acabar con Scorpius, cobra un nuevo ángulo y demuestra por enésima vez la buena habilidad de los guionistas para construir personajes secundarios muy profundos en poco tiempo.

El episodio es menos intenso que el anterior, funcionando como transición hacia la tercera parte, pero aún así es de los de gran calidad, con muchos buenos momentos y una historia magnífica.



221. Mentiras, armas y dinero III: Plan B
Liars, Guns and Money (3): Plan B

Escritor: Justin Monjo.
Director: Catherine Millar.
Valoración:

Sinopsis:
Scorpius comprueba si el chip con el clon neural ha adquirido la información sobre agujeros de gusano.

Con ayuda de los mercenarios, piratas y demás, asaltan el depósito para rescatar a Crichton e intentar acabar con Scorpius. La batalla es cruenta y si no llega a ser por la aparición de Talyn en el último momento no habrían sobrevivido.

Scorpius no ha conseguido llevarse la información que tanto ansía, pero el clon está muy arraigado en la mentre de Crichton y el humano está completamente enloquecido. Sin embargo, ha descubierto que podría quitarse el implante sin acabar con su vida.

Frases:
– Natira: ¿Vas extraer el implante?
– Scorpius: No. Voy a entrar.

– Pirata: ¿Y si Crichton está peor y no podemos rescatarle?
– Sun: Entonces será fácil. Le disparo a Crichton en la cabeza y se acabó.

– Bekhesh: Adiós. Y gracias por enseñarme a matar de nuevo.

– Crichton: D’Argo, mátame. D’Argo, por favor, mátame.

Comentario:
Geniales lo planos de Rygel llevando la cabeza de Durka clavada en un palo y poniendo nerviosos a los mercenarios.

En el depósito aparece por lo menos una centena de soldados Pacificadores. Podría ser un fallo, porque se supone que Scorpius ha llegado de incógnito sin su nave insignia y para tanta gente debería haber venido con varios transportes pequeños, cosa que me parece que no se indica.

La batalla está bastante bien comparada con lo visto anteriormente, aunque le sobran los flashes que impiden ver la mitad de lo que ocurre. Tiene grandes momentos, como cuando el visor nocturno de Sun que no funciona hasta que ha terminado todo el jaleo.



222. Muere, mi dicotomía
Die Me, Dichotomy

Escritor: David Kemper.
Director: Rowan Woods.
Valoración:

Sinopsis:
Los chicos de Moya han buscado un curandero de especies de bastante fama para ver si puede sanar a la nave y remover el chip de Crichton. Lo primero se lleva a cabo, aunque será una recuperación lenta, pero la operación de Crichton es muy compleja y podría no salir bien.

Crichton, dominado completamente por el clon de Scorpius, siembra el caos entre sus amigos y, lo peor, trata de enviar una señal para que Scorpius venga a por él. Cuando Aeryn sale a perseguirle con su merodeador Crichton consigue derribarla con un golpe de su nave y Sun cae en un lago helado, hundiéndose en el agua. Una vez recuperado el cuerpo, le dedican un sentido funeral.

El habilidoso Diagnosan trata de eliminar la maldición de Crichton, pero el chip está tan arraigado que podría dejar secuelas como la pérdida del habla. En plena operación aparece Scorpius, que ha descendido al planeta sin ser visto y llega en el momento justo para llevarse el chip. Decide dejar a Crichton con su mísera vida para que la sed de venganza le torture aún más.

Frases:
– D’Argo: Aeryn, Crichton siempre dice que moriría antes que entregarse a Scorpius. Si tienes la oportunidad, no lo dudes.
– Aeryn: ¿Y qué te hace pensar que dudaría?
– D’Argo: Que si yo estuvier en tu lugar… lo haría.

– Diagnosan: Yo quito.

Notas:
– Grunchlk dice: Siempre cree que siempre cobro demasiado, es un cabrón ambicioso, y sube el precio. Falta un poco detrás del demasiado, el traductor le ha dado la vuelta a la frase o el doblador se ha comido una palabra.
– Diagnosan y Grunchlk le instalaron a Scorpius el sistema de refrigeración corporal.

Comentario:
Algunos detalles y preguntas:
Qué cutre el amet, sustituto nada original de amén. ¿Por qué los microbios no traducen a Diagnosan?, ¿si lo traducen pero como balbucea no se le entiende?. ¿Qué contiene el chip que Crais tiene para Aeryn? Qué manía con poner lucecitas absurdas donde no sirven de nada: ¿qué sentido tiene poner lucecitas parpadeantes en un chip que va dentro del cuerpo?

Un buen final para una temporada con muchos capítulos de alta calidad. A destacar lo mismo que otras muchas veces: geniales personajes secundarios a la vez que los principales siguen siendo exquisitos, muchos buenos momentos y diálogos… Todo queda más o menos en suspenso, con Crichton balbuceando, Scorpius con el chip, Sun muerta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s