Archivo mensual: abril 2019

JUEGO DE TRONOS – 802 – UN CABALLERO DE LOS SIETE REINOS


802 – A Knight of the Seven Kingdoms
Guion: Bryan Cogman.
Dirección: David Nutter.
Valoración:

Sinopsis:
La gente charla y se distrae en el previo a la batalla.

Resumen:
En espera de que llegue la batalla, todo el mundo parlotea cosas intrascendentales. Nada serio ocurre, salvo que Jaime llega a Invernalia y es aceptado a regañadientes, Sansa y Dany intentan limar asperezas, y Jon le dice a Dany que es Aegon Targaryen, aunque la discusión la aplazan para más adelante.

Mejores frases:
-Jaime: Arrodíllese, Lady Brienne. ¿Quiere ser caballero o no? Arrodíllese. En el nombre del Guerrero, le ordeno ser valiente. En el nombre del Padre, le ordeno que sea justa. En el nombre de la Madre, le ordeno que defienda al inocente. Levántese, Brienne de Tarth… caballero de los Siete Reinos.
-Tyrion: ¡Ser Brienne of Tarth! ¡Caballero de los Siete Reinos!

Comentario:
Llevamos dos capítulos de seis que son altamente decepcionantes, relleno aburrido, un previo torpe estirado hasta la extenuación. Dos de seis son suficientes para considerar fallida una temporada tan corta, creo yo. Mucho tendría que ofrecer para que los olvidemos y el conjunto se lleve buena nota. Pero con ellos en mente, la impresión es que todo el año van a ser fuegos artificiales. Porque si los guionistas tuvieran algo que contar, ya lo estarían haciendo, que queda muy poco tiempo. Mi impresión es que van a potenciar la narrativa del impacto directo que han ido usando aquí y allá desde la sexta temporada: mucha batalla espectacular, unos cuantos momentos emotivos con los personajes, y cuatro golpes de efecto al final, pero poco contenido real. Ojalá mis vaticinios no se cumplan.

Unas pocas escenas se salvan, casi todas muy breves o despachadas con demasiada ligereza, como reservando lo importante para luego, y todas perdidas entre morralla inane. La entrada de Jaime, aceptada a regañadientes entre los personajes, es efectiva. El intento de limar asperezas entre Sansa y Dany pone cierto suspense sobre el trabajo en grupo, la revelación de Jon a Dany lo hace sobre quién mandará en el tiempo que queda, y juntas siembran la duda de si habrá enfrentamiento entre Daenerys y los Stark. Por otro lado, el nombramiento de Brienne como caballero por mano de Jaime es muy bonito, y la intervención de ser Jorah para defender a Tyrion muestra su madurez.

En el resto tenemos cursiladas enormes, como la promesa entre Gusano Gris y Missandei, relación cuya posición conocemos desde hace la tira de capítulos y no se ha movido de ahí, así que no necesitaba esta sobre exposición romántica tan tonta. Rellenos y reuniones en plan “fan service” (o sea, dedicados a contentar a los seguidores con lo más facilón), como la larguísima y trivial conversación alrededor del fuego y los encuentros de Arya con el Perro y luego con Gendry. Y finalmente, el sensacionalismo de baratillo cae en la más cutre vergüenza ajena cuando a Davos se le presenta una niña con la mejilla marcada como Shireen. Por otro lado, Bran es tan artificial y cargante que hace tiempo que desconecto en sus apariciones.

Por cierto, me ha dado repelús la escena de sexo entre Arya y Gendry: Maisie Williams contaba con veintiún o veintidós años al rodarla, pero con el físico que tiene y habiéndola seguido desde la primera temporada, sigo viéndola como a una niña. La situación requería algo de romance adolescente, torpe y bonito, más que un “vamos a echar un polvazo, que el mundo se acaba”.

Las estrategias y los preparativos de guerra se ven si acaso de fondo, y cuando por fin parece que se van a sentar a planificar la batalla ante un mapa, resulta que se dedican a charlar sobre nimiedades y a soltar un vago “Bran cebo, Rey de la Noche muerto”, lo cual apunta a lo que decía al principio: espero que no vayan a resolver las cosas forzando una sorpresa que no hemos visto preparar ni poner en marcha (una elaborada trampa para el enemigo o algo parecido).

La sensación es que estos dos episodios se deberían haber resumido en quince o veinte minutos en total, mostrando las pocas escenas relevantes mientras se avanza con las historias globales, y que el reposicionamiento emocional debería haber ocupado sólo unos pocos minutos justo antes del combate y sin abusar de sensacionalismo y ñoñerías. Pero en cambio nos cuelan una amalgama de pobres intentos de que te encariñes con los personajes, de predisponerte para sufrir por ellos en las batallas. ¿De verdad piensan que siete temporadas no han sido suficientes para ello? Llegando al desenlace lo lógico es abordar los arcos finales de cada trama y personaje, no forzar un previo pseudolacrimógeno que repite lo que ya sabemos durante dos eternas horas.

PD: ¡Por fin vemos a Fantasma! Creo que desde que resucitó Jon no aparecía, como si hubiera dejado de existir.
PD2: No se me había ocurrido hasta que me lo han comentado: Las criptas de Invernalia tienen un puñado de muertos que podrían ser resucitados… Sería inquietante ver esqueletos de antepasados persiguiendo a los actuales Stark…

<- 801| Invernalia 803| La larga noche ->
Guía de episodios

JUEGO DE TRONOS – 801 – INVERNALIA


801 – Winter is Coming
Guion: Dave Hill.
Dirección: David Nutter.
Valoración:

Sinopsis:
Jon y Daenerys reúnen sus fuerzas en Invernalia. Cersei trata con Euron. Theon trata de rescatar a Yara.

Resumen:
Los ejércitos de Dany llegan a Invernalia y son mirados con recelos por los norteños, pueblo llano y señores. Deberá ganarse su confianza de alguna forma. Jon se reencuentra con Bran y Arya, esta con Gendry y el Perro, y Sansa con Tyrion.

Cersei recibe noticias del avance del ejército de los muertos por el Norte, pero no le preocupan. Lidiar con Euron sí: cede a tener sexo para acallar sus escenitas insistiendo. También recibe a la Compañía Dorada, veinte mil soldados al mando del capitán Harry Strickland, y paga a Bronn para que busque y asesine a Jaime y Tyrion si la guerra no acaba con ellos.

Theon rescata sin dificultad a Yara, pero decide que su sitio está en Invernalia. Ella se hará fuerte en las Islas del Hierro ahora que Euron está en Desembarco del Rey.

Sam descubre que Dany ejecutó a su padre y hermano y duda de sus capacidades como reina, así que le hace saber a Jon que en realidad es un Targaryen y por tanto heredero al trono. Jaime llega a Invernalia y se encuentra con Bran.

Mejores frases:
-Sansa: ¿Cersei os dijo que su ejército vendría al norte a luchar por vos?
-Tyrion: Sí.
-¿Y la creísteis?

-Qyburn: Pobre chica. La viruela se la llevará en menos de un año.
-Bronn: ¿Qué chica?

Comentario:
Por fin llega la esperadísima última temporada. Más corta en número de episodios, sólo seis, pero la mayor parte de hora y veinte de duración, sólo los dos primeros no alcanzan la hora. Siendo el final, la expectación está por las nubes, y además todos dábamos por seguro que echarían toda la carne en el asador desde el principio. Pero nos encontramos otro episodio de inicio de temporada que resume la posición de los personajes pero no avanza nada, con lo que sólo tenemos cháchara, reencuentros (solo alguno se salva por ser algo emotivo), posicionamientos y recordatorios de lo más previsibles y anodinos. Lo poco que se cuenta cabía perfectamente en escenas que avanzaran en lo importante, porque son cosas que se pueden deducir de miradas, comportamientos, silencios y breves diálogos. Pero dedicar el tiempo a decir dónde esta cada personaje, recrearse en naderías en los reencuentros más previsibles, recalcar qué piensa cada uno de los demás a pesar de que ya lo tenemos claro y demás microhistorias repetitivas no tiene sentido a estas alturas, resultando uno de los capítulos más flojos, aburridos y decepcionantes.

La introducción no la entiendo. Intentan un paralelismo con el primer capítulo de la serie, donde Bran y Arya correteaban y curioseaban, pero entonces sácame a ellos en su nueva situación, no a un crío sin relación. La mirada de la joven Stark a Jon, desbordada de emoción e incapaz de moverse, es bonita, y el reencuentro posterior también. La reunión entre Sansa y Tyrion en cambio no tiene garra alguna, y no mucho mejores son las de Arya con Gendry y el Perro: todos los chascarrillos son muy tontorrones.

Las presentaciones entre los norteños y Daenerys son demasiado facilonas, todo se ve venir de lejos. Como señalaba, las dudas y choques se podrían haber diseminado mientras la trama avanzaba con algo tangible. La reaparición de Yara y el rescate de Theon se toma como un trámite en el que los escritores no ponen pasión alguna, ocurre y ya está; al menos, su elección de ir a Invernalia es más interesante. La presentación de la compañía dorada también pasa sin pena ni gloria; además, 20.000 soldados mercenarios parecen demasiados hombres, ¿de qué viven cuando nadie los contrata? El encuentro sexual y dialéctico entre Cersei y Euron es otro momento harto predecible y tedioso.

Con Bronn tenemos una escena de exposición sexo gratuita como hacía tiempo que no se veía; creía que después de tantas quejas del público habían superado este porno barato. Es evidente que el mercenario no atacará a Tyrion ni a Jaime, y muy poco creíble que Cersei, tan cuidadosa y desconfiada, piense que sí.

El vuelo con los dragones es de las pocas situaciones con algo más de trascendencia. Había que mostrar el acercamiento entre Dany y Jon y que este aprende a volar el dragón, y además la escena es bastante espectacular. Por otro lado, Fantasma sigue completamente desaparecido. También funciona el momento en que Dany trata de agradecer a Sam el haber salvado a ser Jorah, pues él acaba descubriendo que ella ejecutó a su padre y su hermano, y con la rabia coge fuerza para soltarle a Jon que es el heredero Targaryen, algo que de otra forma le habría costado, dada su timidez. Eso sí, el intérprete de Sam ha tenido ocho años para mejorar, pero sigue dando lástima. Y no entiendo por qué se empeñan los guionistas en llamar Aegon a Jon, cuando se supone que este murió siendo un bebé en la Fortaleza Roja a manos de los Lannister (la Montaña) junto a su madre Elia Martell; parece que se han olvidado de ello. Ahora queda por ver cómo lo sobrellevará Jon y si la relación con Dany se resentirá.

Encontramos otra escena obvia de posicionamientos con Tormun y Edd el Penas. Bastaba que hubieran aparecido en Invernalia, pues el primero por narices huyó y el segundo habría recibido la orden de retirada que envía Jon. Quizá querían aportar intriga, anunciando que los malos siguen avanzando, pero es que ya lo sabemos de sobras. Y finalmente llega Jaime, que se podría haber resumido pero también le añaden suspense innecesario. Con entrar y ver a Bran había suficiente, eso es lo relevante.

Empezar la última temporada con tanta torpeza y falta de ambición es difícil de perdonar.

PD: Los títulos de crédito varían bastante, reduciendo las localizaciones y entrando en ellas. Cualquier detallito de estos se agradece.

<- 707| El dragón y el lobo 802| Un caballero de los Siete Reinos ->
Guía de episodios

JUEGO DE TRONOS – REPARTO TEMPORADA 8

Listado de personajes de la octava temporada de Juego de tronos. No incluyo papeles menores y extras. En los actores sólo cito papeles previos a la serie, que ahora son más famosos y harán más cosas. En la descripción de los personajes se asume que has visto las temporadas anteriores, si no, obviamente hay muchos spoilers.

Sigue leyendo

JUEGO DE TRONOS – 707 – EL DRAGÓN Y EL LOBO


707 – The Dragon and the Wolf
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Jeremy Podeswa.
Valoración:

Sinopsis:
El encuentro para negociar entre Daenerys, Cersei y los enviados por Sansa llega a un débil resultado. Arya y Sansa enfrentan el complot de Meñique. Jon y Dany afianzan su relación. El Rey de la Noche llega al Muro…

Resumen:
Cersei, con Jaime, Euron, Qyburn y la Montaña. Jon, con Davos. Dany, con Tyrion, Varys y Jorah. Brienne, con Podrick. La reunión que decidirá el destino de Poniente espera pacientemente la llegada de El Perro con un muerto viviente. Su visión asusta a Cersei, pero le da igual, se larga diciendo que lidien con ello en el lejano Norte, y Euron hace lo mismo. Tyrion se arriesga a ir a la Fortaleza Roja a suplicar, y consigue una débil tregua. La guerra contra el Rey de la Noche antes que la guerra por Poniente. Pero ante Jaime, Cersei afirma que ha mentido y no enviará ejércitos para luchar junto a sus enemigos, y que la huída de Euron ha sido fingida. Espera que el Norte se debilite y mientras tanto se harán fuertes. Jaime, inquietado por su falta de visión y responsabilidad, la abandona y se va hacia el Norte.

En Invernalia, Meñique cree haber puesto a Arya en contra de Sansa, esperando librarse así de gente que pueda disputarle el control sobre Sansa. Pero resulta que las dos intrigaron en su contra, y ahora lo acusan de diversos crímenes contra la familia Stark: la treta para iniciar la guerra contra los Lannister (asesinar a Jon Arryn), la muerte de Lysa Arryn para hacerse con el Valle, etc. Los caballeros del Valle no lo apoyan, así que es ejecutado por Arya.

Jon y Theon hacen unas tibias paces. Después, Theon toma la determinación de ir a rescatar a su hermana, para lo cual debe ganarse de nuevo a sus hombres a tortas.

Dany y Jon se acercan y terminan teniendo relaciones íntimas. Mientras, Sam llega a Invernalia, y él y Bran concluyen que Jon es en realidad hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, por lo que sería el último Targaryen masculino y legítimo heredero del trono de Poniente por encima del reclamo de su tía Daenerys.

El ejército de muertos del Rey de la Noche alcanza el Muro en Guardiaoriente… y lo derriba con el dragón muerto, entrando en el Norte…

Comentario:
La serie no iba a cambiar repentinamente, a superar sus errores, de forma que este final de temporada mantiene el tono bipolar, pero las partes buenas son notables y en líneas generales deja buen sabor de boca, y la temporada en su totalidad ha sido mucho más sólida y entretenida que las dos anteriores.

La intriga de Meñique contra Arya y Sansa llega a su fin, y si apuntaba pocas maneras durante su desarrollo, el desenlace es lamentable y echa por tierra gran parte de la sección de Invernalia en esta etapa. En capítulos anteriores podía perdonarse, ya fuera porque eran escenas breves, porque alguna sí tenía una pizca de intriga, aunque fuera poco sustanciosa, y porque el resto de secciones levantan el nivel medio muchísimo, pero echando la vista atrás sólo queda pensar en que ha sido tiempo perdido, que han tirado por la borda una de las líneas principales con una historia vulgar ya desde su concepción y escrita sin talento alguno.

Es como si los dos guionistas principales, David Benioff y D. B. Weiss, hubieran empezado a enfrentar posturas en estas últimas temporadas, con distintas ideas de cómo debe ser la serie y distintas capacidades. Alguno de ellos quiere seguir el estilo de los libros, con los personajes maquinando elaboradas intrigas de las que vemos todo el proceso: la puesta en marcha, la improvisación para ajustar cosas según otros mueven ficha, los resultados a largo plazo… Y el otro se ha ido vendiendo a la fórmula más barata y facilona de narrar historias, con artificios huecos, sorpresas forzadas y manipulación del espectador. Vemos a Arya y Sansa amenazarse, porque se supone que Meñique las ha picado entre ellas, pero luego resulta que es una artimaña, que estaban fingiendo para engañarlo a él, pero aquí el único engañado el espectador: si estamos siguiendo sus vidas quiero ver las escenas enteras, no sólo el momento en que ejecutan un truco, y más si este es completamente inverosímil. Por ejemplo, en el episodio anterior tenemos una de las peores escenas de toda esta historia: ¿de verdad se creen los guionistas que tener a las dos fingiendo amenazarse a solas en una habitación donde nadie puede verlas es creíble? Y aquí es no menos ridículo, con Sansa acusando en voz alta mirando a Arya… para que luego la cámara intente sorprendernos girando a Meñique. Y terminamos rematando al personaje: ¿quién puede creerse que esta mente maestra se rebajaría a suplicar? No, estaría tirando de su ingenio y tratando de manejar a todos para intentar sobrevivir.

La estrategia de Cersei con Euron es un ejemplo de cómo se debe mostrar un giro sorpresa, una intriga secreta: como lo vemos desde la perspectiva de otros personajes, la falta de información es entendible y la sorpresa funciona, es inesperada y verosímil, no sabe a trampa y manipulación.

El resto del episodio se desarrolla con el primer estilo. Cocinado a fuego lento, con cada personaje esforzándose por sacar adelante sus propósitos y el conjunto formando una historia compleja y fascinante. Dura una hora y veinte minutos, con escenas largas y pausadas y mucho receso para reencuentros, pero se hace corto. La tensión se palpa el ambiente, los cruces entre protagonistas son deliciosos, y la trama avanza con paso firme. Es cierto que puede ser algo previsible, inevitable con todas las fichas sobre el tablero y posicionándose para las últimas jugadas, pero al contrario que otras veces, los autores ponen gran esfuerzo en sacar el máximo partido y la dirección de Jeremy Podeswa termina de levantar el nivel. La estancia en el recinto de los dragones (las ruinas romanas de Itálica, en Sevilla) aprovecha muy bien el escenario con planos amplios y una narrativa muy fluida a pesar de los números personajes cruzando frases que no siempre forman parte de historia principal, y por el otro lado, la visita de Tyrion a Cersei tiene pegada y suspense a pesar del reducido espacio.

Momentos épicos hay unos cuantos. La entrada de El Perro con el muerto y la reacción de los presentes, que además es la primera vez que Lena Headey me convence como actriz. El encuentro entre Theon y Jon, donde, en el afán de perdonar y salir adelante todos juntos, llegan a un entendimiento mutuo. Jaime viendo por fin que Cersei no está bien de la cabeza y partiendo hacia el Norte. La no por esperada menos interesante unión romántica de Jon y Dany, sobre todo porque hábilmente la conectan con las revelaciones finales de que Jon Nieve sería en realidad el último Targaryen masculino y por tanto heredero al trono por encima de Daenerys, y encima serían sobrino y tía. Así se diluye bastante el halo previsible de la relación y la torpeza con que han ido mostrando la historia del pasado, que todavía me cuesta creer que los espectadores no lectores hayan sido capaces de entender a la primera, más cuando se empeñan en llamarlo Aegon, liando la cosa más, porque entonces en la serie este no sería hijo de Elia Martell a pesar de las quejas constantes de Ellaria por los agravios que les causaron los Lannister al matarla a ella y al bebé. Y terminamos con un gancho para la próxima temporada de los que hacen época: la sobrecogedora entrada del Rey de la Noche en el Norte, derribando el Muro con el dragón muerto. Por fin el Invierno está aquí.

<- 706| Más Allá del Muro 801| Invernalia ->
Guía de episodios

JUEGO DE TRONOS – 706 – MÁS ALLÁ DEL MURO


706 – Beyond the Wall
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Alan Taylor.
Valoración:

Sinopsis:
Jon, Jorah, Tormund, Gendry, Beric, Thoros y el Perro viajan al Norte del Muro para capturar a un muerto viviente. Las cosas se complican más de lo esperado. Meñique enfrenta a Arya y Sansa. La reunión de Daenerys y Cersei se ha pactado, y Sansa es invitada, aunque envía a Brienne.

Resumen:
El viaje más allá del Muro es largo y frío, pero Jon, Jorah, Tormund, Gendry, Beric, Thoros y el Perro al final encuentran un destacamento de muertos vivientes y, no sin dificultades, se hacen con uno. Pero el resto del ejército los da alcance. Envían a Gendry a por ayuda mientras se refugian en un islote en el centro de un lago congelado. Gendry llega a Guardiaoriente y envían cuervos a Rocadragón. Daenerys vuela con los dragones para llegar justo en el último momento y salvar a duras penas a todos menos a Thoros, que fallece en la dura travesía. Pero el precio a pagar es más caro: el Rey de la Noche consigue matar un dragón… y resucitarlo para que se una a su ejército.

Meñique consigue poner en contra a Sansa y Arya, y además Sansa queda desprotegida al enviar a Brienne a la reunión de Cersei y Daenerys. Tyrion y Dany hablan sobre si Cersei les tenderá una trampa, pero no tienen más opción que asistir.

Mejores frases:
-Tormund: Tengo una preciosidad esperándome en Invernalia. Si alguna vez vuelvo allí. Pelo rubio, ojos azules. La mujer más alta que has visto nunca. Casi tan alta como tú.
-El Perro: Brienne de Tarth.
-¿La conoces?
-¿Estás con la maldita Brienne de Tarth?
-Bueno, no estoy con ella aún. Pero he visto cómo me mira.
-¿Cómo te mira? ¿Como si quisiera abrirte en canal y comerse tu hígado?
-Sí que la conoces.

Comentario:
De nuevo tenemos un episodio con un nivel de espectacularidad que pocas películas alcanzan, y menos contando con unos protagonistas tan bien trabajados, pero al que se le nota un desequilibrio enorme, como si las distintas historias estuvieran escritas por distintos guionistas. Querría darle notas más altas a media temporada, porque te puedes poner los siete capítulos una y otra vez y casi no parpadear… pero ahí están esas secciones malogradas como un lastre importante y que en una valoración objetiva hay que tener en cuenta. Así, estoy dando ochos o excelentes sin que sean capítulos perfectos, sino porque sobresalen tanto puntualmente que se levanta la media aunque sean algo irregulares.

Dejamos en parte las intrigas políticas y personales para dedicar un episodio casi entero a la aventura del grupo que viaja más allá del Muro en busca de un muerto viviente. Sólo hay un breve receso para Tyrion y Dany y unas pocas apariciones de Sansa y Arya. El encuentro entre los primeros es muy interesante, ahonda en sus formas de ver la guerra con diálogos certeros, de forma que, aunque sea una charla sentados al fuego, no rompe el ritmo de la epopeya en las tierras heladas. Con Sansa tenemos una breve mención a que ha sido invitada a reunión en Desembarco del Rey, generando más expectación sobre el importante pero temido encuentro, y un montón de metraje dedicado a la fallida intriga de Meñique, que no parece llevar a nada salvo al tedio.

A las posturas tan forzadas de Arya y Sansa, odiándose cada vez más sin venir a cuento a través de diálogos y situaciones muy artificiales, hay que sumar las salidas de madre ridículas, como la amenaza con el cuchillo. Analizando sin tener en cuenta los episodios venideros, queda como una subtrama de intriga muy pobre cuyo desenlace no atrae lo más mínimo, pues nos ofrecen un duelo personal inverosímil y muy falso. Pero el problema empeora considerablemente en los revisionados, cuando sabes cómo acaba la cosa; entonces te dan ganas de borrar toda esta línea absurda.

Por suerte, el grueso del capítulo es tan memorable, las partes de Jon y Dany absorben tanto tu atención, que dejas pasar ese desastre en ciernes. Y sí, hay detalles mejorables, como que no lleven cuervos en la expedición: ¿de verdad veteranos como Jon son tan torpes?, ¿por qué los guionistas se empeñan en poner la tontería de Gendry corriendo, como si eso fuera a crear suspense? No sin razón hubo gracias y memes durante semanas con el patético maratón del joven. Igualmente, es bastante estúpido que al llegar Jon medio muerto de hipotermia no lo metan en el castillo y lo pongan ante una chimenea y rodeado de braseros, sino que se vayan al puerto (que parece estar a un buen trecho), lo metan en un bote y lo lleven al barco con el riesgo de adentrarse en el mar. ¿La escena de acercamiento de Dany no podía ser en Guardiaoriente? Y ya puestos, podían haberles dado algún diálogo a los extras que mueren durante el viaje, para que no parezcan pijamas de Star Trek.

El grueso del relato tiene el sabor a clásicos de John Huston y David Lean (El hombre que pudo reinar -1975-, Lawrence de Arabia -1962-): grandes personajes en una gesta épica llena de parajes naturales asombrosos. Islandia e Irlanda quedan plasmadas en imágenes de forma deslumbrante. El grupo reúne a los individuos más carismáticos de la serie, cada cual con su historia a cuestas y su peculiar relación con los demás, donde brilla la química entre los actores y los diálogos ingeniosos se acumulan uno tras otro. El viaje se hace cortísimo, y al menos yo lo pasé pensando en que la banda de Beric merecía un spin off, una serie paralela, dedicada a ellos.

Cuando se acerca la batalla, aun habiendo visto muchas alucinantes en la serie, todavía logran dejar muy buenas impresiones, porque el escenario y los personajes son distintos en cada una. Con los magníficos efectos especiales logran que el ejército de los muertos ponga los pelos de punta. La expectación por cómo se desarrollará la escena del lago y cómo saldrán airosos está muy conseguida, aunque sepas que Dany llegará sí o sí. De hecho, cuando lo hace, en vez de tener una resolución predecible, los autores se esfuerzan en exprimir la situación al máximo, de forma que el nivel de tensión sube a picos agobiantes y aun así hay hueco para la gran sorpresa que te da un vuelco al corazón: la caída de uno de los dragones es sobrecogedora… pero su resurrección te deja destrozado. Que salga Jon airoso es menos sorprendente, pero también funciona.

<- 705| Guardiaoriente 707| El dragón y el lobo ->
Guía de episodios

JUEGO DE TRONOS – 705 – GUARDIAORIENTE


705 – Eastwatch
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Matt Shakman.
Valoración:

Sinopsis:
Daenerys debe elegir cómo tratar a los vencidos. Tyrion teme que la ira la consuma, como a Aerys. Jon, Dany y su consejo deciden mostrar a Cersei lo que viene del Norte, para lo cual deberán conseguir una reunión con ella, pero también un muerto viviente como prueba. Meñique trama algo, y Arya lo investiga.

Resumen:
En su victora, Dany exige que los soldados Lannister y otros vasallos juren lealtad, pero los Tarly son muy cabezones y prefieren morir que servir a una extranjera que amenaza su modo de vida. Tyrion intenta hacerle ver que con fuego no consigue lealtad sino miedo y rechazo, pero lo desoye. Junto a Varys, temen cada vez más que siga los pasos del Rey Loco, Aerys.

Jaime y Cersei cruzan palabras sobre cómo proceder en la guerra: él quiere buscar una solución pacífica, pues están en clara desventaja, y ella prefiere morir luchando. También le hace saber que está embarazada de nuevo. Los maestres de la Ciudadela desoyen las adevertencias sobre la amenaza de Más Allá del Muro, y Sam, harto de tanta pasividad, roba todos los escritos relacionados con el tema que puede y vuelve hacia el Norte.

Ser Jorah llega a Rocadragón, y pronto ve en Jon un contrincante a la hora de ganarse el favor de la reina. Ante el inminente ataque del Rey de la Noche sobre el Muro por Guardiaoriente, el castillo más oriental, el consejo de Dany acuerda tratar de pactar una tregua con Cersei para enseñarle lo que viene del Norte. Tyrion intentará que acepte, reuniéndose con Jaime, y Jon y Jorah irán más allá del Muro a capturar algún muerto viviente que sirva como prueba.

En Desembarco del Rey, Davos busca a Gendry, que gustoso se une a Jon. En Guardiaoriente, encuentran al grupo de Beric, Thoros y el Perro, que se apuntan también al peligroso viaje más allá del Muro.

Mejores frases:
-Tyrion: ¿Para quién es eso?
-Varys: Jon Nieve.
-¿Lo has leído?
-Es un rollo sellado para el Rey en el Norte.
-¿Qué dice?

Comentario:
Guardiaoriente es un episodio que muestra las mejores virtudes de la serie, esas se iban perdiendo en las últimas temporadas: es un relato donde el mundo lo mueven un montón de historias que, narradas con inteligencia y equilibrio, resultan simpáticas, encantadoras o fascinantes por separado, y juntas constituyen un todo de gran complejidad y atractivo. Sin embargo, los problemas enquistados siguen visibles, aunque en este caso sean menores y el conjunto resulte tan gratificante que se pueden pasar un poco por alto.

Invernalia continúa ejemplificando las secciones que se les escapan de las manos a los escritores. Sigue dando tumbos con intrigas de baratillo, con Meñique conspirando no se sabe qué y Arya y Sansa peleadas sin venir a cuento, como intentando decirnos que las cosas van a acabar mal, pero todo es tan cutre y previsible que no te crees nada. La parte de Sam necesitaba más tiempo o una perspectiva más seria para resultar verosímil: todo lo que encuentra es por casualidad, no se ve que aprenda nada útil; ahora, de rebote sueltan lo de la anulación del matrimonio de Rhaegar y su boda con Lyanna; además, esto implica que de nuevo incluyen cosas del pasado metidas con calzador, sin el desarrollo necesario para que calen bien. También falta el amor por el detalle en algunos momentos. Hubiera sido más verosímil que Davos llevase a Desembarco del Rey un par de mercenarios o soldados que supieran pasar desapercibidos, porque era muy probable que necesitaran protección; y desde luego, había formas menos forzadas de mostrar que Gendry sabe luchar; por otra parte, también rechina un montón que Davos diga “en cinco minutos”, como si existiera esa medida de tiempo y relojes en este mundo medieval.

El resto te mantiene en vilo, porque todo pende de un hilo, cada decisión afectará a los demás de una forma u otra ¿Saldrá bien la incursión en Desembarco de Davos y Tyrion y la reunión con Jaime? ¿Entrará Cersei en razón? ¿Hará Jaime algo al respecto? ¿Conseguirán Jon y Dany entenderse? ¿Y sacar adelante su complicado plan? ¿Jorah y Jon acabarán a hostias? Y más, mucho más. Cada escena, por secundaria que parezca, aporta algo de sustancia a los personajes o aunque sea una pequeña aventurilla. Incluso hay hueco para el humor entre tanta tensión: la vuelta al juego de Gendry es divertidísima.

Pero donde brilla el capítulo es en las escenas donde se palpa el nerviosismo de todos los personajes, y las hay en cantidad. Dany en plan tirana vengativa con su victoria sobre los Lannister es espectacular e inquietante. Crecen las dudas de Tyrion ante la ira de la joven, que parece perder la paciencia y se sume en la inseguridad: yo soy la reina legítima, a qué espera todo Poniente para obedecer ciegamente. Por mucho que intente hacerla entrar en razón con los Tarly y los soldados Lannister, no hay manera. Varys lo apoya, pero piensa lo mismo: si no la manejan bien puede perder el norte y convertirse en una tirana asesina como Aerys. De esta forma se consigue una excelente atmósfera sombría sobre el inmediato futuro de Dany: quizá, después de todo, no llegue a gobernar y se convierta en villana.

El entendimiento con Jon sigue suavizándose poco a poco, con roces y acercamientos de todo tipo, pero la necesidad termina haciendo más que las intenciones: el plan para tratar de entenderse con Cersei es complicado, pero no hay muchas más opciones. Y esta sigue en sus trece con ver enemigos en todos lados y la guerra como única salida, así que Jaime acumula dudas y temores.

Como siempre en la serie, hay infinidad de frentes abiertos la mar de intrigantes, pero ahora la sensación de tener los finales cerca hace aumentar exponencialmente la incertidumbre y la expectación.

<- 704| El botín de guerra 706| Más allá del Muro ->
Guía de episodios

LOVE, DEATH & ROBOTS


Netflix | 2019
Ciencia-fícción | 18 ep. de 5-17 min.
Productores ejecutivos: Tim Miller, David Fincher, Victoria L. Howard, Joshua Duncan, Jennifer Miller.
Intérpretes: Joshn Brenner, Maurice Lamarche, Kevin Michael Richardson, Samira Wiley, Mary Elizabeth Winstead, Topher Grace, Gary Cole…
Valoración:

Love, Death & Robots (Amor, muerte y robots) ha sido creada por dos nombres tan conocidos como Tim Miller (Deadpool -2016-) y David Fincher (Seven -1995-), con la colaboración de Joshua Doner, Victoria L. Howard y Jennifer Miller. El mayor implicado en la producción parece ser Tim Miller, y el guionista Philip Gellat (autor de la horrenda Europa Report -2013-) el que más ha contribuido en la escritura. Inspirándose en Heavy Metal (Gerald Potterton, 2000), una cinta que reunía varios cortometrajes de fantasía y ciencia-ficción de distinto estilo y tono adulto, nos ofrecen dieciocho cortos de entre cinco y diecisiete minutos, animados cada uno por una compañía distinta.

Fui con muchas expectativas, y se desinflaron demasiado rápido. Justo antes del estreno aparecieron muchas críticas poniéndola por las nubes. Leí muy poco para no destriparme, pero repasándolas tras el decepcionante visionado, la mitad son notas de prensa adornadas con demasiados halagos para algo que no habían visto, y otras muchas parece que se han ido sumando al carro por cumplir con el tema de moda y atraer visitas, porque realmente no dan argumentos concretos de por qué se supone que es tan buena. Unas pocas entran más en materia… y leyéndolas se ve que materia real poca, que todo es espectáculo visual, así que tampoco entiendo que terminen dándole buena nota.

Sin duda es un entretenimiento digno, entra bien por su corta duración, con relatos que van al grano con ritmo, y su atractivo aspecto visual. Pero no posee argumentos elaborados, profundidad y giros inesperados como para dejar huella. Es una serie que apunta al público adolescente más fácil de complacer: ofrece historias básicas y trilladas de héroes, robots, alienígenas y batallas apocalípticas, con algo de erotismo y sangre en cantidad (en cambio, de amor no hay nada). Se caracteriza por una importante falta de trascendencia e inteligencia, habiendo poco que rescatar entre un sinfín de historias repetitivas y predecibles, sólo dos o tres que no es que resulten memorables. La anunciada violencia y el erotismo van de irreverentes y adultos, pero resultan bastante gratuitos, porque prácticamente no hay historias, escenarios o atmósferas que los justifiquen: aventuras con calado dramático serio, romances que necesiten sensualidad, situaciones que requieran sensaciones fuertes (terror, asco). Todo el esfuerzo se va al acabado, que cumple por lo general con nota en la animación, pero esto sólo expone los avances de la técnica, no una visión inspirada, siendo casi todos los capítulos bastante parcos en diseño artístico y dirección.

Unas veces parece que estamos viendo un resumen de los animes más conocidos (“mechas” y peleas épicas a lo Evangelion y demás), otras que nos han colado una partida de un videojuego de tiros y fantasía. Las influencias de Matrix, Alien, Aliens, Horizonte final, etc., son demasiado evidentes, en ocasiones los episodios parecen burdas adaptaciones de ideas mejor tratadas en el original (la civilización en miniatura es la del diente de Lisa –Los Simpson, La casa-árbol del terror VII– con todo descaro, la imitación a Gravity tan pasada de rosca no convence nada). Pocas veces se salen de este ámbito, dando la sensación de que la mitad de los capítulos se basan en la misma premisa: matar bichos con muchos tiros y sangre.

De un buen corto se espera que impacte con una historia original, inesperada o incluso rompedora, y si el argumento no exige una acabado más tradicional y permite dejar volar la imaginación, también que deslumbre en lo visual. Sólo destacaría unos pocos que alcanzan las mínimas exigencias, es decir, de catalogar como buenos o bastante buenos… pero ninguno de notable. Tres robots, por ser el único con algo de chispa y gracia, cumpliendo con otro de los anuncios falsos, que la serie tendría un gran sentido del humor. La testigo, por dejarte a cuadros con una animación fascinante y, aunque no lo consiga, al menos intentar sorprender con un giro final extraño. Cuando el yogur tomó el poder, el único relato que te zarandea y te deja pensando. Zima Blue, el más arriesgado en temática y estilo, que puede conmover o parecer pretencioso, o sea, que no deja indiferente. Ojalá todos hubieran sido como los dos últimos, pero la mayor parte se queda en tierra de nadie y bastantes son muy flojos. Buena caza, Trajes, Cambiaformas y El vertedero son muy entretenidos, pero no como para recordar días después. Más allá de Aquila, La suerte del 13, Punto ciego e Historias alternativas se dejan ver pero poniéndoles bastantes pegas. Algunos caen en la mediocridad: La ventaja de Sonny, Mano amiga y La guerra secreta son anodinos. Y unos pocos resultan bastante cargantes incluso para lo poco que duran: el plagio fallido de Los Simpson (Matt Groening, 1989) en La edad de hielo, el estúpido Devorador de almas, y el delirante pseudoarte de Noche de pesca.

Love, Death and Robots no es rompedora ni imprescindible, como mucho una curiosidad efímera: apuesto a que en pocos meses no se volverá a hablar de un fenómeno muy bien vendido por Netflix a través de las redes sociales y los medios clicbait pero de escaso calado artístico. Coges cinco minutos al azar de Rick y Morty (Justin Roiland, Dan Harmon, 2013) o Futurama (Matt Groening, 1999) y encontrarás mucha más inteligencia y buen hacer. Y en cuanto a cortometrajes, en cualquier festival (Notodofilmest), en muchos canales de YouTube (profesionales –Oats Studios– y amateurs) y en cualquier recopilatorio hallado en Google, los puedes encontrar mucho mejores.