ASCENSION – TEMPORADA ÚNICA.

Ascension
Syfy | 2014
Productores ejecutivos: Adrian Cruz, Philip Levens.
Intérpretes: Tricia Helfer, Gil Bellows, Brian Van Holt, Andrea Roth, Brando P. Bell, Jacqueline Byers, Tiffani Lonsdale, P.J. Boudousqué, Ellie O’Brien, Al Sapienza, John Stokes, Jessica Sipos, Brad Carter, Lauren Lee Smith.
Valoración:

Ascension es la última producción medianamente ambiciosa del género de la ciencia-ficción del prácticamente único canal que se dedica a ello, Syfy. Llega tras dos intentos que resultaron un fracaso artístico, Defiance y Helix (aunque las audiencias las mantienen vivas), y nace como miniserie (al estilo Galactica) en vez de con una temporada completa. Lo visto en estos tres capítulos* vapulea considerablemente los inicios de las dos primeras series citadas, acertándose más al de la tercera. Muestra un potencial enorme, de hecho me ha supuesto un reencuentro con el género, un renacer en las esperanzas por ver algo decente. Eso sí, no es fe ciega, pues también asumo que esto puede despegar tanto como estrellarse si se fuerzan las cosas: esperemos que de hacerse varias temporadas no alarguen la trama más de la cuenta y pierda inspiración y calidad. Galactica acabó en la más absoluta nada, por ejemplo.

Ascension es una nave lanzada en los años sesenta en plena carrera espacial como proyecto secreto de gran calibre. Más que una nave es una colonia, pues seiscientas personas conviven en un coloso cuyo destino es alcanzar Próxima Centauri tras varias generaciones (se supone que va a una fracción de la velocidad de la luz). Abordamos la nave en el presente, donde la segunda generación lidia con los problemas esperables en lo técnico (accidentes, recursos, etc.) como sobre todo en lo humano, porque la vida abordo no es fácil. Como en la Tierra, hay estratos sociales muy marcados (arriba y abajo, oficiales y puestos especializados contra curritos de mantenimiento), líos amorosos, peleas y ambiciones personales… y destaca el grave problema psicológico que supone ser una generación perdida, es decir, enfrentar que tu destino es vivir en una lata sin conocer tus planetas de origen y destino: la gente pierde las ganas de vivir, surge el desencanto e incluso el terrorismo (algunos quieren forzar la vuelta a la Tierra antes de pasar el punto de no retorno -llamado cómo no Rubicón-).

Ese afán por mostrar realismo humano llama pronto la atención, porque promete una serie inteligente y desarrollada con planificación sobre la tontería de supervivencia del día (estilo al que se aferraron Falling Skies y Terra Nova estrellándose bien rápido). Y pronto se confirma que han puesto esfuerzo en hacer algo consistente y original. Aparte de la buena exposición de personajes y de sus visicitudes en la nave hay en esta corta temporada una cantidad de sorpresas casi apabullante que no abandonan esa consistencia en pos del sensacionalismo. Solo asusta la niña con poderes, que augura la tontería fantasiosa de siempre, pero luego cobra sentido y apunta maneras. Y el resto son entre buenas y espectaculares. Cuando se muestra la verdadera misión de la nave y cómo trabajan los personajes que hay en la Tierra te quedas a cuadros, y por si no fuera suficiente siguen adelante con otros tantos giros estupendos (destacando el tío fugado y el destino de quien le ayuda) para acabar con un plano final demencial. Eso sí, queda por ver si de haber serie mantienen el tono o descarrila como Helix, que soltó sorpresas sin ton ni son para finalmente no llegar a nada.

En ritmo también ha ido bien, porque no usan sólo la velocidad, sino que hacen avanzar realmente las cosas. De hecho han contado lo que en otras llevaría varias temporadas estiradas con rellenos cansinos. Conocemos la dinámica de trabajo y de la sociedad, se presentan bien los numerosos protagonistas y enseguida los sumergen en tramas que avanzan con determinación. No va a deslumbrar con los personajes, pero es que tampoco había mucho margen: los oficiales superiores, la doctora, la familia de tal y cual, algún ciudadano para mostrar al pueblo… Pero todos tienen un nivel más que aceptable y evolucionan bien.

Sin embargo se ven algunas limitaciones propias de series menores que nos recuerdan que, aunque apunta alto y sus pilares son sólidos, nace en un canal que desde Galactica no ha apostado por producciones de alto nivel, de primera división.

Aclaro que los efectos especiales y decorados cumplen, de hecho la nave está muy bien recreada. El problema está en el acabado general: los guiones y las labores de dirección dejan algunos huecos aquí y allá que deslucen el relato. Hay pequeños patinazos en el libreto (algún diálogo acartonado, alguna situación falta de inteligencia, puntuales detalles chusqueros) y la puesta en escena (pobretona, con algunas costuras evidentes). En la escritura canta un montón la forzada situación en la Tierra, con líos de liderazgo poco verosímiles y alguna salida absurda: la ejecución de un personaje mediante un empujón es ridícula de por sí pero está agravada porque de repente han desaparecido la decenas de currantes ajetreados que veíamos hace un instante, todo para que no haya testigos. No faltan tampoco las relaciones poco trabajadas (líos románticos y políticos algo ramplones) y los personajes comodín, porque hay que tener a los protagonistas activos: ese oficial que hace de todo, incluso de detective, aunque hay un director de seguridad (que es un secundario bastante de relleno y solo sale para formar el trío amoroso de rigor, en el resto del metraje es una molestia para los guionistas). En la puesta en escena aparte de ser muy básica (y con escenas malogradas: qué fácil resulta fugarse de un complejo secreto) hay tics viejos y cansinos: los detonadores con reloj brillante y sonoro, las cámaras ocultas que ven lo mismo que el espectador (es decir, en vez de ver la imagen desde el techo vemos el travelling entre personajes, algo de serie de hace cincuenta años).

Y más destacable a simple vista es que el reparto es entre regulero y horrendo. Algunos actores dan lástima (el joven del bajo fondo, P.J. Boudousqué), otros cumplen justitos (el capitán –Brian Van Holt-, el jefe del proyecto –Gil Bellows-) y pocos parecen buenos profesionales (Tricia Helfer, quien de hecho desperdicia su talento en la clásica putilla trepa); por suerte las dos jóvenes (la adolescente –Jacqueline Byers-, y la niña –Ellie O’Brien-) cumplen bien, suavizando el factor niño-repelente.

Aparte de todo encontramos un detalle inesperado que cabe destacar: hay un alto índice de erotismo. Vestuario provocador, muchas escenas hablando de sexo y numerosos coitos que, aunque sin desnudos integrales, sí incluyen algún culo femenino. Hablamos de un canal básico y para jóvenes, es decir, ni sexo ni palabrotas y cuidado con la violencia, así que sorprende bastante. Esto le da puntos extra como serie más adulta de lo esperado.

Mi sensación es que alguien ha puesto sobre la mesa una premisa tan potente que quita la respiración (inteligente, original, llena de posibilidades), pero quien se ha encargado de plasmar esas ideas en el guión no ha tenido el nivel necesario como para aprovecharlas del todo. Hay demasiadas cosas llamativas o incluso que prometían ser memorables escritas con un tono de serie menor que, si bien no consiguen echar abajo un resultado muy llamativo (y cuyo futuro atrae muchísimo), sí desluce una obra que con un acabado más redondo podría haber sido fascinante. Habrá que esperar a ver si le dan luz verde a la serie y si madura o se viene abajo.

PD: en los tráileres originales el diseño exterior de la nave era completamente distinto y se veían escenas y diseños interiores que en la miniserie no se ven, así que es evidente que cambiaron muchas cosas o que rodaron un episodio piloto privado de prueba.

*Inicialmente se anunciaba como de seis capítulos, pero los emitieron como si fueran tres, y viendo la web de Syfy finalmente se cuentan oficialmente como tres. Digo estoy porque hay cierta confusión al respecto.

Actualización: Finalmente no se realizará serie, es decir, ha sido cancelada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s