HUNG – TEMPORADA 1.

HBO | 2009
Productores ejecutivos: Colette Burston, Dimitri Lipkin, Noreen Halpern, John Morayniss, Michael Rosenberg.
Intérpretes: Thomas Jane, Jane Adams, Charlis Saxton, Sianoa Smit-McPhee, Anne Heche, Eddie Jemison, Rebecca Creskoff, Gregg Henry.
Valoración:

Ray es un profesor de historia y entrenador de béisbol en un instituto. No lleva una buena racha en su vida, pues su mujer le abandonó por un aburrido rico y apenas conecta con sus hijos, pero la cosa se agrava cuando se incendia su casa y empieza a temer que debido a los recortes presupuestarios podría quedarse sin empleo. Una cosa lleva a la otra y termina tratando de usar su enorme pene para conseguir dinero. Se asocia con una hippie un tanto excéntrica de modo que ella será su chulo y él el puto, pero los inicios nunca son fáciles. Los miedos propios y los de las clientas, los tabúes, los choques con los desconocido y los conflictos personales y familiares les ponen zancadillas cada dos por tres.

En cierta manera es el clásico drama en plan comedia de familias rotas, pero con el tono maduro, desenfadado y atrevido de la HBO y con la calidad propia de la cadena en la puesta en escena. Además el tema sexual no es sólo un adorno, sino que se utiliza para explorar y desarrollar los personajes. Follando por dinero Ray descubrirá aspectos de las mujeres que no comprendía, e iniciará un proceso de maduración que le hará ver la vida desde nuevas perspectivas. Su colega Tanya por su parte aprovecha esta empresa para intentar encarrilar su vida (es una atascada y frustrada poeta) y realizarse como persona (las relaciones sociales no se le dan bien), además de por supuesto, como buena hippie, tratar de esparcir amor por el mundo. Pronto se mete de por medio una vieja conocida de esta última, Lenore, una mujer de carácter más fuerte y con más experiencia tratando con mujeres, pues es asesora de imagen de la alta sociedad. Su presencia asegura un trío empresarial en constantes roces.

Por el otro lado la exmujer de Ray se enfrenta a un bache en su idílico matrimonio, pues la crisis económica alcanza a su marido y ella de repente lo encuentra menos atractivo. Igual que Ray intenta recuperar el interés y el amor de sus hijos, pero en cada prueba fracasa, con lo que se deprime aún más. Poco a poco se van incluyendo historias de otros secundarios (los problemas de autoestima de los chicos son bastante importantes en esta temporada), pero éstas giran siempre en torno a los dos protagonistas principales, es decir, no es una serie coral con tramas paralelas, sino que prácticamente todo evento confluye de alguna manera en el viaje de Ray y Tanya. Esto garantiza una cantidad muy interesante de conflictos y escenas humorísticas entrelazadas.

Thomas Jane tiene la suficiente presencia y carisma como para llevar sin problemas la figura principal, Ray, pero la que destaca es su compañera de aventuras, Jane Adams como Tanya. Hippie torpe y desastrosa, alocada, incapaz de hacer el mal aunque lo intente una y otra vez para salir adelante… Es un personaje perfecto para dar rienda suelta a toda tu experiencia como intérprete, y la mujer lo borda. En cambio no consigo decidir si Anne Heche me parece una actriz de poca calidad y dada al histrionismo o si de verdad está muy acertada en su papel de pija simplona y aburrida que gesticula de formas extrañas; desde luego, las veces que la he visto en películas estaba fatal. Y la última presencia destacable es la de Rebecca Creskoff (Lenore), quien tiene el porte, belleza y cualidades interpretativas adecuadas para su decidido personaje, una mujer de armas tomar siempre mantiene al espectador en un equilibro de sentimientos: rechazarla por su chulería repelente y admirarla por su fuerza y entereza.

La serie engancha rápidamente por la calidad de sus personajes y sus constantes líos, pero también por su buen ritmo y, como en toda dramedia que se precie, por la habilidad para mezclar humor y problemas personales sin desviarse demasiado hacia ninguno de los dos lados. Situaciones de carcajada sonora hay un par en cada capítulo, pero el resto del episodio siempre consigue mantener una media sonrisa constante. Es entretenida y amena como pocas, y en ningún momento deja sensaciones de simple o predecible. Aunque si nos ponemos exquisitos, no se puede decir que sea una temporada de gran calado ni destacable por aspectos concretos: entra de maravilla pero se olvida muy rápido. Eso sí, me apena su escasísimo éxito frente a otras del género que son triunfadoras a pesar de resultar un coñazo inmenso (Nurse Jackie sigue siendo injustamente mimada, por ejemplo).

La única pega que le pongo es que diez episodios por temporada, para una serie de 25-30 minutos, es en cierta manera una putada, pues te puedes ventilar la sesión en dos tardes. Pero lo cierto es que es mejor esto que alargar innecesariamente, de hecho el formato de temporadas cortas garantiza que siempre van a ir al grano, que cada capítulo tiene situaciones variadas en cantidad, nada de relleno absurdo y que se avanza constantemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s