Archivo mensual: julio 2009

YA NO SON NOTICIAS, SON TRAGEDIAS CON NOMBRE PROPIO.

Como anexo al arrebato anterior quería comentar algo a lo que llevaba tiempo dándole vueltas.

En los últimos años el periodismo, sobre todo el televisivo, está perdiendo calidad a marchas forzadas. Las noticias ya no se investigan, simplemente se copian de una agencia o de alguna página web, y además sin comprobarse su autenticidad o si tiene fallos. Y, lo que es más insoportable, la forma de mostrarlas ha cambiado en todos los telediarios: ahora no se da información generalizada ni se hace un seguimiento y análisis de la situación, sino que se busca la tragedia con nombre propio. Ya no se investiga qué ha causado el evento que es noticia (que a veces ni lo es, pero bueno) ni sus repercusiones sociales, políticas o lo que sea. Ahora los telediarios se meten en la cocina de Pepa y charlan con ella. Preguntan al vecino, al viandante, a Rogelio el del bar y a Barney el borracho. Se montan un reportajillo mostrando a algún patético individuo en sus quehaceres diarios como protagonista y así obtienen una noticia que en realidad no ha contado nada, sino que simplemente ha sacado a esos ciudadanos generalmente irrelevantes para la noticia real dando su también por lo general poco relevante opinión.

Antes esta basura era casi exclusiva de Antena 3, pero desde que Pedro Piqueras llegó a Telecinco también convirtió aquel telediario, famoso por su objetividad y por estar bastante centrado, en un nido de amarillismo y tonterías sociales (la cadena entera se está hundiendo en la miseria), pero ya lo hacen todos, absolutamente todos, destacando incluso los de aparición reciente, como el de La Sexta (del que ya he indicado alguna vez que da bastante pena).

Anuncios

¡QUE NO ES NOTICIA, COJONES!

¡Alerta máxima en casi toda la península! Portada en todos los telediarios, multitud de noticias sensacionalistas resaltando la gravedad del asunto. Seguimientos a fondo con enviados especiales a los epicentros de la catástrofe. El país sucumbe ante este terror imparable. ¡Ha llegado el verano y hace calor!

DOLLHOUSE – EPISODIOS INÉDITOS: EPITAPH ONE Y EL PILOTO ORIGINAL.

La primera temporada emitida de Dollhouse contó con doce episodios, pero al parecer en el contrato (supongo que en el apartado de la distribución en DVD) figuraban trece, así que en una semana y con la mitad de presupuesto habitual realizaron el decimotercero, que iría exclusivamente como extra en la edición DVD/Blu-Ray. Así mismo, en su momento el episodio piloto original fue descartado por la FOX, que obligó a Joss Whedon a realizar otro bastante distinto, pero también se incluye como extra. Aquí van mis opiniones sobre ambos, sin spoilers.

113. Epitaph One

Escritores: Joss Whedon, varios.
Director: David Solomon.
Valoración:

Magnífico. No es que sea el mejor de la temporada, es que está a otro nivel, al nivel que hubiera podido alcanzar sin interferencias de la FOX y yendo más al grano. En menos de una hora te mete todas las ideas que la serie sólo dejaba entrever entre historias torponas, todo el potencial es mostrado a pesar de las aparentes dificultades (presupuesto, tiempo de rodaje y contar con unos personajes distintos). Es un episodio muy bien escrito, original, inquietante, que atrapa en cada escena y exige esfuerzo para seguir una historia hilada en pequeñas dosis. La trama del futuro se mezcla con flashbacks sobre el desarrollo de Dollhouse, erigiendo no sólo una línea narrativa muy completa y equilibrada, sino también con escalofriantes dilemas éticos y muy jugosas ideas de ciencia ficción, amén de que posee numerosos momentos para el recuerdo.

Este relato se desarrolla además desde la perspectiva de un pequeño grupo de personajes diferente al habitual. Son unos supervivientes que tratan de escapar del caos que reina en una sociedad resquebrajada por las terroríficas puertas que los implantes de personalidad abrieron, y quiere la suerte que terminen descubriendo cómo se ha llegado a esa situación (así vemos a los caracteres habituales) y, finalmente, sobre ellos recae la poca esperanza de salvación. La calidad de estos caracteres es evidente cuando a los pocos minutos nos interesamos por sus andanzas y sufrimos por sus miserias. Destacaría la figura principal, encarnada por Felicia Day, actriz que sin lucirse de forma espectacular transmite toda la desesperación de la situación (dejando aún más claras las limitaciones de la protagonista absoluta de la serie, Eliza Dushku).

El post-apocalíptico futuro descrito es muy oscuro y cruel y habrá que ver cómo se desarrolla la serie a partir de ahora, pues por este capítulo conocemos algunos momentos clave en la vida de Dollhouse y los personajes que pasan por ahí. Esperemos además que la segunda temporada mantenga este estilo más original y arriesgado y sobre todo el nivel de calidad, es decir, que tenga menos historias de relleno insulsas y las tramas se desarrollen con mejor ritmo.

100. Episodio piloto original

Escritor: Joss Whedon.
Director: Joss Whedon.
Valoración:

El episodio piloto que fue emitido me gustó mucho, muchísimo más que este eliminado. Era más simple pero más efectivo, pues a través de un caso aislado se supo presentar bastante bien qué es Dollhouse y cómo funciona y a quienes lo habitan. Los personajes tenían una aparición más escalada y clara, y las motivaciones de todos ellos quedaban mucho mejor explicadas. En el piloto rechazado todos son incluidos de sopetón en una historia confusa y que se desarrolla de forma lenta y con falta de decisión. Tiene conversaciones enrevesadas que meten mucha filosofía y preguntas sobre ética que, aunque interesantes para desarrollar durante la serie (cosa que se hizo muy superficialmente), no llevan a ninguna parte y únicamente consiguen saturar la ya de por sí caótica trama. Creo que por una vez la FOX acertó al indicar que era demasiado complicado, pero es que además tiene un tono frío y distante que lo hace poco interesante.

SEAN BEAN SERÁ NED STARK, MARK ADDY SERÁ ROBERT BARATHEON.

No, no es broma. Después de mil rumores y deseos apuntando a Sean Bean se confirma que ha sido elegido para interpretar a Ned Stark, prácticamente protagonista principal de Juego de tronos. Es un actor afincado en papeles secundarios que se dio a conocer al mundo como Boromir en El Señor de los Anillos, aunque muchos cinéfilos le hemos tenido siempre en alta estima debido a sus siempre excelentes papeles como villano (Ronin, Ni una palabra, etc.).

Se confirman también otras elecciones para personajes principales:

Mark Addy, el gordito de Full Monty, será Robert Baratheon. Jon Nieve (o Jon Snow en el original) recaerá sobre el joven desconocido Jim Harington (físicamente es perfecto para el papel). De Joffrey Baratheon, el hijo del rey, se encarga otro crío, Jack Gleeson (hasta que no lo veamos en acción no sabremos si han acertado). Y el despreciable Viserys Targaryen será interpretado por Harry Lloyd (ha aparecido en algunas series, como Doctor Who 2005 o Robin Hood).

Fuente: Winter is Coming.

VIRTUALITY – EPISODIO PILOTO.

FOX | 2008
Productores ejecutivos: Michael Taylor, Ronald Moore.
Escritores: Michael Taylor, Ronald Moore.
Director: Peter Berg.
Intérpretes: Nikolaj Coster-Waldau, Kerry Bishé, Jose Pablo Cantillo, Clea DuVall, Sienna Guillory, Omar Metwally, Joy Bryant, Ritchie Coster, James D’Arcy, Gene Farber, Erik Jensen, Nelson Lee.
Valoración:

En una misión a otro sistema solar, de la que depende la supervivencia del ser humano al estar la Tierra al borde del colapso, la tripulación de la nave utiliza una realidad virtual para desahogarse y tiene que expresar sus sentimientos en cabinas ante la cámara, porque el viaje se emite como un reality.

Pese a mis reticencias y temores porque había autores de Battlestar Galáctica ahí metidos (Ronald D. Moore y Michael Taylor) y el estilo a primera vista no me llamaba nada, me ha gustado bastante. De hecho creo que se ha perdido la oportunidad de hacer una gran serie de ciencia ficción.

Puedo ponerle pocas pegas, como por ejemplo que el final (con el tema de la realidad virtual) es rebuscado y promete unos rollos entre psicológico y metafísicos que podrían descarriarse; o que podría haberse contado algo más, aunque supongo que siendo un piloto no quisieron complicarlo demasiado. Pero el resto ha estado francamente bien.

Es difícil explicarlo sin enrollarme mucho porque es una historia compleja y con muchas posibilidades. Al tener algo así como tres líneas narrativas se podría haber abarcado mucho. Se juega con la idea de que desde la Tierra les manipulan, pues algunos tripulantes piensan que les hacen creer que el cambio climático está causando estragos para fomentar el esfuerzo para llevar a cabo la misión. Se muestra el poder de las mega corporaciones y en concreto se critica el dominio y la influencia que sobre el público ejercen; por ejemplo, el que la misión se retransmita como reality condiciona muchísimo los comportamientos (todos interpretan papeles para quedar bien ante la cámara), sobre todo cuando les exigen (con métodos muy sucios) que actúen de determinadas maneras para aumentar las audiencias. Se ofrecen largos y de nuevo prometedores discursos sobre el alcance de las realidades virtuales y los sentimientos humanos: ¿un ataque en la realidad virtual se debe tener en cuenta como factor psicológico de riesgo?. En esta línea surge el gran misterio del episodio: ¿quién es ese individuo que aparece ante cada tripulante atacándoles en sus viajes virtuales?, ¿hasta dónde llega su poder de influencia (el cambio de personalidad en el comandante y en el médico es notable, por ejemplo)? Y finalmente tenemos una atractiva trama de ciencia ficción que trata sobre los quehaceres diarios en la nave, los problemas técnicos, psicológicos, etc., que rara vez son tratados en la pantalla y me han resultado de lo más llamativo.

Los personajes están bastante bien presentados, de hecho es uno de los apartados más difíciles en los episodios piloto, sobre todo con repartos tan amplios, y aquí parece que no tienen dificultad alguna a la hora de describirlos. Todos están bien definidos, son creíbles y muy pronto resultan interesantes y dejan entrever distintas capas que sin duda irían mostrándose poco a poco. Además, los actores han sido bien elegidos, unos más conocidos que otros pero todos bien metidos en sus papeles. La producción es también de bastante nivel: el irregular Peter Berg obtiene una buena labor tras las cámaras, los escenarios son grandes y muy detallados, los efectos especiales (por ahora muy pocos) son excelentes, el diseño de la nave es muy realista (con sección rotatoria, invernaderos… aunque lo del motor es muy exagerado)… sólo me quejaría ligeramente de la música, que es buena pero bastante insistente y en algunos momentos está mal encajada (hay dos canciones que no vienen a cuento).

El pretender abarcar tanto seguramente ha sido su principal problema a la hora de venderse: primero, el episodio no ofrece un rumbo claro, y segundo, sus posibilidades son demasiado amplias. Entre que es un relato muy inteligente que promete desarrollar ideas complejas y abstractas y que su línea narrativa no está muy concretada, los dirigentes de la FOX se asustaron de lo que tenían entre manos. Además era muy cara de realizar, otro gran factor que desde el inicio del proyecto se anunciaba como aspecto problemático a la hora de garantizar su futuro. Así pues, no ha pasado de este atractivo y jugoso episodio piloto, que fue emitido como película para televisión sin armar mucho revuelo (en la red es otra cuestión: se habla bastante y muy bien de él). A nadie se le escapa que FOX no es una cadena para este tipo de producciones y que le hubiera ido mejor en alguna tipo SciFi (ahora se llama SyFy, es horrible el cambio); la verdad es que no sé cómo llegó a gestarse en dicha cadena.

En fin, que podía haber dado mucho de sí, aunque obviamente también podría habérseles escapado de las manos a los guionistas. Pero nunca lo sabremos.

LIFE – TEMPORADA 2 Y FINAL.

NBC | 2008-2009
Productores ejecutivos: Rand Davich, Far Shariat, David Semel, Daniel Sackheim
Intérpretes: Damian Lewis, Sarah, Shahi, Brent Sexton, Adam Arkin, Donal Logue, Brooke Langton, Robin Weigert.
Valoración:

La mala suerte que tengo con las series no es normal. Para un procedimental al que me engancho después de CSI: Las Vegas y me lo cancelan. Sí, Life, a pesar de ser de lo poquísimo salvable del género ha durado un suspiro. Cuánta morralla hay y para una vez que sale algo medio decente le dan la espalda. El gusto del público es, de nuevo, incomprensible.

La segunda temporada de Life mantiene y mejora las virtudes de la sesión anterior, es decir, es divertida y llevadera a pesar de tener un formato muy usado y gracias a sus atractivos personajes principales, sus chispeantes diálogos, los interesantes y bien llevados casos semanales y su tono colorista y desenfadado (nada de mostrar un mundo depresivo y oscuro como hacen en las de CSI) resultaba perfecta como entretenimiento sin pretensiones. Sin embargo sí se vio algo de desgaste, aunque hay que decir que en gran parte se debió a la ausencia de la protagonista, Dani Reese (Sarah Sahi), por culpa de su embarazo (por cierto, aprovecho para decir que es un bellezón impresionante, pero también buena actriz): deben hacer malabares para sacarla lo menos posible para que no se note el estado de la intérprete y aún así sacarla lo suficiente para que no nos olvidemos del personaje, mientras que su sustituta resulta mucho menos interesante y un carácter bastante acartonado y frío. Por cierto, siguen sin extraer todo el partido posible al compañero de Charlie Crews (Damial Lewis), Ted Early (Adam Arkin).

Pero es en el caso que atañe al protagonista donde más se resiente la producción. Los guionistas, como en muchas otras obras del género, hacen malabarismos para no apartarse del statu quo y del cerrado formato que han elegido, así que se mantienen en un equilibrio precario entre el caso del día y la historia que se debe seguir durante las temporadas. Mientras los casos aislados seguían siendo originales y dinámicos, sobre todo teniendo en cuenta la de series del mismo estilo que existen, la trama contínua perdía fuelle. Así, si en el primer año ya se notaba que alargaban demasiado la investigación para seguir manteniéndola como eje central de la serie, en éste la cosa va a más: muchas ideas no terminan de llevar un rumbo claro y llega un momento en que ni se sabe de qué va todo, qué pinta ahí aquella joven o el policía que fue amigo de Charlie, etc. Y por si fuera poco el tramo final, cuando la historia alcanza su clímax con la reaparición del ruso (un personaje muy mal caracterizado), pierde aún más al ofrecer unas resoluciones forzadas y poco atractivas.

Como digo, Life me pareció un entretenimiento de buen nivel, sin embargo no puedo quitarme la espina de que la dichosa obligación de mantener el formato fijo impidió que fuera más allá. En House por ejemplo se dieron cuenta de que no podían seguir con el mismo cansino esquema y trataron de tomar nuevos rumbos aunque fuera tímidamente, y les resultó bastante bien (el caso contrario sería Monk, que al ser demasiado repetitiva a los pocos capítulos resulta monótona). A muchas otras prodecimentales les hace falta ese empujón, pero claro, para Life ya es tarde.

NURSE JACKIE, PRIMERAS IMPRESIONES.

Nurse Jackie es el estreno veraniego que más está llamando la atención entre el público y la crítica, tanto que es el único que ha llegado a resultarme tan atractivo como para echarle un vistazo, y lo cierto es que por ahora es una serie entretenida y con bastante potencial.

Puedo decir que a pesar del tema de las drogas y su tono ligeramente (muy ligeramente) surrealista no es especialmente original, que las series de médicos están muy vistas (y este año tendremos unas pocas) y que a pesar de venderse como una comedia ácida es un drama bastante normalito, pero tiene buenos personajes que resultan bastante interesantes y sus historias por ahora son llevaderas. Los tres episodios que he visto no han resultado espectaculares ni trepidantes ni especialmente densos o dramáticos, pero los problemas cotidianos de una enfermera drogadicta de gran personalidad, su nueva aprendiz, su mejor amiga (una doctora pija que va por la vida pasándoselo en grande) y sus conflictos con los demás doctores (destaca un joven pretencioso que aún tiene que demostrar su valía) dejan buen sabor de boca y ganas de más. A ver si a lo largo de la temporada son capaces de desarrollar una buena trama global y no sólo anécdotas e historias breves que, a pesar de entretener un rato, a la larga pueden terminar haciendo que el interés se diluya. En otras palabras, que el formato de episodios cortos (25-30 minutos) no me convence para un drama de estas características, y no creo que vayan a encaminarse por los senderos tan estrafalarios de Californication.

Quizá lo que más llama la atención de esta producción es la figura que encabeza su reparto, Edie Falco, quien encarnó a la mítica Carmela Soprano, la madre de la familia mafiosa más querida de la televisión. Quitarse de encima a un personaje tan famoso, apreciado y complejo al que interpretó con una maestría inigualable va a ser difícil. Por ahora desde mi punto de vista está ofreciendo una labor más que profesional, pero todavía me cuesta verla como un personaje distinto. Habrá que ver cómo se desarrolla el carácter y cómo se adapta a él.

Los secundarios están formados por un grupo variado de personalidades. Tenemos el enfermero homosexual (Haaz Sleiman), que es divertido a pesar de resultar en un primer vistazo un tópico bastante evidente, la aprendiz miedosa y torpe, papel que lleva por ahora de forma un poco sobreactuada Merritt Wever (yo la conocí en un adorable personaje en la cancelada Studio 60), el joven médico prepotente y arrogante (Peter Facinelli), el encargado de la farmacia del hospital a quien Jackie se beneficia no se sabe si por verdadero interés o sólo para tener al alcance una buena despensa de drogas (Paul Schulze), el marido de la protagonista (Dominic Fumusa) y sus hijas (Ruby Jerins y Daisy Tahan), que por ahora no aportan demasiado, y finalmente y siendo el más destacado, la doctora amiga de Jackie (Eve Best), una pija alocada que va por la vida con una sonrisa permanente.

Nurse Jackie es una creación de Evan Dunsky, Liz Brixius y Linda Wallen para el canal Showtime. Algunos directores de esta primera temporada son Allen Coulter, Steve Buscemi y Craig Zisk.