Archivo mensual: septiembre 2011

JUEGO DE TRONOS – 109 – BAELOR.


109 – Baelor
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Alan Taylor.
Valoración:

Sinopsis:
La guerra es inevitable. Los Lannister ejecutan un golpe de gracia a los Stark. Robb debe madurar rápido. Drogo y Dany enfrentan una situación delicada.

Resumen:
Mientras Ned sigue cautivo de los Lannister, Robb avanza para combatir sus ejércitos. Debe negociar varias bodas con los Frey para poder cruzar por sus tierras, y luego divide sus tropas para engañar a Tywin: un señuelo poco numeroso luchará contra este para distraerlo mientras el grueso libera Aguasdulces del asedio de Jaime.

Eddard Stark es llevado al templo de Baelor para admitir su traición, pedir perdón y esperar que le dejen unirse a la Guardia de la Noche como castigo… Pero Joffrey, en un arrebato, ordena al verdudo Ilyn Payne que le corte la cabeza. Yoren halla a Arya en el tumulto y se la lleva.

Dany sufre al ver a Drogo agonizando a las puertas de la muerte. Le suplica a la Maegi que utilice algún conjuro para salvarlo, y ella accede diciendo que el precio puede ser muy alto. El khalasar se deshace sin líder y Dany resulta golpeada en las trifulcas; Jorah trata de salvarla llevándola a la Maegi en el fatídico momento en que esta realiza su conjuro…

Mejores frases:
-Aemon: Los Dioses fueron crueles cuando decidieron poner a prueba mis votos. Esperaron a que fuera viejo. ¿Qué podía hacer cuando los cuervos trajeron aquellas noticias del sur? La ruina de mi Casa, la muerte de mi familia. No podía hacer nada, tan ciego, tan débil. Pero cuando me enteré de que habían matado al hijo de mi hermano, a su pobre hijo… ¡Y a los niños! Incluso a los más pequeños.
-Jon: ¿Quién sois?
-Aemon: Mi padre fue Maekar, el primero de su nombre. Mi hermano Aegon reinó tras él cuando yo rechacé el trono. Y pronto siguió su hijo Aerys, a quien llamaron el Rey Loco.
-Jon: Sois Aemon Targaryen.
-Aemon: Soy un maestre de la Ciudadela, al servicio del Castillo Negro y de la Guardia de la Noche.

-Dany: Sálvalo y te liberaré. Lo juro. Debes conocer alguna manera… Alguna… Alguna magia.
-Maegi: Hay un hechizo. Muchos dirían que la muerte es más limpia.
-Dany: Hazlo. Sálvalo.
-Maegi: Hay un precio.
-Dany: Te daré oro, lo que quieras.
-Maegi: No se trata de oro. Esto es magia de sangre. La vida sólo se puede pagar con la muerte.

-Joffrey: Mi madre desea que le permita a Lord Eddard unirse a la Guardia de la Noche. Quitarle todos sus títulos y autoridades y que sirva al reino en el exilio permanente. Y mi Lady Sansa ha rogado piedad por su padre. Pero ellas tienen unos blandos corazones de mujer. Mientras yo sea vuestro Rey la traición nunca quedará impune. Ser Ilyn, ¡traedme su cabeza!

Comentario:
Alerta de spoilers: Si no has visto el capítulo, el comentario tiene datos muy reveladores–

Este episodio se puede comentar desde dos frentes: desde el punto de vista del espectador nuevo y desde el del lector de las novelas.

Desde la primera perspectiva es probablemente el que más ha impactado de la temporada, pues tiene el golpe de efecto más importante del primer libro. La decapitación de Ned deja sin aliento y descoloca un montón, pues es rarísimo ver caer al protagonista principal en una serie, y más tan pronto. En los foros de la HBO había mucha gente cabreada, incluso insultando por semejante atrevimiento y exigiendo una rectificación (¿pero es que se creen que ruedan personalizando según peticiones?). Pero por lo que he visto en ese y otros foros (por curiosidad le di un buen repaso a la red) es que aparte de este momento concreto y ciertamente efectivo casi no se recuerda nada más del episodio. No se mencionan otras virtudes y fallos, incluso teniendo en cuenta que hay otros momentos importantes. Casi nadie parecía acordarse de cómo acaban de las batallas, que es crucial y queda muy diluido al mostrarse muy de pasada, ni sorprende el resultado del plan de Robb, que tampoco se muestra del todo bien. Por ello el capítulo, aunque sea el más recordado del año, creo que no se hace desde una perspectiva del todo objetiva.

Desde el punto de vista del conocedor de las novelas analizo el episodio con la cabeza mucho más fría, viendo todas sus virtudes y problemas en conjunto más allá de algún momento puntual más o menos conseguido. Y debo decir que comparado con lo redondo que resultó el anterior capítulo en este tengo algunas quejas dignas de mención. La primera es que tras vivir el trágico momento de Ned en la novela aquí veo que le falta algo de garra. Quizá es ese final tan raro de Arya mirando las palomas (no tiene sentido alguno y rompe el clímax), quizá es la falta de vida humana que desprende Desembarco del Rey, y desde luego cuenta mucho que tras ver sangre sin censura en cantidad a lo largo de todo el año la decapitación se muestre tan de refilón que por unos instantes tengas dudas de si de verdad ha ocurrido. En definitiva, en conjunto me parece un momento bien orquestado, bastante intrigante y sobrecogedor, pero le falta algo para rematar su desenlace, que deja más descolocado y confuso que pasmado de asombro y rabia como debería. Rescato sin embargo un añadido de los guionistas sobre el libro: el aviso de Ned a Yoren sobre Arya, a la que ve en la estatua, instante que funciona de maravilla como emotiva despedida y último gesto de un gran padre de familia.

Pero el problema más notable que arrastra Baelor es su falta de riesgo y de claridad. Se supone que estamos ante la resolución de algunas tramas hiladas durante la temporada, el primer encuentro bélico entre los Stark y los Lannister, donde deben confluir las estrategias que hemos visto antes y darse esperados choques entre varios protagonistas… y resulta que lo que no se trata con superficialidad y poca intensidad directamente no se muestra. La batalla entiendo que no salga, pero la solución elegida de Tyrion desmayado es de risa, un ridículo que no hay por dónde agarrar. Viendo Los Borgia y Los Tudor tengo claro que una batalla es posible con cuatro planos y alguna elipsis, no hay que montarse un Braveheart, basta indicar que luchan con un par de escenas bien elegidas y un fundido en negro a modo de puntos suspensivos. Hay además otra batalla, y no es que no se muestre, es que casi no te enteras de que ha ocurrido: la de Robb para liberar Aguasdulces y donde capturan a Jaime. Muy de pasada se dice que dividió su ejército para engañar a Tywin, y el resto no se explica, simplemente ha sucedido y punto. Queda fatal, y supone pasar por encima de momentos sobre los que se ha estado trabajando desde hace varios capítulos y que requerían y exigían un cierre de más fuerza.

Debido a las características de la serie se produce además un desafortunado contraste. Como es norma en el estilo de toda la temporada cada escena se desarrolla con pausa y tranquilidad (una forma elegante de decir a veces se pasan de lentitud y metraje), pero claro, aquí hay algunas partes que requerían esa densidad (las citadas confrontaciones) y otras no tanto, y están cambiadas. Por ejemplo tengo la sensación de que se paran demasiado con los Frey cuando los Tully brillan por su ausencia (de nuevo: ¿qué dices que es Aguasdulces y qué hace Jaime ahí y por qué no sale nada de eso?), y de que Shae no encaja mucho en la historia. La prostituta es completamente opuesta a la descrita en el libro, el que sea tan arrogante, chulesca y dura deja a Tyrion como su mascota, y no me encaja muy bien en la personalidad del enano. En el libro se encapricha con la chica porque es dulce y manejable, es su reducto de paz, su forma de escaparse del caos controlador que es la política y su familia, mientras que en la serie no hay razones que indiquen cómo puede gustarle tanto. No entiendo el cambio, la necesidad y su objetivo se me escapan.

Otras partes en cambio mantienen la fuerza propia de la serie, en especial la deliciosa sección de Jon (con la revelación de Aemon a la cabeza) o el intrigante destino de Dany, Jorah y Drogo (aunque la entrada de Jorah en la tienda queda un poco forzada), amén de que hay enormes detalles sólo posibles si se han construido personajes de gran calidad, como la revelación de que Robb se deberá casar con alguna Frey, lo que se nos muestra el pasado de Tyrion (para lo único que sirve la presencia de Shae) o lo hábilmente que muestran a Ned de vez en cuando en las mazmorras para mantener la intriga sobre su destino, por citar sólo algunos.

De todas formas, no me malinterpreten. El capítulo dista de ser mediocre, no se aleja del nivel medio de lo que ha ofrecido la temporada y sigue siendo digno de una serie de primer nivel, pero con esos importantes hilos tan mal cerrados considero que es el más insatisfactorio y malogrado de la temporada, y pienso que precisamente cuando los autores tenían que demostrar todo lo que son capaces de hacer, de sacar de la inconmensurable novela, se han quedado lejos de alcanzar el nivel esperado. Si este momento de choques entre ejércitos (matizando de nuevo que no me importa no ver una gran batalla, pero sí que se entienda claramente que se ha producido y cómo se ha desarrollado) y encuentros cruciales entre personajes queda tan diluido, ¿qué pasará con todo Choque de reyes y con Tormenta de espadas, que son en gran parte de estas características?

Como notas personales sobre detalles de la adaptación quiero comentar como es habitual algunas cosillas. La semi armadura de Robb no me gusta, la veo como simple y poco eficaz; quizá querían mostrar que en el norte son más pobres y menos pijoteros, pero exageran demasiado. La segunda es que he echado de menos un detalle que podría ser importante en el futuro: hubiera sido una muestra de inteligencia y previsión mostrar en el encuentro de Cat con los Frey un gran interés por el pan y la sal, ese gesto que implica que eres un invitado y estás a salvo. De cara a próximas e importantes tramas creo que era necesario, pero como he comentado ya, tengo la clara impresión de que los guionistas van año por año sobre la marcha, sin pensar en el futuro, y esto puede crearles bastantes problemas o empujarles a la fuerza a separarse de las novelas poco a poco para tratar de buscar coherencia con sus previas faltas.

NUEVOS ACTORES Y DIRECTORES PARA JUEGO DE TRONOS.

Resumo las últimas incorporaciones a la segunda temporada de Juego de tronos:

Armory Lorch recae en Fintan McKeown. Recordemos que es uno de los monstruitos que se dedican a sembrar el caos por las tierras del Tridente. La presencia de un personaje tan secundario vuelve a agitar las dudas sobre si otros más importantes han sido eliminados.
Antony Morris será Tichler (el Cosquillas), otro del grupo anterior.
-Traigo también una mala noticia. No esá oficialmente confirmado, pero ya se da por seguro que Gregor Clegane se ha quedado sin actor, porque el muy simpático de Conan Stevens se habría largado a hacer otras cosas y sería reemplazado por Ian Whyte, que apareció en la serie anteriormente bajo el traje del negro Caminante Blanco.
-Lucian Msamati será Salladhor Shaan, pirata al servicio de Stannis. Es otro personaje que pasa de ser blanco a negro. Suponemos que todos los lysenos serán ahora de piel oscura.
Balon Greyjoy, cabeza de dicha familia, será encarnado por Patrick Malahide.
Podrick Payne, joven al servicio de Tyrion, estará en manos de Daniel Portman.
Oona Chaplin será Jeyne (¿Jeyne Westerling?).
Andy Beckwith será Rorge, criminal que Yoren lleva al Muro.
Gerard Jordar será Bitter (Mordedor), ídem.
Ralph Ineson será Dagmer Cleftjaw (Barbarrota), capitán de un barcoluengo de los Greyjoy.
Ian Hanmore será Pyat Pree.
Laura Pradelska será Quaithe. Estos dos últimos sí que eran prescinbles, pero algo querrán hacer con ellos.
-Y otra polémica, un tal Steven Cole será un tal Cagarro, perdón, Kovarro, personaje inventado que podría ser un simple extra o bien como teorizan en Winter is Coming quizá sustituya a Rakharo, cuyo actor está metido en producciones cinematográficas.
-Como chorrada final, una actriz cuyo nombre no perderé el tiempo en buscar salió por patas del rodaje al ver que el desnudo especificado en el contrato era un desnudo tipo HBO, es decir, porno ligero. Todavía se discute qué papel podría haber estado en manos de esta pobre incauta.

Entre los directores fichados para el segundo año destacan grandes figuras de la HBO como Alan Taylor, David Pretarca, David Nutter, pero también un par de realizadores menos comunes: Neil Marshall viene del cine (Centurion) y Alik Sakharov es director de fotografía habitual en la cadena.

La segunda temporada va camino de su segundo mes de rodaje, con nuevas localizaciones en Croacia y los mismos problemas de mal tiempo que tuvieron en Irlanda el año pasado.

FALLECE ANDY WHITFIELD, PROTAGONISTA DE SPARTACUS.

Es bien sabido que tras el exitazo que obuvo Starz con la rarita Spartacus: Blood and Sand su actor principal, Andy Whitfield, tuvo que retirarse del mundo de la interpretación para luchar contra un duro cáncer. La cadena tuvo que reinventar la serie para no perder el tirón, realizando una especie de spin-off (Spartacus: Gods of the Arena). Mientras, Whitfield peleaba en la sombra, hasta que finalmente perdió la batalla el 11 de septiembre a sus 37 años de edad.

La cadena ha optado por buscarse otro actor para poder seguir con el personaje. Liam McIntyre será Espartaco a partir de la segunda temporada.

BORED TO DEATH – TEMPORADA 2.

HBO | 2010
Productores ejecutivos: Jonatham Ames, Stephanie Davis, Dave Becky, Troy Miller, Sarah Condon.
Intérpretes: Jason Schwartzman, Zach Galifianakis, Ted Danson, Heather Burns, Oliver Platt, John Hodgman.
Valoración:

En este segundo año se observa una correcta maduración en la serie. Los casos se hacen más complejos, las tramas personales evolucionan bastante bien y hay problemas que mantienen la temporada en un nivel alto de interés: el rumbo de la revista de George (Ted Danson) y su lío con el cáncer, la rivalidad de Jonathan (Jason Schwartzman) con el crítico (con algunos momentos cumbres alucinantes), el creciente éxito de Ray (Zach Galifianakis) en el cómic y los desmadres con sus desequilibradas novias…

Sin embargo se echa de menos la habilidad que se mostró en la anterior temporada a la hora de meter todo eso en un envoltorio de ritmo intenso y carcajadas constantes. Aquí el humor es mucho más ligero, aunque siga en el mismo tono entre lo surrealista y la parodia de sus propios y patéticos protagonistas. O dicho de otra forma, la serie ha ganado en constancia y cohesión, incluso tiene un rumbo más definido… pero como drama muy ligero de escasa trascendencia y dejando de lado la comedia de calidad.

No deja de ser una apuesta interesante, con dosis de humor de un estilo propio muy llamativo (inteligente y culto a la vez que absurdo) y unos protagonistas atractivos (más en este año por su correcto crecimiento), pero todo está narrado con desgana, sin hacer reír como antes. Si se hubiera mantenido la vitalidad y la capacidad para dejarte descolocado y sonriente en casi cada escena podríamos estar hablando de una gran comedia, pero por desgracia los guionistas o se quedan cortos (la mitad de los episodios no dejan la más mínima huella) o se pasan de largo (el secuestro resulta tan delirante que pierde la gracia y provoca vergüenza, pues del surrealismo dentro de unos cánones creíbles pasa a un delirio que no hay por dónde agarrar).

Y de nuevo hay que decir que realizar tan pocos episodios resulta bastante injusto y te deja como a medias y descolocado aunque la serie no sea especialmente destacable.

Ver también:
Temporada 1.

HUNG – TEMPORADA 2.

HBO | 2010
Productores ejecutivos: Colette Burston, Dimitri Lipkin, Noreen Halpern, John Morayniss, Michael Rosenberg.
Intérpretes: Thomas Jane, Jane Adams, Charlis Saxton, Sianoa Smit-McPhee, Anne Heche, Eddie Jemison, Rebecca Creskoff, Gregg Henry.
Valoración:

Ray y Tanya siguen tratando de sacar adelante su particular aventura en la prostitución masculina, tropezando con un montón de escollos que van desde la dificultad para encontrar clientes a los problemas personales que entran en conflicto con sus labores. Tanya intenta hacerse más fuerte para mantener a Ray, pues ahora se lo disputa con Lenore. Intenta ser más competitiva y dura en un mundo hostil que no deja lugar a los buenazos, pero ni lo tiene fácil ni se encuentra a gusto en ello. Sus conversaciones con el chulo que utiliza de mentor son delirantes, pero el momento cumbre de su incursión por el lado oscuro llega con la trama de la cliente a la que engaña, aquella que se lía con un profesor amigo de Ray creyendo el pobre hombre que salen por amor y ella que es un puto por el que paga a Tanya; cuando se descubre el engaño se lía parda. El propio Ray por su parte sigue enfrentándose a sus propios fantasmas: continúa albergando sentimientos hacia su ex, y más viendo que ella está en un bache en su matrimonio. De hecho Jessica va dejando de lado a Ronnie en algunas escenas muy logradas, como el discurso donde él explota al ver que su matrimonio hace aguas. Por el otro lado, los hijos de Ray no terminan de ser especialmente cruciales, quedan bastante relegados y terminan resultando únicamente su meta, es decir, su motivación de encontrar dinero para recuperar a su familia.

Como en la primera temporada, el ritmo es excelente, tanto por la facilidad que tiene para atrapar y entretener como a la hora de mover las tramas siempre hacia delante, sin historias que sean simple relleno. Sus personajes resultan muy creíbles y sus peripecias interesan bastante, en especial en los momentos cumbre, sean los previsibles (el acercamiento de Ray y Jessica) o los que resultan salidas casi delirantes (la caída al lado oscuro de Tanya y su desenlace). Además estos protagonistas no son los mismos tras acabar cada episodio, la evolución es notable y está muy bien llevada. Pocas series, sean comedias o no, pueden decir lo mismo. Destaca también el creciente protagonismo de los secundarios (el marido y el profesor), que dan para tramas que, aunque siempre giran alrededor de Ray y Tanya, ofrecen más perspectivas de las relaciones humanas, en especial las dificultades que surgen con el sexo y el amor.

No es una serie que supere el escalón entre lo bueno y lo notable, pero resulta un entretenimiento de calidad y diversión aseguradas. No todas van a ser maravillosas u horrorosas, claro. Eso sí, sigue con el problemilla de que con temporadas tan cortas te quedas con la miel en los labios.

Ver también:
Temporada 1.