LIFE – TEMPORADA 2 Y FINAL.

NBC | 2008-2009
Productores ejecutivos: Rand Davich, Far Shariat, David Semel, Daniel Sackheim
Intérpretes: Damian Lewis, Sarah, Shahi, Brent Sexton, Adam Arkin, Donal Logue, Brooke Langton, Robin Weigert.
Valoración:

La mala suerte que tengo con las series no es normal. Para un procedimental al que me engancho después de CSI: Las Vegas y me lo cancelan. Sí, Life, a pesar de ser de lo poquísimo salvable del género ha durado un suspiro. Cuánta morralla hay y para una vez que sale algo medio decente le dan la espalda. El gusto del público es, de nuevo, incomprensible.

La segunda temporada de Life mantiene y mejora las virtudes de la sesión anterior, es decir, es divertida y llevadera a pesar de tener un formato muy usado y gracias a sus atractivos personajes principales, sus chispeantes diálogos, los interesantes y bien llevados casos semanales y su tono colorista y desenfadado (nada de mostrar un mundo depresivo y oscuro como hacen en las de CSI) resultaba perfecta como entretenimiento sin pretensiones. Sin embargo sí se vio algo de desgaste, aunque hay que decir que en gran parte se debió a la ausencia de la protagonista, Dani Reese (Sarah Sahi), por culpa de su embarazo (por cierto, aprovecho para decir que es un bellezón impresionante, pero también buena actriz): deben hacer malabares para sacarla lo menos posible para que no se note el estado de la intérprete y aún así sacarla lo suficiente para que no nos olvidemos del personaje, mientras que su sustituta resulta mucho menos interesante y un carácter bastante acartonado y frío. Por cierto, siguen sin extraer todo el partido posible al compañero de Charlie Crews (Damial Lewis), Ted Early (Adam Arkin).

Pero es en el caso que atañe al protagonista donde más se resiente la producción. Los guionistas, como en muchas otras obras del género, hacen malabarismos para no apartarse del statu quo y del cerrado formato que han elegido, así que se mantienen en un equilibrio precario entre el caso del día y la historia que se debe seguir durante las temporadas. Mientras los casos aislados seguían siendo originales y dinámicos, sobre todo teniendo en cuenta la de series del mismo estilo que existen, la trama contínua perdía fuelle. Así, si en el primer año ya se notaba que alargaban demasiado la investigación para seguir manteniéndola como eje central de la serie, en éste la cosa va a más: muchas ideas no terminan de llevar un rumbo claro y llega un momento en que ni se sabe de qué va todo, qué pinta ahí aquella joven o el policía que fue amigo de Charlie, etc. Y por si fuera poco el tramo final, cuando la historia alcanza su clímax con la reaparición del ruso (un personaje muy mal caracterizado), pierde aún más al ofrecer unas resoluciones forzadas y poco atractivas.

Como digo, Life me pareció un entretenimiento de buen nivel, sin embargo no puedo quitarme la espina de que la dichosa obligación de mantener el formato fijo impidió que fuera más allá. En House por ejemplo se dieron cuenta de que no podían seguir con el mismo cansino esquema y trataron de tomar nuevos rumbos aunque fuera tímidamente, y les resultó bastante bien (el caso contrario sería Monk, que al ser demasiado repetitiva a los pocos capítulos resulta monótona). A muchas otras prodecimentales les hace falta ese empujón, pero claro, para Life ya es tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s