INSIDE MEN – MINISERIE.

Inside Men
BBC | 2012
Guión: Tony Basgallop.
Dirección: James Kent.
Intérpretes: Steven Mackintosh, Warren Brown, Nicola Walter, Ashley Walters, Hanna Merry, Leila Mimmack, Kierston Wareing.
Valoración:

Nueva miniserie inglesa que sigue la marca de la BBC, es decir, esfuerzo por buscar la calidad, riesgo narrativo digno de aplauso y actores conocidos en el mundillo y de sobrada experiencia. Es comparar la televisión de allí con la española y se me cae la cara de vergüenza.

En cuatro capítulos Inside Men describe el proceso de planificación y ejecución del robo a una empresa contadora de dinero que guarda billetes en grandes cantidades, plan ideado y perpetrado por varios empleados. Con una narración que va y viene en el tiempo mostrándonos el atraco y sus consecuencias a la vez que el desarrollo del proyecto y sus problemas, nos acercamos de manera realista a cómo un evento así puede partir de personas normales, de empleados del lugar sin antecedentes criminales, y nos sumergimos en todas las cuestiones logísticas y emocionales que la situación va soltando delante de los protagonistas. Cada personaje se mueve por unas motivaciones concretas y evoluciona en una dirección clara y creíble a través de un proceso de maduración tangible y efectivo. Como resultado tenemos unos roles francamente buenos, cuyas andanzas y penurias se siguen con interés a pesar de unos pocos contras que posee la historia.

La figura principal es impresionante, le falta poco para resultar antológica. Steven Mackintosh es el jefe blandengue, permisivo y fácilmente manipulable, tan inútil que pone de su bolsillo las pequeñas sumas perdidas o robadas. Pero la vida da muchas vueltas, y entre algunas decisiones y situaciones imprevistas se encuentra con la posibilidad de darle un vuelco a su aburrida vida. No hace falta ser un espectador muy avispado para ver como sutilmente indican que el dinero no le importa, que se mete ahí por decirle al mundo que tiene cojones, buscando adrenalina y peligros que le hagan sentir vivo.

La interpretación de Mackintosh (a quien descubrí en otro papelón en Luther, aunque ya apuntaba maneras en la quinta temporada de la mítica Prime Suspect) es de las de quitarse el sombrero, de las grandes del año. Sólo por él la serie debería haber triunfado como lo han hecho otras que en realidad han ofrecido bastante menos que ésta, como la propia Luther, cuyo enorme éxito se escapa a mi entendimiento. La bondad convertida en humillación la expone de forma increíble (el personaje da pena muchas veces) y la evolución en villano la hace totalmente palpable: es verle la cara, el gesto y la mirada, y sin necesidad de hablar ya sabemos si está crecido o es el panoli que todos conocen. Lo repito: difícilmente alguien le arrebatará el puesto a mejor interpretación del año… Salvo que, como digo, la miniserie no ha causado impacto y nadie hablará de él.

Sus compañeros de batalla son un guardia de seguridad y un mozo de almacén. El primero, Ashley Walter (visto en Outcasts), se mete por dinero, pues espera algo más de la vida, sobre todo ahora que tiene novia. Será el eslabón débil del grupo, debido a sus constantes dudas. El segundo, Warren Brown (Luther, Dead Set), se une por afán de lucro tanto como por la aventura que supone. Es inmaduro y torpe, lo que causará no pocos problemas. Además su novia, más centrada que él, descubre el fregado y desea apuntarse.

La trama inicialmente impacta bastante, pues el primer episodio es espectacular. Se adivina pronto el mencionado riesgo narrativo de la televisión actual (no hace falta indicar que me refiero a Reino Unido y Estados Unidos), que intenta ir más allá de lo visto hasta ahora. Es empezar el visionado y uno se olvida de todas las películas de atracos, pues aunque muchas partes son obviamente previsibles (las máscaras, amenazar a la familia para la cooperación…), la perspectiva sorprende y la densidad y realismo ayuda a dotar de credibilidad y fuerza a la historia. El ritmo trepidante, los giros inesperados, la narración no lineal sumamente eficaz a la hora de apoyar las sorpresas y mostrar la evolución de los personajes consiguen hacer de los dos primeros capítulos un thriller sólido, original y muy adictivo.

Pero en los dos siguientes pierde fuelle a marchas forzadas, para terminar en un desenlace correcto pero muy pobre comparado con su logradísimo inicio. Es una pena que no sepan rematar lo que se planteó y presentó tan bien. Alguna trama termina desbarrando más de lo esperable después de ver un comienzo de corte tan sobrio, lo que nos lleva a una resolución bastante forzada donde se pierde gran parte de esa carga de realismo. Si al menos el desenlace hubiera sido intenso o emocionante… pero llega tarde y no levanta una aventura que ha perdido fuerza, interés y rumbo. Hay partes que sobran (la madre), otras que se alargan (la planificación, sobre todo con la incorporación de la novia) y otras que pierden trascendencia (las consecuencias del atraco se estiran y diluyen demasiado).

El baremo deja un thriller con virtudes muy llamativas, sean la excelente puesta en escena, la magnífica labor de Mackintosh o su brutal tramo inicial, y como entretenimiento es un producto con calidad más que de sobra para disfrutarse, pero arrastra la sensación de que podría haber sido una obra revolucionaria y por el camino se desviaron bastante. Sin duda con un episodio menos, concentrando los dos últimos, hubiera ganado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s