JUEGO DE TRONOS – 707 – EL DRAGÓN Y EL LOBO


707 – The Dragon and the Wolf
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Jeremy Podeswa.
Valoración:

Sinopsis:
El encuentro para negociar entre Daenerys, Cersei y los enviados por Sansa llega a un débil resultado. Arya y Sansa enfrentan el complot de Meñique. Jon y Dany afianzan su relación. El Rey de la Noche llega al Muro…

Resumen:
Cersei, con Jaime, Euron, Qyburn y la Montaña. Jon, con Davos. Dany, con Tyrion, Varys y Jorah. Brienne, con Podrick. La reunión que decidirá el destino de Poniente espera pacientemente la llegada de El Perro con un muerto viviente. Su visión asusta a Cersei, pero le da igual, se larga diciendo que lidien con ello en el lejano Norte, y Euron hace lo mismo. Tyrion se arriesga a ir a la Fortaleza Roja a suplicar, y consigue una débil tregua. La guerra contra el Rey de la Noche antes que la guerra por Poniente. Pero ante Jaime, Cersei afirma que ha mentido y no enviará ejércitos para luchar junto a sus enemigos, y que la huída de Euron ha sido fingida. Espera que el Norte se debilite y mientras tanto se harán fuertes. Jaime, inquietado por su falta de visión y responsabilidad, la abandona y se va hacia el Norte.

En Invernalia, Meñique cree haber puesto a Arya en contra de Sansa, esperando librarse así de gente que pueda disputarle el control sobre Sansa. Pero resulta que las dos intrigaron en su contra, y ahora lo acusan de diversos crímenes contra la familia Stark: la treta para iniciar la guerra contra los Lannister (asesinar a Jon Arryn), la muerte de Lysa Arryn para hacerse con el Valle, etc. Los caballeros del Valle no lo apoyan, así que es ejecutado por Arya.

Jon y Theon hacen unas tibias paces. Después, Theon toma la determinación de ir a rescatar a su hermana, para lo cual debe ganarse de nuevo a sus hombres a tortas.

Dany y Jon se acercan y terminan teniendo relaciones íntimas. Mientras, Sam llega a Invernalia, y él y Bran concluyen que Jon es en realidad hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, por lo que sería el último Targaryen masculino y legítimo heredero del trono de Poniente por encima del reclamo de su tía Daenerys.

El ejército de muertos del Rey de la Noche alcanza el Muro en Guardiaoriente… y lo derriba con el dragón muerto, entrando en el Norte…

Comentario:
La serie no iba a cambiar repentinamente, a superar sus errores, de forma que este final de temporada mantiene el tono bipolar, pero las partes buenas son notables y en líneas generales deja buen sabor de boca, y la temporada en su totalidad ha sido mucho más sólida y entretenida que las dos anteriores.

La intriga de Meñique contra Arya y Sansa llega a su fin, y si apuntaba pocas maneras durante su desarrollo, el desenlace es lamentable y echa por tierra gran parte de la sección de Invernalia en esta etapa. En capítulos anteriores podía perdonarse, ya fuera porque eran escenas breves, porque alguna sí tenía una pizca de intriga, aunque fuera poco sustanciosa, y porque el resto de secciones levantan el nivel medio muchísimo, pero echando la vista atrás sólo queda pensar en que ha sido tiempo perdido, que han tirado por la borda una de las líneas principales con una historia vulgar ya desde su concepción y escrita sin talento alguno.

Es como si los dos guionistas principales, David Benioff y D. B. Weiss, hubieran empezado a enfrentar posturas en estas últimas temporadas, con distintas ideas de cómo debe ser la serie y distintas capacidades. Alguno de ellos quiere seguir el estilo de los libros, con los personajes maquinando elaboradas intrigas de las que vemos todo el proceso: la puesta en marcha, la improvisación para ajustar cosas según otros mueven ficha, los resultados a largo plazo… Y el otro se ha ido vendiendo a la fórmula más barata y facilona de narrar historias, con artificios huecos, sorpresas forzadas y manipulación del espectador. Vemos a Arya y Sansa amenazarse, porque se supone que Meñique las ha picado entre ellas, pero luego resulta que es una artimaña, que estaban fingiendo para engañarlo a él, pero aquí el único engañado el espectador: si estamos siguiendo sus vidas quiero ver las escenas enteras, no sólo el momento en que ejecutan un truco, y más si este es completamente inverosímil. Por ejemplo, en el episodio anterior tenemos una de las peores escenas de toda esta historia: ¿de verdad se creen los guionistas que tener a las dos fingiendo amenazarse a solas en una habitación donde nadie puede verlas es creíble? Y aquí es no menos ridículo, con Sansa acusando en voz alta mirando a Arya… para que luego la cámara intente sorprendernos girando a Meñique. Y terminamos rematando al personaje: ¿quién puede creerse que esta mente maestra se rebajaría a suplicar? No, estaría tirando de su ingenio y tratando de manejar a todos para intentar sobrevivir.

La estrategia de Cersei con Euron es un ejemplo de cómo se debe mostrar un giro sorpresa, una intriga secreta: como lo vemos desde la perspectiva de otros personajes, la falta de información es entendible y la sorpresa funciona, es inesperada y verosímil, no sabe a trampa y manipulación.

El resto del episodio se desarrolla con el primer estilo. Cocinado a fuego lento, con cada personaje esforzándose por sacar adelante sus propósitos y el conjunto formando una historia compleja y fascinante. Dura una hora y veinte minutos, con escenas largas y pausadas y mucho receso para reencuentros, pero se hace corto. La tensión se palpa el ambiente, los cruces entre protagonistas son deliciosos, y la trama avanza con paso firme. Es cierto que puede ser algo previsible, inevitable con todas las fichas sobre el tablero y posicionándose para las últimas jugadas, pero al contrario que otras veces, los autores ponen gran esfuerzo en sacar el máximo partido y la dirección de Jeremy Podeswa termina de levantar el nivel. La estancia en el recinto de los dragones (las ruinas romanas de Itálica, en Sevilla) aprovecha muy bien el escenario con planos amplios y una narrativa muy fluida a pesar de los números personajes cruzando frases que no siempre forman parte de historia principal, y por el otro lado, la visita de Tyrion a Cersei tiene pegada y suspense a pesar del reducido espacio.

Momentos épicos hay unos cuantos. La entrada de El Perro con el muerto y la reacción de los presentes, que además es la primera vez que Lena Headey me convence como actriz. El encuentro entre Theon y Jon, donde, en el afán de perdonar y salir adelante todos juntos, llegan a un entendimiento mutuo. Jaime viendo por fin que Cersei no está bien de la cabeza y partiendo hacia el Norte. La no por esperada menos interesante unión romántica de Jon y Dany, sobre todo porque hábilmente la conectan con las revelaciones finales de que Jon Nieve sería en realidad el último Targaryen masculino y por tanto heredero al trono por encima de Daenerys, y encima serían sobrino y tía. Así se diluye bastante el halo previsible de la relación y la torpeza con que han ido mostrando la historia del pasado, que todavía me cuesta creer que los espectadores no lectores hayan sido capaces de entender a la primera, más cuando se empeñan en llamarlo Aegon, liando la cosa más, porque entonces en la serie este no sería hijo de Elia Martell a pesar de las quejas constantes de Ellaria por los agravios que les causaron los Lannister al matarla a ella y al bebé. Y terminamos con un gancho para la próxima temporada de los que hacen época: la sobrecogedora entrada del Rey de la Noche en el Norte, derribando el Muro con el dragón muerto. Por fin el Invierno y está aquí.

<- 707 – Más Allá del Muro 801 – Invernalia ->
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.