Archivo de la categoría: Telemierda

LA ÚLTIMA FEA JUGADA DE ANTENA 3 CON LOS SIMPSONS.

Hace meses ya (desde marzo es cuando tengo constancia) que Antena 3 está emitiendo Los Simpson en formato panorámico (16:9), haciendo alardes de modernidad. El problema es que Los Simpson no se dibujó de esa manera hasta mediados de la temporada vigésima, y la cadena aplica el formato a todos los capítulos, y teniendo en cuenta que la mayor parte son viejos, pues el resultado es ridículo: emiten la serie deformada, aplastada o estirada. Quizá si llevas días viéndola así no lo notas, pero prueba a cambiar el formato de la televisión (casi todos los mandos tienen la opción en un botón, si no andará por los menús), y verás lo cutre que resulta. En las imágenes que adjunto he apañado una muestra.

Año tras año Antena 3 demuestra una nula profesionalidad y respeto por sus productos, pero se ceba especialmente con Los Simpson. Deberían poner más cuidado en su serie más rentable… De hecho deberían haber aprendido ya la lección, pues este grave error no es nuevo: como podemos ver citado en la wikipedia, hace años anunciaron que emitirían la citada vigésima temporada en panorámico, sin tener en cuenta que no toda la temporada era así, causando el mismo penoso efecto de capítulos aplastados… pero luego, cuando llegaron los capítulos panorámicos, les recortaron la imagen a 4:3. Antena 3, en contra de la realidad.

Por lo que estoy leyendo en algunos foros, la catástrofe actual parece salir de una pésima transición a la emisión en HD: los contenidos que no lo son los apañan de forma que simulan serlo, con reescalado horroroso (se notan líneas) y alteración del formato original para llenar la pantalla, como si emitir con franjas negras a los lados como hasta ahora les pareciera que es dar mala imagen. No, la mala imagen se da por el barbarismo continuo cometido con Los Simpson.

Por la noche en Neox emiten correctamente.

Ver también:
¿Es absurdo ir a publicidad a diez segundos del final? No para Antena 3.
¡Otra vez Los Simpson desde el principio!.
Ni sé qué título poner….
El doblaje: cuando el traductor decide adaptar según su criterio..

Anuncios

MÁS BOBADAS SOBRE PIRATERÍA…

Hoy en el telediario de La Sexta (telediario… eso que por definición debería ser una exposición de noticias objetivas) nos han obsequiado con el enésimo reportaje anti piratería lleno de sesgos, falacias y patéticos lloros de una industria incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Han criminalizado a los internautas, diciendo sin disimulo alguno que ver una película en internet es de ladrones y estafadores (por lo visto es como ir a la tienda y mangar el dvd; y lo de estafadores supongo que es difamar por difamar). Han sacado a directores españoles defendiendo esta estigmatización de un colectivo que, aunque no quieran aceptarlo, representa el futuro de su agonizante negocio. Han tratado de relacionar internet con el fracaso de sus producciones que no interesan a nadie, algo a lo que la propia cadena se ha sumado, achacando a estos temibles delincuentes la caída de audiencias de The Walking Dead en su canal. Y esto lo hacen como es habitual sin aportar argumentos ni datos fiables, es así porque lo dicen ellos, no podría deberse a que la serie ha dejado de interesar porque es un coñazo. Es más, si los espectadores han elegido otro medio para verla… ¿cuál es el problema? Si no les gusta tu cadena, te jodes o buscas cómo mejorar, pero no inventes basura para echar balones fuera. Y quizá para tratar de añadir algún argumento tangible, han adornado la burda crítica con viejas chorradas insostenibles, como que su emisión tiene mayor calidad que si te bajas el capítulo, como si la V.O.S. en HD fuera peor que su emisión en horario cambiante, llena de anuncios, con cortinillas que tapan la imagen y con un doblaje de pena (y eso si no recortan la imagen o partes del episodio, algo también habitual). Para rematar, han aprovechado para empalmar un publirreportaje de la serie, tratando de vender un producto dentro de un telediario.

No debería sorprenderme, pero lo hace, pues es lamentable que tras tanto tiempo sigan anclados en tanta ignorancia y mentiras. Y desde luego me molesta y resulta ofensivo que sigan tratando de aferrarse a un modelo obsoleto a costa de criminalizar a los demás.

Ver también:
Más deconocimiento desde la cúpula de Fox España.
Fox España se deja en evidencia.

A VUELTAS CON LAS FANTASMADAS DE LOBATO.

De nuevo el partidismo y el fanatismo de Antonio Lobato han sido de un nivel tan molesto como vergonzoso. De nuevo su desconocimiento del deporte que narra ha quedado patente de una forma tan clara como patética. No me entra en la cabeza cómo este tipo puede llevar tantos años al frente de las retransmisiones de Fórmula 1 sin que su carrera se haya ido al garete, pues es evidente que no sabe del tema y no es nada objetivo e imparcial.

En el tramo final del Gran Premio de Corea recién disputado Fernando Alonso iba quinto, a un segundo de Button, quien cerraba un grupo de tres corredores (Button, Webber, Hamilton) en liza por las dos posiciones de podio que Vettel tiene la decencia de compartir con sus oponentes. Ante la posibilidad de meterse el español en esa confrontación Lobato tiene un momento de excitación de los suyos, donde se le nubla el poco juicio que posee y se vuelca en Alonso como una quinceañera en un concierto de Bisbal… ¡Le otorga la segunda posición, ve asegurado el podio, casi llora de emoción por ello! No le importa negar lo obvio, que quedan cinco vueltas, ni analiza la situación, es decir, no estudia lo más mínimo las posibilidades de que ocurra una hazaña tan complicada. Él solamente ve corredores inferiores molestando a Dios en su resultado merecido.

Pero llega la vuelta final y Alonso no ha conseguido realizar no uno, sino tres adelantamientos a coches mejores que el suyo, a oponentes enfrascados en un esfuerzo de pilotaje como se ha visto pocas veces (alucinante el duelo Webber-Hamilton). Entonces Lobato pasa de estar agitando el champán al odio irracional. Debe encontrar culpables para que lo que iba a ocurrir no haya ocurrido. Y como no tiene la más mínima idea de F1 es incapaz de hacer una valoración racional y objetiva, de tener una visión en conjunto de los hechos y estrategias que se han desarrollado en su cara durante dos horas. Tiene que buscar un objetivo más fácil. Y lo encuentra en Massa. Se ha tirado la última vuelta entera llorando y atacando a Massa, repitiendo como poseído sentencias sin sentido: ese piloto inferior, mediocre, que en el principio de la carrera parece haber jodido la carrera de Alonso a propósito, que le ha impedido alcanzar el podio… No tiene palabras para definir la injusticia cometida de nuevo contra Alonso.

La realidad es bien distinta. No hace falta ser un especialista en Fórmula 1 para verlo, está al alcance de cualquier seguidor mínimamente atento. Si en el primer tercio de la carrera Alonso no alcanzó el ritmo que tenía en el tramo final no es porque Massa estuviera delante frenándole. Si Alonso no le sobrepasó es problema suyo, no del otro. No tenía ritmo para hacerlo, era obvio, pues ni siquiera hubo conatos de adelantamiento. Neumáticos al mismo nivel que los de Massa, depósito de combustible a tope, un ritmo de tiempos muy estable por parte del brasileño… Las circunstancias en las frenéticas vueltas finales eran muy concretas también, y muy distintas. Los neumáticos de Alonso estaban en mejor estado que los de los pilotos de delante, tenía el depósito al mínimo y esos contrincantes estaban disputándose posiciones entre ellos, con lo que sus tiempos no eran perfectos. Así pues, fueron las circunstancias habituales de la carrera las que colocaron a Alonso en una posición determinada, la quinta, una más realista que la soñada por el exaltado de Lobato, y no un piloto concreto en unas vueltas concretas.

Es desesperante tener tal retransmisión, tan lejana de la objetividad y del deporte del que precisamente versa.

MÁS DESCONOCIMIENTO DESDE LA CÚPULA DE FOX ESPAÑA.

He tardado mucho en hacer un comentario sobre estas afirmaciones porque no sabía qué responder a tales gilipolleces, ni cómo hacerlo sin acabar en merecidos insultos, y porque ya comenté una parida semejante de la misma individua hace unos años. Pero como me resulta vergonzoso que todavía siga obcecada en su equivocada visión del asunto pienso que se merece una respuesta, aunque sea breve y no sirva de nada porque desde mi humilde blog no voy a causar repercusión alguna.

La piratería no nos afecta. Es solo cosa de un puñado de fanáticos que se bajan las series de la Red. Pero, al final, cuando las ven en un televisor de 40 pulgadas y en alta definición es cuando perciben la calidad.
-La irectora general de FOX España, en una entrevista en El País.

Es evidente que esta mujer no está al día en su propio campo, el de las producciones para televisión. Sabrá cuantos ven su canal, pero no sabe por qué son más o menos que antes, más o menos de los que podrían ser, o ni qué hacer para mejorar de cara al mañana. No, señora, no, los fanáticos que siguen las series por internet no son cuatro gatos. Suponen cifras que podrían ser diez veces superiores a las que siguen su canal. Y con el poco esfuerzo que ponen no van ganarse a esas nuevas audiencias/generaciones que ven en internet algo rápido, fácil y barato. Además no sólo pierden a estos espectadores potenciales, sino que han perdido a gran parte de los más exigentes y fieles, pues se han hartado de sus infames prácticas. Estoy en foros y listas de correo de series desde hace diez años, y en principio la mayoría de este exigente sector estaba en canales de pago, porque era la única forma de ver las cuatro series decentes que llegaban al país… Pero a la larga los fueron dejando, porque tras mucho tiempo pagando por ver imagen de poca calidad, doblajes de mierda y otras molestias (incluidos anuncios), cedieron a lo evidente: internet es más y mejor. Hoy día, la abrumadora mayoría de esos habitantes de foros y listas de correo que suponen el sector más fanático y por tanto fiel y consumidor, ha dejado de lado canales como FOX España. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que mucha más gente se dé cuenta de que no ofrecen algo mejor de lo que se puede obtener gratis y su negocio se vaya definitivamente a pique?

Esta mujer repite además lo que dijo hace unos años, que sus emisiones ofrecen más calidad que lo que encuentras en internet. Los cojones. Un buen ripeo mantiene la calidad original (HD inclusive), y por supuesto EEUU lleva la tira de años emitiendo así, cosa que no hemos visto hasta hace poco en España (y eso los que emiten HD real, claro). Además el ripeo, el pirateo, aporta numerosas ventajas que ella omite descaradamente: la rapidez (al día siguiente de su primera emisión), la fidelidad (versión original), mantener el formato original (¿cuántas series han mutilado a 4:3 durante años?), sin anuncios ni otros aspectos molestos (doblaje de poca calidad, cortinillas, episodios desordenados…). En fin, para qué seguir, ahondé bastante en sus contradicciones cuando hizo sus anteriores declaraciones.

El tema de la lentitud y la mala calidad se aplica también a las ediciones en DVD, donde también se podría hablar largo y tendido. España es conocida popularmente como una infrazona, debido a la desidia y malas artes de la industria con nosotros: tardanza exasperante, ediciones de poca calidad a precios que son robos, series dejadas de vender a medias o que no llegan a publicarse nunca (Babylon 5, a pesar de ser considerada una de las mejores de la historia)… Tal y como sucede con la tele de pago, los verdaderos fans compran DVDs a Estados Unidos (la mayoría traen subtítulos en castellano) o a otros países de Europa (Inglaterra y Alemania nos ganan en precios y calidad). Y no, tampoco son cuatro gatos. Y van creciendo.

Esta mujer se equivoca, y mucho. A estas alturas casi todo el mundo por debajo de 30 años es espectador a través de internet, y la mayoría en exclusiva (es decir, que no ven la tele luego, porque como digo no encontrarán más calidad). Les reto a hacer un estudio realista y bien documentado, se sorprenderían de los cientos de miles de espectadores potenciales que desprecian con tanta facilidad. ¿Cientos de miles es exagerado? No. El estreno de Juego de tronos en Canal+ fue un récord, con casi trescientos mil espectadores. Pero esos son una minoría comparados con los que seguimos la serie al ritmo de emisión de Estados Unidos, es decir, por internet. No tengo medios para reunir una cifra fiable, pero basta con vivir en el mundo real para darse cuenta de que podría ser inmensamente superior. Tanto en los foros como en la calle cualquier joven con un mínimo interés en alguna serie está hablando de ella aunque todavía no se haya emitido en estos canales, porque ya pocos desconocen internet. Y en concreto Juego de tronos y otras como Dexter son un bombazo en cuanto a cantidad de seguimiento online: por cada persona que espera a seguirla en algún canal español docenas la han visto ya en internet en VOS. Con los canales en abierto igual: Perdidos es el mayor fenómeno de los últimos años, y resultó un sonoro un fracaso en la televisión española porque llegó tarde y mal. Pero como viven en un mundo paralelo no se dan cuenta, o cuando lo hacen no aceptan ni corrigen sus errores.

La era de esperar a que algún canal se dignase a emitir algo en un horario decente y con una calidad aceptable ha terminado. Su negocio tiene fecha de caducidad. Pero me temo que dado el inmovilismo de la industria televisiva (el mismo del que hacen gala las industrias del cine y la música) están permitiendo y promoviendo que la gente se vuelva fiel a internet y deje de pensar que lo que cadenas como la FOX ofrecen sea algo que merezca la pena. Pero allá ellos y su ignorancia. A la larga acabarán suplicando ayudas a los gobiernos en vez de vender lo que interesa al público.

MÁS PROMOCIÓN PARANORMAL EN TELEDIARIOS, AHORA LOS ZAHORÍES.

Como podéis ver en el artículo de Luis Alfonso Gámez en Magonia, el gobierno vasco hizo el ridículo contratando un zahorí para medir las energías místicas de la zona, pues por lo visto piensan que esas energías inexistentes provocan enfermedades. Como solución al problema, movieron las mesas de sitio. Todo muy científico, sí señor.

Pues en el telediario de La Sexta de hoy 27 de mayo se han hecho eco de esta ridiculez… pero desgraciadamente no para ponerla a caldo, para criticarla como una gilipollez esotérica, paranormal y pseudocientífica sin credibilidad alguna, no para criticarla objetivamente como el timo descarado que es… sino para apoyarla. Sí, de nuevo un telediario de emisión nacional se vuelca con la promoción de la ignorancia paranormal. Me produce tanto asco y vergüenza ajena que soy incapaz de describirlo.

En otras ocasiones hablaron de los chemtrails, de homeopatía, de pulseras mágicas y otras mierdas semejantes:

Más alarmismo pseudo-científico y publicidad de estafas.
Magia y timos promocionados en telediarios.
Más basura conspiranoinca en los telediarios.
El hormiguero critica y a la vez vende magia e ignorancia.

EL HORMIGUERO SE ACABA… NO, POR DESGRACIA NO.

El insufrible, hortera, caótico, horrible, etc. programa de prime time El hormiguero y su caricatura de presentador, Pablo Motos, han acabado en Cuatro. Tonterías las justas también se va. Por problemas económicos, o dicho de otra forma, porque les salía muy caro mantenerlos. El show de Flo y las tetas que le acompañan me parecía estúpido e irrelevante, pero no lo sufrí como a El hormiguero, con el que me toca convivir en muchas cenas por obligación familiar.

Sus paridas y desastres, sus guiones sin pies ni cabeza, sus presentadores tan infames como absurdos, sus mil y una formas de desaprovechar o incluso dejar en ridículo a ilustres invitados, sus secciones con pruebas y experimentos cuyo único atractivo era ver si herían a alguien… Este esperpento parecía que había llegado a su fin, pero resulta que no, Antena 3 lo ha pillado. Espero que el formato cambie y mejore, madure, halle un equilibrio mejor entre el entretenimiento humorístico, el espectáculo de variedades y el magacine de entrevistas, porque lo que hay ahora es la mismísima definición de risorio y estropicio. Incomprensible me resulta que haya tantos espectadores que se lo traguen. En internet desde luego es el hazmerreír.

El último programa que soporté me sacó de nuevo de mis casillas. Tienen nada más y nada menos que al Circo del Sol montando un numerito de colchonetas bastante curioso, insignificante dado lo que son capaces de hacer pero lo justo para publicitarse y entretener un rato. Pero en vez de dejar que unos señores con tal caché nos deleiten, las repelentes hormigas, que molestan más que hacen reír, se pasaron todo el rato murmurando gilipolleces, molestando. Con el ombliguismo pordiosero y cutre habitual que ostentan estos presentadores se dedicaron a petardear y sabotear, aunque fuera sin querer, por pura inutilidad, toda la escena con una especie de comentario paralelo improvisado, tan poco inspirado que apenas se alejaba de burdas coletillas y onomatopeyas sin pies ni cabeza. Señores, dejen fluir las actuaciones de una vez por todas.

Y lo peor, no otros hay programas dignos de alabar, de ninguna clase. De los más populares, Sé lo que hicisteis se despidió hace unos días después de agonizar durante varias temporadas, y eso que empezó bastante bien, mientras que El intermedio es de lo poco destacable (sobre todo por ser atrevido y crítico) pero el formato diario les obliga a rellenar con mucha paja.

¡QUÉ LE PASA A LA RUEDA!

Carrera de Fórmula 1, Malasia 2011, 10 de abril. Como es habitual tengo que tragar a Antonio Lobato y sus memeces, partidismo, sensacionalismo, fanatismo e ignorancia sobre el tema que precisamente está retransmitiendo y tan fan es. Hoy ha tenido uno de sus peores momentos, uno que me ha mantenido cabreado durante un rato:

Entra Fernando Alonso en boxes. Lobato se excita y se pone nerviosísimo, pues no es capaz de mantener la calma, la cabeza fría, en los momentos cumbre, tan poco profesional es. Le da una especie de ataque. No sé cómo después de tantos años en el gremio sigue sin enterarse de qué está pasando delante de sus ojos, sigue sin conocer incluso lo más básico de la competición. Y se pone a gritar gilipolleces. ¡Qué le pasa a la rueda! Pues que se las están cambiando, que para eso ha entrado en boxes. ¡Cuánto tiempo están tardando!, añade con un tono apocalíptico que lo flipas. Pues no, es el tiempo estándar. ¿Qué cojones estaba viendo este tío? Como es habitual, De la Rosa y Gené tuvieron que corregirle, con la educación y corrección política propia de ellos (qué paciencia tienen, joder), pero eso no quita que a los que no estuvieran atentos o fueran espectadores novatos en las carreras les confundiera completamente, y a los que somos seguidores habituales nos diera por culo con otra de sus salidas de tono absurdas.

Qué difícil es disfrutar de la carrera cuando el comentarista principal es tan sesgado y cenutrio.