EL DOBLAJE: CUANDO EL TRADUCTOR DECIDE ADAPTAR SEGÚN SU CRITERIO.

Me he topado recientemente con dos artículos sobre la traducción de series para el doblaje y me han abierto los ojos, pues exponen claramente que algunas de las meteduras de pata más gordas de las traducciones y doblajes de series y películas no son fruto de una incompetencia puntual, sino debido a una falla sistemática que parte directamente de que muchos traductores desconocen cuáles son sus atribuciones, su trabajo.

Traductores de series (ojo, en medio hay un molesto video que se pone en marcha automáticamente, yo lo he fulminado con el adblock).
En las series se hace referencia a cuestiones culturales, humorísticas, de actualidad, a modas, personas y tendencias que son conocidas en el país de origen, pero puede que no lo sean aquí.

Si en una escena, los espectadores estadounidenses se ríen a carcajadas o lloran, los espectadores españoles también deben reír o llorar. Esto implica reinventar chistes o hacer referencia a personajes más conocidos para el público español.

Traduciendo Los Simpson (en realidad, este está incluido en el anterior).
Si una frase, por ejemplo, contiene el nombre de una persona de la vida pública estadounidense desconocida en España, lo cambio por otra conocida por un sector más amplio.

Ojo, no hablo de juegos de palabras con el idioma o dichos populares que tienen un significado distinto al literal, que son complicados de traducir si no es buscando un equivalente en nuestro idioma. Me refiero a que resulta que algunos de estos traductores no sólo traducen, sino que se toman la decisión personal de adaptar a culturas y regiones. Y no se basan en algún estudio o normativa con coherencia y lógica, no. Se basan en el humor con que se hayan levantado ese día, en su propio y limitado conocimiento del mundo y, lo peor, en lo que piensan que el público conoce y deja de conocer. Dejan de ser traductores y se convierten en una especie de malos profesores que adaptan el conocimiento al nivel del más tonto del país. Y como éste es muy tonto y el profesor parece que también, pues estamos jodidos.

Con esta forma de hacer las cosas nos encontramos con memeces y atrocidades enormes. Resulta que si en una serie o película se hace una referencia cultural sobre el entorno donde viven los protagonistas quizá el traductor decida que alguien en España puede no entenderla y la cambia a su antojo por algo de aquí. Así, Bender en Futurama no silva el himno republicano, sino el de un partido de un país que nunca ha pisado, el PP de España; o en Los Simpson resulta que conocen a Ramón García, Milikito y otros parias de por aquí. La traductora de esta serie de animación tiene la decencia de criticar que se cambien referencias por personajillos españoles… pero qué más da, si igualmente defiende que se modifique la cita por una más asequible, alterando igualmente el original en base al nivel cultural que ella estima que posee la audiencia.

La metedura de pata es doble, e incluso triple. Primero, porque se genera una incongruencia enorme, porque un estadounidense hablando de la cocina del país es imposible que cite a Arguiñano, como hace Homer en Los Simpson. Segundo, se decide sin base alguna el conocimiento del espectador, cada referencia se traduce como les da la gana, sin pensar en si tiene sentido y consecuencias. Así, Fry de Futurama en vez de leer un fragmento de La hoguera de las vanidades de Tom Wolfe (no es un desconocido precisamente) repite una coletilla estúpida que estaba de moda en el momento del doblaje, “Tamara no cambié”, que decía una famosa de las cutres de la que nadie se acuerda, lo que convierte a la escena en un despropósito para la posteridad y en un insulto enorme para los fans de la serie. Tercero, se ningunea al espectador que quiere un producto de calidad, porque se deforma la serie perdiendo fidelidad y credibilidad. Casos especialmente sangrantes fueron la reconversión total que hicieron con El príncipe de Bel-Air o Sabrina, versionadas al exquisito gusto de Antena 3, pero en nada que se indague un poco salen no pocas atrocidades dignas de despido fulminante. Miedo me da ver The Office en castellano después de lo que dicen en el artículo.

No, señores traductores, no. Si un espectador no entiende una cita o referencia es su puto problema. Si un espectador está viendo una serie de otro país se presupone que entiende que se hablará de cosas de allí, y si no pilla un aspecto de su cultura, pues no importa, ya aprenderá, y si no que se aguante. No hay que conocerlo absolutamente todo del mundo para vivir en él, pero lo que desde luego no hay que hacer ni fomentar es encerrarte en tu propia región o cultura sin mirar hacia afuera y deformando la realidad para encajarla en ella. Y sobre todo, señores traductores, si un guionista estima oportuno que un personaje o situación referencien a algo, es por una razón muy concreta: porque forma parte de la personalidad de sus protagonistas y de su entorno. Recuerdo que en Buffy, la cazavampiros Xander tenía una colección de platos de Babylon 5… pero el traductor no conocería la serie y la borró por completo, eliminando una detalle de la personalidad del protagonista: que es un friki. Lo mismo pasa con otras frases míticas, como “cómeme los calzones” de Bart Simpson, reinventada a “multiplícate por cero”, un chiste sobre matemáticas que pegaría más con Lisa que con un chaval que acaba de salir del “caca, pedo pis” y busca algo más elaborado, una frase que como carece de sentido y supone traicionar el original sin razón alguna en no pocos episodios tienen que hacer malabares para mantenerla.

Este ridículo paternalismo malentendido que induce a algunos iluminados a decidir por su cuenta cómo alterar una obra según criterios totalmente subjetivos es otra de las muchas razones por la que cada vez reniego más de ver series o películas dobladas. Es difícil saber cuándo te están jodiendo un diálogo porque el traductor es un ignorante y decide que los demás también lo son.

4 Respuestas a “EL DOBLAJE: CUANDO EL TRADUCTOR DECIDE ADAPTAR SEGÚN SU CRITERIO.

  1. Suelo ver series y anime en VO original por que puedo verlos antes y cuando llega la versión doblada al español muchas veces me quedo de piedra. Tambien suele ocurrir con los subtitulos que circulan por internet que a pesar de ser del mismo capitulo algunas frases suelen variar (esto creo que ya es mas por las prisas que se meten).

    Hablando de los Simpson hay un escena en que homer llega a la universidad y ve pasar un chaval con pinta de empollon , en la version original le gritaba – NEEEEEERD!!!! que en el español tradujeron al mitico – GIIIIILIIIIIIIIII!!!
    No busco quitarles culpa del todo el daño que hacen pero este es un buen ejemplo de como suelen adapatar los dialogos y de como algunas veces lo bordan.

    Como siempre , muchas gracias por estos articulos que nos sueles traer Warren

  2. Warren Keffer

    Lo de nerd es mítico en una peli que basa un puñado de escenas en el significado total de la palabra (empollón, rarito, friki), y claro, como no tiene equivalente en castellano, lo tradujeron por …. novato. Creo que era American Splendor, pero no estoy seguro. A veces, traducir es jodido. Hoy día si lo dejas como friki, o incluso como nerd, se puede entender, pero hace diez años nadie sabía qué era eso.

    No nos damos cuentas de estas cosas si no vemos las series en ambos idiomas. Por ejemplo los fans de Star Trek y Babylon 5, series que hemos visto mil veces en distintos idiomas (por la dificultad de encontrarlas en su momento, principalmente), conocemos infinidad de fallos de traducción y doblaje, pero en otras series pasan desapercibidos.

  3. “Es difícil saber cuándo te están jodiendo un diálogo porque el traductor es un ignorante y decide que los demás también lo son.”

    Me parece que el ignorante aquí eres tú ya que no conoces nada del oficio de traductor. Crees que es el único quien decide de cómo va a traducir. Crees que traducir es muy fácil. Pues te dire que tiene ordenes que vienen de más arriba que le imponen a veces traducciones que no le convienen. Siempre se habla de los traductores cuando algo va mal, el traductor siempre tiene la culpa.

    Los que critican a los traductores siempre son los que no saben nada sobre traducción. En vez de criticar (que es muy fácil) podrías ponerte a traducir, ya que parece que lo sabes todo.
    Mira bien lo que tienes a tu alrededor, y piensa detenidamente en lo que no tendrías si los traductores fuesen tan malos o si no existieran.

  4. La dificultad de la traducción no tiene nada que ver con la política que utilizan. Es muy fácil llorar por algo que no se ha dicho. Y no falta la típica estupidez de “pues hazlo tú”. Pues no, no es mi trabajo. Pero ten por seguro que parte de mi esfuerzo iría en ser fiel y no llamar tonto al espectador.

    “piensa detenidamente en lo que no tendrías si los traductores fuesen tan malos o si no existieran”
    Pues sería una gran ganancia. Los países avanzados sólo doblan para los niños, el resto en VOS. Así nos va en cultura e idioma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s