Archivo de la etiqueta: Rick Famuyiwa

EL MANDALORIANO – 106 – EL PRISIONERO

106 – The Prisoner
Guion: Christopher L. Yost, Rick Famuyiwa.
Dirección: Rick Famuyiwa.
Valoración:

Sinopsis:
Mando acepta un trabajo de un viejo conocido, el asalto a una nave prisión.

Resumen:
El asalto a una nave prisión es un encargo de un viejo amigo, pero el líder de la misión, el matón y el piloto son nuevos, Mando sólo conoce a la joven alocada Xi’An, que no parece muy de fiar. Pero al final ninguno del grupo es respetable, pues le tienden una trampa a Mando de la que se salva por los pelos.

Notas:
-Los tres pilotos que aparecen al final son cameos de los directores de la serie, Rick Famuyiwa, Dave Filoni y Deborah Chow.
-El humano de la nave prisión está interpretado por Matt Lander, quien pone la voz a Anakin Skywalker en videojuegos y series animadas.

Comentario:
Siguiendo la estela del western, hoy tenemos el clásico asalto a un tren o diligencia.

La mejora respecto a episodios precedentes es sustancial… pero todavía arrastra esa narrativa simplista que echa por tierra un potencial mucho mayor. La historia fluye con más naturalidad, sin atascarse en escenarios y transiciones tontorrones, sino sabiendo que estos están muy vistos y yendo al grano, buscando ritmo y un toque propio. Nada resulta deslumbrante, pero da lo justo para un entretenimiento sin pretensiones y tiene buenos momentos, sobre todo en cuanto a humor gamberro.

El problema está en que los personajes secundarios resultan lo justo de simpáticos y es imposible no pensar en que con un dibujo más trabajado, menos infantil, el capítulo habría mejorado mucho. La banda de atracadores de nuevo cumple con todos los tópicos de un serial televisivo de poca calidad: el bruto idiota, la loca impredecible, el jefe chulito pero incompetente…

Es una pena que así también desperdician a buenos actores. El amigo, Mark Boone Junior (Hijos de la anarquía, 2008), la chica, Natalia Tena (Harry Potter -2007-, Juego de tronos, 2008), Clancy Brown (Carnivàle, 2003) como el bruto, y en menor medida el cómico Bill Burr (aunque también aparece en un puñado de series y películas) como el líder, podían haber dado bastante más de sí.

También hay algunas partes fallidas. Volvemos a tener esos giros convenientes, forzados: en una escena los robots son un problema, pues los disparos no les hacen mucho, sólo para que Mando tenga su momento de lucimiento; en la siguiente caen como moscas al primer tiro. No entiendo que el robot vea en bebé-Yoda un peligro y el pequeño piense lo mismo del otro, es una secuencia de tensión bastante artificial.

Las escenas de lucha cuerpo a cuerpo están mejor rodadas que en los episodios precedentes y el dinero luce bastante esta vez. La estación espacial, el hangar y la nave prisión son dignas de una superproducción de cine. Y la banda sonora es buena, efectiva en la atmósfra de tensión y pegadiza en general.

<- 105| El pistolero 107| El ajuste de cuentas ->

EL MANDALORIANO – 102 – EL NIÑO


102 – The Child
Guion: Jon Favreau.
Dirección: Rick Famuyiwa.
Valoración:

Sinopsis:
El mandaloriano es ahora el perseguido por otros cazarrecompensas, y además se topa con problemas provocados por unos jawas.

Resumen:
La decisión de no entregar la cría al androide parece poner precio sobre la cabeza del mandaloriano: en el desierto enfrenta una banda de cazarrecompensas. Para colmo, su nave ha sido despiezada por una tropa de jawas, y en el intento de asaltar su fortaleza móvil sale escaldado. Kuiil se ofrece de nuevo para ayudarlo, negociando con estos chatarreros, pero el precio que demandan es caro: el delicioso huevo de una criatura muy peligrosa.

Mejores frases:
-¡Utini!

-¡El huevo, el huevo!

Comentario:
Tengo que volver a hablar de expectativas, pero esta vez cambiando el objetivo, porque en el primer episodio le había dado el beneficio de la duda y criticado a los fans impacientes, pero ahora pienso que Disney tenía que haber gestionado mejor la publicidad de El mandaloriano, haber dejado claro que era una serie en formato corto, propio de comedias (25-30 minutos), y con un estilo muy ligero y sencillo. Anunciar una producción con actores reales con más de cien millones de presupuesto a todos nos hizo pensar en una serie normal, de 45-60 minutos, y de gran ambición, pues forma parte de una saga muy dada a la épica espacial o space opera. Los tráileres y comunicados de prensa no dejaban entrever nada de su estilo, y tanto por el presupuesto y acabado como por el ingenio que se ve en el guion en momentos puntuales es imposible no pensar en que podían haber ofrecido algo más llamativo, así que empiezo a ponerme de parte de los espectadores decepcionados y confusos. Si Disney espera ganarse la fidelidad (ganas de revisionarla y por tanto seguir pagando mes tras mes) de sus clientes fans de La guerra de las galaxias apuntando tan bajo…

Sin créditos, este segundo capítulo se queda en 27 minutos, y en lo argumental no aporta nada sustancioso, es una aventurilla secundaria con pocos momentos recordables, esto es, intrascendente, salvada únicamente por su vistoso acabado. Y teniendo la temporada tan solo ocho entregas, los rellenos tan poco llamativos pesan demasiado.

Además, se le ven algunas costuras. El mandaloriano queda como un atontado e inexperto yendo de frente sin planear nada en dos ocasiones. Primero, ante el tanque de los jawas, donde salta a la vista que su desventaja es insalvable, que debería haberse encaramado con sigilo y analizado sus opciones. Luego, ante la criatura en la cueva, donde no muestra prudencia alguna, ni tantea un curso de acción, ni emplea recursos inteligentes. Además, parece demasiado conveniente y previsible que falle estrepitosamente con el “rinoceronte” y tenga que ser salvado.

Se podría pensar nos están presentado a un patán con más valentía que raciocinio, pero es que resulta demasiado estúpido en contraste con el episodio anterior, y canta a la vista que son justificaciones para las escenas de acción. También hay situaciones anodinas que dan ganas de saltarse, como el acto final dedicado a arreglar la nave, tan anticlimático y facilón que te hace terminar el visionado con un bajón.

Para aportar más confusión y sensación de que juegan con el espectador tanto en esta serie como con lo que se ve en los avances del Episodio IX – El ascenso de Skywalker, tenemos los personajes resucitados. Parece que ya nadie se queda muerto, que cualquiera puede reaparecer en cualquier momento. Exprimir el factor nostalgia se pone por encima del respeto al espectador y la coherencia narrativa. Además, el misterio con el niño es muy artificial. Esperemos que justifiquen todo bien y el relato tome rumbos más interesantes.

Las partes buenas son llamativas, pero no suficientes para evitar la sensación de intrascendencia, e incluso entendería quien lo considerada tiempo perdido. En mi caso, en un segundo visionado no fui capaz de verlo entero a pesar de su brevedad.

El primer acto en silencio es de nuevo cine del oeste del bueno, destacando el genial plano del asaltante reflejado en el caso del protagonista. El ataque a la fortaleza móvil de los jawas será muy forzado, pero en lo visual resulta espectacular, no sé qué es maqueta y qué ordenador, la combinación de técnicas es impecable, el realismo total.

Vuelve a verse también amor por el cine. La referencia a Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg, 1989), con el tanque intentando aplastar al protagonista contra las rocas, está bien hilada, y hay un plano al final en la nave muy del estilo de Centauros del desierto (John Ford, 1956), con los personajes en un marco a contraluz y el atardecer del desierto al fondo.

<- 101| Capítulo 1 103| El pecado ->