Archivo de la etiqueta: Nicholas Woodeson

TABOO – TEMPORADA 1

BBC One | 2017
Suspense, drama, aventuras | 8 ep. de 55 min.
Productores ejecutivos: Chips Hardy, Tom Hardy, Steven Knight.
Intérpretes: Tom Hardy, Jonathan Pryce, David Hayman, Jessie Buckley, Oona Chaplin, Edward Hogg, Stephen Graham, Franka Potente, Michael Kelly, Tom Hollander, Richard Dixon, Leo Bill, Jefferson Hall, Nicholas Woodeson, Mark Gatiss, Lucian Msamati.
Valoración:

Tras su buena experiencia con Peaky Blinders, Tom Hardy mantiene un pie en la televisión con una nueva producción levantada por él, su padre y su amigo el guionista Steven Knight, creador principal de aquella serie, entre otros trabajos (Locke, Aliados, Promesas del este). La premisa es de hecho del propio Hardy, aunque el desarrollo lo han llevado aquellos dos, más los directores elegidos, los nórdicos Anders Engström y Kristoffer Nyholm, conocidos por Wallander, Forbrydelsen y otras exitosas por esas tierras. El plan es hacer tres temporadas.

Estamos en 1814. En Inglaterra gobierna el regente estrafalario y enfermizo George IV mientras su padre agoniza, aunque la Compañía de las Indias Orientales ostenta gran poder también. Tras la guerra de indepencia de Estados Unidos de América, la tensión sigue estando latente entre los dos países en la reelaboración de las fronteras americanas, donde cada facción quiere su pieza del pastel.

En un entierro reaparece inesperadamente el hijo del fallecido, James Delaney, tras estar más de una década desaparecido. Su retorno pone la zancadilla a los planes de la corona y de la Compañía, que esperaban heredar la isla de Nootka (o Nukta) y su estrecho, una zona crucial en la costa noreste de América, sobre todo por el comercio marítimo con Asia. Pero Delaney viene con unas motivaciones claras respecto a esas tierras, y se lo pondrá difícil a todos los bandos, por muchos que estos se esfuercen.

En la onda de Peaky Blinders, Copper, Ripper Street y semejantes, Taboo es una de misterio que exprime bien la sordidez y violencia de la época retratada, sumergiéndonos en un ambiente sucio, mísero y caótico donde la odisea de los protagonistas siempre está cargada de pesares y dramas. Delaney (Tom Hardy) está acosado por fantasmas del pasado, como la relación con sus padres y una tragedia que vivió en sus viajes. Su hermana (Oona Chaplin) está casada con un tipo arisco y con arrebatos de violencia (Jefferson Hall), aunque no menos inquietante es la relación con Delaney, incesto incluido. La ambición desmedida de Stuart Strange (Jonathan Pryce) al mando de la Compañía es su propio pozo de tormentos. Y en los secundarios tenemos un repertorio muy interesante que sigue a rajatabla la fórmula: putas poco higiénicas, actrices que a duras penas sobreviven en un mundo de hombres, homosexuales ocultos, granjeros pobres, espías sin escrúpulos, asesinos despiadados… Delaney usa a todos como puede para sacar adelante su lucha incansable, a algunos con más tacto que a otros, y que Dios se apiade de estos últimos…

La ambientación es muy potente en lo visual a pesar de tener un presupuesto ajustado (unos doce millones de euros), con unos decorados y un vestuario que lucen muy bien, sobre todo gracias a una fotografía estupenda. Las labores de dirección son sólidas y el reparto es notable, destacando al inmenso Jonathan Pryce (Juego de tronos, Piratas del caribe), al carismático y sombrío Tom Hardy (Mad Max, Legend, El Caballero Oscuro: La leyenda renace), a su afligido mayordomo David Hayam (El niño del pijama de rayas), con una voz áspera que te dejará anonadado, más un repetorio de secundarios de lujo como Franka Potente (El caso Bourne, Copper), Stephen Graham (Boardwalk Empire), Michael Kelly (House of Cards, Wolf Hall), Mark Gatiss (Sherlock)… Por ello, la única intérprete algo floja se nota más de la cuenta: Oona Chaplin (Juego de tronos, Black Mirror) no está a la altura. Tampoco deslumbra la música, a pesar de ser de un gran compositor al que admiro desde sus primeros trabajos, Max Richter, que deslumbró fuera del círculo sinfónico-minimalista con la serie The Leftovers; su labor aquí resulta un tanto repetitiva. De igual manera, me gustan bien poco los títulos de crédito, sosos a más no poder.

Pero el gran problema de la temporada es el ritmo. Son sólo ocho episodios y se nota que les han sobrado varios, que en el tramo central hacen malabares para no avanzar con la trama antes de tiempo, con lo que resultan bastante, bastante pesados. La fascinación que despierta el personaje de Hardy, la solidez de los secundarios y el atractivo aspecto visual salvan esos capítulos por los pelos. Teniendo eso en mente, no se entiende cómo a veces los guionistas parecen dejar de lado cosas jugosas que podían haber dado más vidilla. Hay otros muchos personajes muy atractivos que podrían haber sido explotados mejor (el asesino, la prostituta, el mayordomo), pero sobre todo le pesa la sensación de que Delaney planea y ejecuta algunas cosas importantes fuera de pantalla. El ejemplo más claro es que se empeña en tener un barco, y al poco aparece con él, luego se lo queman en las peleas y se empeña en tener otro, pero se tira capítulos deseándolo, sin hacer nada concreto hasta que al final resulta que lo consigue así por las buenas. En cambio, le dedican demasiado tiempo al asunto de la pólvora, que parece menos crucial en los acontecimientos actuales. Igualmente, hay alguna subtrama un poco cogida por los pelos: la historia de la hermana no termina de despegar… y acaba sin haber dejado huella; y la sección del negro que trata de denunciar el esclavismo no aporta nada sustancioso.

Así pues, Taboo resulta un tanto irregular, sobre todo lenta, a pesar de guardar un potencial mayor, pero también tiene bastante personalidad y engancha incluso en sus peores bajones.

PD: El título no sé muy bien a qué hace referencia. El único tabú claro es el incesto. Sería más lógico que se llamara “Proscrito”, “Perseguido” o algo semejante, o incluso “Nootka”.
PD2: En EE.UU. se emitió en FX, cuando cabría pensar que lógico hubiera sido en BBC America. A España la ha traído la recién estrenada HBO, que ha visto que para competir con el repertorio de Netflix tiene que abrirse a producciones externas también.

ROMA – TEMPORADA 2 Y FINAL

Rome
HBO | 2007
Drama, histórico |10 ep de 50-65 min.
Productores ejecutivos: William J. MacDonald, John Milius, Bruno Heller, Anne Thomopoulos.
Intérpretes: Kevin McKidd, Ray Stevenson, Polly Walker, Simon Woods, James Purefoy, Lyndsey Marshal, Kerry Condon, Lindsay Duncan, Tobias Menzies, David Bamber, Max Pirkis, Chiara Mastalli, Lee Boardman, Coral Amiga, Nicholas Woodeson, Alex Wyndham, Allen Leech.
Valoración:

La segunda temporada de Roma supone un bajón considerable de calidad e interés en su tramo inicial, aunque por suerte a partir de su ecuador remonta hasta conseguir que el año deje un gran recuerdo. Pero sí, da la sensación de que la inspiración de los guionistas tarda en llegar, y de hecho mi impresión es que fue la cancelación la que salvó la temporada, pues obligó a resumir y centrarse en lo más relevante, dejando de lado las historias estiradas y las que no daban la talla. Por no decir que evitó que la serie tomara un camino que no parece muy factible…

Resulta que mientras estaban escribiendo la temporada, la HBO les comunicó que sería la última, porque veían que el dinero invertido no podían recuperarlo. Bruno Heller y demás guionistas tenían planeado un arco argumental de al menos cinco temporadas: la segunda trataría de la venganza de Octavio sobre los asesinos de César (acabando con la muerte de Bruto en la batalla de Filipos), en la tercera y cuarta estaríamos saltando entre Roma y Egipto hasta la muerte Antonio y Cleopatra y el alzamiento de Octavio como Emperador, pero en la quinta nos iríamos más al Este, al jaleo judeocristiano y, atención, al parecer querían llegar a Jesucristo (aquí un ejemplo de sus declaraciones). No se sabe nada concreto de sus planes, pero desde luego parece un tanto absurdo, porque implicaría pegar un gran salto temporal, pues acabamos en el año -27 y Jesucristo muere en el +30, lo que obligaría a un cambio total en la serie: de escenario, de época y de personajes (por edad no quedaría ni uno vivo; Octavio Augusto fallece en el +14). Y bueno, luego está el tema oscuro de la realidad histórica de Jesucristo; miedo da que guionistas de EE.UU. aborden este asunto, me imagino otro peplum que toma la Biblia como literal, con milagros, resurrecciones… Tampoco veo claro cómo querían tener dos temporadas en Egipto cuando la guerra civil de César y Pompeyo les ocupó tan poco en comparación.

Ya en el inicio de esta temporada se puede observar que el alargamiento de tramas y la inclusión de la sección de los judíos no le hacen ningún bien. El ritmo e interés caen bastante, hasta el aburrimiento incluso, en los cuatro primeros episodios de los diez que consta. La fórmula parece gastada, los personajes agotados, la fascinante historia de Roma algo desaprovechada.

Las aventuras de Voreno y Pullo con el colegio (la asociación de matones del barrio) son poco llamativas, probablemente porque ocupan mucho tiempo para ofrecer una intriga muy básica y que apenas difiere de lo visto en el año previo. En aquel entonces, de un capítulo a otro teníamos nuevas historias bien enlazadas y muy atractivas, mientras que aquí las pretendían reducir y estirar. Además el drama personal sigue inclinándose más de la cuenta hacia el culebrón: qué sensacionalista y cansina resulta la historia de los hijos de Voreno, qué forzado el final de Eirene y algunos giros entre Pullo y Voreno (la predecible confrontación, tan breve como insulsa).

Mientras, la intriga de los nobles también está un poco estancada, ha perdido fuelle. Atia y Servilia están muy exprimidas y ya no sorprenden. La tortura de la primera a la segunda es excesiva se mire por donde se mire; y el final de Servilia, tras tanto sufrimiento y giros rebuscados, no me causó desazón alguna, fue más bien una liberación. Los iniciales tiras y aflojas entre Octavio y Antonio (con Cicerón de nuevo danzando entre medio sin ofrecer una personalidad concreta) y la huida de Bruto no terminan de coger rumbo y ritmo. Por suerte una parte más intensa levanta bien esta sección: los líos amorosos están mucho mejor trabajados, sin giros exagerados. La atracción de Atia hacia Antonio, que nace de necesidad política pero en la que luego también aparece el afecto, y el romance de Octavia y Agripa que deben mantener en secreto por culpa de las tradiciones, están bien llevados y ganan cuando la política se mete en medio: las bodas por conveniencia y las separaciones forzadas ofrecen un buen drama.

Pero lo peor es que la trama judía resulta un verdadero coñazo. El matón de Atia, Timon, cobra protagonismo, llega su hermano, vemos a su familia y conocemos un poco de sus asuntos culturales y religiosos, donde el ascenso del rey Herodes al poder (auspiciado por Roma) va a agitar mucho las cosas los próximos años. Pero ni estos personajes tienen el tirón de los demás ni la trama consigue ser llamativa, y además queda muy descolgada del resto.

Los saltos temporales y encuentros se cuidan aún menos que en la temporada anterior, simplemente los guionistas quieren separar y reunir a determinados personajes y lo hacen. El lapso en el que Pullo se va con Eirene y regresa es un tanto cutre, sobre todo tras el diálogo explicativo tan facilón. El tropiezo de Lyde con Pullo es vergonzoso: ¿de verdad ella no conoce el camino a su barrio de toda la vida? El viaje de Pullo tras Voreno y luego el de estos dos tras las niñas tampoco está muy bien expuesto. El crecimiento de Octavio no sabían dónde meterlo y lo cuelan al azar en un momento en que no parece haber pasado mucho tiempo (tres meses creo que dicen); de todas formas, con este cambio estaban bastante atados, y el nuevo de actor es acertadísimo.

Pero con la sombra de la cancelación deciden reescribir gran parte del año, y aceleran y concentran todo lo bueno mientras apartan lo malo. Quizá hubiera sido mejor que rehicieran la temporada entera, eliminando completamente a los judíos y demás tramas poco sustanciosas para empezar con más fuerza con las intrigas políticas, pero se ve que no quisieron desechar el trabajo realizado o no les daba tiempo porque el calendario de rodaje se les echaba encima y posponerlo o alargarlo supone un dineral. Pero menos es nada, y el nuevo rumbo que toma mejora sustancialmente.

A partir del quinto capítulo (Heroes of the Republic), cuando Octavio se siente con la confianza, poder y bazas como para empezar a jugar a lo grande, la remontada es espectacular. Desaparecen los cansinos judíos, de golpe y para siempre, y no se los echa de menos. Los colegios se limitan a un mínimo aceptable y tienen más relevancia en el conjunto con el jaleo de la escasez de grano. Pero sobre todo, gana importancia el conflicto político y vemos que lo hace incluso solventando una de sus carencias en la primera temporada: Octavio y Antonio son personajes mejor trabajados que César y Pompeyo. La guerra de intrigas que se traen los dos hombres más poderosos de Roma es más compleja y detallada, pero si gana es principalmente porque se le da más profundidad al dibujo de los dos líderes. Conocemos al detalle cuáles son sus intenciones, qué temen y desean, las emociones que los embargan en cada momento… No quedan relegados a secundarios como César, Pompeyo y Catón, sino que somos partícipes de sus vidas con mucha cercanía. De hecho adquieren tal protagonismo que casi dejan a Pullo y Voreno como secundarios, cosa que se agradece porque se reducen los giros de folletín con ellos.

Estamos de nuevo ante una intriga política multinivel donde hay muchos protagonistas que van moldeando los acontecimientos, todos ellos accionando y reaccionando a su manera. Así, para cada decisión ha habido detrás movimiento de varios hilos que la han condicionado, y a esta le siguen numerosas consecuencias. Tiras y aflojas, pactos, engaños, jugadas sutiles (sobre todo por parte del inteligente y frío Octavio), matrimonios estratégicos… Hay un montón de grandes instantes, y conforme avanza la temporada aumentan en número y calidad. La boda de Antonio con Octavia como estrategia de Octavio para manejar a Antonio y su imagen pública, el Triunvirato (con Lépido metido con calzador, pero bueno), la caída de Antonio bajo el embrujo de Cleopatra, cómo Octavio consigue poner a Roma en contra de Antonio para reforzar su propia imagen y evitar llamar al conflicto otra guerra civil, la fascinante Livia Drusilla, tan bien conseguida en tan poco espacio de tiempo (atención a la rivalidad con Atia, que le da nueva vida a esta última)… Y los mejores instantes se guardan para el desenlace: el encuentro entre Octavio y Cleopatra (leyéndose el uno al otro) y los suicidios de Antonio y Cleopatra son escenas magistrales. Tan solo hay algún desliz menor, como la forma absurda en que cae Bruto: un romano noble que ve llegar su fin muere con honor clavándose la espada él mismo, no lanzándose a que lo trinchen las tropas enemigas. Por el otro lado, la muerte de Cicerón es muy emotiva.

Todo ello se narra además con bastante fidelidad histórica, sin huecos o cambios forzados a pesar de que condensan bastante los eventos. Los saltos temporales y las escenas difíciles evitadas con elipsis (la gran batalla naval de Actium/Accio) fluyen muy bien, haciendo olvidar los tropiezos del inicio de temporada. Mientras, la parte más ficcionada, la de Pullo y Voreno, como decía parece ganar dándole menos protagonismo. Los personajes son los mismos y su evolución está bien expuesta, pero nos libramos de los giros exagerados. La pena es que su encuentro en Egipto, interesante en principio, desemboca en un desenlace un tanto forzado: Voreno va herido de Egipto a Roma, un auténtico suicidio cuando lo lógico es parar a curarse en el primer lugar medio seguro que encuentren, y Pullo comete la temeridad de meter a Cesarión en plena ciudad, cuando es el heredero más buscado del mundo y además será difícil quitarle su educación como soberano.

En cuanto a personajes secundarios, algunos funcionan muy bien pero otros no terminan de despuntar. Octavia resulta muy atractiva gracias a que le ponen problemas más realistas de las mujeres romanas y menos culebrón retorcido. El ya de por sí simpático Posca mejora al tener un viaje más variado. Agripa es un encanto, aunque por desgracia no hay tiempo para mostrar su valía como general. En cambio Mecenas queda más desdibujado, y Longino sigue siendo un relleno para cumplir con la Historia, como lo es luego también Lépido.

Los actores Kevin McKidd (Voreno), Ray Stevenson (Pullo) y Polly Walker (Atia), siguen estando soberbios, pero quienes destacan este año son James Purefoy como Antonio, Lyndsey Marshal como Cleopatra y el nuevo actor para Octavio, Simon Woods (que clava la forma de actuar del anterior), siendo estos dos últimos intérpretes nada conocidos, y de hecho no han vuelto a tener papeles que les den visibilidad. Por cierto, soy yo o Lépido (Ronan Vibert) se parece un montón a César (Ciarán Hinds), produciendo una sensación de déjà vu en sus apariciones.

En cuanto a la puesta en escena, las labores de dirección (y fotografía y música) siguen en la misma línea, manteniendo formas clásicas muy efectivas, pero en cuanto a grandilocuencia reducen un poco el nivel para ahorrar dinero. La única secuencia de gran complejidad es la esperada batalla que Filipos. El resultado es francamente bueno para una serie, más teniendo en cuenta que es la primera vez que se intenta algo así, pero lo cierto es que no impacta tanto como creo que podría: pienso que podrían haber sacado más partido al potencial que tenían a mano con tal despliegue de dinero y recursos. Tampoco deja huella el único escenario nuevo relevante, el cruce del colegio donde están Pullo y Voreno, que es de buen tamaño pero no impacta como las escenas del foro y otras calles y villas vistas desde la primera temporada. Y lo que me parece más importante es que se echa de menos una ampliación más notable de Alejandría y el palacio de Cleopatra, pero supongo que viendo que les cancelaban no la hicieron.

Siendo mucho más irregular que la primera temporada, me ha costado más aún darle nota. El tramo inicial es decepcionante, pero la remontada a partir de su ecuador impresionante y ofrece de nuevo una serie de grandes cualidades. Por su deslumbrante aspecto visual, la notable recreación de la época* y la fuerza arrolladora de algunos de sus protagonistas creo que merece un notable, aunque no evita la sensación de cierto desencanto y de que, después de todo, la cancelación quizá hizo más bien que mal, aunque en su momento los seguidores la lloramos bastante. Esto me lleva a señalar que también me parece que no es una serie que envejezca bien. Con sus destacables virtudes nos cegó ante unas limitaciones en el guion que se hacen más patentes cuanto más tiempo pasa y la comparas con otras series de la cadena que resultaron sublimes en ese aspecto y por ello el paso de los años no parece afectarlas: The Wire, Los Soprano, A dos metros bajo tierra, Carnivàle… Yo la pongo al nivel de Deadwood: fascinante e imprescindible, pero no llega a conseguirse la obra maestra latente en ella.

Como decía en la presentación, se planeó realizar una película (no sé si para cine o para tv) recuperando a Pullo y Voreno (después de todo realmente no se lo ve morir), pero finalmente no se concretó nada.

* No encuentro un artículo de calidad que hable del tema, pero mi impresión es que el vestuario romano de esta temporada se excede en diseños y costuras enrevesados para aquellos tiempos y en adornos recargados. Concretamente estos últimos no eran usados por los hombres, salvo el anillo de rigor con sus siglas, pero aquí se aferran a la manía de Hollywood de ponerles brazaletes de todo tipo. Todo queda muy bonito y vistoso, pero no es del todo fiel a la Historia. Lo que sí es una cagada monumental es tener a reyes extranjeros (Cleopatra, Herodes) paseándose por el foro, es decir, dentro del recinto sagrado de la ciudad; es una transgresión absurda si pretendían ser fieles.

Ver también:
Presentación
Temporada 1 (2005)
Temporada 2 (2007)