Archivo de la etiqueta: Lori Petty

ORANGE IS THE NEW BLACK – TEMPORADA 6

Neflix | 2018
Drama, comedia | 13 ep. de 50-85 min.
Productores ejecutivos: Jenji Kohan.
Intérpretes: Taylor Schilling, Laura Prepon, Yael Stone, Natasha Lyonne, Kate Mulgrew, Dale Soules, Danielle Brooks, Uzo Aduba, Adrienne C. Moore, Elizabeth Rodriguez, Selenis Leyva, Jessica Pimentel, Dascha Polanco, Jackie Cruz, Laura Gómez, Daniella De Jesús, Nick Sandow, Beth Dover, Matt Peters, James McMenamin, Emily Tarver, Mike Houston, Taryn Manning, Amanda Fuller, Susan Heyward, Lori Petty, Nicholas Webber, Laverne Cox, Shawna Hamic, Alysia Reiner, Mackenzie Phillips, Vicci Martinez, Henny Russell.
Valoración:

Cabía pensar que la renovación por tres años de golpe allá en la cuarta temporada daba a Jenji Kohan y su equipo de guionistas tiempo más que de sobra para planificar bien las historias a largo plazo y tener claro cómo abordar el tramo final, pero la sexta y penúltima etapa parece haber sido improvisada más de la cuenta. Ha dejado cierta decepción en el ambiente, pues Orange is the New Black ha pasado de copar las listas de lo mejor del año a un segundo plano. Continúa siendo una serie superior a la media, un entretenimiento de primera a la vez que un análisis sociológico magistral, pero el listón estaba alto y se esperaba que siguiera subiendo. El motín puso la expectación por las nubes. Muchos frentes, muchos problemas, y todo sobre un grandísimo trabajo con los personajes y la crítica social subyacente, nos dejaron en vilo y esperando ver más. Pero prácticamente hacemos un borrón y cuenta nueva y tenemos una temporada de relleno. Adictiva, espectacular a veces; encantadora, hasta el punto de hacerte vibrar con la mayor parte de sus numerosos personajes; didáctica y a la vez conmovedora, porque muestra la realidad con una visión compleja y delicada; pero, en el fondo, de relleno.

Las reclutas son repartidas en distintos pabellones de máxima seguridad. Muchos personajes desaparecen y conocemos otros nuevos, por sí solos interesantes (en especial los guardias y su jueguecito), pero puede mosquear que a estas alturas den la espalda a los que tenían un vínculo emocional ya establecido con el espectador y con los que se esperaba que abordaran sus arcos finales para irse por las ramas con novedades. La niñata pelota y las dos hermanas en guerra constante por liderar a las presas y mostrar su odio mutuo ofrecen aventurillas bastante moviditas, pero carentes del recorrido emocional tan trabajado y el contenido intelectual crítico al que nos tenían acostumbrados. Es decir, valdrían como tramas secundarias, de esas que salpican el día a día en la cárcel, pero me temo que toman protagonismo total a costa de dejar las secciones principales, las que esperábamos ver desarrolladas, en un plano inferior.

Las secuelas del motín se tratan con cuentagotas a través de unas pocas historias deshilvanadas y sin la garra y lecturas de antaño. La feroz crítica a las carencias del capitalismo y cómo promueve la corrupción (el sistema penitenciario, la justicia, los políticos…) solo se retoma en dos parejas de personajes. Por un lado tenemos el esperado juicio por el motín, que recae en Taystee y Caputo. Este resulta simplemente correcto y está extendido más de la cuenta para que abarque todo el año, dejando la sensación de que sabe a poco, de que cumplen con ello por obligación. Mejor funciona la odisea de Dayanara y su madre, ambas empujadas por el sistema a hundirse más y más: la primera ve que la cárcel es su futuro, y por consecuencia trata de hacerse fuerte con los grupos más violentos; la otra, se encuentra con que todo está diseñado para que vuelva al mundo del crimen. Pero fuera de ello apenas tenemos unos repetitivos amagos de traiciones entre las presas implicadas en el motín para salvar sus propios cuellos y un par de escenas dedicadas al estrés de los guardias. Todas las historias subyacentes (pobreza, racismo y demás injusticias sociales) que llevaron a las presas a la cárcel, en muchos casos injustamente, y fueron creciendo hasta acabar provocando la rebelión, se dejan de lado y nos vamos a un sinfín de historias secundarias.

Y no me malentendáis. Como indicaba, estas son de nuevo variadas y muy atractivas, y ofrecen un muestrario de vivencias y problemas realistas con una naturalidad asombrosa. Pero como llegan a costa de olvidar todo lo andado se pierde gran parte del interés, de la pasión con que seguíamos la serie. Además, no todas las historias funcionan, con algunas estamos dando vueltas en círculos todo el año: Frieda y sus miedos y Suzanne y su confusión terminan agotando. También debo quejarme de que continúan desaprovechando el grandísimo talento de Taylor Schilling al no darle al personaje historias más intensas con las que la actriz pueda lucirse como en las primeras temporadas; prácticamente lo único que ofrece es la rivalidad con la matona, que se hace cansina.

Así que esperemos que para la traca final vuelvan a la senda y deslumbren como antaño.

Ver también:
Temporada 1 (2013)
Temporada 2 (2014)
Temporada 3 (2015)
Temporada 4 (2016)
Temporada 5 (2017)
-> Temporada 6 (2018)
Temporada 7 y final (2019)

Anuncios

ORANGE IS THE NEW BLACK – TEMPORADA 4

Netflix | 2016
Drama, comedia | 13 ep. de 55-75 min.
Productores ejecutivos: Jenji Kohan.
Intérpretes: Taylor Schilling, Laura Prepon, Yael Stone, Natasha Lyonne, Kate Mulgrew, Lea DeLaria, Annie Golden, Kimiko Glenn, Lin Tucci, Dale Soules, Abigail Savage, Lori Petty, Danielle Brooks, Uzo Aduba, Samira Wiley, Amanda Stephen, Vicky Jeudy, Laverne Cox, Adrienne C. Moore, Elizabeth Rodriguez, Selenis Leyva, Jessica Pimentel, Dascha Polanco, Jackie Cruz, Diane Guerrero, Laura Gómez, Rosal Colon, Daniella De Jesús, Miriam Morales, Nick Sandow, Michael Harney, Beth Dover, Matt Peters, Alan Aisenberg, Brad William Henke, James McMenamin, Emily Tarver, Michael Torpey, Mike Houston, Taryn Manning, Emma Myles, Julie Lake, Blair Brown, Constance Shulman, Francesca Curran, Asia Kate Dillon, Kelly Karbacz.
Valoración:

Alerta de spoilers: Presento las tramas del año, pero sin revelar giros clave ni finales.–

Casi todas las críticas señalaban un poco de desgaste en la tercera temporada, que dejaba un tanto de lado el drama serio en pos de una comedia más ligera y tenía algunas secciones secundarias poco sustanciosas en comparación con lo que venía ofreciendo. El bajón no apartó a Orange is the New Black del podio de las mejores series de los últimos años, pero sí apenaba un poco, dado el nivel logrado y el potencial todavía por explotar. Pero está claro que su autora Jenji Kohan y su excelso grupo de guionistas han tomado nota y se han esforzado más en este nuevo año, pues ofrece una maduración clara: todas las historias crecen en complejidad y alcance como se esperaba, llegando a tener tramos magistrales.

Empezamos con el último vuelco que sufre Alex Vausse, esta vez debido el intento de asesinato que acaba con el sicario muerto a manos de Lolly, la loca. Haberse salvado no implica alivio, porque deben deshacerse del cadáver, vivir con miedo a ser descubiertas, cargar con la culpa de un homicidio… Vausse entra en una espiral de estrés, pavor y remordimiento, y Lolly recae en su demencia. Healy trata de ayudar a esta última, en otro intento de encontrar algo por lo que dar sentido a su existencia y su trabajo. Pero las vueltas que da la vida son inesperadas y duras, y en principio ninguno de los tres parece estar capacitado para sobreponerse.

El momento idílico del lago, roto por la entrada de una nueva remesa de reclusas, nos dejó a las puertas de una nueva etapa en Litchfield, una nueva trama global. La compra de la prisión por una empresa privada empieza a notarse, sobre todo en la parte crítica de la serie, que pone patas arriba el capitalismo desbocado de EE.UU., cebado especialmente en el sistema carcelario. Se desarrolla con el toque irónico tan inteligente del que suelen hacer gala, pero esta vez el drama que se va gestando resulta más duro y sobre todo llega a alcanzar una complejidad asombrosa. La dinámica miserable de esta empresa, que sólo busca beneficios rápidos (más presas implica más dinero del gobierno), afecta en cascada a toda la prisión de formas muy variadas, pero no sólo a las internas, sino también a los trabajadores, tanto administración como guardias.

Caputo creía haber tocado el cielo al ascender, pero la maraña administrativa que lo engullía se convierte en un verdadero infierno ahora que está en manos privadas. Las reuniones surrealistas con la junta, la guerra sucia entre cada jefe, el poco margen que consigue para tratar de mejorar las condiciones en la penitenciaría… Y por supuesto, los fallos del sistema magnifican los fallos humanos: los guardias anteriores dimitieron por las malas condiciones y los nuevos no son mejores. Algunos son unos niñatos sin experiencia, pero la mayor parte son exsoldados con traumas de guerra que los vuelven inestables y violentos (atención al momento del ratoncito). En concreto, el capitán Piscatella pone los pelos de punta.

Todo junto va creando un malestar creciente en la situación de las reclusas, que ya era difícil de por sí. Cabe destacar que Piper Chapman recibe un golpe en su ego cuando su chanchullo con las bragas usadas se sale de madre, pues sin pretenderlo da aires a las supremacistas blancas en su obsesión de tomar el control, con lo que se caldea el ambiente aún más. Pero como siempre, tenemos entre treinta y cuarenta personajes con vivencias propias. El continuo viaje con las drogas de Nicky, el suplicio de Sophia en aislamiento, las locuras de Lorna tratando de montarse otra vida de ensueño, la inesperada salida en libertad de una de las latinas, la lucha incansable de Red por mantener su dominio y a su familia, la presencia de la famosa Judy King, Soso y Poussey encontrando la felicidad, Pennsatucky lidiando con la violación… La lista de pequeñas historias es interminable, todas resultan deliciosas, sean divertidas o dramáticas, y están entrelazadas con tanta habilidad y sutileza que parece que estamos ante la realidad misma. Además estas nos empujan a reflexionar sobre lo que nos hace humanos, nuestros errores e intentos de mejorar, y cómo el entorno nos influye muchísimo más de lo que queramos creer. Porque Orange is the New Black a lo tonto está construyendo un ensayo sobre el ser humano de un calibre monumental y una inteligencia y profundidad extraordinarias, en la estela de Oz y The Wire, aunque obviamente en un estilo propio.

Al final todo explota en un clímax dramático de impresión que dejó a sus muchos espectadores con el corazón encogido. No es sólo la tragedia que cae injustamente sobre una de las protagonistas, ni la dura revelación de la razón por la que Ojos Locos acabó encarcelada, sino en general por el ambiente que construyen los guionistas y directores en los últimos capítulos: la tensión latente, la sensación de que todo acabará mal y la gradual caída en el abismo de varios personajes (los destinos Healy y Lolly son demoledores) te van dejando mal cuerpo, para luego hacerte pedazos con el fatídico desenlace. Así, Orange is the New Black nos ofrece su año más maduro y emocionante, pero también el más doloroso.

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.