Archivo de la etiqueta: Eva Birthistle

EL ÚLTIMO REINO (THE LAST KINGDOM) – TEMPORADA 3

Netflix | 2018
Aventuras, drama, histórico | 10 ep. de 55 min.
Productores ejecutivos: Stephen Butchard, Nigel Marchant, Gareth Neame, David O’Donoghue.
Intérpretes: Alexander Dreymon, David Dawson, Ian Hart, Eliza Butterworth, Millie Brady, Emily Cox, Mark Rowley, Arnas Fedaravicius, Harry McEntire, James Northcote, Ewan Mitchell, Adrian Bouchet, Jeppe Beck Laursen, Toby Regbo, Timothy Innes, Cavan Clerkin, Adrian Schiller, Eva Birthistle, Tobias Santelman, Julia Bache-Wiig, Magnus Bruun, Thea Sofie Loch Næss, Ola Rapace.
Valoración:

El mundo de El último reino sigue ganando en complejidad, abriendo el horizonte, dando cada vez más relevancia y alcance a las intrigas políticas, poniendo más facciones e intereses en liza. Y no por ello se descuidan las aventuras de Uthred y sus amigos.

Sin duda chirría un poco que este don nadie como Uthred esté tan metido en la corte, se tomen decisiones pensando en su valía como mercenario y como líder en batallas, pero por ahora los autores (tanto Stephen Butchard al frente de la adaptación como supongo que Bernard Cornwell en las novelas) juegan bien con esta pequeña fantasía introducida en una obra histórica muy fiel. No traspasan las líneas hacia la incongruencia, Uthred es lo que es, un peón del que se aprovechan los nobles. Y eso lo exprimen bien, sus lealtades son puestas a prueba y sus planes personales alterados constantemente por los designios de otros, dando mucho juego a su de por sí ajetreada vida.

Este año ocurre de todo y todo se hilvana muy bien. Numerosos frentes danzan a la par, de forma que siempre hay acción y tensión: no sé sabe cómo saldrá airoso Uthred, cómo y cuándo estallará la guerra política y si se transformará en guerra civil, cuándo las incursiones danesas darán un vuelco inesperado… Los cada vez más numerosos y atractivos protagonistas se mueven cada uno por su terreno como pueden, sobreviviendo, intrigando, traicionando…

La salud de Alfred se debilita. Se cree que tendría una dolencia crónica, como la enfermedad de Crohn, porque tuvo problemas gastrointestinales durante media vida. Pero su resolución no se ve afectada, sigue trabajando por su sueño de una Inglaterra unida que evite guerras constantes entre los reinos locales y se defienda mejor contra las interminables invasiones danesas. Sin embargo, las dudas sobre su salud tienen a todos tensos, y empiezan a mover ficha para posicionarse antes de su fallecimiento.

¿Está el joven heredero Edward preparado para el trono? Alfred quiere dejarlo en buenas manos, pero con tantos intereses personales y políticos cruzados no logra afianzar su posición y educación. El rey de Mercia, Aethelred, se encuentra en un lugar privilegiado tras el matrimonio con la hija de Alfred, Aethelflaed, pero su debilidades como político frenan su potencial. Sus frustraciones las paga con ella, quien debe encontrar formas de defenderse y fortalecerse como persona. El apoyo inesperado en Uthred resulta crucial.

El sobrino destronado de Alfred, Aethelwold, encuentra en esta situación nuevas ganas por vivir, una meta que lo centra, una ambición que lo empuja a sobreponerse a su cobardía: ganarse adeptos para recuperar el trono. Sus juegos a dos bandas y sus grandes traiciones son espectaculares. Pero en la corte también tienen gran presencia la esposa del rey, Aelswith, que siempre se esfuerza por ser tenida en cuenta, la omnipresente religión, con varios representantes, como Beocca y Pyrlig, y algunos nobles, destacando al anciano Aethelhelm, que demuestra gran experiencia y prudencia.

Los daneses destacados en esta nueva ola de incursiones son Haesten, Sigurd Pelo Sangriento, y Cnut. Los enfrentamientos entre ellos lejos de facilitar el trabajo a Alfred traen más desconcierto y problemas, sobre todo porque Haesten es inteligente y maneja a su antojo a los sajones con alianzas engañosas.

Uthred y su peculiar banda están más en peligro que nunca. La relación con Alfred se tensa y afloja según los acontecimientos, aumentando las ya existentes dudas en su posición entre los sajones. Pasan por infinidad de etapas, de fidelidad bien recompensada, de confrontación que deja sus futuros en vilo, de enfrentamiento directo que los llevan fuera de la ley, lo que podrían empujar a Uthred a aliarse de nuevo con los daneses, con su hermano adoptivo Ragnar y su amiga Brida. Osferth, Sihtric y Finan son perros fieles que lo seguirán a donde vayan, pero Hild y Beocca no pueden arriesgar tanto. Aun así, la tormenta alcanzará a este último de formas inesperadas.

La combinación entre las aventuras de Uthred y la parte política es muy equilibrada, se alimentan la una a la otra de forma que no hay huecos, todo avanza siempre con paso firme y ritmo trepidante, y sobre todo, con incertidumbre y sorpresas en cantidad, de un episodio a otro cambia todo el tablero de formas imprevistas. Los personajes han crecido un montón, su dibujo y desarrollo es magnífico. El carisma de algunos (Finan) es arrollador, la simpatía de otros (Beocca) encantadora, pero no hay ningún eslabón débil, todos aportan unas vivencias propias atractivas y algo relevante al conjunto.

El reparto es bastante sólido, destacando de nuevo los papelones de David Dawson y Eliza Butterworth como Alfred y Aelswith, lo cómodo que se encuentran Adrian Schiller (Aethelhelm) e Ian Hart (Beocca), la magnética personalidad de varios secundarios (Mark Rowley como Finan, Cavan Clerkin como Pyrlig), y la selección de actores nórdicos para los vikingos. Sólo Alexander Dreymon como Uthred se mantiene bastante por debajo, pero tiene simpatía suficiente como para que no rompa la conexión.

En cuanto a fidelidad histórica, sigue siendo una de las mejores series que he visto. Mantiene la cronología de los hechos importantes sin alteraciones gratuitas que canten a la vista. Tampoco he hecho un análisis a fondo, pero de lo que conozco de la época y los vikingos no me rechina nada, no como en la más famosa Vikingos (Michael Hirst, 2013), donde mezclan eventos y figuras históricas sin ton ni son. Pero donde más destaca es de nuevo en el cuidado al detalle. Las formas de ser de la gente, los estratos sociales y también el vestuario son muy realistas. Me han encantado algunas vivencias secundarias propias de aquellos tiempos muy bien insertadas entre las grandes intrigas, como el miedo que infiere la bruja Skade y los conflictos de integración entre daneses y sajones que vemos a través de Beocca y Thyra. Respecto a las novelas en que se basan, Sajones, vikingos y normandos (The Saxon Stories) de Cornwell, según veo comentado sí parece que se va distanciando cada vez más.

Sin duda no tiene un presupuesto de superproducción que permita decorados de lujo, recreaciones de ciudades muy elaboradas y grandes batallas, pero la ambientación a pie de calle es perfecta y como digo muy fiel a la realidad, cada vez tenemos más localizaciones en decorados y exteriores, y las escaramuzas y batallas son cada vez más épicas. Sin duda podría haber resultado mejor con una dirección, fotografía y música de mayor nivel, pero cumple sin fallas notorias en un género difícil.

La maduración de El último reino ha llegado a su punto álgido, dando una temporada redonda, espectacular, donde toda historia personal engancha y el todo resulta tan equilibrado como absorbente. Que la floja Vikingos tenga tanto éxito mientras esta pasa tan desapercibida es algo incomprensible. Y dije el primer año que tenía la impresión de que muchos espectadores llegaron esperando encontrar otro Juego de tronos (David Benioff, D. B. Weiss, 2011) y al ser una de aventuras sencillas podrían acabar decepcionados, pero ahora no tiene nada que envidiarle. Ya sólo falta que no patine como aquella…

Ver también:
Temporada 1 (2015)
Temporada 2 (2017)
-> Temporada 3 (2018)
Temporada 4 (2020)

EL ÚLTIMO REINO (THE LAST KINGDOM) – TEMPORADA 1

The Last Kingdom
BBC America, BBC Two | 2015
Aventuras, histórico | 8 ep. de 60 min.
Productores ejecutivos: Nigel Marchant, Stephen Butchard, Gareth Neame, David O’Donoghue.
Intérpretes: Alexander Dreymon, David Dawson, Adrian Bower, Ian Hart, Emily Cox, Rune Temte, Thomas W. Gabrielsson, Tobias Santelmann, Amy Wren, Sean Gilder, Brian Vernel, Simon Kunz, Harry McEntire, Eliza Butterworth, Charlie Murphy, Nicholas Rowe, Eva Birthistle.
Valoración:

Estamos en el siglo IX, cuando los vikingos ponen los ojos sobre los reinos sajones (Inglaterra) en busca de gloria, riqueza y tierras. Una partida de daneses ataca un castillo y toma como rehén al joven heredero, Uthred, que será educado ahora como uno de ellos. Su vida da otro vuelco cuando, ya de adulto, su actual familia es masacrada por las rivalidades entre clanes. Entonces huye de vuelta hacia los reinos sajones, esperando recuperar las tierras que debería heredar, aunque encontrará dificultades para ser aceptado de nuevo, al ser considerado medio danés. Por otro lado, busca también venganza por la masacre de su familia adoptiva.

La serie parte de las novelas The Saxon Stories (en España conocida como Sajones, vikingos y normandos) de Bernard Cornwell, que narran las aventuras de un ficticio habitante (Uthred) del castillo de Bebbanburg (hoy en día Bamburgh) en un contexto histórico bastante realista. Y esta fidelidad la mantienen los productores, con Stephen Butchard como principal guionista, en la adaptación. Resulta una obra mucho más verosímil que la más famosa Vikingos (Michael Hirst, 2013), que se apoya demasiado en una figura muy mítica y toma excesivas licencias. Lo más notable es el esfuerzo por ser fieles en el vestuario, lo que le ha ganado incluso alguna crítica absurda de “parece cutre”. Se ha instalado demasiado en la retina del espectador los fantasiosos cueros negros y peinados extravagantes de Los Tudor (Hirst, 2007) y Vikingos y muchas películas, y cuando se encuentran con una obra que respeta la sencillez y pobreza propia de esos siglos les parece anacrónico o insuficiente.

Los movimientos y conflictos de reyes y nobles ingleses y líderes vikingos también se mantienen cerca de lo que se conoce, y aunque Uthred anda siempre metido en todo es una presencia más, no cobra un protagonismo excesivo como los de Pullo y Voreno en Roma (Bruno Heller, William J. MacDonald, John Milius, 2005). En el retrato de la época se van exponiendo distintos aspectos de forma muy orgánica. Se dibujan bien las diferencias entre las clases nobles y el pueblo llano, y se respeta la ignorancia y vulgaridad de las gentes, que esto es otra cosa que se suele pasar mucho por alto, es decir, en el género (cine o series) los personajes muchas veces parecen sacados del presente, y la religión, crucial en esa época, no parece existir. Aquí cada individuo actúa según dónde y cómo se ha criado, y se muestra muy bien la sombra de la religión en todo momento. Los autores son capaces incluso de exponer el cambio gradual en la sociedad y la política a pesar de lo corta que es la temporada. El contraste entre la forma de pensar de los vikingos y los ingleses es palpable, y la intriga e inquietud por el único dios cristiano se ve crecer en los primeros poco a poco: las matanzas vikingas iban seguidas de alianzas y bautizos que los integraban. Donde no ponen mucho esmero es en los idiomas, todos parecen hablar inglés; en Vikingos sí trataron muy bien este tema.

Uthred es un joven con demasiadas ambiciones y poca experiencia, así que se lleva bastantes palos. Pero también es inteligente y hábil y aprende rápido. ¿Conseguirá alcanzar alguna de sus muchas metas? La primera, volver a ser aceptado por los ingleses, es la principal en esta temporada. Ha de lidiar constantemente con las intrigas palaciegas del rey Alfred de Wessex, donde todos recelan de sus intenciones. Este rey luego sería conocido como El Grande, pues ante el envite vikingo imaginó unos reinos sajones unidos, pero ahora vemos a un líder prudente, piadoso, lo que choca con el pagano e irreflexivo Uthred. En la corte encontramos al religioso Beocca, que conoció a Uthred en su infancia y es el único que, no sin dudas, lo intenta ayudar; a los Odda, el padre fiel consejero del rey, y el hijo un trepa ambicioso y pronto rival de Uthred; y a otros pocos condes y religiosos. Pero quien más deslumbra es el soldado Leofric, uno de esos secundarios que roba escenas a todos los demás, incluso al protagonista; la relación con Uthred pasa por muchas fases sin atascarse en estereotipos. Aunque también merece una distinción Aethelwold, heredero al trono echado a un lado por inútil, que resulta un secundario cómico muy efectivo. Entre los vikingos tenemos a Ragnar, el hermanastro de Uthred, con quien planea la venganza por la masacre de su familia; Brida, la esclava con la que escapa, amante y amiga intermitente, por eso de los cambios de bando constantes de Uthred; y Guthrum y Ubba, algunos de los reyezuelos más importantes de la época y causantes de los principales infortunios de Uthred.

Pero hay más secundarios que dejan buena impresión a pesar de su breve presencia, como la monja o Skorpa, pues la serie se distingue más por mostrar unos habitantes muy verosímiles y atractivos que por elaborar tramas complejas. Sí, es cierto que es de aventuras de supervivencia más que de política, pero el principal problema de la temporada es que resulta muy, muy predecible. Es fácil ver venir el resultado de cada nueva etapa en la odisea de Uthred, y por mucho que le pase es difícil creerse que no saldrá airoso: no hay giros hábiles que sorprendan ni intrigas absorbentes que ofrezcan un poco más de densidad y suspense. Pero, con ese esfuerzo puesto en los protagonistas, su viaje engancha con facilidad. A Uthred le va cayendo de todo encima y avanza como bien puede, los conflictos internos del rey son muy interesantes, las pocas disputas de la corte efectivas, las rivalidades y alianzas facilonas pero nunca vulgares, y no hay batallas con la épica de Vikingos pero lo que ofrecen es más que suficiente.

El reparto es la mar de competente. Quizá el protagonista, Alexander Dreymon, es más guaperas que un intérprete de nivel, pero cumple de sobras. Quienes más destacan son Adrian Bower, que borda a Leofric con un carisma arrollador, David Dawson, capaz de mostrar los pensamientos del rey Alfred sólo con el gesto y la mirada, Ian Hart como el pelota de Beocca, y Harry McEntire como Aethelwold, el heredero fracasado. Cabe señalar también las apariciones estelares de grandes nombres como Matthew Macfayden o Rugter Hauer, y el cuidado en elegir actores nórdicos para los vikingos.

Los capítulos son largos, casi de sesenta minutos cada uno. Alguno de los iniciales se me hizo un poco pesado, como si abarcara demasiadas historias que hubieran ido mejor por separado y en episodios más breves, y sí, también con algo menos de previsibilidad, pero una vez inmerso en la vida de los protagonistas y con todos los frentes abiertos mejora rápidamente. Pasamos de la aventura de supervivivencia a las intrigas de la corte y de ahí al romance cuando no a la acción a toda velocidad pero sin que ningún escenario ni género llegue a solaparse o ralentizarse más de la cuenta, y todo va dejando un buen poso en los personajes. En resumen, siempre hay sensación de avance, y la corta temporada tiene entidad propia a pesar de tocar muchas temáticas y dejar muchas de las historias abiertas.

El último reino es una buena recomendación para quien busque aventuras históricas entretenidas y respetuosas a la vez. Pero si se ambiciona una nueva Juego de tronos, como les ha pasado a muchos, seguramente decepcionará.

Ver también:
-> Temporada 1 (2015)
Temporada 2 (2017)
Temporada 3 (2018)
Temporada 4 (2020)