Archivo de la etiqueta: Drea de Matteo

SONS OF ANARCHY – TEMPORADA 7 Y FINAL


FX | 2014
Acción, drama | 13 cap. de 50-80 minutos
Productores ejecutivos: Kurt Sutter, Paris Barclay.
Intérpretes: Charlie Hunnam, Katey Sagal, Kim Coates, Mark Boone Junior, Tommy Flanagan, Theo Rossi, Dayton Callie, Jimmy Smits, Drea de Matteo, David Labrava, Niko Nicotera, Michael Ornstein, Annabeth Gish.
Valoración:

Alerta de spoilers: Temporada final, spoilers a cascoporro.–

La última temporada de los Hijos de la Anarquía nos acerca a la caída al infierno de Jax Teller tras la cruel muerte de su amada, y su fiel club se ve arrastrado con él. El ataque de ira hace olvidar todos los planes de salir del crimen y dedicarse a negocios legales, dejando una temporada con regusto muy amargo: qué cerca estuvo, y qué bajo cae. El guionista Kurt Sutter nos sumerge en puro caos y tragedias donde las esperanzas por ver al club resurgir y a los personajes expiar sus pecados se desvanecen conforme avanza el año. Y aun así el tío es capaz de dar forma a un final de serie muy poético, gracias al simbolismo con que impregna el último tramo del fatídico viaje de Jax, por no decir que a pesar de su tono oscuro deja muy grato recuerdo gracias a que estamos ante otra temporada magistral.

En pocos días Jax ataca a todo el mundo, pero manteniendo la suficiente inteligencia como para no ir de frente como un loco, sino moviendo hilos de forma que las facciones se enfrenten entre sí, debilitándose. Todo forma parte de su objetivo de acabar con los chinos, en quienes recae la sospecha por el asesinato de Tara, y de paso con los negros de Augustus, enemigo principal de la zona y el único que puede oponérsele. La guerra supone una escalada de violencia brutal que no parece tener fin, todo Charming y el condado se estremecen.

Y mientras, Gemma arrastra sus remordimientos y miedos. Qué cruel es Sutter haciendo que ella sea artífice de la caída en desgracia de Jax. Mientras el club deja un reguero de muertos se mantiene la intriga por cómo y cuándo saldrá a la luz la verdad sobre la querida madre, porque indudablemente tendría que conocerse tarde o temprano. El segmento final efectivamente se lanza a cerrar esta dura historia: ¿puede seguir viviendo Jax sabiendo que fue Gemma quien mató a Tara en un arrebato de locura?, ¿puede ella sobrevivir a tan imperdonable crimen?, ¿se deshará el club con esta revelación? El desenlace es trágico en la vena shakesperiana habitual de la serie: muere hasta el apuntador.

El resto de protagonistas también da lo máximo de sí en esta etapa. La neutralidad de Wayne Unser es puesta a prueba con la desmedida respuesta de Jax. La otra gran traición por pagar, la de Juice, da muchísimo juego y no se libra de ser realmente triste, porque es difícil no cogerle cariño al chaval. La nueva sheriff como los anteriores resulta un pedazo de personaje: sus inclinaciones a jugar con el lado criminal para tratar de controlarlo un poco y la relación que forma con Chibs son muy interesantes. Los fieles Tig, Bobby y Happy se mantienen en su línea, alguno trayendo algo de luz (el romance gay de Tig aporta humor y sensibilidad en su justa medida) y otros oscuridad total (el destino de Bobby le estalla a Jax en la cara). Mi gran favorito tras Jax vuelve a ser Nero Padilla, en parte por el carisma nato de Jimmy Smits, en parte porque el personaje es una delicia. Por cierto, no entiendo cómo, siendo un protagonista principal desde hace varias temporadas, siguen sin poner al actor en los créditos como tal.

No me olvido tampoco de otros menos importantes pero igual de atractivos y que redondean uno de los grandes repertorios de personajes que ha dado la televisión. Chucky es un encanto. Wendy vuelve a cobrar protagonismo. Los miembros secundarios del club nunca se dejan como figurantes o pijamas, siempre se pone esfuerzo en darles algo de vida: Rabtoy y demás. Y con los de otras bandas igual: mejicanos, negros, etc. siempre son muy cuidados, nunca usados como simples objetos de la trama.

Kurt Sutter se marca otra temporada de infarto donde mueve todas las piezas del puzle de forma magistral: los numerosos personajes, sus relaciones y evoluciones, los distintos bandos, las tramas entrecruzadas una sobre otra hasta tener cuatro o cinco líneas encadenadas donde el movimiento de una afecta a las demás… El ritmo no es trepidante, es que llega a ser agobiante: ocurren tantas cosas a la vez, todas cruciales para los protagonistas, y la tensión es tan grande, que no puedes dejar de ver un episodio tras otro. Y de nuevo algunos superan la hora de longitud… y se hacen cortísimos.

Pero como también es habitual algún defecto de forma sí se puede señalar. El más conocido es su afán por siempre ir más allá, que a veces provoca giros exagerados y otras resulta demasiado teatrero. Pero aun así pocas situaciones de esta categoría se pueden citar, y sólo recuerdo dos que me hicieran chirriar los dientes: la masacre de negros que supone otro avance en las negociaciones de Jax (capítulo 706) está muy mal ejecutada, con todos disparando en círculo hacia el interior de forma que un tiro que no da en su objetivo es casi seguro que irá a uno de los tuyos; y la salida final de Jax del club fingiendo su ejecución y huida es manipuladora hasta decir basta, y desentona en un desenlace por lo demás redondo.

Y vaya si es redondo. Sutter hasta se atreve a distorsionar la barrera de la realidad: el número imposible de coches de policía persiguiendo a Jax, el camión fatídico con el conductor presentado tangencialmente, los cuervos, la vagabunda que sale en todas las temporadas (fantasma -real o figurado- de eventos pasados del club)… Todo se remata cerrando el círculo (Jax sigue los pasos de su padre) con gran emotividad, de forma que la fuerza narrativa del capítulo final pone la guinda a otra temporada gloriosa de una de las mejores series de los últimos años.

Ver también:
Temporada 1 (2008)
Temporada 2 (2009)
Temporada 3 (2010)
Temporada 4 (2011)
Temporada 5 (2012)
Temporada 6 (2013)
-> Temporada 7< (2014)

SONS OF ANARCHY – TEMPORADA 6

FX | 2013
Drama, acción | 13 cap. de 50-90 min.
Productores ejecutivos: Kurt Sutter, Art Linson, Paris Barclay.
Intérpretes: Charlie Hunnam, Katey Sagal, Ron Perlman, Maggie Siff, Kim Coates, Mark Boone Junior, Tommy Flanagan, Theo Rossi, Dayton Callie, Jimmy Smits, Rockmond Dunbar, CCH Pounder, Donal Logue, Drea de Matteo.
Valoración:

Alerta de spoilers: Describo la temporada a fondo, muerte de personajes importantes inclusive.–

Parece que los guionistas, Kurt Sutter a la cabeza, han aprendido de los errores de la quinta temporada, pues este sexto año huye del sensacionalismo y la improvisación forzados que aquel arrastraba más de la cuenta, de la obsesión por ir siempre a más y de hacerlo a toda velocidad. Sutter ha bajado el ritmo, optando por dejar que los eventos calen en los personajes y en los espectadores, por no agotar la fórmula básica de la serie de tener constantemente un problema encima de otro. Hay conflictos en cantidad para todos los protagonistas, pero cada historia se toma su tiempo, se escribe meditando en cómo sacarle partido todo el tiempo que sea prudente hacerlo, sin abusar de los cierres exagerados y los giros salidos de madre, y sin repetir esquemas (recordemos que Jax y Gemma flojearon al exprimirse demasiado sus personalidades). Así pues, la aventura del Club no pierde intensidad, solo velocidad, y a cambio de asentar mejor las tramas. La tensión latente en cada minuto de cada episodio sigue siendo de primer nivel, y los personajes puteados al límite, esquivando problemas mientras hacen malabares al borde del abismo, son la tónica habitual.

Jax Teller sigue liderando el Club con coraje y determinación y tratando de no perder su objetivo deseado de terminar con los negocios más peligrosos, los que ponen a los Hijos de la anarquía en medio del fuego entre bandas y en la mira de la ley: el tráfico de armas y toda la violencia que le rodea. Su sueño de dirigirse hacia algo más legal parece acercarse por fin, ya lo saborea y lo toca con la punta de los dedos. La pornografía y los clubs de prostitución dan un jugoso dinero, y las nuevas alianzas (desde el ya amigo Nero Padilla al nuevo socio Barosky –Peter Weller-) van encaminadas a afianzar ese modelo de negocio. Pero la cosa como es habitual no resulta nada fácil: el Club es un nexo crucial en el entramado de la venta de armas, y hay que hacer muchas negociaciones. El IRA, los negros, los chinos, los latinos… todos quieren estabilidad o un trozo del pastel, y todos ponen sus propios impedimentos y condiciones. Las reticencias y cabezonería del IRA son el bache más grande y complicado de saltar; la muerte de dos de los simpáticos novatos y el ataque con bomba al Club no pueden olvidarse, y Jax se asegura de que el pirado de Gaalan termine pagando su precio sin por ello acabar en una guerra interminable con los terroristas.

En el lado de la ley, el sheriff del pueblo, Eli Roosevelt, tomó hace tiempo el camino de la resignación, pero siempre llega savia nueva. El loco de Lee Toric, un exMarshal que quiere hacer pagar al Club por la muerte de su hermana, o más bien busca algo que quemar en su camino de autodestrucción, trae el caos durante varios episodios, sobre todo a los encarcelados Clay y Otto. El actor Donal Logue aparece en todas partes, el tío, y su personaje está zumbado incluso para los cánones de la serie, pero como decía al principio, por suerte en esta temporada los guionistas andan con más cuidado y nunca se les va de las manos: su final llega pronto y es efectivo. Quien resulta más temible es la fiscal Patterson, en manos de otra veterana, CCH Pounder (encasillada en agentes de la ley: The Shield, Ley y Orden). Será una sombra constante sobre el Club y Tara, un hueso difícil de roer. Lo que no entiendo es qué pretendían con su jueguecito con la peluca.

Como siempre, hay también problemas internos. La lealtad de Juice sigue en entredicho, y Tara ha llegado a un punto de no retorno con la violencia: ve claro que sus hijos no pueden criarse en ese ambiente y decide iniciar su huida. Lo tiene dificilísimo, pues el Club actúa como una mafia: largarse sin más no es una idea segura. Así pues teje un plan digno de Gemma, pues de hecho si no supera al ingenio de aquella no puede salir airosa. La alianza con Wendy (ex de Jax y madre del niño mayor), el embarazo fingido, la trampa a Gemma y otras acciones forman parte del elaborado intento de llegar a un divorcio justificado por el entorno violento pero sin señalar ningún caso concreto que pueda acabar con algún miembro en la cárcel, evitando así ser señalada como una soplona. Y mientras, intenta librarse de la acusación de conspiración para asesinar a la enfermera (la hermana de Toric) que se cargó Otto, pues ella le llevó el crucifijo que usó como arma. Se suda de lo lindo al lado de Tara capítulo tras capítulo: ¿sería Jax capaz de hacerle daño?, ¿logrará huir? El pozo que se va cavando es cada vez más grande, y en el camino se convierte en el monstruo que siempre ha querido evitar ser: Gemma. Y Jax al final lo descubre todo: la reunión con la abogada es escalofriante, la posterior reunión con Tara más aún… Pero en un requiebro, en otra genialidad del gran Jax, aparece una gota de esperanza, se vislumbra una salida. Pero al final sale todo mal: el odio de Gemma es demasiado grande, y Tara acaba muerta de una brutal paliza.

También habitual es mantener a los secundarios con mil y un detalles: aunque haya protagonistas claros, los secundarios son muchos y tan imprescindibles como adorables. Unser y sus achaques, Chucky y sus tonterías, los fieles Chibs, Happy y Tig… Pero el que resulta mi favorito es el más reciente (apareció en la anterior sesión), Nero Padilla. Se han currado un personaje enorme, y hacia el final se torna además inquietante, con su incipiente rivalidad con Jax. El actor Jimmy Smits, otro mítico de la televisión, borda su papel. Hablando de actores, es ineludible citar de nuevo los papelones de Charlie Hunam (Jax Teller), Maggie Siff (Tara Knowles), Katey Sagal (Gemma Teller), así como el carisma de todos los demás.

El tono menos inquieto de la narración, la maduración de los personajes y la propia naturaleza de los momentos más importantes del año generan una situación sorprendente: los grandes instantes, las escenas más memorables, los puntos de inflexión más notables no son espectaculares secuencias de acción, épicos finales de personajes, tragedias o sorpresas inesperadas… son casi todos secuencias largas y pausadas, sin acción ni giros sobrecogedores, pero llenas de enorme fuerza y simbolismo e igualmente impactantes. De entre los muchos instantes que recordar me quedaría con dos. El primero es el largo y sentido discurso de Jax ante todas las sedes, exponiendo su plan, y que marca también el retorno de Bobby. El segundo es la esperada caída de Clay, que parecía que no iba a suceder nunca. La despedida no podía ser mejor. Hay odios y rencillas de por medio que todos saben que no pueden dejar atrás o limar, pero también hay una historia larga y que no se puede olvidar sin más. Además la ejecución es pieza fundamental en otro de los grandes planes de Jax: acabar con la sección beligerante del IRA y forzar sutilmente una más amistosa.

Como decía, en esta temporada no hay ningún problema, cualitativamente hablando, con los protagonistas ni con las tramas. Jax avanza muy poco a poco entre mil tropiezos, pero no da sensación de estancamiento o vueltas innecesarias; Gemma no cansa a pesar de su obsesión por los nietos (genial cuando los trata como si fueran sus hijos sin darse cuenta y delante de Tara); Clay aparece lo justo; los secundarios tienen todos su momento… No se nota desgaste, truco o agujero importante alguno. Sí que hay deslices, pero son cosas puntuales, no fallas notables en el desarrollo de la temporada.

El instante más exagerado del año sería la excesiva reacción del IRA: volar el Club es un atentado de gran calibre que atrae demasiado la atención de la ley, lo que debería perjudicar más a sus negocios de armas que pasar del Club o vengarse de forma paulatina, acosándolos y matándolos por separado. Por lo menos sus consecuencias dan mucho juego. También se podría decir que el final de temporada se inclina un poco hacia el sensacionalismo momentáneo e innecesario: está claro que Jax no va a ir a la cárcel, pues su pistola no es con la que disparan a Eli. Y finalmente, aunque esté muy bien expuesta y rematada, la muerte de Tara no me ha impactado como la caída de un personaje tan importante debería impactar. No sé si será porque uno está curado de espanto ante tantos fallecidos de forma espectacular o trágica, pero me apena que no me conmoviera el final tan duro de una protagonista tan querida; el final de Clay por ejemplo es perfecto. Pero mi queja más grande es de nuevo sobre las canciones, la manía de Sutter de acabar cada capítulo con un “videoclip de posicionamiento”, es decir, una cancioncita pesada sonando mientras los personajes se colocan de cara al final del episodio. La mayor parte de esos numeritos sobran o saben a fórmula repetitiva.

La estructura de la temporada es muy sólida y todo encaja a la perfección a pesar de que hay muchas capas que manejar. La aventura camina siempre con paso firme hacia adelante, sumergiéndose sin miedo en decenas de historias cruzadas cada cual más explosiva y espectacular, dejando todas el gran gustazo de mostrarse a la larga como perfectamente planeadas y magistralmente ejecutadas por los guionistas. Atrapa de principio a fin en cada uno de sus largos episodios (Sutter se ve justito otra vez para contarlo todo con trece capítulos), dejando claro, después del susto de la quinta etapa, que aún hay mucho que contar y que se puede hacer muy bien. El único pero es el de siempre: que no tenga la fama merecida a pesar de estar de nuevo entre las mejores del año.

Ver también:
Temporada 1 (2008)
Temporada 2 (2009)
Temporada 3 (2010)
Temporada 4 (2011)
Temporada 5 (2012)
-> Temporada 6 (2013)
Temporada 7 (2014)