Archivo de la etiqueta: David Morse

TREME – TEMPORADA 3

HBO | 2012-2013
Drama | 10 ep. de 55-70 min.
Productores ejecutivos: David Simon, Eric Overmyer, Nina Krostoff-Noble, Carolyn Strauss.
Intérpretes: Melissa Leo, Kim Dickens, Steve Zahn, Wendell Pierce, Khandi Alexander, Rob Brown, Michiel Huisman, Lucia Micarelli, Clarke Peters, India Ennenga, David Morse, Jon Seda, Phyllis Montana LeBlanc, Chris Coy, Sam Robards, Michael Cerveris, Ntare Guma Mbaho Mwine, Lance E. Nichols.
Valoración:

Alerta de spoilers: Sólo presento las historias principales, aunque obviamente será revelador si no has visto las temporadas anteriores.–

Nueva etapa en la vida de las gentes de New Orleans. Dos años han pasado desde que el Katrina arrasara la ciudad y dejara una huella más profunda de lo esperado por culpa de la incompetencia y corrupción del gobierno, y no parece haber cambiado la cosa, el renacer no ha servido para dejar atrás todo lo malo y aprender de los errores. Sus habitantes se resignan poco a poco, pues están batallando día a día para sacar adelante el trabajo y la familia, y salvo excepciones no parece haber una conciencia global que ayude a levantar la urbe como es debido.

McAlary explora nuevos proyectos que aparte de darle un sustento sirvan para aportar algo a la sociedad y la cultura, o al menos para no olvidar. Su ruta turística medio improvisada es un cachondeo y no da mucho de sí, pero tanto hablar de viejas glorias de la música lo empuja a tratar de recuperarlas en un álbum destinado, según él, a marcar una época y darles un justo beneficio a esos músicos dejados de lado. Janette, a pesar de su éxito como chef, no termina de encontrarse a gusto lejos de su hogar. Cuando recibe una oferta para llevar una cocina en New Orleans bajo la batuta de un magnate de la restauración recela del aspecto de empresario ambicioso de este tipo, pero las condiciones son demasiado buenas para dejarlas pasar. La llegada de un reportero, L. P. Everett (Chris Coy), a la ciudad agita el avispero de corrupción policíaca, pues parece obstinado en escarbar en casos como el de Abreu o Seals que llevaba Toni Bernette, de hecho no tardan en trabajar juntos y empezar a conseguir resultados poco a poco. ¿Conseguirán sacar a la luz toda esta inmundicia y que se haga algo al respecto? Colson intenta hacer lo mismo desde la comisaría, pero ni los jefes están de su lado. Y los tres sufrirán represalias constantes, lo que para Toni es cruel porque su hija es una víctima inocente. Sophia por su parte está en el proceso de maduración, con sus propios problemas.

Sonny parece haberse establecido bien con los vietnamitas, pero aún tiene que convencer al padre de su novia de que es un tipo responsable. Annie sigue por el camino al éxito como músico: apoyada por un mánager que ve en ella talento y posibilidades forma una banda con la que promocionar sus composiciones. Batiste le está cogiendo el gusto a la educación musical de los jóvenes, hasta el punto de implicarse emocionalmente en los conflictos de varios chavales. Nelson Hidalgo vuelve cuando se calman las aguas tras el último escándalo político, pero no parece haber un nuevo pastel al que hincar el diente y va tirando con chanchullos inmobiliarios menores, aunque con su gran visión tiene ideas para remontar el vuelo, de hecho pronto entra en juego un gran centro de jazz que hay proyectado. Delmond acaba como consejero en el proceso… ¿olerá la mierda que hay detrás y que la música les importa poco a estos tiburones? Mientras, su carrera musical sigue alternando entre la modernidad de New York y la tradición cerrada de New Orleans, sobre todo porque no quiere dejar a su padre, Albert, solo con tanto agobio. Este sigue tratando de terminar de arreglar su casa y salir a desfilar a tiempo con “Los guardianes de la llama” mientras lidia con el trabajo, pero tanta responsabilidad continua afectando a su estado de ánimo y su físico… aunque la degradación de esto último obtiene una respuesta inesperada: un cáncer amenaza con destruir todas sus esperanzas. Ladonna intenta sacar el bar adelante a pesar de la injusta política sobre el ruido y el acoso de algunos vecinos, a lo que se suma que el juicio por el asalto y violación se acerca, y los amigos de los culpables tratan de amedrentarla para que no testifique.

Como es habitual, todos los personajes resultan más o menos encantadores, tan vívidos y cercanos que sus historias se siguen con pasión. Además estas dejan grandes lecciones sobre la vida, y por supuesto infinidad de grandes momentos. Me encantó cuando Albert se sorprende porque Nelson conoce los locales de culto, como el Gigi, que no es solo un empresario sin escrúpulos, sino que se ha implicado en la vida local. El bajón de Sonny ante el miedo a la responsabilidad es algo típico, pero resulta bastante duro. Aunque para trágico, las represalias contra Toni y Sophia, que dejan unas pocas escenas muy inquietantes; y Colson también tiene momentos muy chungos, pero me encanta cómo levanta la cabeza y sigue adelante sin pestañear. Por el contrario, Annie como siempre ofrece el lado más luminoso, con su creciente éxito, y Batiste con los críos trae también muchos momentos de esperanza entre la miseria (la chica que no sabe leer pero puede tener un futuro porque le apasiona la música). Y su mujer Desiree gana presencia con su lucha contra el mangoneo que hay tras las reparaciones de las casas, mostrando eso de que se debe plantar cara o al menos hacer ruido, pues la injusticia no se va a ir sola. De nuevo, los que menos me han llenado han sido Ladonna y Albert, pues me resultan un poco cargantes con tantas penurias… aunque su acercamiento sentimental desde luego les da nueva vida. Y los que más adoro son McAlary y Janette, que contagian su entereza y entusiasmo. También cabe destacar el peculiar periodista, Everett, que engancha rápido.

Pero a la temporada le falta algo para llegar al nivel de las primeras, le pesa la sensación de que va con la inercia. Sí, seguimos adelante con buenas historias, pero sin aportar giros que sorprendan, sin abordar una nueva perspectiva sobre la situación de New Orleans. La única novedad digna de mención es que la odisea de McAlary sirve para homenajear a músicos veteranos que a pesar de su fama no han tenido el apoyo merecido, pues muchos trabajaron sin contrato o explotados y no tienen una jubilación digna. También está claro que la pasión de Batiste con las bandas infantiles es un homenaje y apoyo a la música, pero tampoco es una historia impactante, rompedora. Así pues, aunque tenemos otro año notable de este gran drama que ofrece un cuadro delicado y verosímil pero fascinante de una ciudad tan peculiar, lo cierto es que le falta una pizca para ser perfecto.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

Anuncios

TREME – TEMPORADA 2

HBO | 2011
Drama | 11 ep. de 58-90 min.
Productores ejecutivos: David Simon, Eric Overmyer, Nina Krostoff-Noble, Carolyn Strauss.
Intérpretes: Melissa Leo, Kim Dickens, Steve Zahn, Wendell Pierce, Khandi Alexander, Rob Brown, Michiel Huisman, Lucia Micarelli, Clarke Peters, India Ennenga, David Morse, Jon Seda, Phyllis Montana LeBlanc.
Valoración:

Alerta de spoilers: Sólo presento el punto de partida de cada trama y protagonista. —

En el salto a la segunda temporada de Treme no cambiamos abruptamente de escenario y grupo de personajes como ocurrió en The Wire, pero también se amplía el horizonte para abarcar nuevas perspectivas del embriagador retrato que David Simon nos está ofreciendo de New Orleans. En la primera etapa nos sumergíamos a fondo el ambiente social y cultural. La gastronomía, protagonizada por Janette y sus sueños rotos, las tradiciones únicas, como los indios de Albert Lambreaux, y sobre todo la música en todo su rango: los intérpretes callejeros (Annie, Sonny), los que han logrado ascender un poco y viven de las sesiones en locales (Batiste), los veteranos más o menos famosos (Delmond, los numerosos músicos reales que aparecen en cada capítulo), y los que están en su propio mundo, como McAlary y sus locuras. Ahora también conoceremos más detalladamente cómo funcionan el gobierno y las fuerzas de la ley, adentrándonos en el ayuntamiento y el cuerpo de policía.

La corrupción del gobierno local y federal y su especulación urbanística las vislumbramos previamente porque los personajes las sufren en sus carnes, pero ahora veremos con más detalle cómo se gesta en manos privadas y cómo se permite e incluso fomenta desde los supuestos servidores públicos. Por supuesto, Simon se basa escrupulosamente en los hechos reales, relacionando las acciones de los protagonistas con eventos relevantes para la vida de la ciudad, destacando la infame gestión del alcalde Nagin y la planificación urbana de tintes racistas. Nelson Hidalgo (un carismático Jon Seda) es joven pero tiene experiencia en los entresijos del mundillo, y viene dispuesto a hacerse rico. Se acerca al empresario con visión (Ligouri), se reúne con los políticos que haga falta, pide y da favores y dinero con un entusiasmo y una visión que parecen llevarlo directo a la cima. Con Sofia, la hija de Toni Bernette, trabajando como becaria para un concejal, relacionamos esta temática un poco más con los viejos conocidos, porque Nelson va bastante por libre.

En la policía teníamos un enlace gracias también a Toni y sus constantes investigaciones, pero aunque el gran David Morse (uno de esos secundarios de lujo allá por donde aparece) encarnara al Teniente Colson, este tenía muy poca presencia y no dejó gran huella. Sin embargo su historia se amplía aquí desde el principio. Asqueado de la corrupción e incompetencia de los demás policías y detectives, parece decidido a plantar cara, y más ahora que el crimen está desbocándose de nuevo tras la pausa que supuso el éxodo forzado por el Katrina. Pero ha de ir con pies de plomo, porque un paso en falso pondría a todo el cuerpo en su contra. Por su parte, Toni acepta un caso que nos acompañará durante mucho tiempo, canalizando estos temas de corrupción y ocultación de delitos: la muerte de un joven llamado Abreu apunta al departamento de policía. El rastro, tras tanto tiempo, está frío, pero cada piedrecita que levanta parece mostrar más inmundicia.

Por supuesto, todos nuestros queridos personajes están embarcados en nuevas etapas de sus vidas, lo que nos permite tanto disfrutar de sus deliciosas como vivencias adentrarnos más en New Orleans, en la vida y las gentes de tan peculiar y encantadora urbe. Davis McAlary se lanza tras en inumerables proyectos musicales con gran entusiasmo pero sin grandes resultados. Batiste necesita un trabajo fijo, y trata de formar un grupo a la vez que tantea la posibilidad de ser profesor en la banda de un instituto. Annie, saliendo ahora con McAlary y no con el destartalado Sonny, parece estar empezando a exprimir su potencial como músico, sobre todo gracias al apoyo de su amigo Harley (Steve Earle también es músico en la vida real). Delmon Lambreaux continúa saltando entre New York y New Orleans, tratando de conciliar el jazz moderno y la tradición, y sacar algo de dinero de este género tan poco vendido. Y entre una odisea y otra, aunque tiene relación sobre todo con la de Davis, vemos el resurgir de un género musical, o más bien el de un movimiento social: el bounce, una mezcla de dance, hip hop y vetas de jazz local cuya energía y letras críticas sirven para alzar la cabeza y gritar contra las injusticias y la incompetencia de los gobiernos.

Fuera de los músicos tenemos otros muchos relatos entrañables. Albert Lambreaux no parece encontrar nada que le traiga felicidad, por mucho que Delmond trate de ayudar; el documental sobre los indios y la idea de Delmond de combinar géneros jazzísticos parecen mantenerlo ocupado, pero su humor es intratable, y va siempre alicaído. Janette renunció a su restaurante y se ha atado a New York, donde hay trabajo de sobra para una chef de su nivel, pero no encuentra un lugar en el que sentirse a gusto. Sonny parece incapaz por sí sólo de salir adelante, pero el empujón de un colega de la banda de Batiste, donde es aceptado porque no había más candidatos, podría encarrilarlo: le encuentra un trabajo de pescador para mantenerlo lejos de fiestas y drogas y con un flujo de dinero estable. Laddona apenas sobrelleva la pérdida de su hermano cuando un asalto en su bar la embarcará en otro drama que la perseguirá constantemente.

Mis secciones favoritas han sido de nuevo las de Jannete y McAlary, seguidas de las desventuras de Batiste, la lucha constante de Toni, ahora acompañada de Colson, y la entrada triunfal de Nelson. Pero la sorpresa la da Sofia, que parecía simplemente ser la hija de Toni, simpática pero un complemento de la tragedia familiar que supuso el destino de Cray, pero aquí gana protagonismo muy bien, llevándote hacia la parte más oscura: evidentemente arrastra una depresión… ¿acabará como el padre o logrará salir de ella? Y en cuanto a escenas sueltas que me hayan marcado, hay muchas, pero por poner las primeras que me vienen a la mente, me encantó cuando Annie ve la foto de Sonny rescatando a gente, así como el giro con su amigo Harley; muy emotivo fue el momento en que Davis encuentra a Sofia borracha; divertidísimo cómo Jannette cierra un capítulo de su vida: lanzando una copa de sazerac (un extraño cóctel típico de New Orleans) a un crítico famoso; los líos de la banda de Batiste son numerosos y todos la mar de emocionantes; etc.

Hay también algunos puntos oscuros, aunque no especialmente graves. La novia que se había echado Albert desaparece de golpe; supongo que la actriz se daría el piro, y claro, deja un hueco raro. Pero más notable es que el propio Albert es el único cuya historia no avanza con fluidez y un destino más o menos claro. Da vueltas en círculos, se pasa el día refunduñando sin concretarse nada; ni siquiera queda claro si sigue trabajando como carpintero o si deja de coser al final o no, pero aun así hace su espectacular aparición con “Los guardianes de la llama”.

Se podría decir que en lo visual es una serie es bastante sencilla, cuando una localización con tanto encanto podría deslumbrar más, sobre todo teniendo en cuenta de que disponían de un presupuesto más holgado que en The Wire, pero eso no quiere decir que el acabado sea de poca calidad. Como en la recreación de Baltimore, Simon busca un estilo natural, que deje respirar a los personajes. Donde más se nota la sutil pero eficaz labor de los directores es en los momentos de gran complejidad, como los conciertos en bares abarrotados y los desfiles: pese a su dificultad las ruedan con una naturalidad asombrosa, permitiendo que te parezca estar ahí dentro con los personajes.

Treme vuelve a ofrecer otro año redondo, inteligente y hábil como pocos, pues a pesar de su realismo y contención consigue entrener y emocionar con gran facilidad mientras a la vez también te lleva a la reflexión con delicadeza.

Ver también:
Temporada 1.

TRUE DETECTIVE – TEMPORADA 2

HBO | 2015
Suspense, policíaco, drama | 8 ep. de 55-86 min.
Productores ejecutivos: Nic Pizzolatto, varios.
Intérpretes: Vince Vaughn, Colin Farrell, Rachel McAdams, Taylor Kitsch, Kelly Reilly, Ritchie Coster, David Morse, Christopher James Baker, W. Earl Brown, James Frain, Michael Hyatt.
Valoración:

Que fascinara la primera temporada y decepcione la segunda es perfectamente entendible. Pero de ahí a perder la cabeza como la han perdido millones de espectadores y críticos hay un trecho muy largo. Las modas llevan a la sobreexplotación, y esta a desequilibrar la balanza alejándola de la realidad, de la objetividad. La primera sufrió el efecto positivo: se recibió con un entusiasmo contagioso, hasta el punto de que llegó a considerarse la última revolución en el séptimo arte. El escrutinio que soportó fue también a su favor: se le sacaban teorías, referencias y detalles a puñados, y no importaba si al final no daban el blanco alguno, tal era el fanatismo que arrastraba. Una visión objetiva rebaja bastante esas valoraciones, y el paso del tiempo la va poniendo en su lugar.

La segunda ha sufrido el efecto negativo, fruto en gran parte de otro efecto, el del rebote: si a la primera la ponían muy por encima de su calidad real, difícilmente nuevas entregas pudieran llegar a ese listón de expectativas imposibles. Ahora todo lo que se analiza es para sacarle algún fallo, y en cada nuevo fallo hay que recordar que es un fracaso de serie, casi la peor del año. La decepción ha llevado a muchos a tirarse de los pelos y a escupir bilis incansablemente, se ha convertido en una desgracia e incluso en una traición de sus autores. Pero de nuevo, un análisis frío y objetivo pone las cosas en su lugar. Dista muchísimo de ser una producción mediocre, y si no te obsesionas con sus fallos puedes encontrar una serie con muchos buenos valores.

Empiezo por sus aciertos, si bien, como comentaré luego, algunos terminan limitados por los fallos. Lo primero que salta a la vista es la diferencia en argumento y en menor medida de estilo respecto a la anterior etapa, para muchos una traición a la seña de identidad de la serie… para mí el primer atractivo de la misma. Las obras que abusan de la fórmula, del esquema, generalmente están abocadas a repetirse y perder interés… aunque eso no impide que el público facilón se resienta, no hay más que ver lo que aguantan producciones como House… Pero aquí estamos hablando de la primera división de las series, así que, “que se joda el espectador medio”, esto es para gente exigente. Con las libertades creativas que tenemos hoy día en el rico panorama televisivo, ¿vamos a pedir el retorno a la vieja televisión? No, yo quiero riesgo, valentía y originalidad. True Detective nació como miniserie, si la iban a extender, qué menos que ofrecer una nueva historia, nuevas perspectivas, nuevos personajes… y todo a ser posible sin perder las características y la atmósfera general. Y sus realizadores lo consiguen muy bien. Cambia el subgénero, dejando atrás el thriller de asesinos en serie estrafalarios a lo Seven para inclinarse por el cine negro. Los personajes son muy diferentes pero en una onda semejante: lúgubres, con muchos pesares y secretos. El subtexto filosófico difiere también, inclinándose un poco más por los asuntos paterno filiales que por la metafísica rebuscada, pero sin alejarse del existencialismo, los problemas que tienen todos para encontrar su identidad y su lugar en el mundo; en otras palabras, resulta más terrenal y verosímil. Estas diferencias partiendo desde un mismo concepto llegan incluso al caso del año. Su desarrollo y el viaje de los personajes no se parece prácticamente en nada (quizá solo en que rematan la investigación desde fuera de la ley), pero el contenido tiene nexos en común muy claros: versa sobre gente con poder que se cree superior a los demás e intocable, y tenemos detectives de dudosa moral intentando desentrañar el tinglado mientras tiran con sus penosas vidas.

La atmósfera lograda es magnífica. El tono sombrío y sórdido transmite la decadencia moral de una sociedad maltrecha y sucia, de gentes sin rumbo en sus vidas ni un futuro claro. Esto se logra tanto desde el guion como mediante la puesta en escena (dirección, fotogafía, música). Son cruciales esas fantásticas panorámicas de autovías enormes e infinitas que, combinadas con la oscura historia y los afligidos personajes, señalan la fealdad de la urbe, la soledad y miserias de la población, y por su puesto la corrupción. Así, la narrativa, en lo visual, está otra vez en un nivel excelente: tempo pausado pero intrigante, gran dirección de actores (era esencial saber qué sacar de ellos en las largas conversaciones) y buenas dosis de espectacularidad en las escasas secuencias de acción, que llegan a resultar impresionantes (el tiroteo, la orgía). Y por todo ello es gracioso ver que bastante gente le echa la culpa de los errores de la serie a la ausencia de un director único, cuando son problemas de guion. La realidad es que no hay desequilibrio formal ni cualitativo entre un capítulo u otro, como ocurre en cualquier buena serie los directores siguen el estilo marcado por sus ideólogos; vamos, que estos listillos, si no fuera porque lo pone en los créditos, no se hubieran dado cuenta de que hay varias personas tras las cámaras.

Este ambiente sirve para edificar un relato noir con sabor a clásico. La trama enrevesada, los personajes ambiguos dando tumbos desentrañando el caso lentamente, mil y un secretos y tragedias saliendo a la luz poco a poco… Los protagonistas se presentan muy prometedores, en especial porque los actores ofrecen papeles magníficos. De hecho el primer capítulo me ha parecido el mejor, pues logra una introducción de personajes modélica y te sumerge muy bien en la atmósfera lóbrega y llena de suspense.

El detective Ray Velcoro (Colin Farrell) arrastra la sospecha de la corrupción, y no en vano vemos que tiene tratos con un mafiosillo local, Frank Semyon. Además lidia con la ruptura de su matrimonio, y su temperamento hostil podría alejarlo de su hijo. El oficial Paul Woodrugh (Taylor Kitsch) sufre estrés postraumático de su último destino como militar, lo que se suma a que no es capaz de aceptar otro aspecto esencial de su personalidad: su homosexualidad reprimida. La detective Ani Bezzerides (Rachel McAdams) también tiene sus líos familiares (fue criada en una comuna hippie) y demonios internos que la inducen a llevar una vida un tanto descentrada. Los tres son puestos al frente de la investigación de un asesinato que precisamente toca los tejemanejes de Semyon (Vince Vaughn). Este intenta que su imperio no se derrumbe justo cuando abrazaba su salida a lo grande del peligroso mundo del crimen, y estas tensiones las sufre también su esposa Jordan (Kelly Reilly). El entramado de corrupción alrededor del que todos giran salpica a figuras políticas y de la ley relevantes, y deben andar con pies de plomo.

Si tengo que elegir un personaje como favorito sería Semyon, pero no a mucha distancia del resto. En parte es por la fantástica interpretación de Vaughn, sobre el que nadie daba un duro por venir de comedias chorras pero quien clava magistralmente un rol en tensión constante y con un estilo de expresarse peculiar. Velcoro sería mi siguiente elección, tanto por mi predilección por Farrell, un gran actor bastante infravalorado (glorioso papelón el de Escondidos en Brujas, por ejemplo) en un personaje muy clásico pero que transmite verosimilitud: se entiende perfectamente su forma de ser, sus limitaciones y fallos. Kitsch también está muy eficaz y es otro al que le cuesta quitarse de encima sus flojos papeles iniciales. La tormenta de emociones y el sufrimiento interno se reflejan en su mirada, en su gesto compungido. McAdams es la única que solamente está correcta, sin deslumbrar. Su expresión de tipa dura es siempre la misma, no consigue sacar mucho más a un personaje que precisamente es desde el guion quizá el más velado e inteligente en cuanto a evolución. Respecto a los secundarios, hay muchos buenos actores (James Frain -uno de mis intérpretes favoritos-, Ritchie Coster, David Morse…), pero son todos personajes de apoyo, ninguno resulta especialmente llamativo, un aspecto que se podía señalar en la etapa previa y que aquí se nota más.

Pero las principales limitaciones y también excesos que sufre la temporada son importantes, y frenan considerablemente el gran potencial que guarda. El ritmo supongo que pretendía ser contenido e intrigante como en el primer año, pero resulta lento, incluso aburrido en algunos tramos, y el tono pretencioso se intenta mantener por la fuerza, perjudicando a la trama y los personajes.

Los protagonistas son el mejor ejemplo de los excesos. El guionista Nic Pizzolato se empeña en recalcar su drama personal, con lo que pasan de roles oscuros y afligidos muy prometedores a figuras híper caracterizadas, casi de culebrón: sufren a todas horas, se arrastran como almas en pena, nos atosiga con largas escenas de exposición de problemas que indudablemente no hacía falta señalar tanto. El más perjudicado es Velcoro, pues el lío de separación y la custodia del hijo es algo muy normal y muy tratado, con lo que además de sensacionalista resulta previsible y finalmente cansino. Y aunque los demás salgan mejor parados (el pasado de Bezzerides se expone sutilmente y con cuentagotas, la personalidad e historia de Semyon se deducen por sus diálogos), la suma de todos sufriendo tantísimo en todo momento termina resultando casi agotadora. El año pasado teníamos un acertado contraste entre los dos protagonistas, y Marty Hart ofrecía una vida más normal, evitando que la serie pareciera tan melodramática o incluso artificial. Aquí, meter tanto dramón da la sensación de forzar mucho las cosas y de poca originalidad a la hora de elegir protagonistas.

De la historia muchos se han quejado por lo complicado que resulta seguir tanto nombre. Se podría decir que el noir es así de opaco, pues lo importante suele ser la situación de incomprensión que viven los protagonistas y cómo van resolviendo el caso, más que el propio caso en sí. Pero es cierto que también el guionista se pasa un tanto de rosca. Hay muchos personajes relevantes en la investigación que sólo se presentan fugazmente, y como no te quedes con su nombre vas apañado. Y claro, con el ritmo lento y los rellenos, cabe preguntarse si no podrían haber expuesto mejor el quién es quién en el tablero de juego, que una cosa es una trama compleja y otra pasar de trabajar su exposición.

Y finalmente tenemos el tono pretencioso tan salido de madre. No hay conversación o escena que no esté inflada y saturada, sea de diálogos largos y densos o de un estilo afectado. Esas canciones melancólicas, esas miradas intensas, esas conversaciones rebuscadas impropias de detectives y gángsteres brutos… Y todo para que al final realmente digan muy poca cosa, de hecho muchas escenas repiten lo mismo una y otra vez con distintas palabras. Es decir, Pizzolato se obsesiona con pretender que cada secuencia sea la más profunda, intensa y trascendental, pero además de pasarse de largo se olvida de cuidar el ritmo global, no consigue que la narración vaya en línea recta y con intensidad. Por no decir que cuando llegan los puntos álgidos, después de tanta verborrea, casi parecen fuera de onda. El tiroteo, por magnífico y espectacular que sea, es puro humo. ¿Te acuerdas de cómo y por qué se produce? La falsa muerte de un protagonista al final de un capítulo es un giro muy poco trabajado, con lo que sabe a trampa. El capítulo final acusa mucho esos altibajos, pero lo comento luego en spoilers, así como otros giros poco satisfactorios.

Algunas voces han señalado que, viniendo Pizzolato de la literatura, quizá su ritmo de trabajo no ha conseguido adaptarse a la obligación de preparar los guiones a toda prisa para rodar y estrenar a tiempo. Pero me temo que es pura especulación, no podemos saber, salvo que indique algo en alguna entrevista, si las prisas le impidieron redondear la escritura o es que le faltó inspiración.

Entre el tono pretencioso fallido, el fondo de policial clásico enrevesado de mala manera, los excesos con los personajes (no hacía falta realzar el drama tanto) y otros patinazos varios, queda muy lejos de la primera temporada. Ahora bien, dista de ser la serie mediocre o incluso horrible que se empeñan en ver sus detractores. La ambientación es exquisita, en especial gracias a la magnífica puesta en escena, los personajes aunque se atascan resultan bastante atractivos y las estupendas interpretaciones consiguen que no pierdan demasiada fuerza, y el caso es algo farragoso pero su estilo sórdido y denso resulta sugestivo y consigue mantener cierta intriga e interés a pesar del mejorable ritmo. Poniendo los pros y contras en la balanza, por muy marcados que sean estos, a mí me sale una serie más que aceptable, bastante atractiva si te va el género y congenias con su marcado estilo. Sí, tienes que hacer la vista gorda a algunos errores y quitar paja para encontrar unas cuantas buenas virtudes, pero es algo que ocurre en cualquier serie alejada de notas altas, como es obvio. Su mayor problema han sido las expectativas. Si fuera una producción cualquiera no habría armado tanto revuelo, no tendría tanta presión y miradas críticas encima, y seguramente los que se hayan atragantado con sus baches, o incluso simplemente en su estilo, se habrían ido a ver otra serie sin armar tanto jaleo, que muchos espectadores se comportan como si les hubieran lanzado un insulto personal.

Por cierto, en cuanto a los títulos de crédito, yo soy de los que no tragan esta versión, pues a pesar del fantástico trabajo artístico, la canción de Leonard Cohen, Nevermind, me resulta soporífera y sin garra, todo lo contrario a la escuchada el año anterior, Singing Bones de The Handsome Family.

Alerta de spoilers: Comento spoilers, incluyendo el final, con todo detalle. No se te ocurra leer si piensas verla. —

Enumero algunos ejemplos de aspectos criticables o fallos que no podía incluir arriba por ser muy reveladores:
-Que Bezzerides vomite en la fiesta no sirve para quitase el colocón, primero, porque no ha ingerido nada, segundo, porque es evidente que ya está en su sangre. Una serie que pretende tener cierta categoría debería cuidar mejor estos detalles, digo yo.
-El séptimo episodio parecía lanzarse por fin a la acción, las conclusiones y los giros finales, pero se cierra con una trampa enorme: la muerte de Woodrugh a manos del personaje de James Frain, uno de los policías corruptos, es completamente inverosímil. ¿Cómo sabía por cuál de las decenas de salidas iba a aparecer? ¿Por qué asume que el encuentro iba a ir mal?
-En la primera temporada las críticas sobre machismo me parecieron muy retorcidas. Es que está de moda buscar machismo en todas partes, joder. Pero en esta se pueden señalar un par de apuntes mosqueantes con Bezzerides. Primero, está el tópico de que fue violada y por ello se convierte en una dura policía, para no ser más una víctima, amén de que sus relaciones con los hombres carecen de afecto. Segundo, a pesar de su protagonismo, de la fuerza e independencia del personaje, al final es convertida en secundaria florero de mala manera: los hombres cuidan de las mujeres y ellas se esconden y huyen.

En cuanto al último capítulo, casi parece que iba a librarse de todos los problemas y ofrecernos un desenlace de alto nivel: va al grano dejando atrás el tono pretencioso (salvo por la cansina despedida entre Semyon y su chica, menuda espiral repitiendo lo mismo durante diez minutos), alcanza buenas cotas de suspense cuando parece que los protagonistas están al límite y no tienen salida, el ritmo se torna vibrante a pesar de los clichés (la reunión final con grabadora)… Pero el hechizo se desvanece en el desenlace, porque termina tropezando en los mismos tics, es decir, no difiere del resto de la temporada:

De verdad que es rebuscada la muerte de Semyon, con un giro salido de la nada que parece puesto ahí solamente para matarlo… Pero no contentos con eso les da por montar una agonía onírica híper cansina. Con Velcoro tiran por otro cierre sensacionalista, partiendo además de un agujero de guion enorme: pero tío, quita el localizador, o coge otro coche, y no te salgas de la vía pública hasta estar seguro de estar solo. Y anda que poner un dispositivo de rastreo con una pedazo de luz, para que entre a un parking a oscuras y lo vea, algo que es muy probable… Este absurdo cliché nunca había sido tan absurdo. Así pues, menuda forma de colar una escena supuestamente espectacular en el bosque y una muerte trágica (ooh, sin cobertura en el momento justo) que era fácilmente evitable. Y eso que el momento a lo Robert de Niro en Heat, es decir, buscar a un ser amado cuando tenía la salida al alcance de la mano, me estaba gustando bastante. Con Bezzerides ya he dicho que de repente parece desaparecer de la ecuación, algo que tampoco queda bien. Y el epílogo de ella y Jordan Semyon en Venezuela no me transmite mucho. Por cierto, ¿a la idea de meter al final bosque, desierto y mar le veis algún sentido concreto? Es que parecen remarcarlo mucho. O quizá era sólo por buscar algo de poesía. El caso que me parece un poco forzado también.

Ver también:
Temporada 1.