Archivo de la etiqueta: David Harewood

HOMELAND – TEMPORADA 2

Showtime | 2012
Suspense, drama, acción | 12 ep. de 45-55 min.
Productores ejecutivos: Michael Cuesta, Alex Gansa, Howard Gordon.
Intérpretes: Claire Danes, Damian Lewis, Mandy Patinkin, Morena Baccarin, David Harewood, Morgan Saylor, David Marciano, Navid Negahban, Jamey Sheridan, Rupert Friend.
Valoración:

Alerta de spoilers: Alerta spoilers: Revelo todo giro y muerte del año, no se te ocurra leer si tienes pensado verla.–

No tenía muchas esperanzas puestas en la segunda temporada de Homeland tras un sobrevalorado primer año donde parecía que los guionistas se aferraban demasiado a la idea de mantener el statu quo con los métodos clásicos: alargando tramas, metiendo otras de relleno, no atreviéndose a dar pasos que parecían necesarios, etc. Sin embargo mi sorpresa ha sido enorme y muy gratificante cuando he comprobado que desde los primeros minutos la segunda sesión se han lanzado hacia adelante con valor, haciendo avanzar las historias y los dramas personales a pasos agigantados, manejando la tensión, las sorpresas y las revelaciones con maestría. Sólo algunos deslices (alguna cosilla cogida por los pelos) salpican una temporada de las que no se olvidan.

En el lado malo, como ocurrió el año pasado a veces se juega demasiado con el grado de credibilidad de la trama. En líneas generales la ficción parece de corte realista, pero algunos giros o resoluciones se salen un poco de madre. Por ejemplo tenemos el hallazgo de Carrie del escondite oculto de Nazir que no fue visto por decenas de investigadores en una búsqueda intensa, y canta demasiado la forzadísima separación del grupo de agentes que la acompañan para que se enfrente al enemigo ella sola. También pesa la sensación de que Carrie deambula demasiado por la CIA sin que se explique bien cuál es el grado de cooperación que mantiene. Y finalmente hay algunos momentos un poco (o bastante) rebuscados, como el pinchazo y la subsiguiente muerte del sastre, y sobre todo la muerte del vicepresidente: tiene un marcapasos que se puede manejar a distancia (¡con un ordenador!), con lo que, aunque conseguir el código es complicado (únicamente está en su posesión), facilita mágicamente que pueda ser asesinado por nuestro protagonista de forma que parezca un accidente.

Pero son tan solo unas pocas escenas en un año en conjunto memorable donde como indicaba se han corregido otros muchos fallos. Aquí no hay historias secundarias que no llevan a nada, todo avanza a velocidad impresionante y con historias imprevisibles y llenas de sorpresas. Algunas trampas argumentales son muy efectivas (como poner sospechas de traición sobre ese secundario al que yo apuntaba en la primera temporada, el agente Danny Galvez, para darle la vuelta en una resolución estupenda) y otras funcionan a pesar de resultar arriesgadas, como la caída de Nazir, que parece muy fácil pero luego vemos que forma parte de un plan a largo plazo, que hasta él mismo se consideraba sacrificable por el bien de su misión.

El año empieza con un pequeño salto temporal. Carrie está fuera de juego por su enfermedad y trata de salir adelante luchando contra la depresión que supone haber perdido un trabajo que daba sentido a su existencia. La forma en que vuelve a colaborar con la CIA está bien hilada por los guionistas (al principio, luego falla a la hora de dar verosimilitud a su continuada presencia, como decía más arriba), y el momento en que la acción la devuelve a la vida es muy bonito. Tras un tramo donde parecía volverse a la tónica de la primera temporada (la parte del sastre), en seguida llega la primera bofetada del año: Saul se topa con el video que Brody preparó antes del atentado que no consiguió llevar a cabo, descubriendo así para la CIA lo que Carrie llevaba tiempo advirtiendo: que el héroe nacional ha sido convertido en terrorista. El episodio Q&A (205) es de los grandes del año televisivo, un río de emociones y tensión espectacular, un duelo interpretativo de primerísimo nivel, una historia desgarradora en la que no podemos apartar la mirada. Carrie mostrando sus sentimientos para acercarse a Brody, donde no sabemos cuánto es cierto y cuánto no (¿forma parte de su táctica o sigue enamorada?), Brody sumergido por completo en la desesperación, en un abismo donde no ve salida…

Aquí hay que alabar que es una serie trepidante que obtiene la acción mayormente a través de diálogos y dramas personales, algo que no es nada fácil de conseguir. La exquisita construcción de personajes, la habilidad para exponer emociones incluso a través de un velo constante (no siempre sabemos qué piensan o esperan los protagonistas) y también la fantástica puesta en escena y la impresionante labor interpretativa de Claire Danes, Damian Lewis y Mandy Patinkin son los elementos cruciales para lograr que esta serie resulte tan absorbente e intensa.

Una vez con Brody vuelto a traer al lado de la CIA los episodios son un no parar. Los intentos de sacar información a los terroristas, con la congresista Roya Hammad de por medio, las sorpresas inesperadas, como tener a Nazir en territorio estadounidense, las constantes trifulcas personales que agobian a Brody, los quebraderos de cabeza de Carrie… En segundo plano tenemos al no menos interesante Saul Berenson, con historias un poco menos relevantes pero también muy atractivas, así como la incoportación de un nuevo personaje, el agente Peter Quinn, que resulta un aporte muy logrado al rompecabezas que supone la trama de espionaje. Las dudas de Carrie y Saul sobre su lealtad y los constantes momentos donde se prueban mutuamente mantienen buen nivel de expectación, pero es la revelación de su misión para Estes lo que más impacta: deberá asesinar a Brody si cabe la posibilidad de que se descubra que es un terrorista que se le escapó a la CIA y ahora tiene una meteórica carrera política que lo lleva a lo más alto del gobierno del país.

La sección de la hija esta vez está muy bien hilada. Con ella se exponen muy bien los problemas familiares de Brody, para mi gusto mejor que con la madre, que me resulta cansina con tanto alargar su salida o no salida del matrimonio y la de vueltas que se da con el romance con Mike. Con Dana el conflicto da siempre buenas escenas, sin sensacionalismos ni extensiones innecesarias… Y en esto último algunos meten la sección en que ella atropella a alguien, pero a mí esta parte me parece crucial. Primero, porque es otro interesante aporte al lío familiar, pues no olvidemos que la serie tiene un pie en el drama de personajes. Segundo, porque el encubrimiento del asunto magnifica la sensación de podredumbre en la política estadounidense, algo que afecta a varios personajes, sobre todo a Brody, quien con este problema se ve aún más perdido en un mar de mentiras, juegos sucios y traiciones a la ética y al país.

En el tramo final grandes escenas y giros de la trama nos golpean de nuevo, volviendo a demostrar la valentía de los guionistas. La muerte del vicepresidente puede ser un tanto rebuscada en cuanto a ejecución, pero en lo relativo al impacto en los personajes es esencial: Brody ha llevado a cabo su acto de venganza o acto de justicia contra el corrupto y bélico gobierno estadounidense, quitándose un gran peso de encima. Pero cuando parecía volver a encarrilarse, dejando a su mujer definitivamente por Carrie, el plan de Nazir les explota en la cara. Nazir, que tanto ha costado cazar, que casi acaba con la vida de Carrie… El atentado final supone un enorme borrón y cuenta nueva en la dinámica de la serie. Personajes de gran relevancia muertos (Estes), la CIA desmembrada, la población atemorizada… Y la cinta de Brody sale a la luz y todo apunta a que él fue quien realizó el atentado. Pero Carrie le cree (no sin dudas, pienso yo) y lo pone a salvo.

¿Y ahora qué? Con Brody a la carrera y Saul tras él, Carrie de nuevo jugará con su propia agenda. Aparte de eso, no puedo hacerme una idea de lo que tendrán planeado los guionistas, sólo espero que estén tan inspirados como en esta temporada.

Ver también:
Temporada 1 (2011)
-> Temporada 2 (2012)
Temporada 3 (2013)
Temporada 4 (2014)
Temporada 5 (2015)
Temporada 6 (2017)
Temporada 7 (2018)
Temporada 8 y final (2020)

Anuncios

HOMELAND – TEMPORADA 1

Showtime | 2011
Suspense, drama, acción | 12 ep. de 49-84 min.
Productores ejecutivos: Michael Cuesta, Alex Gansa, Howard Gordon, Gideon Raff.
Intérpretes: Damian Lewis, Claire Danes, Morena Baccarin, David Harewood, Mandy Patinkin, Diego Klattenhoff, Morgan Saylor, Jackson Place, David Marciano.
Valoración:

Alerta de spoilers: Revelo datos cruciales del final de temporada.–

Tras ocho años desaparecido en Irak el sargento de los marines Nick Brody es hallado y rescatado de su cautiverio. Vuelve a casa como un héroe a los ojos de la población y los políticos que aprovechan su fama, pero la CIA debe ser más cuidadosa y por ello analiza si en todo ese tiempo ha podido ser cambiado de bando mediante la tortura y haberse convertido en un agente durmiente, en un terrorista con un plan. Sin embargo, su intachable actitud adaptándose de nuevo a su vida (al menos de cara al público, que su reinicio con la familia es un desastre, como cabe esperar) y lo fiable de sus testimonios quitan pronto la sospecha sobre sus hombros… salvo para Carrie, una agente obsesiva y rebelde que no duda en infringir la ley para espiarlo constantemente. Está convencida de que hay algo oculto en su retorno relacionado con Abu Nazir, el líder terrorista más buscado. Y hará todo lo posible para hallar pruebas.

La parte de los protagonistas está muy bien trabajada. Los caracteres son pocos pero de gran densidad. Sus formas de ser, sus miedos, sus capacidades y limitaciones son definidos y desarrollados con intensidad y realismo, lo que se traduce en que desde el primer episodio sus vidas y problemas resultan sumamente interesantes y se disfruta bastante siguiendo sus historias y esperando con interés su futuro. La adaptación de Brody a su entorno, donde su familia siguió adelante sin él, se muestra con ideas típicas (ella –Morena Baccarin– se lio con otro, la hija adolescente es rebelde) pero bien utilizadas. Cabe destacar también que los hijos no resultan repelentes, e incluso la chica (Morgan Saylor) lo hace muy bien en un papel que toma importancia conforme avanza la sesión. Carrie arrastra sus propios secretos (es bipolar y lo oculta a la agencia, pues si no sería expulsada), y vemos que quien de cara a la CIA es una agente excelente tiene serios problemas de estabilidad emocional. Su mentor Saul (un siempre excelente Mandy Patinkin) suda de lo lindo para que no tire su carrera en conjeturas muy fantasiosas mientras lidia también con sus asuntos propios: este tipo de trabajo impide tener una vida familiar en condiciones, y su intermitente relación con el amor de su vida no levanta cabeza.

Momentos cumbres relativos a estos protagonistas hay muchos de gran impacto, destacando especialmente la caída en desgracia de Carrie cuando su enfermedad vuelve a controlar su vida y sus locuras salen a la luz o los pasos finales de Brody, donde toda la tensión y estrés acumulados son palpables en cada escena (fantástica la preocupación de la hija y lo cerca que está de pillarlo). Los dos actores tienen papeles complejos en los que sumergirse y explotar sus dotes, y no desaprovechan ni una de las numerosas oportunidades que tienen para lucirse: Carrie (Claire Danes) loca y luego desecha da lástima, y Brody (Damian Lewis) en el búnker es un auténtico caudal de terrores fluyendo mientras intenta controlarlos.

Pero la trama de espionaje, conspiración y terrorismo es por el contrario irregular y sobre todo resulta algo tramposa. Al principio fue llamativa e intrigante, pues dado como se presentaba ofrecía un sin fin de posibilidades por donde la serie podría haber navegado. Sin embargo, van pasando los episodios, tres o cuatro, y vas viendo que los guionistas no se van a arriesgar tanto como en apariencia prometían, y que todo se va a limitar a dos opciones: o Nick está tratando en secreto de desmantelar un plan de Abu Nazir, o lo está siguiendo. En el proceso hay mucho humo, mucha vuelta innecesaria que no lleva a ninguna parte y subtramas que no aportan nada llamativo (la amiga infiltrada de Carrie, por ejemplo). Nos tiramos un montón de tiempo varados en una trama ambigua y sin objetivo aparente con capítulos que, aunque entretenidos, realmente no dan nada tangible, pues todos se limitan a mostrarnos a Carrie obsesionada y Nick artificiosamente intrigante. En el tramo final la cosa va tomando forma y por fin se adivina una ruta, pero esta no resulta especialmente llamativa, de hecho se presenta demasiado sencilla y previsible. Está claro que la bomba no va a explotar, su fallo es completamente predecible, y en general todo el tramo final ofrece una narrativa que se ve venir punto por punto. Y para colmo termina la temporada y nos quedamos igual que al principio: Carrie obsesionada y Brody otra vez en el limbo de si está con Nazir o no.

Otro factor negativo a tener en cuenta es que la consistencia del relato se mantiene constantemente al borde del precipicio. Es arriesgado y complicado mostrar un personaje como Brody sin dejar al espectador incrédulo, y lo cierto es que el nexo se mantiene débilmente: sí, interesa porque el carácter es excelente en su sección dramática, pero cuando se sumerge en la trama de terrorismo, sobre todo cuando se expone finalmente su objetivo, esa justificación no es del todo plausible, queda muy cogida por los pelos porque en contraste con el resto de su vida no parece creíble, no pega que un hombre tan inteligente y fuerte sea un terrorista suicida tan decidido que ni la vuelta a la normalidad en su casa le aparta de su misión fatal. Incluso personajes más exagerados, como Walter de Breaking Bad, me resultan más fáciles de aceptar. En la misma línea de forzar la credibilidad hay muchos instantes a lo largo del año, destacando principalmente una falla muy gorda: que Brody se pasee con el chaleco explosivo medio día entre un montón de personas (con roces y contactos varios incluidos) sin que nadie note nada… La idea es sencillamente absurda.

Pero lo previsible o facilón no resulta un lastre tan grande como para hundir la serie, porque dos factores levantan la calidad del producto. El primero es la citada vida diaria de los protagonistas, cuya gran calidad hace de la historia algo tan atractivo que aunque lo que sucede sabe a poco en un momento o se ve venir en otro, se vive con cierta expectación porque seguimos de cerca y con interés sus vidas. El segundo es la puesta en escena, muy profesional y capaz de dar ritmo y vida a episodios no especialmente complejos. De hecho, el último dura hora veinte, convirtiéndose en un thriller casi cinematográfico de buen nivel, no extraordinario pero sí plenamente satisfactorio como entretenimiento. Carrie hundida y rechaza hasta por su amigo y mentor y Brody tenso y muerto de miedo por la cercanía de su objetivo son momentos de gran fuerza, y debo decir que el minuto último del año es un cierre espectacular: Carrie recordando el dato crucial que destaparía a Brody justo antes de la operación en la que perderá la memoria es un clásico utilizado con sumo acierto.

Así pues, está claro que Homeland funciona más como drama que como thriller, aunque lo lógico sería que si su trama se halla firmemente anclada en un género sea esa parte la más destacable. De todas formas las virtudes superan bastante a los fallos y se obtiene una temporada bastante atractiva. Es de agradecer que por fin se ofrezca un thriller de espionaje que no es procedimental repetitivo o acción sin mucho detrás. No llega al nivelazo de Rubicon, pero cumple bastante bien. Eso sí, para mi sorpresa muchos la tratan no sólo como el mejor estreno del año (claramente superiores son American Horror Story o Boss) sino también como una gran serie, y para mí es indudable que dista de serlo. Además me deja la sensación de que dado lo visto en este primer año es muy improbable que vaya a más en próximas temporadas. Pero ojalá me equivoque y sepan mejorar los problemillas que han limitado su potencial.

PD: no sabía dónde meterlo: lo del topo en la oficina queda en el aire, pero como sólo hay un secundario en la agencia lo más seguro es que sea él.

Ver también:
-> Temporada 1 (2011)
Temporada 2 (2012)
Temporada 3 (2013)
Temporada 4 (2014)
Temporada 5 (2015)
Temporada 6 (2017)
Temporada 7 (2018)
Temporada 8 y final (2020)