Archivo de la etiqueta: Amazon Video

JACK RYAN – TEMPORADA 1


Amazon Video | 2018
Suspense, drama, acción | 8 ep. de 44-64 min.
Productores ejecutivos: Carlton Cuse, Graham Roland.
Intérpretes: John Krasinski, Wendell Pierce, Ali Suliman, Abbie Cornish, Dina Shinabi, Karim Zein, Nadia Affolter, Arpy Ayvazian.
Valoración:

La serie de novelas de Tom Clancy sobre el personaje Jack Ryan ha corrido desigual suerte en sus varios intentos de convertirla en una saga de películas rentable. Se inició con un thriller de alta calidad y bastante éxito, La caza del Octubre Rojo (John McTiernan, 1990), donde Ryan estaba encarnado por Alec Baldwin y secundado por un sinfín de grandes actores. En las dos siguientes entregas cambió de rostro a Harrison Ford, y si bien la inicial era un producto de acción más convencional (Juego de patriotasPhillip Noyce, 1992-), la segunda volvió a levantar el listón bastante: Peligro inminente (Phillip Noyce, 1994) fue una cinta ejemplar de acción y suspense y un éxito de taquilla. A pesar de ello la serie quedó en el limbo, supongo que por líos entre productores. No lograron sacar adelante más títulos hasta el intento de reinicio en 2002 con Pánico nuclear (Phil Alden Robinson), con Ben Affleck como protagonista. El estreno pasó muy desapercibido y la saga volvió a aparcarse hasta 2014, donde con la infame Jack Ryan: Operación sombra (Kenneth Brannagh) parecía que iba a morir definitivamente. Sin embargo, los poseedores de los derechos, el productor Mace Neufeld y la Paramount Pictures, probaron otras pocas intentonas infructuosas antes de poner el ojo en el formato de serie de televisión.

Esta llega de la mano de Carlton Cuse (Perdidos, 2004) y Graham Roland (Almost Human, 2013, y coincidieron en The Returned, 2015) en la parte creativa, con productores como Michael Bay, John Krasinski (además de actor también escribe, produce y dirige, por ejemplo, Un lugar tranquilo -2018-) y Mace Neufeld entre otros, bajo los sellos de Paramount Television y Amazon Studios, principalmente.

En los primeros capítulos, y más con el cambio de escenario a Francia, casi parece que Jack Ryan podría ser la heredera de Homeland (Alex Gansa, Howard Gordon, 2011), aunque sea empezando desde abajo y creciendo poco a poco, porque partimos de algunos conceptos muy básicos y previsibles pero se ve potencial para bastante más.

Los autores tratan de mantener la premisa de Tom Clancy, esto es, un exmarine que por lesiones acaba en un despacho como analista, pero vuelve a entrar en acción poco a poco al despuntar como un talento nato tanto en el escritorio como en el terreno. Sin embargo, en temática han decidido actualizarla a nuestros tiempos, pues los temas habituales de las novelas están algo obsoletos (guerra fría, terrorismo irlandés) o muy vistos (guerra contra las drogas en Sudamérica), hoy los principales problemas políticos vienen del terrorismo islamista y las guerras en oriente medio. Ahí surgen sus principales virtudes: la cercanía a la situación real que vive el mundo y la verosimilitud con que inicialmente tratan estos conflictos, tratamiento que extienden a un villano bien trabajado.

Nos presentan una perspectiva compleja del asunto, con las crisis políticas que generan guerras en oriente medio, las consecuentes migraciones hacia Europa, la posterior desigualdad y otros problemas culturales, y surgiendo entre todo ello, nuevos potenciales terroristas. El villano, Mousa Bin Suleiman, nace en este caldo de cultivo, y si bien los flashbacks que muestran etapas previas de su vida quedan quizá demasiado resumidos, valen para redondear un personaje con bastante fuerza, algo que en parte se debe también a la certera interpretación de Ali Suliman. La odisea de la esposa (Dina Shihabi) y las hijas no sorprende pero como drama funciona, tanto a la hora de dotar de mayor realismo a la situación como para entretenernos.

Por el lado de la CIA, la intriga de despachos tiene un punto de partida muy típico, pero también apuntan a una perspectiva más amplia, con los superiores que solo piensan en ascender y las injerencias políticas. Los personajes parten de varios estereotipos, pero tienen las aristas justas y las motivaciones claras como para resultar simpáticos y generarte ganas de seguir sus aventuras. La dinámica entre Ryan y su nuevo jefe, Greer, es bastante interesante, y cuando entran en juego los franceses mejora: los roces entre formas de entender el mundo son interesantes y van añadiendo poso a cada protagonista. Aquí también hacen bastante los actores. John Krasinski (The Office -2005-, 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi -2016-) aporta muy bien dimensión interna, es decir, su interpretación transmite más de lo que el personaje deja entrever a sus compañeros, sobre todo en dilemas éticos y traumas. Wendell Pierce (The Wire -2002-, Treme -2010-) compone un agente venido a menos, con miedos, y muestra bien un cambio gradual, sobre todo en cuanto a la relación con Ryan. Un poco más atrás se queda Abbie Cornish (Robocop -2014-, Geostorm -2017-), que parece relegada a la chica del héroe y para unos pocos giros finales.

Sin embargo, me temo que en vez de crecer el guion se va diluyendo. Ese tratamiento más serio del drama y el suspense que prometía acaba dejándose de lado por la acción más básica y los derroteros más predecibles. Esperaba que la intriga de despachos ahondara más en los personajes secundarios y trataran más a fondo temas de espionaje, política, enchufes, incompetencia etc., y que el conflicto político y social siguiera ampliando miras con los temas de migraciones, problemas de adaptación cultural, xenofobia, etc., pero todo se va relegando a anécdotas, o a justificaciones para tener escenarios de drama y acción sencillos. Aparte, en tierra de nadie queda la subtrama del piloto de drones, que es por sí sola amena pero no termina de cobrar sentido en la historia global y acusa los mismos problemas: promete un drama realista pero acaba tan resumido que resulta una historia simplona.

De esta forma, el villano cada vez es más malo cabezón, los buenos más infalibles, el romance más trillado, y la complejidad del panorama geopolítico se olvida en detrimento de la típica misión exagerada de película de acción del montón. El terrorista tiene un plan supremo digno de archienemigo de James Bond, y este toma forma con todos los tópicos, sensacionalismo y agujeros de guion más tontos. Los personajes pasan por todos esos giros para cumplir con ellos, dejando el progreso dramático de lado, si acaso lo contrario, hay varias situaciones forzadas que rozan la vergüenza ajena, como la doctora metida en todo con calzador, o los terroristas más buscados del mundo paseándose por el hospital donde está el presidente de EE.UU.

Si hubiera tenido un tramo final más sólido y original seguramente hubiera quedado una buena serie. El producto resultante es un digno entretenimiento, sobre todo porque su caída de calidad no afecta al ritmo y el sentido del espectáculo (atención a como exprimen los escenarios naturales con grandes panorámicas), pero en nada que le exijas un mínimo, el que creo que cualquiera exigirá en el rico panorama televisivo actual, queda en el limbo de series prescindibles. Veremos si hay suerte y madura en próximas temporadas, pero lo cierto es que viendo lo bajo que ha terminado apuntando yo tengo pocas esperanzas.

TRANSPARENT – TEMPORADA 3


Amazon Video | 2016
Drama, comedia | 10 ep. de 25-30 min.
Productores ejecutivos: Jill Soloway.
Intérpretes: Jeffrey Tambor, Gaby Hoffmann, Amy Landecker, Jay Duplass, Judith Light, Cherry Jones, Kathryn Hahn, Alex MacNicoll, Anjelica Huston, Richard Masur, Trace Lysette, Alexandra Billings.
Valoración:

Lo señalé como un problema menor pero latente en su primera temporada, y lo cierto es que fue creciendo en la segunda. En este tercer año es ya bastante grave y diluye el potencial y atractivo de la serie considerablemente. Hablo de la sensación de que sólo nos narran anécdotas sin un hilo conductor claro. Cuesta sacar conclusiones de las aventuras de la familia Pfefferman, ni siquiera se vislumbra una coherencia global en la evolución de los protagonistas.

Los tres capítulos iniciales son buenos y disimulan este punto oscuro. Mantienen la expectación con la crisis inicial de Maura, que quiere ayudar a alguien que está en su posición. Cobra gran protagonismo la rabino Raquel, con una situación personal también atractiva. Y destaca sobre todo la fantástica cena familiar, que recupera momentáneamente la alta calidad de la que hacía gala la serie en su primer año, mostrando con gran inteligencia y sutileza aspectos de las relaciones humanas y los sentimientos. Pero de ahí en adelante decae mucho, pareciendo un relato cada vez más perdido, como si los escritores hubieran agotado el material y tuvieran que improvisar con prisas. Y falta inspiración, no se ven el detallismo y profundidad esperables, con lo que cada capítulo se va haciendo más pesado e insustancial hasta llegar a un desenlace que bordea el suspenso.

Como buen drama sobre familias disfuncionales, cada miembro arrastra sus penas y choca contra sus limitaciones. Pero conocemos ya muy bien las de cada personaje, y esta nueva etapa no ofrece nada tangible. Está claro que Maura no se siente realizada como mujer por el lastre de su cuerpo de hombre, pero eso está expuesto desde el primer capítulo. Como ella misma dice, he salido del armario, mi familia me quiere a pesar de ello, tengo pareja y cierta estabilidad en general en la vida, y estoy triste no sé por qué. Nosotros tampoco, y su viaje no lleva a ningún desenlace o giro que abra un nuevo camino ante sus pies. Luego le niegan la posibilidad de operarse para hacer la transición, por el riesgo de su edad y débil corazón, y cabe pensar que eso sí es un motivo para que su vida se venga abajo… pero resulta que no, que la depresión ha desaparecido y esto no la afecta y sigue como si nada. Sin la transición adecuada, estos eventos supuestamente importantes quedan como resúmenes inconexos.

Sarah está atascada en el sadomaso y la religión. Es como si nos dijeran que no tiene una meta clara en su vida… pero parece que es el guionista el que no la tiene. Josh… ya sabemos los problemas que tiene con las relaciones, y aquí se reincide vagamente en ello sin buscar nuevas perspectivas o avanzar, y todo ello a pesar de tener casi dos episodios enteros dedicados a su depresión. Con Ali sabemos de sobras que busca algo que la haga sentirse realizada, y prueba trabajos, estudios y relaciones sin mucha suerte. Tampoco se añade nada nuevo a su experiencia, todos los capítulos reinciden en si ama a la novia o no, esa profesora mayor que ella por la que siente admiración. Shelly lleva tres años sin despegar a pesar del tiempo que ocupa. Ni siquiera queda claro qué tratan de narrar con ella. La madre que se siente sola porque los hijos ya son independientes es lo único que da de sí, y se sostiene sólo por su simpatía.

Es una pena este estancamiento que va camino del naufragio, porque el cariño cogido a los personajes cuando los conocimos en la primera temporada se mantiene, sigues queriendo ver cómo salen de la oscuridad, cómo remontan sus vidas. Los actores, todos muy implicados en sus roles, son cruciales para mantener esta conexión con un guion tan débil, y por ello la temporada se salva. Pero se hace larga y hueca, algo difícilmente perdonable dada su corta longitud, y con la falta de rumbo me ha quitado las ganas de seguir.

Ver también:
Temporada 2.
Temporada 1.

TRANSPARENT – TEMPORADA 2

Amazon Video | 2015
Drama, comedia | 10 cap. de 30 min.
Productores ejecutivos: Jill Soloway.
Intérpretes: Jeffrey Tambor, Gaby Hoffmann, Amy Landecker, Jay Duplass, Melora Hardin, Judith Light, Carrie Brownstein, Alexandra Billings, Cherry Jones, Kathryn Hahn.
Valoración:

Alerta de spoilers: Hay detalles que se podrían considerar spoilers, pero no muy grandes.–

La segunda temporada de la agitada vida de los Pfefferman sigue explorando sin miedo ni tapujos los recovecos de las relaciones y la sexualidad humanas en aspectos poco o nada tratados en otras obras, es decir, abarca un rango de diversidad sexual que sigue siendo tabú para mucha gente y por tanto pocos autores se atreven a retratar.

Maura continua lidiando con su tardía salida del armario, y nos adentramos más en sus miedos y esperanzas. ¿Debe operarse, tomar hormonas? ¿Quién querrá mantener una relación amorosa con ella teniendo pene y el físico de un anciano? ¿Hasta qué punto se respeta su forma de ser si incluso en una comuna lesbiana es mirada mal por haber nacido como hombre? Amy empieza con un gran bache, pues en el último momento duda de si la boda es un paso que está preparada para dar. A partir de ahí va dando tumbos, buscando su camino en el mundo. Y no nos olvidamos de la perspectiva de Tammy, que sufre las consecuencias.

Ali continua en otra búsqueda, la de su identidad personal y sexual; ve en una profesora mayor un ejemplo que seguir y acaba encaprichada de ella. Josh y su relación con la predicadora sufre traspiés colosales por su incapacidad para entender los sentimientos propios y ajenos, y por no saber agarrar su vida con determinación. Los secundarios encantadores, como Shelly, Davina o Syd, siguen formando parte crucial de estas vidas, y se suman otros, como el cordial y sereno reverendo Buzz.

Tenemos un sinfín de situaciones alocadas y giros dramáticos, otras tantas escenas ofrecen un hermoso canto a la vida y la diversidad, y también hay mucha sutileza, pues un suspiro o mirada puede definir lo que piensa alguien. Todo esto va llevando a los protagonistas a orbitar la tragedia, aunque sea en el tono ligero y con ironía propio de una buena dramedia, y desde ahí aprenderán algo de sí mismos tarde o temprano. En el caso de Amy y Josh parece ser más bien tarde. Este año ella no termina de llegar a un punto de inflexión claro, manteniendo su trayectoria bastante abierta. Y él va en el sentido contrario a los demás, es decir, sin levantar cabeza: acumula incomprensión y rabia hasta que explota en aquel genial viaje con la furgoneta nueva. Entre las mejores historias destacaría: la caótica boda, el posterior cabreo de Tammy irrumpiendo en la fiesta en la piscina, Raquel viendo que Josh no es para él, la citada compra y viaje en furgoneta, la emotiva reunión final de los hermanos bañándose en la piscina, el campamento de lesbianas y todo lo que ocurre en él…

Pero la temporada baja un poco el nivel respecto a la anterior, de hecho los capítulos intermedios llegan a ser un tanto descentrados y terminan aburriendo un poco a pesar de su corta duración y la simpatía de los personajes. Primero, porque acusa un fallo que ya se veía en esa etapa: la historia avanza en pequeñas dosis, pareciendo a veces un resumen, no dejando que los acontecimientos calen del todo en el espectador antes de saltar al próximo giro importante en estas vidas. En otras palabras, falta fluidez, naturalidad, en el desarrollo del día a día. Esta arritmia se agrava con los flashbacks a los años treinta en Alemania, que inicialmente resultan confusos, luego cargantes, y al final vemos que no sirve para nada relevante, que esta historia no aporta enjundia a los protagonistas. Así, vuelve a dar la impresión de que o diez capítulos son pocos o se corre demasiado, desaprovechando la fuerza innata de los protagonistas y diluyendo un poco el potencial de las historias que viven.

Ver también:
Temporada 1.

TRANSPARENT – TEMPORADA 1

Amazon Video | 2014
Comedia, drama | 10 ep. de 30 min.
Productores ejecutivos: Jill Soloway.
Intérpretes: Jeffrey Tambor, Gaby Hoffmann, Amy Landecker, Jay Duplass, Melora Hardin, Judith Light, Carrie Brownstein, Rob Huebel, Alexandra Billings.
Valoración:

Un anciano con tres hijos e incluso algún nieto se arma de valor para por fin salir del armario como transexual, esto es, una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre. La bomba cae bastante bien porque es una familia muy abierta, pero no está exenta de conflictos, y además de cara al resto del mundo siguen viéndose los muchos prejuicios de la gente.

Aunque tienen unas pocas producciones en marcha, Transparent es la presentación de Amazon Studios en el mundo de las series, y el resultado ha sido un éxito rotundo. Aparte de la gran calidad de la propuesta, esta ha calado entre el público y la crítica, alzándose con numerosos premios, incluido el Globo de Oro a mejor serie y mejor actor principal. Es creación de Jill Solloway, quien se dio a conocer como colaboradora en A dos metros bajo tierra y ha pasado por otras obras populares, como United States of Tara. También dirige casi todos los episodios de esta corta primera temporada. Parece ser que se inspira en su propia experiencia con su padre, que como el protagonista no fue hasta su jubilación cuando se vio con fuerzas para enfrentarse a esta difícil situación.

Una forma directa de definir la serie es con el ya reconocido apelativo de “dramedia”, es decir, un drama con un tono distendido y con no pocos momentos de humor. También es conocido el término de “familia disfuncional”, donde A dos metros bajo tierra es la cumbre del género: aquí todos son raros o están locos a su manera, y la unión de todos los personajes asegura una tragicomedia alocada.

El alabado Jeffrey Tambor era Mort, quien ahora desea ser reconocido como quien siempre se ha sentido: Maura. Tantas loas al actor me hicieron pensar en que sería protagonista absoluto, pero lo cierto es que es uno más en un reparto muy coral, de hecho, los hijos me parecen más protagonistas que él. Y además su interpretación no es tan remarcable como venden, ni siquiera me parece destacar en un reparto al completo fantástico. Pero ya se sabe que los Globos son como los Oscar, tienen predilección por transformaciones físicas. Mort fue un padre muy abierto pero también algo distante, en gran parte por su condición; sólo mimó a la hija pequeña, que siempre ha ido a remolque de los demás. La esposa, de la que se divorció hace tiempo, tiene una pareja que está en las últimas; la relación con ella es de respeto mutuo: hace mucho que conocía el gran secreto.

La hija mayor es Sarah, en manos de una para mí desconocida Amy Landecker, pero quien tiene en su haber infinidad de producciones televisivas. Su experiencia se nota, es una actriz muy completa que no desaprovecha un personaje muy jugoso. Sarah inicia su viaje en un matrimonio estancado en la rutina, pero la cosa podría cambiar cuando se reencuentra con su exnovia de su época de lesbiana en la universidad. Su visión de la vida, donde sigue adelante con entereza y la cabeza alta ante cualquier adversidad, es contagiosa. Y sinceramente, si nominan a Tambor como actor principal, Landecker debería haber ido como actriz. El marido no me gustó como personaje al principio, parecía un complemento para lanzar su historia, un cliché hueco, pero más adelante cobra vida muy bien. La amante lesbiana es más completa: Melora Hardin (The Office) hace suyo otro protagonista con arrolladora personalidad.

El hijo mediano, Josh, es quien arrastra un poso más oscuro. Sus relaciones con jovencitas acaban todas mal y muestran algún trauma de desapego emocional. Poco a poco vamos conociendo posibles causas y sus intentos por salir adelante, y la relación con la predicadora es muy interesante. Jay Duplass se dio a conocer en The Mindy Project como actor y en Togetherness como guionista.

También llena de conflicto está la más joven, Ali, quien no encuentra un camino que seguir en la vida y cada dos por tres cambia de tendencia, pero siempre a costa de pedir dinero a papá. Aunque dicho así no parezca ofrecer mucho, su recorrido emocional es muy completo, con tramos fascinantes. A Gaby Hoffmann la conocí en Girls en un papel semejante, pero su carrera es bastante larga. Cabe destacar también a su amiga Syd, primero porque es un encanto, segundo porque la intérprete Carrie Brownstein es una persona digna de admiración: guionista (Portlandia), actriz, compositora y cantante con varias bandas de rock feminista de gran nivel, destacando Sleater-Kinney. Y quizá por ser una famosa bisexual y activista de derechos de las mujeres acabó siendo invitada.

Y por supuesto todos los personajes sirven para hablar de las distintas formas de entender la sexualidad, el amor y las relaciones en una producción que va incluso más allá que la valiente Orange is the New Black a la hora de tratar la sexualidad humana. Maura obviamente toca la transexualidad, el tema más tabú para la sociedad, que muy pocas veces se ha tratado en cine o televisión. Sarah representa la bisexualidad. Josh la confusión entre sexo y amor, la necesidad de afecto aunque no sepa entenderlo bien. Ali da para jugar con los clichés sobre que ser una marimacho te convierte en lesbiana. Tammy es la lesbiana con familia (esposa, hijos).

En ocasiones da la impresión de que se intenta abarcar demasiado en poco tiempo (luego hablo del ritmo), de que la familia atrae demasiados casos de sexualidad fuera de lo denominado como común, pero claro, entonces no habría serie, o no sería tan completa. Además, nada se describe con estereotipos y la cercanía y naturalidad que transmite el grupo es fantástica. Cada personaje parece real, tiene sus virtudes, miedos, incongruencias y meteduras de pata. Les coges apego desde los primeros instantes, la familia se ve y siente como otra cualquiera, con sus vicios, excentricidades y problemas. Bueno, como otra cualquiera no: los conservadores y reaccionarios siempre van aparte, en su particular mundo inmovilista donde todos son clones y nadie piensa y actúa diferente. La guionista no es dura con ellos, pero no se olvida de que esta familia moderna y abierta vive en un mundo lleno de imbéciles.

Tenemos tamibén una notable puesta en escena, donde Solloway marca el tono con una cámara en mano muy hábil que realza el tono cercano del relato y aprovecha muy bien el formato semicinematográfico (2.00:1). El único problema, y no es grave, es que su ritmo es bastante precipitado y da la sensación de que impide que los eventos calen con plenitud en el espectador. Es decir, parece que corre demasiado, saltando entre situaciones y repercusiones sin explorar todos sus matices. Diez episodios de treinta minutos no me parece un metraje adecuado para una obra coral y con tantas historias; incluso trece capítulos podrían haber sido pocos. La temporada se engulle con adicción, emociona y deja buenas sensaciones, pero, al menos en mi caso, pensé que me había perdido mucho, que no se ahondó lo suficiente en muchas situaciones antes de pasar a otras. Por suerte, no llega al punto de afectar a sus excelsos personajes, es más cuestión de que no da tiempo a asimilar bien tanta información, de que parece tirar más hacia el resumen que hacia la exposición calmada. Eso sí, esto garantiza que puedes verla varias veces sin acusar desgaste.