Archivo de la etiqueta: 2009

SONS OF ANARCHY – TEMPORADA 2

FX | 2009
Drama, acción | 12 ep. de 50-70 min.
Productores ejecutivos: Kurt Sutter, Art Linson, John Linson.
Intérpretes: Ron Perlman, Charlie Gunman, Katey Sagal, Kim Koates, Mark Boone Junior, Tommy Flanagan, Maggie Siff, Williams Lucking, Ryan Hurst, Dayton Callie, Adam Arkin, Ally Walker, Taylor Sheridan, Winter Ave Zoli, Theo Rossi, Johnny Lewis.
Valoración:

Decía al terminar la primera temporada de Sons of Anarchy (Los hijos de la anarquía) que ofrecía calidad de sobra para citarla como un entretenimiento de buen nivel, pero que las tramas y personajes respondían a patrones muy clásicos y predecibles, con lo que se quedaba a un par de peldaños de lo que denominaría “la primera división de las series”. Pero esa limitación se hace pedazos desde el primer minuto de la segunda temporada, dejando a la anterior como una presentación quizá demasiado larga y típica pero muy necesaria, como una introducción a una historia mucho más grande que aquí se muestra en todo su esplendor. De hecho el salto cualitativo es tan notable que sorprendió a propios y extraños, consiguiendo que una serie que pasaba bastante desapercibida se pusiera en el punto de mira de crítica y publico, llegando a ser aclamada como la mejor temporada del año en muchos medios.

En la mejor tradición de The Shield (donde Kurt Sutter, artífice de Sons of Anarchy, era el segundo guionista del equipo) cada episodio es una auténtica bomba de situaciones cada vez más intensas, complejas y peligrosas. Los personajes caminan paso a paso hacia el infierno, todo lo que les ocurre va siempre más allá de lo que el espectador puede imaginar. Giros y más giros inesperados, situaciones límite de donde parece que no pueden salir impunes y tragedias durísimas van sembrando unos caracteres exquisitos que muestran una evolución fantástica.

En las historias principales dejamos al club de moteros Sam Crow con Jax (Charlie Gunman) pensando en reformarlo a largo plazo (es decir, alejarlo de tanta criminalidad y moverse más por la inteligencia que por la fuerza) y con su creciente odio por su presidente y padrastro, Clay (Ron Perlman), por aquello de acabar con la vida de la mujer de su buen amigo Opie. Este último, sin conocer al verdadero autor de su desgracia, anda muy perdido y trata de centrarse volcando sus fuerzas en el club, pero su inestabilidad causará varios problemas. El resto de hermanos orbita alrededor de uno de los dos líderes con mayor o menor fidelidad, creándose constantes roces y peleas que van en aumento conforme las diferencias se magnifican y los asuntos externos les agobian.

La llegada de un supremacista blanco, Ethan Zobelle (Adam Arkin), un tipo con gran inteligencia que pretende dominar el pueblecito de Charming echando a la escoria no blanca y a cualquiera que ose plantarle cara, es decir, a quien domina el crimen actualmente, los clubes, pone en apuros a Sam Crow, pero también a los agentes de la ley, que deben lidiar con la guerra entre ambos bandos. Tanto los sheriffs como la implacable agente del FBI (un personaje muy secundario pero de los más fascinantes, y la actriz Ally Walker lo borda) se ven desbordados y obligados por las circunstancias a realizar decisiones muy difíciles (brutal el final de la trama con el IRA y su relación con todo lo demás). La violación de Gemma (una inmensa Katey Sagal) por parte de la gente de Zobelle supone el primer gran golpe de efecto de la temporada, uno de los que marcan un punto de inflexión total en personajes y tramas además de ser uno de esos momentos capaces de dejar al espectador hipnotizado durante unos cuantos capítulos por la brutalidad de los hechos y sus consecuencias. Es considerada como la madre de todo el club, y debe luchar entre contarlo y hundirles en dolor y ansias incontroladas de venganza o soportar estoicamente sus penas. A partir de este trágico evento la cosa va in crescendo de forma demencial, con la tormenta de Zobelle imparable sobre el club cuando éste vive sus momentos más difíciles, acumulándose peligros de todo tipo donde no se ven salidas fáciles: las luchas internas, el periodo de encarcelamiento, la salida de Jax como vicepresidente del club, la caída de su novia, la legal doctora, al lado oscuro –es decir, a su lado-, Opie descubriendo la verdad, su padre atentando contra Clay, y por supuesto los numerosos conflictos del denso entramado de personajes secundarios, todos relacionados de forma impecable y que podría estar párrafos enteros citando.

Si la temporada se desarrolla con un nivel de notable con muchos momentos puntuales memorables, el tramo final termina por lanzarse a lo grande, ofreciendo cuatro episodios magistrales donde todo lo acumulado anteriormente va explotando aquí y allá y en la cara de los protagonistas. Todo se presenta como perfectamente planeado y medido, todo se muestra controlado y desarrollado por parte de los guionistas con una habilidad casi imposible de describir por más halagos que intente reunir. Una temporada brillante, espectacular, capaz de dejarte atónito en cada episodio y superar el listón en el siguiente. No disfrutaba de algo tan intenso y apasionante desde los mejores momentos de The Shield. Así pues, indistintamente de si la mente de Sutter dio lo máximo de sí en las prácticamente insuperables tramas de esta temporada y resulta que en posteriores sesiones el nivel se mantiene un poco más tranquilo (como parece que ocurre, según se dice), lo aquí visto me basta para citar a Sons of Anarchy como una de las imprescindibles de los últimos años.

Ver también:
Temporada 1 (2008)
-> Temporada 2 (2009)
Temporada 3 (2010)
Temporada 4 (2011)
Temporada 5 (2012)
Temporada 6 (2013)
Temporada 7 (2014)

THE GOOD WIFE – TEMPORADA 1

CBS | 2009
Drama, suspense | 23 ep. de 42 min.
Productores ejecutivos: Michele King, Robert King, David W. Zucker, Brooke Kennedy.
Intérpretes: Juliana Margulies, Matt Czuchry, Josh Charles, Archie Panjabi, Christine Baranski, Chris Noth, Makenzie Vega, Graham Phillips, Alan Cumming, Mary Beth Peil, Titus Welliver.
Valoración:

Alicia Florrick es la esposa del fiscal del distrito, al que acaban de detener por sus conspiraciones políticas y unos llamativos escándalos sexuales. Para mantener a flote a su familia ella deberá dejar de ser la obediente ama de casa y volver a ejercer como abogada, encontrando trabajo en el bufete que dirige un amigo de la universidad. Mientras lidia con una carrera profesional difícil debe hacer frente a los fantasmas de su conocido esposo, que le salpican de vez en cuando, y esperar con estoicismo un juicio que puede verter mucha inmundicia sobre su familia.

The Good Wife está a medio camino entre el drama de personajes, el thriller legal y el procedimental de investigación. Esta mezcla no me convence del todo, pues desde mi punto de vista el aspecto de procedimental desequilibra un conjunto que podría haber dado muchísimo más de sí si se hubiera desarrollado como un drama seriado (en plan Urgencias, vamos). Lo de juicio por día precipita historias secundarias que podrían (y a veces claramente hubieran debido) desarrollarse en varios episodios, exprimiendo su potencial y mostrándolas de forma menos precipitada (muchos casos se resuelven demasiado en plan CSI o House, con el hallazgo de último momento o la inspiración casual). También tenemos presente el otro gran problema que arrastran las series de este tipo: la trama principal apenas aparece en cada episodio, relegada a segundo plano por el caso del día aunque en realidad sea más interesante e importante. Aquí juega en contra también que hay que llenar veintitantos episodios, claro, pero esto me da más razón a la hora de defender que se alargasen las historias secundarias.

Otro aspecto negativo que a veces me mosquea es el poco riesgo que se corre con las historias. Resulta una serie excesivamente modosita, políticamente correcta y por momentos moralizante de forma cursi. Sirvan como ejemplos los casos siguientes: es una tragedia enorme que un adolescente se interese por el sexo, y por lo tanto hay que encerrarlo en su habitación; un esperado beso lésbico ni siquiera se muestra; en los casos se pone demasiado énfasis en separar el bien y el mal de forma maniquea y retorciendo la resolución de cada juicio para que los protagonistas queden siempre como héroes (aunque en el tramo final de la temporada empieza a madurar bastante); apenas se ahonda en qué piensa y qué quiere hacer Alicia respecto al mujeriego de su marido (y eso que es protagonista absoluta), y hasta cerca del final se muestra muy por encima su relación con su jefe (típico triángolo amoroso, pero aquí de débil intensidad). Y sobre esta relación hay que indicar también que el desenlace de la temporada sabe a poco porque el clásico cierre abierto resulta demasiado forzado además de ser una jugada demasiado evidente.

Así pues en general da la sensación de que ser una serie para una cadena generalista le pesa más de la cuenta. Incluso procedimentales como CSI Las Vegas son más atrevidos en temática. Como digo, no es hasta el tramo final cuando los casos adquieren algo más de enjundia, de realismo, cuando los abogados protagonistas empiezan a mirar antes el dinero que la moral (aunque sea con excusas a veces también cursis) y donde los personajes van algo más allá de lo políticamente correcto, aunque no sea demasiado. Muy destacable es el episodio dedicado al jurado, el único realmente distinto y el más arriesgado, donde se muestra lo falible del ser humano, que la moral cambia según la percepción del individuo y que el sistema de justicia tiene agujeros que pueden crear grandes injusticias.

Sin embargo The Good Wife es mucho más de lo que aparenta, y su tono en principio superficial y las limitaciones del estilo procedimental no son lastres tan graves como para impedir que sus guiones destilen elegancia e inteligencia, detallismo y profesionalidad. Visto desde fuera el caso del día puede resultar a veces simple y su resolución sacada de la manga parecer rebuscada, pero su desarrollo es ejemplar. La narración es veloz, entrelazando hábilmente historias y personajes donde cada uno aporta uno algo distinto al entramado. Avanza siempre de forma muy fluida, con la habilidad propia de los grandes dramas de acción para ubicar a los personajes justo donde deben estar y sacar de cada diálogo las emociones e información que son necesarios, y todo ello por supuesto sin perder de vista la idea de que estamos ante un entretenimiento ligero: no se olvida el humor, se buscan casos atractivos (actuales, de temas llamativos), los protagonistas resultan cercanos, sencillos pero creíbles…

La puesta en escena juega un papel importantísimo a la hora de mostrar un puzzle tan bien medido, y si bien es cierto que no buscan el arte más exquisito como sí hacen en la HBO por ejemplo, la realización es sólida como una roca. Hablando de procedimentales, diría que es el mejor desde CSI Las Vegas, pero además juega a su favor que no se limita a seguir a rajatabla el esquema de los mismos. La historia principal (la caída de la familia Florrick y el juicio al marido) se introduce correctamente en cada capítulo y avanza con dirección firme aunque sea en dosis pequeñas (mucho mejor que en Life, dondre la línea principal tenía potencial pero no terminaba de cuajar), mientras que los personajes están muy bien trabajados, con capas que poco a poco se van destapando y cuyas personalidades se van moldeando según sus vivencias influyen en ellos. Esta evolución de los protagonistas resulta tan sutil como acertada, basada más en detalles que en golpes de efecto concretos: dicen mucho las miradas y emociones contenidas, los diálogos muestran más de lo que aparentan y en general los roces con los compañeros y otros problemas laborales (la competencia es dura, el bufete se va a pique), los juicios y sobre todo los secretos (se intuye que un personaje es gay muchísimo antes de que se referencie claramente) van dirigiendo poco a poco las cosas hacia delante. Por ello diría que es una serie que gana viéndose diaria y no semanalmente: es fácil olvidar alguna sutil referencia que nos muestre cómo el personaje absorbe un nuevo ingrediente que formará parte de su personalidad.

Como con la puesta en escena, los caracteres plasmados en papel no hubieran funcionado en imágenes sin un reparto que los mostrara con acierto. La cabeza más visible es Juliana Margulies (que se dio a conocer en Urgencias), una intérprete siempre elegante (y atractiva, la edad no parece afectarle) y con la calidad suficiente como para expresarse sin problemas incluso únicamente a través de miradas (algo esencial en un personaje tan contenido y por momentos frío como es Alicia), pero no es ni mucho menos una figura central que deje en segundo plano a los demás: sus jefes y compañeros y su familia comparten equitativamente el protagonismo. El imponente Chris Noth como su marido (cuyos numerosos secretos hacen de él una figura inquietante), sus amigables superiores (Christine Baranski y Josh Charles –éste está espléndido-), sus compañeros, sea el competitivo Cary (Matt Czuchry) o la eficaz y gris Kalinda (Archie Panjabi, cuyo personaje ambiguo y su impresionante físico ha dejado sin aliento a más de uno)… Y el repertorio de secundarios que poco a poco se va presentando no resulta menos interesante: jueces peculiares (al estilo Ally McBeal), enemigos poderosos (el nuevo fiscal, Titus Welliver), figuras misteriosas (el carismático Alan Cumming)…

Resumiendo, The Good Wife no será, al menos en su primera temporada, una serie de las que causa impresión como para aclamarla como una de las grandes del año o un drama a tener en cuenta, pero su ritmo trepidante, sus personajes que llegan con facilidad, su excelente realización y sus guiones hábiles y precisos (aunque tengan las limitaciones citadas) dan una producción que entra de maravilla y deja muy buenas sensaciones. Incluso a mí, que en gran medida reniego de las temporadas tan largas y los procedimentales, me ha resultado un entretenimiento ligero muy correcto y sobre todo tan adictivo que lo he devorado en pocos días.

Ver también:
-> Temporada 1 (2009)
Temporada 2 (2010)
Temporada 3 (2011)
Temporada 4 (2012)
Temporada 5 (2013)
Temporada 6 (2014)
Temporada 7 y final (2015)

BREAKING BAD – TEMPORADA 2

AMC | 2009
Drama, suspense | 13 ep. de 55 min.
Productor ejecutivo: Vince Gilligan.
Intérpretes: Bryan Cranston, Anna Gunn, Aaron Paul, Dean Norris, Betsy Brandt, RJ Mitte, Bob Odenkirk, Steven Michael Quezada, Giancarlo Esposito, Krysten Ritter.
Valoración:

Tomando ya la forma de temporada regular, aunque sea de las cortas (13 episodios), cosa que agradezco porque las de veintitantos se suelen alargar demasiado, Breaking Bad se puede analizar mucho mejor, y se agudizan tanto los aciertos como los aspectos mejorables.

Su principal valor es su tono de realismo dentro de un universo violento, rudo y cambiante. Los guionistas se atreven a sorprender con giros y tramas muy exageradas, extremas, pero luego lo encajan todo como si fuera un drama realista. Las repercusiones de los actos y la evolución de los personajes están exquisitamente planeados, desarrollados detalladamente y controlados con sumo cuidado. Es una gozada ver caracteres tan creíbles y complejos (y tan bien interpretados) moviéndose por caminos tan sórdidos, es una gozada comprobar como las sorpresas argumentales más descabelladas no están por encima de esos personajes (como sí pasó la última temporada de Perdidos, por poner un ejemplo de lo contrario) y que siempre prima la coherencia a largo plazo sobre el efectismo rápido y fácil. Pocas series tan arriesgadas y a la vez controladas he visto.

Como es obvio ahondamos en las personalidades de Walter, que cada vez se presenta más como un malnacido que como alguien desesperado por salvar a su familia, y Jesse, un joven que ha desperdiciado tantas oportunidades que todo el mundo (incluida su familia) le da la espalda. Como indicaba en la primera temporada, los guionistas no se cortan al mostrar como la pareja protagonista, con su modo de vida, arrastra la miseria hacia su círculo: la novia Jesse, el cuñado de Walter, la propia familia de este último… Siguiendo ese camino de realismo duro y sin concesiones nadie está a salvo de sufrir consecuencias trágicas. Hay que destacar también las acertadas incorporaciones de los personajes Saul Goodman como el abogado de los protagonistas y el Señor Pollo como el narcotraficante que domina la zona y contrata a Walter, quienes junto a los pocos amigos de Jesse suplen un aspecto que echaba en falta en el primer año: un plantel de secundarios un poco más amplio que dé más dinamismo y solidez a las tramas.

Pero también se hacen más notorias sus carencias principales, que impiden que este año sea tan redondo como el anterior o el tercero, donde vuelve a adquirir niveles muy gratificantes. A los guionistas les cuesta hallar un ritmo estable, cosa que puedo entender porque es una serie de contrastes (de un episodio de drama familiar se pasa a uno de aventuras peligrosas en el mundo de la droga), pero que desde luego lastra ligeramente la sesión. Hay unos cuantos capítulos a los que les falta la intensidad suficiente como para considerarlos buenos, y se hacen incluso largos, y en general la media de la temporada baja un escalón, dejando una constante sensación de que le falta algo a pesar de que todas las piezas del puzzle son francamente buenas.

En cuanto a los episodios, hay de todo al ser un año un poco irregular. Entre los más buenos destacaban Peekaboo, espeluznante historia centrada en una familia de drogadictos que tienen a su hijo medio abandonado, y 4 Days Out, espléndido momento donde los dos protagonistas se quedan aislados en el desierto durante días. Pero los dos grandes instantes de la temporada son los siguientes: el fatídico final de la novia de Jesse, que muestra al Walter más hijo de puta e inhumano (una escena durísima de ver), y el atentando contra la DEA que sufre el cuñado con una tortuga, una de las clásicas escenas exageradas pero espectaculares y eficaces de la serie.

El final de la temporada es un muy discutible y alucinante golpe de efecto. Lo de los aviones estrellándose es una fumada demencial, una ida de olla indescriptible. Tiene su repercusión en la tercera temporada, pero no como para considerarlo un golpe sorprendente y efectivo, sino uno desmedido e innecesario, una salida demasiado exagerada y fuera de lugar que implica a los personajes y tramas de la serie tan solo de refilón, y porque había que justificarlo. El final debería haberse centrado en los protagonistas, no en algo tan absurdo. Pero bueno, no puedo decir que en general afecte a la calidad de la serie, es solo un instante que no pinta nada ahí.

Ver también:
Temporada 1 (2008)
-> Temporada 2 (2009)
Temporada 3 (2010)
Temporada 4 (2011)
Temporada 5, parte 1 (2012)
Temporada 5, parte 2 y final (2013)
El Camino: Una película de Breaking Bad (2019)

TRUE BLOOD – TEMPORADA 2


HBO | 2009
Drama, comedia, suspense | 12 ep. de 45-58 min.
Productores ejecutivos: Alan Ball, Gregg Fienberg.
Intérpretes: Anna Paquin, Sam Trammell, Ryan Kwanten, Rutina Wesley, Chris Bauer, Nelsan Ellis, Carrie Preston, William Sanderson, Jim Parrack, Stephen Moyer, Alexander Skarsgård, Todd Lowe, Deborah Ann Woll, Kristin Bauer.
Valoración:

Aclamada y odiada por igual, incomprendida y amada en medidas semejantes, True Blood sigue siendo una de las series que más da que hablar estas dos últimas temporadas. Extraña, caótica, divertida, carismática y con personajes tan odiosos como adorables (donde cada espectador se inclina por unos concretos). Es un éxito considerable (lo más visto en la HBO desde Los Soprano, se ha llevado múltiples premios, tiene una gran presencia en Internet) y desde luego es un plato interesante y altamente adictivo, pero creo que ni el seguidor más fanático puede ignorar lo obvio: no es la panacea y de hecho es notablemente irregular en ritmo. Además esta segunda temporada pierde fuelle con respecto a la anterior: le cuesta horrores arrancar, de hecho media temporada se hace algo larga e insustancial y si se salva es por la calidad de la realización y su reparto, que siempre ofrecen algo realmente digno de ver.

Es entendible que al crear las dos tramas centrales prácticamente desde cero (aunque ya habían sido debidamente presentadas en la sesión anterior) el ritmo se resienta, pero no que lo haga tanto. La trama de Maryann (una arrolladora Michelle Forbes) no parece llevar un rumbo concreto y da muchísimas más vueltas de lo debido sobre las mismas ideas, supongo que por la necesidad de rellenar los doce episodios. Eso sí, su desenlace es de primer nivel y no deja ningún mal sabor de boca. Por el lado contrario, la parte de la secta donde Jason se introduce goza de mayor equilibrio narrativo y su relación con el estado actual de los vampiros (magnífica la aparición del sheriff de los licántropos de la zona) ofrece momentos de gran interés. Además, en ella se encuentran los personajes más carismáticos e interesantes (el romántico pasmarote de Bill, el cabronazo de Eric, la alocada pero dulce Sookie, el imbécil simpático Jason y algunos secundarios muy atractivos), mientras que en la línea de Maryann se sustenta prácticamente por Sam Merlotte y sus aventuras, porque como eje central de la misma hay que aguantar a una Tara que todavía no encaja del todo en el conjunto (a pesar de las excelentes labores de la actriz el carácter es bastante tonto y pesado, y su nuevo novio más todavía) y algunos secundarios no tan llamativos. Un tanto descolgado de todo lo demás encontramos una pareja que trae una de cal y otra de arena: la del pueblerino (Hoyt) con la vampira adolescente, personaje éste que con Bill funciona dando momentos de gran humor, pero cuya relación amorosa con el anterior y la relación de éste con su propia madre son realmente cansinas.

La calidad de la producción es indiscutible en todos sus aspectos. La ambientación es sublime gracias al espléndido uso de la fotografía, las muy bien elegidas localizaciones, la música… La dirección es brillante, como es habitual esperar de la HBO, y tiene el mérito de hacer realmente interesantes y llevaderos capítulos de cincuenta minutos con poco contenido, aunque una vez terminados estos uno tenga la sensación de no haber visto avance alguno.

Y el reparto se ha elegido un tacto impresionante, como también es habitual en la mítica cadena: todas sus figuras son excepcionales y algunas realmente brillantes. Es difícil limitarse a destacar un par de actores, porque todos merecen un aplauso y muchos uno bien sonoro. Daría un puesto de honor Anna Pakin por ser la figura central y todavía estúpidamente criticada porque su personaje no cae bien a todo el mundo, y a Ryan Kwanten por tener entre manos un tipo de papel que no suele aclamarse, el de tontaina; su labor es simple y llanamente sublime. No menos efectivos son Rutina Weasley (Tara), Nelsan Ellis (Lafayette) o Sam Trammell (Sam), mientras que entre los secundarios hay también grandes figuras: sobresalientes Anna Camp y Michael McMillian como los líderes de la secta (sus papeles son de los difíciles) y la bellísima Deborah Ann Woll como la joven Jessica, amén de la citada Michelle Forbes. Citar también las breves pero intensas apariciones de Allan Hyde como Godric y Evan Rachel Wood como la poderosa vampira. Probablemente sea el mejor reparto de los últimos años, superando incluso al de Perdidos.

Ahora, a esperar con ganas la siguiente ración de excentricidades, piques entre vampiros, pueblerinos enfrentados a los sobrenatural, amoríos y calenturas, humor made in Allan Ball (realmente único) y sangre y sexo a raudales.

Ver también:
Episodio piloto (versión pre-emisión) (2008)
Temporada 1 (2008)
-> Temporada 2 (2009)
Temporada 3 (2010)
Temporada 4 (2011)
Temporada 5 (2012)
Temporada 6 (2013)
Temporada 7 y final (2014)