Archivo de la categoría: Telemierda

MÁS ALARMISMO PSEUDO CIENTÍFICO Y PUBLICIDAD DE ESTAFAS.

Ya he mencionado algunos de los lamentables reportajes que han perpetrado los cada vez más mediocres telediarios del país, donde se han anunciado descarademente productos milagro de nulas propiedades médicas (homeopatía, pulseras mágicas) o se han promovido de forma irresponsable delirantes creencias pseudo científicas, maguferías puras, como los chemtrails.

A pesar de este nivelazo que ostentan nuestros medios de comunicación no esperaba que en el de TVE, un telediario bastante más serio que los demás, metieran la zarpa hasta el fondo con una de estas descaradas promociones de productos mágicos y creencias en pseudo ciencias de los más delirantes. Con un tono extremadamente alarmista han soltado burradas como que las ondas y radiaciones de los electrodomésticos provocan enfermedades y trastornos del sueño, llegando incluso a soltar sinsentidos como que los cables de corriente son peligrosos para la salud. Llegan a sacar a individuos de los de gorros de papel de aluminio, como ese señor que tiene la casa forrada de telas mágicas para impedir el acoso de radiaciones que, a pesar de ser cientos de veces inferiores a las provocadas por el sol, supuestamente aumentan de forma peligrosísima los riesgos de sufrir enfermedades. Y todo ello sin tener en cuenta ni mencionar que los aparatos cumplen los estándares y han pasado miles de pruebas y no hay estudios científicos que corroboren ninguna de estas absurdas teorías, a pesar de lo extendidas que están algunas como la de que las wifi y los móviles crean cáncer.

En fin, el reportaje entero es un risorio, pero aunque cante a timo pseudo científico por todas partes la población en general es bastante ignorante y crédula y a saber cuántos se han tragado con patatas las paridas que sueltan. Es vergonzoso que un telediario, un medio de comunicación de emisión internacional, ofrezca tan poco nivel periodístico como para no contrastar noticias, y más si van a generar algún tipo de alarma. Pero lo que no tiene perdón y debería investigarse y sancionarse es que el reportaje de las narices esté promovido, promocionado y protagonizado por una empresa timo bastante conocida.

Luis Alfonso Gámez en su blog Magonia es quien ha dado la alarma sobre el asunto, con el video en cuestión y algunos apuntes sobre la empresa y sus magufo-timadores-líderes.

Ver también:
Magia y timos promocionados en telediarios.
Más basura conspiranoinca en los telediarios.
El hormiguero critica y a la vez vende magia e ignorancia.

ANTENA 3 RECORTA TELEFILMES POR LA CARA.

Antena 3 es capaz de emitir películas televisivas de más de 90 minutos en poco más de 40 (¡menos de la mitad!). Lo han visto en este blog, y lo han documentado bien para que no haya lugar a dudas. Para mantener su horario prefieren no programar bien, sino ajustar los telefilmes (aunque vete a saber si con películas de nivel lo han hecho también) recortando el metraje drásticamente. Por supuesto, esto influye en su comprensión y ritmo.

Lo peor de todo es que no me sorprende. Esto se lleva haciendo años de forma más o menos velada. TVE era experta en joder algunas de mis series favoritas: Babylon 5, Urgencias y El Ala Oeste llegaban a recortes de 5, 10 y en algún caso hasta 20 minutos (¡la mitad del episodio!). Y no dudo que otras cadenas lo hayan hecho en otras ocasiones.

Lo llevo diciendo mucho tiempo, esto debería ser ilegal, y de hecho me sorprende que no lo haya sido desde siempre:
– Pagan derechos de emisión de un producto, ¿pero eso incluye cláusulas como llenar la pantalla de moscas publicitarias que no tienen que ver con el mismo ni con la empresa realizadora, eliminar los créditos de quienes lo han realizado y, lo más grave, alterlarlo cambiando notablemente su duración y montaje? No es solo la transformación en sí, sino que con ella están jodiendo la imagen de la empresa que haya generado ese producto: ¿no parecería mediocre un episodio o película donde los personajes salen como fuera de pantalla (mutilación de 16:9 a 4:3) y/o que misteriosamente durara menos de lo común y al que le faltase sentido y coherencia?
– Anuncian la emisión de algo, y luego emiten una versión, que además seguramente resulta incoherente por faltarle partes. ¿No es eso un engaño, falsa publicidad y una falta de respeto increíble hacia el espectador?

NI SÉ QUÉ TÍTULO PONER…

Empiezan Los Simpson. Termina su presentación, de escasos treinta segundos, y yo alegrándome porque no la hubieran cortado, como llevan haciendo años… pero no, es una trampa: termina y se van directamente a publicidad. Ni un solo segundo del episodio he llegado a ver. Y por supuesto, como me ocurre a menudo en el único momento del día en el que veo la televisión, me da tiempo a comer y todavía no ha terminado la publicidad.

No es solo la falta de respeto hacia el espectador, el sinsentido que supone y lo incomprensible que resulta que se atrevan a hacer algo tan cutre y ofensivo, sino que simplemente algo así debería ser ilegal: ¿no hay cláusulas en las normas de emisión televisiva que regulen la correcta ubicación de la publicidad?, ¿no las hay en los contratos de ventas de las producciones para evitar los abusos como estos o los recortes de episodios (no solo de los créditos, pues como he dicho en alguna ocasión a veces también recortan partes porque les da la gana)? Y sobre todo, ¿cómo puede haber gente que después de ver estas prácticas a diario sigua enganchada al televisor?

Antena 3 como siempre a la cabeza del mal hacer televisivo.

EL HORMIGUERO CRITICA Y A LA VEZ VENDE MAGIA E IGNORANCIA.

Este esperpento de programa llamado El hormiguero, que hace aguas por tantos sitios que no voy a volver a perder el tiempo hablando de ello, ha superado su nivel de mediocridad gracias a un momento tan ridículo como hipócrita.

No pueden dárselas de guays por haber colado fotos de OVNIS falsas (como si hubiera alguna auténtica) a la penosa revista magufa Más Allá cuando ellos mismos están promoviendo un timo magufo-esotérico-mágico de los más grandes que se han orquestado en los últimos tiempos: los presentadores llevan PowerBalances, esas pulseras con poderes mágicos de nivel ocho.

Sería para reír sino fuera porque están fomentando una creencia absurda digna de una abuela de los años cuarenta entre los espectadores y haciendo ricos a una mafia de timadores gracias a la publicidad que hacen del dichoso objeto.

Visto en Microsiervos y analizado más a fondo en El retorno de los charlatanes, que de paso recomiendo como unos de los mejores blogs que he encontrado, dedicado al pensamiento crítico y científico que tan poco abunda en una población cada vez más inculta y adormecida.

MÁS BASURA CONSPIRANOICA EN LOS TELEDIARIOS.

A pesar de lo ya criticado sobre varias magufadas tan asentadas entre la estúpida población como para que incluso lleguen a los telediarios, no esperaba que se pudiera caer aún más bajo, vendiéndose a la conspiranoia más estúpida de todas las que escupen los magufos más perturbados y que no hay forma racional posible de encajar en la realidad. Y es que en el Telediario de Cuatro han dedicado un reportaje nada más y nada menos que a los chemtrails, no para criticarlos como una gilipollez solo defendida por los magufos más tarados, sino como una posibilidad muy factible.

Para quien sea un profano en las teorías de la conspiración y demás temas magufos, los chemtrails se supone que forman parte de una conspiración global (todos los gobiernos implicados, jajajaja) de dominación: control mental, control climático… ¿Y cómo lo hacen? Pues resulta que las estelas de condensación que dejan los aviones, esa simple estela de vapor de agua, no es tal, sino un sistema de fumigación química con perversos fines. Acojonante parida que se han tomado en serio nada más y nada menos que en un telediario de emisión nacional. El gremio del periodismo debería atender a estos atentados contra la información de calidad y poner las cosas en su sitio.

No salgo de mi asombro, no salgo.

Visto en Magonia.

MAGIA Y TIMOS PROMOCIONADOS EN TELEDIARIOS.

De sobra es sabido que los telediarios de nuestras televisiones (bueno, prácticamente del mundo entero) son reflejo de la ideología de los dueños de la cadena, es decir, que son meros escaparates corporativistas y políticos, pero en los últimos años el nivel ha dado un paso más hacia abajo todavía: las noticias son más cada vez más estúpidas e intrascendentes (hasta el punto de que Youtube prácticamente tiene una sección en algunos como el de Cuatro y el de La Sexta), las fuentes son cada vez menos fiables y la información se da más a la ligera, sin contrastar ni redactar correctamente. El colmo ha sido en estas últimas semanas cuando, en diferentes medios de información (telediarios y programas de reportajes), se ha dado coba a pseudociencias, magufadas, pura magia, como si de cosas reales se tratasen, promoviendo así timos y creencias irracionales. Que un medio oficial dé información así le confiere un aire de realidad y credibilidad a cosas que deberían tratarse de la forma opuesta: criticando que son timos, falacias, mitos o engaños de sectas.

Homeopatía. Esta falsa medicina, que consiste en agua mágica (cada timador lo vende de una manera: que si remedios naturales, que si energía cuántica), tuvo su reportaje en el telediario de Cuatro, pero no para decir que es un timo que no se persigue debidamente, sino para mostrarlo como una alternativa a la medicina real. En España Directo de TVE también venden esta basura. Al menos en La Sexta sí se hacen eco de las quejas de la comunidad científica ante una estafa de tal magnitud.

Power Balance. Un timo de sobra conocido, pues reaparece cada cierto tiempo, es el de unas pulseras mágicas que te hacen sentir mejor gracias a que en su plástico y su pegatina se atrapan “frecuencias naturales” y otras gilipolleces que tan fácilmente se cree la dócil y atontada población. Pues esto recibió un extenso reportaje en Andalucía Directo, y cómo no, no informan debidamente que es un robo descarado. El blog de Centinel se hace eco de esta infamia.

Sábana Santa y Jesucristo. El telediario de La Sexta reproduce el rostro de Jesús (cuyo supuesto realismo histórico es sumamente discutible) a través de la famosa Sábana Santa, de la que se ha probado mil veces que es tan falsa como otras tantas reliquias atribuidas a personajes mitológicos de la Biblia. En Magonia Luis Alfonso Gámez le dedica un excelente artículo a este despropósito.

A esto hay que sumarle el ridículo hecho también en La Sexta en el reportaje de Fórmula 1 sobre la base de Ferrari (lo de la grafología y morfopsicología que menciono aquí), y se hace obvio que los timos y los engañabobos campan a sus anchas en la televisión, ya sea por ingorancia y dejadez (los casos citados) o por beneficio propio (los malditos Call TV). ¿Qué será lo próximo, aceptar las teorías de la conspiración como que el hombre no ha llegado a la luna o que el 11-S lo hizo Bush y los negacionismos del Holocausto y el SIDA? El camino que están siguiendo desde luego no apunta a nada bueno.

CANSINO LOBATO.

Cada vez que veo una carrera de Fórmula 1, el único deporte del que soy aficionado, tengo que lidiar con las mediocres retransmisiones que sufre en nuestro país (basta ya de cortar para ir a publicidad, por favor), pero también con la presencia de Paco Lobato como comentarista principal. Sus escasísimos conocimientos de la materia se pueden ocultar con la presencia de sus compañeros y de pilotos como De la Rosa y ahora Gené, que le corrigen constantemente y aportan una nota de cordura a retransmisiones torpes y caóticas, pero su partidismo, que roza el fanatismo, no se puede esconder y resulta muy molesto. Yo también quiero ver ganar a Alonso y que Alguersuari y De la Rosa obtengan buenos resultados, pero no a costa de desearle lo peor a los demás pilotos (cuántas veces ha rezado para que alguien se estrellara o ha aplaudido un error o accidente –mismamente hoy ha celebrado que Hamilton se saliera de pista cuando tenía a Alonso a punto de caramelo para adelantarlo-) ni a costa de soltar la fantasmadas que suelta este hombre. Hoy, con la apasionante carrera de Australia, ha alcanzado cotas que incluso para él son alucinantes. Por ejemplo ha estado un buen rato suplicando y quejándose de que Ferrari no diera orden a Massa de dejar pasar a Alonso, porque Alonso tiene que ganar sí o sí y la posición de su compañero le resulta irrelevante. Se cuida de justificarse diciendo que Alonso va mucho más rápido que Massa, pero en realidad en ningún momento Alonso tiene oportunidad de acercarse lo suficiente como para intentar un adelantamiento, y aún así en cada curva Lobato se exalta, se cree que Alonso va a pasarle (aunque esté a muchos metros de distancia) y llora porque Massa (que se ha ganado merecidamente su posición al no cagarla en la salida) no es justo (¿no tiene derecho a defender su posición?) y el equipo incompetente al no darle en bandeja a Alonso algo que tiene que ganarse. Y por supuesto Lobato se ciega ante otras posibilidades. Quizá Alonso ya no tiene los neumáticos como para arriesgarse, quizá Massa está rodando a la misma velocidad que él e intentar algo sería difícil y demasiado arriesgado. Y efectivamente, Alonso confirma este hecho en la primera entrevista que concede tras la bandera a cuadros, que concede precisamente al equipo de Lobato: que no tenía ni neumáticos ni ritmo como para enseñarle los dientes a Massa, y que aunque hubiera sido otro piloto distinto la situación se hubiera desarrollado igual. Un dato que Lobato no pareció escuchar, o que si lo hizo no le empujó a pedir disculpas por su delirante postura en las diez o quince últimas vueltas.

No debería permitirse un posicionamiento tan descarado y cutre en una retransmisión deportiva, pero, no entiendo cómo pues la gran mayoría de los aficionados no le soportamos (basta patearse Internet para ver las continuas quejas), parece que los medios han elegido y aceptado que Lobato sea la imagen oficial de la Fórmula 1 en nuestro país, así que tiene carta blanca para hacer lo que le venga en gana.

Por cierto, aprovecho para enlazar un buen artículo que critica el estúpido reportaje que hicieron en la base de Ferrari, donde se recurrió a chorradas pseudo-científicas propias de los médiums y otros flipados para hablar de los pilotos: grafología y morfopsicología en el garaje de Ferrari.